user preferences

Notas Sobre el Artículo "Anarquismo, Insurrecciones e Insurreccionalismo"

category internacional | movimiento anarquista | opinión / análisis author Thursday December 14, 2006 02:22author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

Este artículo pretende plantear algunas cuestiones que creo están insuficientemente tratadas en el artículo de Joe Black “Anarquismo, Insurrecciones e Insurreccionalismo”, o que no son tratadas en absoluto. Escribo esto, pues creo que son cuestiones fundamentales para un debate con el insurreccionalismo, así como para comprender, en perspectiva, algunos de sus planteamientos y el lugar específico que ocupa en el movimiento anarquista en general.

black_bloc_1.jpg

Me parece, antes que nada, destacable la aproximación que el camarada Black ha tenido respecto al tema; en ningún momento ha caído en las descalificaciones fáciles, ni en las distorsiones, ni en las interpretaciones tendenciosas, a los que, lamentablemente, estamos tan acostumbrados en los círculos anarquistas. Antes bien, su intento de discusión ha sido respetuoso y ha desmitificado, de partida, muchas de las malas interpretaciones que son moneda corriente entre los anarco-comunistas. Espero, con este humilde aporte al debate, no alejarme de aquel espíritu, y saber remitirme a las diferencias reales en vez de crear, sencillamente, diferencias artificiales.

Creo, en lo fundamental, que la crítica del camarada Black si bien es acertada en un número de cosas, es una crítica meramente formal. Es una crítica al “recetario” insurreccionalista, no a su “catecismo”. Sus críticas apuntan a ciertas prácticas, a ciertas cosas que los insurreccionalistas bien pueden hacer como dejar de hacer. Deja de lado la crítica a las concepciones políticas de fondo que dan sentido a determinadas opciones y posiciones coyunturales o al formato organizativo insurreccionalista –personalmente, no creo como el camarada Black que nuestras diferencias aparezcan sólo cuando entramos a tratar las cuestiones organizativas. Antes bien, creo que esas diferencias organizativas son el reflejo de diferencias políticas elementales. Hace falta una crítica interna y no sólo una crítica contingente.

Para comprender el problema de las concepciones políticas (fundamentalmente erróneas, en mi opinión) del insurreccionalismo, hay que comprender que estas concepciones son, en primer lugar, fruto de determinados momentos históricos, cosa que no puede ser vista como un mero hecho casual. Toda idea política es hija de su época. En segundo lugar, que muchas de estas concepciones políticas tienen una existencia transversal en la izquierda, que sobrepasa al propio anarquismo. El “insurreccionalismo” responde a ciertas motivaciones de fondo que no son sólo patrimonio de los anarquistas, en definitiva y que se pueden expresar en una amplia gama de doctrinas políticas. Esto último creo que es sumamente importante, sobre todo en la experiencia chilena, en la cual ha habido una generación que habla un lenguaje insurreccionalista que ha transitado desde las concepciones lautaristas hacia el anarquismo. Si bien ha habido un cambio en ciertas concepciones políticas, la esencia insurreccionalista ha dado continuidad a esta generación, que ha cambiado (hasta cierto punto) de estética pero no de discurso de fondo.

Sobre el contexto político en que se gesta el insurreccionalismo



Primero que nada, quiero insistir en que si bien el insurreccionalismo aparece supuestamente en el último par de décadas como una nueva concepción del anarquismo, en diversos momentos históricos (y bajo diversas banderas políticas –marxistas, republicanos y anarquistas) han emergido movimientos que en lo fundamental comparten una serie de elementos que les asocian al insurreccionalismo: rechazo en la práctica de cualquier tipo de organización con algún grado de proyección en el tiempo (organización “formal”, según los insurreccionalistas), rechazo del trabajo metódico y sistemático, desprecio por las luchas populares por reformas y las organizaciones de masas, todo lo cual tiene por contraparte al voluntarismo, maximalismo, una aproximación primordialmente emocional a la política, un cierto sentido de urgencia, de impaciencia y de inmediatismo[1].

