user preferences

“A la clase trabajadora no le queda sino levantar su voz” Entrevista con un cortero colombiano

category venezuela / colombia | workplace struggles | entrevista author Saturday April 25, 2009 10:35author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

Reproducimos a continuación el diálogo que sostuvimos el día 22 de Abril con Juan Cambindo, un cortero de caña, que fuera vocero durante la huelga del sector y quien es miembro del sindicato de trabajadores de la industria de los alimentos, Sinaltrainal (Para más detalles sobre esta importante huelga, leer un artículo anterior, “Corteros de Caña: a las puertas de una victoria histórica” http://www.anarkismo.net/article/10668 ). En esta entrevista se aprecia la precaria situación de los corteros, la pobreza y explotación en que se encuentran sumidos, pero también su fortaleza y disposición para luchar, aún pese a la salvaje represión que tuvieron que enfrentar. Los meses que se vienen en Colombia son de agitación laboral y la solidaridad será la que marque la diferencia a favor de los trabajadores como lo enseña la experiencia de los corteros.
imagen45351651.jpg


“A la clase trabajadora no le queda otro camino sino levantar su voz y reclamar sus derechos” Entrevista con un cortero de caña colombiano



Reproducimos a continuación el diálogo que sostuvimos con Juan Cambindo, un cortero de caña, que fuera vocero durante la huelga del sector y quien es miembro del sindicato de trabajadores de la industria de los alimentos, Sinaltrainal (Para más detalles sobre esta importante huelga, leer un artículo anterior, “Corteros de Caña: a las puertas de una victoria histórica” http://www.anarkismo.net/article/10668 ). En esta entrevista se aprecia la precaria situación de los corteros, la pobreza y explotación en que se encuentran sumidos, pero también su fortaleza y disposición para luchar, aún pese a la salvaje represión que tuvieron que enfrentar. Los meses que se vienen en Colombia son de agitación laboral y la solidaridad será la que marque la diferencia a favor de los trabajadores como lo enseña la experiencia de los corteros.

******

¿Cuál es la situación de los corteros hoy?

La situación de los corteros de caña en estos momentos en materia social, laboral, de salud, de vivienda, entre otros derechos es totalmente lamentable. Deja mucho que desear el modelo que nos han impuesto el gobierno a través de leyes que van en contravía de las necesidades de los trabajadores y del pueblo colombiano. Citamos lo que es la ley 50, la ley 789, la ley 142, entre otras leyes que han servido para precarizar, arrebatar y desconocer los derechos de los que día a día con nuestro esfuerzo producimos el progreso del país y de nuestra región. Estamos siendo desconocidos tanto por las personas para las cuales producimos como para el mismo gobierno nacional.

Nuestro régimen de trabajo supuestamente es comercial, pero no es algo que hemos escogido los trabajadores. Nos lo han impuesto por la fuerza. No tenemos derecho a una convención colectiva, negociada por el sindicato representante de los trabajadores, no tenemos derecho a organizarnos en organizaciones sindicales, con las garantías a las cuales por ley tendríamos derecho, porque supuestamente somos “empresarios” debido al sistema de contratación a través de cooperativas de trabajo asociado. No tenemos en ellas ninguna autonomía como lo señala la ley 789, antes al contrario, ha servido para retroceder la calidad de vida de los que estamos sometidos bajo este siniestro régimen de trabajo.

No es justo que unos trabajadores laborando jornadas de 12, 13 y 14 horas diarias, de domingo a domingo, sin derecho a descanso ni festivos, sin derecho a vacaciones, sin ninguno de los derechos reconocidos por ley a los trabajadores que son empleados directamente por su empresa, tengan unos ingresos tan bajos que no compensan el esfuerzo ni alcanzan para suplir las necesidades básicas para vivir dignamente como seres humanos.

Ustedes recientemente tuvieron una importante huelga que sirvió para despertar a muchos sectores de trabajadores colombianos. ¿Qué queda de ese movimiento entre los corteros?

