user preferences

New Events

Brazil/Guyana/Suriname/FGuiana

no event posted in the last week

Nota sobre el actual escenario de la lucha de clases en Brasil

category brazil/guyana/suriname/fguiana | antifascismo | opinión / análisis author Tuesday October 16, 2018 08:11author by Coordinación Anarquista Brasileña - CAB Report this post to the editors

El actual escenario político brasileño exige mucha lucidez y frialdad para el conjunto de los luchadores y de las luchadoras populares y su análisis de la realidad. Nosotros de la Coordinación Anarquista Brasileña, modestamente, buscamos dar nuestra contribución a la comprensión del convulsionado escenario político-social, cuyo principal corte se encuentra en el golpe jurídico-parlamentario que derribó a Rousseff del gobierno. Vivimos recientemente el llamado agotamiento del pacto de la Nueva República de 1988. Tal pacto mantenía la exclusión social de los de abajo, mientras garantizaba derechos jurídicos mínimos, en una coalición que involucró a políticos burgueses, al empresariado, a los militares y parte de los sectores reformistas la izquierda.

La construcción del Estado brasileño, sin embargo, siempre estuvo más cerca de los intereses de las potencias imperialistas de turno que de la mayoría de la población. El estado penal para los pobres siempre fue la norma de las instituciones de la democracia burguesa. Los gobiernos del PT, desde Lula, incrementaron la máquina criminal del orden público con todo un aparato legislativo-judicial que reprodujeron el super-encarcelamiento de los pobres y negros y la parafernalia represiva que ataca las luchas sociales. El pacto de conciliación de clases se rompió y el colaboracionismo rasgado dando lugar a la agenda agresiva del capitalismo financiero sobre los derechos sociales, las libertades parciales y los bienes públicos, que fueron conquistas históricas del movimiento popular.

[Português] [English] [Italiano] [Ελληνικά]

cab_statement_1.jpeg

Nota sobre el actual escenario de la lucha de clases en Brasil

Coordinación Anarquista Brasileña

El actual escenario político brasileño exige mucha lucidez y frialdad para el conjunto de los luchadores y de las luchadoras populares y su análisis de la realidad. Nosotros de la Coordinación Anarquista Brasileña, modestamente, buscamos dar nuestra contribución a la comprensión del convulsionado escenario político-social, cuyo principal corte se encuentra en el golpe jurídico-parlamentario que derribó a Rousseff del gobierno. Vivimos recientemente el llamado agotamiento del pacto de la Nueva República de 1988. Tal pacto mantenía la exclusión social de los de abajo, mientras garantizaba derechos jurídicos mínimos, en una coalición que involucró a políticos burgueses, al empresariado, a los militares y parte de los sectores reformistas la izquierda.

La construcción del Estado brasileño, sin embargo, siempre estuvo más cerca de los intereses de las potencias imperialistas de turno que de la mayoría de la población. El estado penal para los pobres siempre fue la norma de las instituciones de la democracia burguesa. Los gobiernos del PT, desde Lula, incrementaron la máquina criminal del orden público con todo un aparato legislativo-judicial que reprodujeron el super-encarcelamiento de los pobres y negros y la parafernalia represiva que ataca las luchas sociales. El pacto de conciliación de clases se rompió y el colaboracionismo rasgado dando lugar a la agenda agresiva del capitalismo financiero sobre los derechos sociales, las libertades parciales y los bienes públicos, que fueron conquistas históricas del movimiento popular.

El imperio muestra sus garras

No podemos entender ese movimiento que está sucediendo en nuestro país fuera de la realidad geopolítica de nuestro continente latinoamericano. Necesitamos calibrar nuestro instrumental analítico y localizar un poco mejor a Brasil como nación periférica dentro del sistema-mundo para entender lo que está en juego. Nación esta, que siguió manteniendo su vocación agro-exportadora (primaria) y en los últimos diez años se alineó en la construcción del plan IIRSA - Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (actual COSIPLAN). Este plan buscaba maximizar la explotación de nuestros recursos naturales, acelerar el proceso de abastecimiento de los mercados internacionales con estos recursos y beneficiar a empresas transnacionales.

Tal plan significó una nueva ofensiva en consonancia con tratados de libre comercio establecidos entre Estados Unidos y algunos países de la región. En el intento de ampliación del modelo neoliberal en América del Sur, aún en la ola de gobiernos progresistas y de centroizquierda.

La crisis económica de 2008 creó grandes dificultades para que Estados Unidos mantenga la agenda internacional, que a partir de la caída de las Torres Gemelas, pasó a tener como principal objetivo la garantía de su hegemonía global, lo que es muy evidente en las varias agresivas intervenciones impulsadas por el imperio . Hay una lectura clara por parte del imperialismo de que "donde Brasil va la América Latina va junto". En este sentido, como nuestro continente latinoamericano es visto como una reserva estratégica de EEUU (de recursos naturales, energéticos, y políticos), los desdoblamientos del escenario político brasileño son de gran importancia para Washington.