Condiciones para el surgimiento de esta clase de tendencias en el seno del movimiento anarquista han ocurrido en ciertos momentos históricos muy particulares, en los cuales, por lo general, se ha combinado la represión por parte del sistema con el repliegue del movimiento popular. La combinación de estos factores ha sido un caldo de cultivo histórico para tendencias insurreccionalistas en el anarquismo. El primer antecedente, fue el desarrollo de la “Propaganda por el Hecho”, la cual nace como práctica en el anarquismo después de la represión de la Comuna de París. Luego tenemos el surgimiento del terrorismo en Rusia durante la represión que siguió a la revolución de 1905 y del ilegalismo en Francia en los momentos previos a la Primera Guerra Mundial. En Argentina, estas tendencias afloraron a fines de los años ’20 y durante la década de los ‘30, años de aguda represión y de repliegue del poderoso movimiento obrero trasandino, como expresión desesperada, aunque heroica, de un movimiento en decadencia. Luego, en Italia y Grecia se desarrollan durante los años ’60, décadas en que se experimentó con fuerza el reflujo de la post-guerra y la derrota política del movimiento de izquierda anti-fascista, aplastado desde la propia izquierda por el estalinismo. En España, la experiencia del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) se desarrolla en los ’70, cuando se ve que el franquismo se va a acabar de “muerte natural” y cuando la transición pacífica, con exclusión de los sectores revolucionarios, ya se estaba maquinando. Incluso, la mención que hace el compañero Black del origen del insurreccionalismo en el mundo anglófono durante los años ’80 no es un dato de menor importancia: estos son años, nuevamente, de un fuerte repliegue del movimiento popular y de la ascendencia del neo-conservadurismo, de la mano del thatcherismo en Inglaterra y de las “Reaganomics” en los EEUU.

Incluso en Chile, la experiencia del MJL (Lautaro), que creo es el antecedente directo que da una cierta tradición a un movimiento criollo de características insurreccionalistas, se desarrolla a fines de los ’80, cuando se signa el futuro del movimiento popular que se desarrolló en la lucha en contra de la dictadura, que había echado mano, sin vergüenzas, a “todas las formas de lucha”. Así mismo, son los momentos en que comienza el repliegue que se acrecentará con el bloqueo de las instituciones democráticas a las formas en que la lucha popular se había expresado, hasta ese momento, bajo la tiranía de Pinochet.

El repliegue del movimiento popular significa, en la mayoría de los casos, un creciente sentimiento de aislamiento del movimiento revolucionario de las masas; esto conlleva, casi siempre, a una pérdida de confianza en las organizaciones de masas del pueblo, y de hecho, en el pueblo mismo, desconfianza que se disfraza, las más de las veces, con un lenguaje extremadamente abstracto de un proletariado sin expresión concreta más que en actos espontáneos de rebelión. Esta pérdida de confianza no se expresa simplemente como una condena de formas burocráticas, reformistas o entreguistas hegemónicas en tales organizaciones de masas (crítica que compartimos), sino que se vuelve una crítica a la naturaleza misma y a la razón de ser de estas organizaciones.

Además, los momentos de repliegue por lo general se producen luego de momentos álgidos de la lucha de clases, cuando en los militantes aún sobreviven las memorias frescas de los “días de las barricadas”. Estos momentos se tienden a cristalizar, y se pretende capturar ese momento álgido, sencillamente, por un ejercicio de voluntarismo, por la realización de acciones que “despierten a la masa”... las cuales muchas veces tienden a jugar, contra la voluntad de sus ejecutores, más bien en las manos de la represión.

Esta condena de las organizaciones populares y este inmediatismo en la acción, que por lo general, no pondera el impacto que las acciones tienen sobre la conciencia popular, y que muchas veces, en la práctica, cae en un vanguardismo extremo (aunque teóricamente haya un distanciamiento del concepto de vanguardia), tienden a exacerbar el aislamiento, lo que facilita, aún más, las tareas represivas y de exterminio de la disidencia del sistema.

La Generalización de la Excepción



Los momentos álgidos de la lucha de clases, si bien son los momentos más significativos de ésta, son, a la vez, momentos excepcionales. Son las bisagras en la historia cuando el sistema entra en crisis y se abren de par en par nuevas oportunidades para alternativas revolucionarias o radicales. Está precisamente en la naturaleza misma de la lucha de clases que existan momentos de avanzada y de reflujo; eso hace necesario que la organización revolucionaria tenga una visión estratégica.

Pero muchas veces, ha habido tendencias dentro de la izquierda que han basado sus tácticas en la generalización de momentos, por definición, transitorios en la lucha de clases: así, la social-democracia se consolida en el momento de reflujo posterior a la Comuna de París, renunciando a la revolución y planteando un etapismo reformista como su estrategia. Generalizan la lucha de clases en un momento de baja como si esa fuera la constante histórica –es esto, y no otra cosa, lo que les lleva al posibilismo.