Primero, se logró algún aumento salarial, se lograron cosas muy elementales de ciertos derechos, pero que no satisfacen plenamente a los trabajadores. Pero lo más importante que se logró fue el reconocimiento que tuvimos a nivel nacional y a nivel internacional, porque salimos del anonimato en que nos encontrábamos, pudimos socializar nuestros problemas a pesar de la parcialidad con que los medios más importantes de comunicación trataron el conflicto.

A pesar de los señalamientos por parte de algunos sectores incluso del mismo gobierno, obtuvimos un gran apoyo y solidaridad de organizaciones nacionales e internacionales que luchan por defender los derechos de los pueblos. Eso nos da mucha más fuerza para seguir adelante hasta conseguir que seamos reconocidos como trabajadores y que se nos contrate directamente por los ingenios, y no mediante las cooperativas de trabajo asociado como ocurre hoy. Este sistema de contratación nos ha entregado todas las obligaciones a los trabajadores, quedándose los ingenios con las manos sueltas para explotar de manera descarada a los trabajadores de la caña y satisfacer así más su apetito de ganancias.

Sabemos que se lograron ciertas cosas importantes con las negociaciones pero nos falta mucho por construir, porque igual seguimos en condiciones de vida que no son las mejores con este sistema.

Una de las claves del movimiento, fue la solidaridad. En esos momentos estaba también la Minga de los pueblos originarios y ustedes lucharon muy unidos. ¿Cómo se vivió la solidaridad durante la huelga?

Creemos que la solidaridad fue una de las piezas claves e importantes de este proceso. No habríamos podido aguantar, sostenernos firmes como lo hicimos, sin la solidaridad de quienes nos apoyaron como los sindicatos, como Sinaltrainal junto a otros sindicatos a nivel nacional e internacional, el senador Alexander López y su equipo de trabajo, Sinalcorteros, concejales del Polo en Palmira y Cali, nuestra misma comunidad, otros sectores como ONGs, la Minga indígena, campesinos, lo que agradecemos intensamente.

Vimos que la huelga fue muy dura, que fue reprimida de manera salvaje por parte del mismo gobierno que intervino a favor de los patrones...

Si, fue muy duro. Primero por los señalamientos que vinieron directamente del gobierno en cabeza de ministros y del mismo presidente de la República. Trataron de satanizar nuestra justa petición como trabajadores y darle un tratamiento de orden público a un problema de índole laboral. Prueba de ello, la conmoción interior que fue decretada mientras estaba la huelga de la rama judicial y de los corteros de caña, sabiendo que la constitución establece que la conmoción interior es para situaciones extremas que ponen en riesgo la seguridad nacional [1].

No se justifica que haya habido militarización en el sitio de la huelga, adentro de los ingenios, que hayan metido policías, ejércitos, grupos anti-disturbios, el ESMAD, tanquetas de guerra como hicieron en Central Tumaco y otros ingenios, como si esto fuera un conflicto bélico con otra nación.

Esta semana vemos que los camioneros y los trabajadores de las plantaciones de banana en Urabá han decidido irse a huelga... parece ser que la clase trabajadora está diciendo basta en Colombia, ¿qué opina usted?

Yo pienso que hay dos razones. A la clase trabajadora no le queda otro camino sino levantar su voz y reclamar sus derechos, teniendo en cuanta que los trabajadores somos los que producimos la riqueza y no es justo que lo hagamos pasando hambre. Y los grandes monopolios quedándose con la sangre, el sudor, el sacrificio de la gente.

Pensamos que las movilizaciones son lo más importante para demostrar que no estamos de acuerdo que nos exploten de la forma en que nos han venido explotando pero se hace necesario que unifiquemos nuestras fuerzas, todos los sectores sociales. Todos los sectores que venimos siendo damnificados con este modelo. Y no somos sólo los corteros de caña. También están los indígenas, los trabajadores de los puertos, los campesinos, los trabajadores de las flores, muchos otros sectores que conforman al pueblo colombiano, ya que son unos pocos que se quedan con la riqueza a costa de la miseria de los trabajadores.

¿Qué camino cree deben seguir los corteros y la clase trabajadora colombiana para parar la ofensiva de los empresarios y del modelo?