El golpe de 2016 no sólo desmontó las pequeñas logros del período anterior como profundizó el control financiero e internacional de la economía nacional, en forma de compra de "activos". Ajuste que se impone en la escena a golpes de toga, con la Lava Jato alineada con el imperialismo por la estrategia del lawfare. Crece también el control de los sectores de infraestructura, energías renovables, servicio, salud y educación por empresas norteamericanas y chinas. En lo que se refiere al petróleo, 13 multinacionales ya se apropiaron del 75% del pre-sal, con liderazgo de Shell y BP, cuyas últimas subastas se produjeron en octubre de este año. Desde el punto de vista político, la acción del imperialismo consiste en desorganizar cualquier posibilidad del escenario brasileño -aunque bajo un gobierno de una centroizquierda reformista- representar cualquier amenaza a sus intereses a nivel continental. Es importante tener claro que el desarrollo de la disputa electoral en Brasil tendrá claros desdoblamientos sobre la crisis del régimen venezolano. Puede al final de ese proceso ser efectiva la contribución a la desestabilización política del país, o incluso a la posibilidad de una intervención militar.

La nueva DSN: los militares hacen política y amenazan

Hay que resaltar que hace algunos años, aún dentro del gobierno petista, se inauguró una nueva Doctrina de Seguridad Nacional con el general Etchegoyen en las fuerzas armadas brasileñas. Doctrina que ve a los grupos vinculados al narcotráfico, ONGs de derechos humanos o ambientales, órganos gubernamentales de cuño "ideológico" y los movimientos sociales ligados a una visión de izquierda como nuevos enemigos internos. Uno de los elementos de esta doctrina es el vaciamiento del papel de la universidad y de la investigación, endurecimiento en el código penal, continuidad y ampliación del super-encarcelamiento y adopción de medidas de contra-espionaje. La doctrina utiliza controles de medios de comunicación social, diseminación de rumores, descalificación de acusadores y uso de documentos falsos. La promoción de huelgas, cierre de vías y ocupación de tierras y edificios y la lucha por derechos sociales para minorías políticas pasan a ser caracterizadas como "acciones terroristas".

Fue esa nueva doctrina responsable del lobby de aprobación de la ley antiterrorista aprobada por Dilma. Su objetivo se inscribe en la creación de un nuevo pacto, una "nueva democracia", donde los militares tengan un papel activo en esta nueva geopolítica del continente y en la política nacional.

Para resumir. El "estado democrático de derecho" montado sobre la excepción para las "clases peligrosas" está en proceso de reconfiguración como juego de poder de las clases dominantes (en algunos lugares, narco-estado), y hace emerger de su interior las razones de Estado y sus relaciones con los intereses del imperialismo. Los factores de reacción operan en la coyuntura, como Estado policial. Un ajuste que corta tan profundo en la carne del pueblo y hace explotar las ambiciones de la clase capitalista y de sus lacayos, tarde o temprano, llama la seguridad en su favor y amplía el espacio de la excepción para redefinir la norma del sistema.

El centro-izquierda apuesta todas sus fichas en las urnas

La izquierda y centro izquierda brasileña apuestan la suerte en las urnas como quien espera que la democracia burguesa venga en su socorro, proteja sus derechos, limite el garrote y derrote al imperialismo. Mientras el sistema levanta el asa de mira y viste la toga o el uniforme para ejercer el poder, siempre con apoyo del gobierno norteamericano. Los movimientos de oposición por la izquierda surgidos después del golpe jurídico-parlamentario y que tomaron las calles desgraciadamente entran en esa lógica pragmática, de razón de Estado y gobierno, donde el enemigo de la extrema derecha sería supuestamente vencido por las urnas y el voto.

El centroizquierda se esfuerza para canalizar esos esfuerzos en acumulación electoral, gastando toda su energía con la disputa institucional y el juego podrido de los partidos electorales, en detrimento de la lucha de clases. La escena política brasileña está maculada por el fraude de una representación que para los liberales burgueses siempre ha sido un mecanismo legitimador de la usurpación de las fuerzas colectivas y de los bienes comunes por la voluntad poderosa de minorías. Pero sabemos que el sistema tuerce la constitución y derrite el estado de derecho cuando se trata de defender los intereses de sus clases dominantes.

Debemos esforzarnos para construir un trabajo prolongado que apunte a los sindicatos, las organizaciones populares como la alternativa más correcta para el pueblo a defender sus derechos y participar en la vida política, profundizando la democracia directa, repudiando la conciliación de clases y dando combate sin tregua al proto- fascismo.

El proto-fascismo como una super-dosificación del programa de los poderosos

Esta configuración del poder político también es ayudada por tácticas de propaganda y acción directa de sectores reaccionarios y grupos de filiación ideológica en la extrema derecha, que en general son respaldados por los aparatos jurídico-policiales. Un factor que gana incidencia en las calles y que todo sugiere que van crecer, abriendo un espacio para que sus agentes presionen la escena política nacional y se alineen a lo que está ocurriendo a nivel continental.