Al contrario, ha habido quienes han generalizado en base a los momentos álgidos de la lucha de clases: el consejismo es una muestra de ello –con su estrategia de construcción de organismos de consejos basada en las revoluciones europeas del 1920, sin lugar para la lucha reivindicativa y sólo con un programa máximo. Esto lleva al otro extremo del posibilismo, al maximalismo, lo cual no es un problema en momentos revolucionarios, pero en momentos de reflujo produce aislamiento y confina al movimiento revolucionario a ser una secta, quizás muy devota, pero sin un rol decisivo en la organización popular. Muchas veces, las versiones más dogmáticas de estas corrientes son incapaces de apreciar la potencialidad revolucionaria de experiencias que no se ajustan a sus esquemas.

Respecto al insurreccionalismo, como ya hemos expresado, también pareciera haber una generalización de ciertos momentos de la lucha de clases álgidos. Y la aplicación exclusiva de formas de lucha propias de momentos álgidos, descontextualizadas y en momentos de reflujo, en detrimento de otras, también pareciera estar mostrando esta tendencia que hemos descrito a cristalizar momentos históricos. Lo que puede redundar en consecuencias nefastas.

El movimiento revolucionario debe aprender a ser flexible, a acomodarse a situaciones nuevas sin perder sus principios y sus políticas fundamentales. Hay que rechazar el dogmatismo, no sólo en el plano teórico, sino que también en el plano táctico.[2]

El Dogmatismo Táctico



Uno de los problemas más graves del anarquismo hoy es el dogmatismo, pues éste reemplaza el análisis concreto de la realidad por una serie de consignas eternas, absolutas, imprecisas y apriorísticas. En realidad, el dogmatismo es la contra cara de la insuficiencia teórica. Los documentos teóricos del anarquismo contemporáneo están muchas veces plagados de imprecisiones y de visiones rígidas impermeables al contraste con la realidad. Pero al contrario de lo que muchos creen, no es sólo en el plano “ideológico” donde se aprecia el dogmatismo como una omnipresente pereza intelectual. Este dogmatismo se hace sentir mucho más fuerte en el plano táctico.

Algunas de las formas en que este dogmatismo táctico se expresa, es en la tendencia entre los anarquistas a enunciar un principio, a enunciar una posición política –por lo general, nada más que fórmulas predecibles, calcadas a lo ya dicho en contextos y lugares totalmente diferentes por otros anarquistas- y luego intentar, posteriormente, justificarla. Es hacer las cosas al revés: los esfuerzos analíticos son hechos a posteriori de la toma de posición.

Otra de las formas en que este dogmatismo táctico se expresa, como nos recordaba el compañero Black en su artículo, es en la construcción de ideologías y tendencias alrededor de una única táctica: encontramos resabios de esto en ciertas formas de anarco-sindicalismo y también en el insurreccionalismo. Esta es una línea de pensamiento bastante débil, que reduce la complejidad del panorama político y de la lucha libertaria a fórmulas únicas y sagradas.

Lo que es importante notar, es que muchas veces, la lucha revolucionaria exige una variedad de tácticas que se imponen por necesidad en la propia práctica: formas pacíficas y formas de resistencia armada, utilización de mecanismos legales y rompimiento del marco legal, formas públicas y formas clandestinas, todo esto ha sido utilizado, a veces simultáneamente, por el movimiento libertario y el único parámetro que se puede utilizar es el medir qué tan efectivas son estas acciones en relación a los objetivos que el movimiento se plantea, así como en relación con el progreso en la construcción del poder popular y el debilitamiento del poder burgués. De nada sirve medir las tácticas por sus cualidades intrínsecas: lo que puede ser válido hoy, puede no ser válido mañana. Y a la larga, las tácticas sólo pueden ser tomadas o descartadas en función de un programa estratégico global; por tanto cualquier juicio en torno a ellas, debe salirse de juicios sobre sus cualidades intrínsecas, para ver qué tan bien sirvieron a los objetivos de largo aliento.