Creemos que para poder sobrevivir en el campo laboral, primero debemos trabajar unidos todos los trabajadores, no sólo los corteros de caña, sino todos los que estamos sometidos a este nefasto sistema, formarnos también. No dejar que otros decidan por nosotros o luchen a nombre de nosotros, sino que nosotros mismos estamos llamados a luchar por el mundo que queremos para nosotros y para las generaciones que vienen detrás. Esto lo lograremos si comenzamos a trabajar desde hoy dejando de lado intereses grupales, intereses personales, centrando nuestra lucha en el interés colectivo. Sólo así podremos lograr la victoria. En las marchas gritábamos que “los caminos de unidad son caminos de lucha, y los caminos de lucha son caminos de victoria, y los caminos de victoria son caminos de libertad”. Por eso, lo principal es la unidad de la clase trabajadora y el pueblo colombiano para luchar por la Colombia que queremos. Este primero de mayo los trabajadores tenemos que demostrar que existimos, en la calle, y que estamos inconformes.


[1] Para más información sobre la conmoción interior revisar el artículo "¡Conmoción en Colombia!!!" http://www.anarkismo.net/article/10234

author by Dirección Nacional - SINALTRAINALpublication date Tue May 05, 2009 22:04author address author phone Report this post to the editors

Hace algunos días Sinaltrainal alertó a las organizaciones sociales y a la comunidad internacional acerca de los despidos que se generarán en el sector azucarero debido a la implementación del corte mecánico de la caña de azúcar y a la concentración de capitales que vienen haciendo las transnacionales y los grupos económicos nacionales aprovechando la crisis financiera, que en últimas a quienes afecta gravemente son a las pequeñas y medianas empresas y por supuesto a las grandes mayorías (obreros, campesinos, indígenas, jóvenes, mujeres -de los sectores populares-).

En estos días el ingenio San Carlos ubicado en el municipio de Tuluá en el norte del Valle del Cauca cambio de dueño de manera sorpresiva y están siendo despedidos todos los trabajadores. El ingenio fue vendido por su propietaria María Clara Naranjo Palau – descendiente de la familia Sarmiento Lora - a uno de los monopolios nacionales, pero está por confirmar si fue al Grupo Carlos Ardila Lulle o al Santodomingo.

Producto de la transacción han sido despedidos 275 trabajadores directos y los 1.025 restantes – vinculados a través de cooperativas de trabajo asociado y contratistas - están en grave riesgo de perder sus puestos de trabajado. Este ingenio procesa diariamente aproximadamente 4000 toneladas de caña para la producción de azúcar y melasa. Según fuentes muy confiables se conoció que la molienda de este ingenio será utilizada para la producción de alcohol carburante – etanol - para suplir las futuras necesidades del país, no en la producción de alimentos sino por el contrario para elevar la mezcla del combustible del 10% al 20%.

El despido colectivo de trabajadores incluyó a todos los miembros de la junta directiva del sindicato – Sintrasancarlos afiliado a la Central General de Trabajadores – CGT, incluyendo a su presidente Eufrasio Cortes, con la promesa de que serán vinculados nuevamente de forma tercerizada. Extrañamente no hemos conocido ninguna denuncia sobre esta grave situación económica, laboral y social para el sur occidente colombiano, más aún cuando un número importante de trabajadores estaba vinculado a través de contrato sindical.

El ingenio en asocio con el sindicato instaron a los trabajadores a no participar en el paro laboral de los corteros de caña del segundo semestre del 2008 que negoció mínimas condiciones de estabilidad, laborales y económicas, el cual duró cerca de dos meses y conquisto reivindicaciones importantes para el movimiento obrero y sindical de nuestro país.

Llamamos a toda la población de la región azucarera a solidarizarse con los compañeros del Ingenio San Carlos que están siendo lanzados a la calle a engrosar las grandes masas de desempleados. Al grupo económico que compró el ingenio a parar los despidos y a respetar la vida de los obreros y, a exigir una explicación al gobierno colombiano por no garantizarles el derecho al trabajo y al bienestar de los compañeros.

A última hora conocimos que esta misma actitud empresarial se viene presentando en el ingenio Carmelita.


SINALTRAINAL
Dirección Nacional

 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Neste 8 de Março, levantamos mais uma vez a nossa voz e os nossos punhos pela vida das mulheres!
© 2005-2019 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]