No es sólo eso. Se sintoniza también con la frustración económica, el fracaso de soluciones políticas por la representación y la desestabilización de valores asociados a posiciones de poder en la familia, cultura, educación. Una producción subjetiva conservadora que tiene en los evangélicos y su base popular un vector de capilarización. Esta nueva derecha transitó del discurso petista a la radicalidad del discurso anti-político y “anti-sistema”, configurándose como una derecha que no habla sólo para las élites, sino también a los sectores populares y periféricos. Actuan en el vacío social dejado por la centroizquierda, que se sitúa sólo en la defensa de la democracia burguesa.

La figura despreciable de Bolsonaro se inserta en ese intento de profundización de la destrucción de los derechos sociales y de violencia patriarcal contra mujeres, LGBTs, indígenas, negros / as y quilombolas. Violencias que se materializaron en diversos ataques por Brasil protagonizados por sus partidarios, entre ellos, lo que resultó en el brutal asesinato del Maestro Moa del Katendê, en Salvador. Lejos de minimizar la barbarie que Bolsonaro representa es necesario insertarlo dentro de una lógica funcional de la aplicación del ajuste, de la recolonización imperialista del país a un ritmo más acelerado que en un gobierno de centroizquierda.

Las urnas no van derrotar al imperialismo, el ajuste fiscal y el proto-fascismo

El resultado de las elecciones, por lo tanto, no resuelve el complejo contexto planteado por la correlación de fuerzas negativa para la clase obrera. Todos los escenarios son de profundización de la lucha de clases y de las opresiones. El "voto útil" contra la chapa Bolsonaro hace como máximo una prórroga, llevan a un complicadísimo "tercer turno" que no se decidirá en las urnas. La lucha es a largo plazo para la construcción de una alternativa de clase y de masas que no se rinda a las razones de Estado, a la gobernabilidad ya los acuerdos subordinados al imperio. Pero que se constituya como fuerza social capaz de derrotar a la burguesía, el imperialismo y sus ataques.

Nuestras banderas de clase necesitan estar levantadas hacia arriba en este momento de ataque proto-fascista y ultraliberal. No podemos sucumbir al pánico que desmoviliza y al temor provocado por las elites reaccionarias. Nuestro papel es resistir activamente, reforzando la solidaridad de clase, garantizar la lucha en las calles y la movilización permanente de los de abajo!

Por eso defendemos:

- Unidad por el antifascismo más allá de las urnas, en las bases y en las calles. La lucha es lo que va a definir. La unidad se dará en actos, movilizaciones contra los ataques neoliberales y la barbarie promovida por Bolsonaro y sus correligionarios.

- Lucha por la defensa de los derechos sociales. Lucha contra las privatizaciones y los ataques a los de abajo. Lucha contra los ataques a la educación, reforma de los juiblados, lucha contra el aumento del costo de vida, contra la criminalización de los movimientos sociales y el proceso de genocidio del pueblo negro, periférico e indígena.

- Construcción de una huelga general contra el avance del fascismo y los ataques a los derechos de los trabajadores que es la agenda del imperialismo del próximo período, de las élites empresariales y políticas independientes de las elecciones.

¡Pueblo fuerte para barrar el fascismo!

¡Contra la barbarie neoliberal, lucha y organización!

CAB - Coordinación Anarquista Brasileña

Related Link: https://anarquismo.noblogs.org/?p=974
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
#Nobastan3Causales: seguimos luchando por aborto libre en Chile

Front page

Alan MacSimóin (1957-2018)- Rest In Power

[Colombia] Entre la crisis actual y las posibilidades latentes

Nota sobre o atual cenário da luta de classes no Brasil

Devrimci Anarşist Faaliyet: "The state’s project of eliminating revolutionary opposition hasn’t finished yet"

Μετά την καταστροφή τι;

Aufruf zur Demonstration am 2.9.2018 in Unterlüß "Rheinmetall entwaffnen – Krieg beginnt hier"

Mass protest in central and southern Iraq

Ecology in Democratic Confederalism

[Colombia] Perspectivas sobre la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia 2018

Call for Solidarity with our Russian Comrades!

8 reasons anarchists are voting Yes to Repeal the hated 8th

Comunicado de CGT sobre la Nakba, 70 años de dolores para el Pueblo Palestino

[ZAD] Les expulsions ont commencé, la zad appelle à se mobiliser

Assassinato Político, Terrorismo de Estado: Marielle Franco, Presente!

La Huelga General del 8 de Marzo, un hito histórico

A intervenção federal no Rio de Janeiro e o xadrez da classe dominante

Halklarla Savaşan Devletler Kaybedecek

Σχετικά με τον εμπρησμό

Ciao, Donato!

[Uruguay] Ante el homicidio de un militante sindical: Marcelo Silvera

[Argentina] Terrorista es el Estado: Comunicado ante el Informe Titulado "RAM"

[Catalunya] Continuisme o ruptura. Sobre les eleccions del 21D

Reconnaissance par Trump de Jérusalem comme capitale d'Israël : de l'huile sur le feu qui brûle la Palestine

Noi comunisti anarchici/libertari nella lotta di classe, nell'Europa del capitale

© 2005-2018 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]