El parámetro para medir las acciones de los anarquistas es en función de su programa –lo que se vuelve problemático cuando la mayoría de los grupos anarquistas incluso carecen de un programa básico. ¿Cómo tener, entonces, una visión coherente entre la acción –que se eleva al grado de fetiche- con objetivos de largo aliento que no existen sino como vagas consignas? ¿Significa esto, entonces, que nos debamos sentar y esperar eternamente, hasta tener un flamante programa para salir a luchar? Claro que no. Sencillamente, significa realizar las tareas de organización y nuestra inserción en la práctica popular, en las luchas, mientras desarrollamos paralelamente y damos forma a la visión general que la doctrina libertaria nos provee. Llevar, al calor de la lucha, los principios generales del anarquismo a alternativa concreta a un espacio y un tiempo determinados.

El camarada Black nos recuerda lo importante que es, como parámetro para nuestras acciones de solidaridad, que el grupo con el cual solidaricemos apruebe las tácticas por nosotros utilizadas (ej. Apoyo a un grupo de obreros en huelga). Esto es válido, pero tan sólo representa una mínima proporción del campo de las acciones en que los anarquistas están frecuentemente involucrados. Estas acciones solamente responden a luchas en que los anarquistas son un grupo de apoyo externo (para ser honestos, esta situación es mucho más frecuente de ocurrir en un país como Irlanda, con un nivel de luchas sociales bajísimo y con un nivel de militancia política ínfimo). La mayor parte de las veces, nuestras acciones no son sencillamente de apoyo externo, sino que nos tienen a nosotros mismos como los actores primarios en la lucha (ej nosotros somos los trabajadores en huelga, o los pobladores que se toman un terreno) o responden a motivaciones políticas nacidas desde la propia organización.

Defensa, Ataque y Victoria



Esta flexibilidad táctica significa asumir junto con nuestra acción, la necesidad de la evaluación política y el análisis. Es una máxima conocida que no hay praxis revolucionaria sin teoría revolucionaria y viceversa. La pura teoría política no nos sirve, como tampoco nos sirve la pura práctica; pero ambos conceptos son irrelevantes sin análisis político para hacer que teoría y práctica vayan de la mano y sean relevantes al aquí y al ahora. Así como para que nuestra práctica sea efectiva.

La teoría nos entrega herramientas de interpretación de la realidad, pero hay que aplicarlas, comprendiendo que hay factores objetivos, factores subjetivos y una amplia gama de factores que mezclan de ambos elementos. Es la consideración de estos factores lo que orienta la práctica. Lo que nos dice cómo avanzar. Hago la aclaración de que siempre nuestra vista va hacia el frente y no favorecemos la espera: siempre podemos hacer algo en el presente. Qué es lo más recomendable, eso varía mucho dependiendo del contexto y no podemos tener una alternativa prefijada, ni respuestas fáciles.

En momentos de reflujo es fácil caer en la impaciencia, en el voluntarismo, en el fetichismo de la acción. Nosotros sabemos que los procesos sociales son largos y no los queremos hacer más largos poniéndonos zapatos de plomo; pero también sabemos que la historia no tiene atajos, que los procesos de construcción son largos y que la “lucha final” es un mito que en realidad se desarrolla en diversos procesos de lucha y confrontación en la historia. Debemos estar preparados para los momentos en que podemos pasar a la ofensiva frontal, pero concientes de la complejidad de los procesos sociales y de las fluctuaciones en la lucha de clases, debemos estar igualmente preparados para afrontar los momentos en que el Estado y los capitalistas saquen todas sus garras, así como para los momentos de reflujo en que la indiferencia quizás nos golpee más fuertemente que la represión. El revolucionario, ante todo, debe aprender el arte de la paciencia. La impaciencia, como nos muestra la experiencia revolucionaria, no es buena consejera. Esto, insisto, no significa esperar, sino saber elegir qué clase de acciones elegir en determinados momentos.

Quiero decir con esto que el “ataque”, concepto central en el insurreccionalismo, no lo es todo; en la lucha revolucionaria hay ataque, como también hay defensa, hay momentos para avanzar, como también hay momentos para mantener posiciones. Hay a veces que escoger el momento correcto para la ofensiva y nada de esto está predicho en ninguna de las doctrinas revolucionarias. Esto sólo se adquiere mediante la experiencia, la claridad política y sobre todo, por un ambiente de crítica sano, serio y maduro. Al final de cuentas, lo que nos interesa no es realizar acciones para calmar la conciencia de los compañeros, sino que nuestro interés real es la victoria y, lamentablemente, el número de ataques no necesariamente suma hacia este objetivo.

La Discusión y la Praxis Revolucionaria



Muchos de los puntos débiles del anarquismo son llevados al paroxismo por el insurreccionalismo. Quiero decir que muchas de las cosas que consideramos fundamentalmente erróneas en ellos, no son patrimonio propio de los insurreccionalistas, sino que se encuentran de una u otra manera presentes en el anarquismo en general. Hemos hablado de la cristalización de momentos históricos, de la generalización en base a experiencias extraordinarias, del dogmatismo táctico; pero también vemos que un aspecto que es extremadamente débil en el anarquismo es la carencia casi absoluta de una tradición de discusión constructiva. Las discusiones entre los anarquistas rara vez se han orientado a clarificar situaciones o a buscar soluciones a los problemas que enfrentan los revolucionarios en la práctica, sino que la mayor parte de las veces se motivan en un doble ejercicio de condenar a los desviados y demostrar quien es el verdadero garante de la pureza ideológica.

Otro gran problema de la discusión entre anarquistas es la utilización de conceptos generalizantes, como demuestra el compañero Black, que en realidad más ayudan a obscurecer que a aclarar el debate. Por ejemplo, muchas veces se critica a los “sindicatos” como si todos fueran la misma cosa... obviando que hay un mundo de diferencia entre la experiencia, por ejemplo, de la IWW, de los sindicatos de maquiladoras o de la AFL-CIO en EEUU. El agruparlos en la misma categoría no sólo no ayuda al debate sino que es un error garrafal que evidencia una debilidad política y conceptual abismante.

Estos factores, entre muchos otros, han ocasionado serias falencias en el debate en los medios libertarios. No es nuestra intención en esta ocasión buscar las razones de esta falencia, las que responden a un número de factores (aislamiento, idealismo, falta de práctica real, dogmatismo, sectarismo, etc...), sino que sencillamente queremos constatar la relación que existe entre la ausencia de una tradición de discusión constructiva y el problema que el camarada Black constata en los términos en que plantean el debate: o están con nosotros o están contra nosotros.

El camarada Black correctamente plantea su desacuerdo con los términos chantajistas en que las criticas a las acciones insurreccionalistas son vistas por éstos como un alineamiento con el Estado y la represión. Nadie está libre de la crítica revolucionaria, mucho menos los mismos revolucionarios. No es legítimo ni honesto decir que quien critica una acción estúpida está “ajustando la camisa de fuerza” o está legitimando la represión, o está del lado del Estado, o es un timorato.

Pero sí quiero destacar que la línea que divide la crítica de izquierda de la de derecha debe ser marcada tajantemente y no se puede dejar como una frontera difusa. Pues si bien es muy cierto que no tenemos por qué aceptar todo lo que hacen otras organizaciones ni tenemos por qué guardar silencio ante actos que consideramos estúpidos o equivocados, tenemos que estar siempre concientes de que nuestras críticas pueden ser utilizadas por el enemigo de clase, si éstas no son claramente formuladas, y si no se distingue ante todo con quien tenemos una diferencia antagónica (Estado-Capital) de nuestros camaradas con quienes podemos tener diferencias políticas que, por marcadas que estas puedan ser, no nos ponen necesariamente en lados contrarios de la barricada. El problema no es la crítica, sino cómo se formula ésta. No queremos que nuestra crítica se transforme en un argumento para la represión ni que juegue a favor del enemigo. Recordemos que el sistema está siempre buscando sembrar la división y buscan cualquier oportunidad para poder atacar a la disidencia.

Pero no solamente la crítica contra el insurreccionalismo puede ser usada por el Estado y sus fuerzas represivas; de hecho, las mismas críticas de los insurreccionalistas pueden llegar como maná del cielo al Estado para justificar su despliegue represivo. Un ejemplo patético de esto, es la declaración que sacó la Coordinadora Informal Anarquista (CIA, vaya una sigla) de México ante los sucesos de Oaxaca (“Solidaridad directa con los oprimidos y explotados de Oaxaca” 16 de noviembre), en la que el grueso de la declaración es en contra del APPO. La CIPO-RFM y otras organizaciones populares que estaban en directa confrontación contra el Estado y el Capital. Nada de teoría, eso era la lucha de clases llevada a su máxima expresión. Pero ellos preferían gastar más saliva y tinta criticando de manera bastante deshonesta, y con algunos de los mismos argumentos con que los medios de prensa del Estado cuestionaban al movimiento de Oaxaca. Esta crítica no sólo fue reaccionaria, sino que además inoportuna, llegando en momentos en que los compañeros más requerían de solidaridad y en que la represión recrudecía.

Esa actitud contrasta notablemente con la actitud asumida por el Comando Magonista de Liberación (Tendencia Democrática Revolucionaria –Ejército del Pueblo), quienes supieron mantenerse al margen, quienes supieron respetar las diversas opciones tácticas asumidas por los manifestantes de Oaxaca, y quienes estuvieron notablemente concientes de que no sólo nuestras críticas pueden ser funcionales al sistema, sino que también nuestras propias acciones irresponsables. Así lo dicen en un comunicado del 27 de noviembre ”Hasta ahora, nos habíamos mantenido a la expectativa y en estado de alerta para evitar que el movimiento popular aglutinado entorno de la APPO fuese reprimido so pretexto de la acción revolucionaria armada, pero la brutalidad con que está actuando el gobierno neoliberal federal y estatal nos obliga a elevar nuestra voz y hacer uso de las armas para tratar de contener y disuadir la ofensiva neoliberal que no debe ni puede ser tolerada por ninguna organización revolucionaria”.

Pues a fin de cuentas, el peligro de que nuestras acciones, al igual que nuestras diferencias, puedan ser usadas a favor del sistema también tiene que ser considerado seriamente y parece ser algo absolutamente subestimado o ignorado por los insurreccionalistas. Omisión grave, pues sabemos en función de la experiencia histórica lo importante que ha sido el rol de provocadores y de acciones estúpidas para justificar la intervención de una represión desmedida y para aislar al movimiento revolucionario de sus bases de apoyo. La historia está llena de ejemplos, como los ilustrados por Víctor Serge en “Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión” (1925) sobre los provocadores al servicio del zarismo en la experiencia posterior a 1905 en Rusia (es notable que este texto se basa principalmente en documentos desclasificados de la ojrana, la policía política del zarismo, después de la revolución de 1917); Alexander Skirda en su libro “Facing the Enemy” (De Cara al Enemigo) también nos documenta, con archivos policiales franceses, el rol de los provocadores entre los grupos anarquistas terroristas desde el 1880 hasta fines de ese siglo; tenemos más recientemente, en la década de 1970 la "Estrategia de la Tensión" en Italia; historias de provocadores y acciones estúpidas plagan los anales de la izquierda y el anarquismo. Pero lo más peligroso no es ni siquiera la acción de los provocadores, sino que la acción irresponsable o inoportuna de compañeros sinceros, pero equivocados al actuar o sin brújula.

No podemos entonces silenciar nuestras críticas, como quienes estén en desacuerdo con nosotros tienen un deber de criticarnos. Digo un deber, pues la crítica fraterna y constructiva, pero enérgica, es una necesidad para desarrollar un movimiento sano y para ayudarnos a superar nuestra propia praxis en la búsqueda de los caminos hacia la liberación. Sólo hay que saber cuándo, dónde y cómo hacer la crítica para que ésta fortalezca al movimiento revolucionario en lugar de debilitarlo. Lo mismo es cierto respecto de la acción.

Como conclusión...



Creo que el insurreccionalismo es útil en el debate actual no tanto por la crítica que hace a las organizaciones autoritarias o a la izquierda, y ni siquiera al movimiento anarquista, sino porque evidencia muchas de las falencias más graves en el movimiento libertario. Es una imagen refleja de nuestras debilidades históricas y de nuestras insuficiencias. Muchos de los compañeros que se apresurarían a tomar distancia del insurreccionalismo, se sorprenderían de saber que si bien puedan discrepar del producto final con éste, quizás comparten muchos de los fundamentos políticos más de fondo con ellos y adolecen de aspectos políticos semejantes. Me parece que el insurreccionalismo no es, como algunos compañeros quisieran hacernos creer, un producto aberrante de la confusión ideológica de las décadas recientes, sino que ha sido un factor que se ha expresado en distintos momentos históricos, ante ciertos procesos muy particulares, y que su expresión ha sido posible por la existencia de falencias políticas graves y de concepciones, en nuestra opinión, equivocadas. Estas concepciones no son algo nuevo, sino que se arrastran de hace largo. Ni tampoco se limitan al campo insurreccionalista –son más transversales, en nuestro movimiento, de lo que de primeras podríamos creer.

En definitiva, creo que el insurreccionalismo se ha incubado, nutrido, criado y desarrollado a la sombra de los propios errores del movimiento anarquista (cosa que es igualmente válida para otras versiones de izquierda que también han presentado sus versiones particulares de “insurreccionalismo”) y su expresión conciente, como tendencia en derecho propio en el último tiempo, nos da la oportunidad de tratar estas situaciones políticas más de fondo y darles solución.

José Antonio Gutiérrez D.
10 de diciembre, 2006


--------------------------------------------------------------------------------

[1] Ni la participación entusiasta en insurrecciones, ni la lucha armada, son elementos distintivos del insurreccionalismo en relación a otras corrientes políticas, incluidas las anarquistas.
[2] Recientemente, un artículo de Wayne Price, de la NEFAC, llamado “Firmeza en los Principios, Flexibilidad en las Tácticas” nos daba luces sobre este problema http://www.anarkismo.net/newswire.php?story_id=4281

 #   Title   Author   Date 
   Traducción al inglés     Anarkismo    Wed Dec 27, 2006 22:50 
   Artículo de Joe sobre el Insurreccionalismo     Anarkismo    Wed Dec 27, 2006 22:53 
   Declataciones sobre los hechos de Oaxaca     Carlos    Fri Apr 06, 2007 08:07 
   sobre la susodicha declaración     José Antonio Gutiérrez D.    Fri Apr 06, 2007 18:22 
   Respuesta     Carlos    Mon Apr 09, 2007 22:57 
   donde mismo     José Antonio Gutiérrez D.    Tue Apr 10, 2007 01:20 
   La experiencia Comunitaria en Oaxaca     Brenda    Tue Apr 10, 2007 08:25 
   La experiencia Comunitaria en Oaxaca     Brenda    Tue Apr 10, 2007 08:27 
   Ración doble     Carlos    Thu Apr 12, 2007 03:28 
 10   Recordatorio sobre los comentarios     Anarkismo    Thu Apr 12, 2007 16:14 
 11   Que no se trataba de trascender las organizaciones?     Brenda    Sun Apr 15, 2007 03:00 
 12   Poco tiempo había tenido para responder     José Antonio Gutiérrez D.    Fri Apr 20, 2007 02:05 


Number of comments per page
  
 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Employees at the Zarfati Garage in Mishur Adumim vote to strike on July 22, 2014. (Photo courtesy of Ma’an workers union)

Front page

ANARCHISM, ETHICS AND JUSTICE: THE MICHAEL SCHMIDT CASE

Land, law and decades of devastating douchebaggery

Democracia direta já! Barrar as reformas nas ruas e construir o Poder Popular!

Reseña del libro de José Luis Carretero Miramar “Eduardo Barriobero: Las Luchas de un Jabalí” (Queimada Ediciones, 2017)

Análise da crise política do início da queda do governo Temer

Dès maintenant, passons de la défiance à la résistance sociale !

17 maggio, giornata internazionale contro l’omofobia.

Los Mártires de Chicago: historia de un crimen de clase en la tierra de la “democracia y la libertad”

Strike in Cachoeirinha

(Bielorrusia) ¡Libertad inmediata a nuestro compañero Mikola Dziadok!

DAF’ın Referandum Üzerine Birinci Bildirisi:

Cajamarca, Tolima: consulta popular y disputa por el territorio

Statement on the Schmidt Case and Proposed Commission of Inquiry

Aodhan Ó Ríordáin: Playing The Big Man in America

Nós anarquistas saudamos o 8 de março: dia internacional de luta e resistência das mulheres!

Özgürlüğümüz Mücadelemizdedir

IWD 2017: Celebrating a new revolution

Solidarité avec Théo et toutes les victimes des violences policières ! Non à la loi « Sécurité Publique » !

Solidaridad y Defensa de las Comunidades Frente al Avance del Paramilitarismo en el Cauca

A Conservative Threat Offers New Opportunities for Working Class Feminism

De las colectivizaciones al 15M: 80 años de lucha por la autogestión en España

False hope, broken promises: Obama’s belligerent legacy

Primer encuentro feminista Solidaridad – Federación Comunista Libertaria

Devrimci Anarşist Tutsak Umut Fırat Süvarioğulları Açlık Grevinin 39 Gününde

© 2005-2017 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]