user preferences

New Events

Bolivia / Peru / Ecuador / Chile

no event posted in the last week

Crisis de la CUT, desafíos y oportunidades

category bolivia / peru / ecuador / chile | workplace struggles | opinión / análisis author Tuesday September 20, 2016 05:25author by Cristian Villablanca Report this post to the editors

Este 2016 ha marcado grandes hitos para el conjunto de los movimientos sociales, por un lado tenemos las grandes movilizaciones en contra del sistema de pensiones chileno de AFP, en donde se ha cuestionado un pilar fundamental del modelo neoliberal. Sin duda trabajadores y trabajadoras de todo el país se han manifestado en la calle con una masividad nunca vista desde las movilizaciones en contra de la dictadura. Por otro lado, lamentablemente, tenemos la crisis de la Central Unitaria de Trabajadores. En el proceso electoral de agosto evidenció la decadencia del sindicalismo noventero, burócrata y colaborador con los gobiernos de turno. Sin duda ambos temas tienen una directa relación. Cuestionar al modelo por medio de ideas y activismo social no es suficiente, también debe materializarse por organizaciones sociales fuertes que logren dar conducción y presionar, por medio de la movilizaciones sociales, huelgas generales y propuestas transformadoras para el país. Sin una central de trabajadores fuerte no serán posibles los cambios que Chile necesita realmente, ni los municipios, ni el parlamento, ni el poder ejecutivo y judicial, solo el poder social y popular de las y los trabajadores.
img_2117.jpg

En relación a lo anterior nos encontramos con dos problemas. El primero es que la sociedad chilena en su conjunto está cuestionando un pilar clave del modelo; las AFP son un ejemplo. Lo que nos hace preguntarnos ¿cómo orientar estas críticas a favor de un proyecto político y social con un programa anticapitalista en contraposición al modelo capitalista y el patriarcado en el Chile actual? En segundo lugar existe un problema orgánico muy complejo en el aspecto social y político, la ausencia de una central de trabajadoras y trabajadores abiertamente anticapitalista. Entonces ¿Cómo construiremos esta plataforma social capaz de ser el vehículo conductor de un programa de clase que apunte a transformaciones radicales del sistema económico y político?

No se ha podido construir tras la derrota de nuestro pueblo, en los comienzos de la dictadura, una organización central que aglutine a la clase trabajadora tanto del sector público y de los sectores privados del país como lo fue la histórica CUT. La Central Única de Trabajadores fue una herramienta organizacional clave en la segunda mitad del siglo XX, sin esta organización, y su fuerza social de apoyo, jamás se hubiesen podido realizar las grandes reformas estructurales de la segunda mitad del siglo XX. Es por ello clave y estratégico construir lo antes posible una central anticapitalista como lo fue la histórica CUT de Clotario Blest y Ernesto Miranda.

Sin duda la CUT actual carece de sustancia social; sin sindicatos base, organizaciones gremiales o federaciones con un peso real y capacidad de paralización efectiva. En varios casos solo papeles que son un fraude que nos muestran la triste realidad del sindicalismo que hegemoniza la CUT. A pesar de este panorama en la Central aún existen organizaciones sindicales y gremiales con relevancia social, como dirigentes y dirigentas de base social que son honestos y honestas con la voluntad de construir un nuevo sindicalismo. Sin duda la unidad con los sectores avanzados al interior de la CUT es fundamental. Como también lo serán los sectores por fuera de la CUT actual.

Pero lamentablemente estos sectores que construyen un sindicalismo honesto están ahogados por una estructura antidemocrática y encabezada por dirigencias cómplices del bloque en el poder. Y al decir cómplices, es con argumento, basta con analizar el rol de la actual CUT en las discusiones del sueldo mínimo y su incidencia en la reforma laboral publicada en diario oficial el 8 de septiembre de este año: Esta ley que “moderniza el sistema de relaciones laborales” solo profundiza el legado de la dictadura. La nueva mayoría y sus partidos políticos tienen claro que la CUT debe estar muerta socialmente y anulada políticamente para mantener su continuidad en el gobierno de forma estable.

E incluso mucho peor aún, no es una cuestión de gobierno sino del Estado neoliberal mismo y de la sustentabilidad del modelo económico, por algo las leyes impiden la negociación por rama para las y los trabajadores, prohíben la negociación colectiva en el sector público, se limita la huelga y flexibilizan el empleo. No solo les basta, al bloque en el poder, hacer leyes contra el pueblo que les impide organizarse, sino que además se instalan en sus estructuras sociales para anular a la clase trabajadora mientras la SOFOFA y la Cámara de Producción y Comercio mantienen con fuerza los intereses del capital.

Sin duda existirán obstáculos que el bloque en el poder pondrá para construir una central de trabajadoras y trabajadores anticapitalista y con fuerza social. Pero deberemos sobrepasar tanto los obstáculos que pondrá el bloque dominante, como inclusive la misma izquierda y las dirigencias sindicales que prefieren cuidar sus nichos. Pero sin altura de miras en lo que compete a construir la unidad sindical.

Han nacido alternativas sindicales y gremiales, avances en comparación con los noventa y la primera década del siglo XXI. Podemos observar organizaciones de hecho y derecho que han podido avanzar en la unidad de la clase trabajadora. Esto se ha dado en el sector privado tanto en el sector económico primario exportador de la industria del cobre y forestal, en los puertos y el montaje industrial como también en el sector público desde el sector de trabajadores de honorarios y funcionarios, trabajadores de la salud y del gremio de profesores. Sin embargo el sector privado y público se ha organizado prácticamente en paralelo sin unidad y menos aún paralizando juntos la producción y los servicios. Por ende mientras no haya unidad no habrá fuerza real de presión para lograr cambios.

En base a lo anterior, la refundación de la histórica CUT es una tarea estratégica a seguir para todas y todos los que nos propongamos realizar cualquier tipo de cambio del modelo económico y político en Chile. El fraude de las elecciones de la CUT ha cambiado el escenario previo a sus elecciones, ahora se está hablando abiertamente de un congreso fundacional. Una tarea urgente es promover que ese congreso fundacional sea abierto por lo que sería importante que todos los sectores de trabajadores incidan en esa refundación. Y que la izquierda anti capitalista logre encabezar una lista unica.

Estas son una de las grandes apuestas en este periodo del capitalismo neoliberal, sin estas tareas ninguna fuerza de izquierda y ni la clase trabajadora logrará sus objetivos de cambios para el país. Refundar la CUT, aglutinando a las y los trabajadores de los sectores de la minería, la agroindustria, los forestales, a la construcción, a las y los trabajadores de la educación y salud, al sector público y privado, sería dar uno de los grandes pasos en la construcción de un bloque social y político que dispute, al capitalismo neoliberal, una salida a su barbarie: el socialismo.

Related Link: http://www.periodico-solidaridad.cl/2016/09/14/crisis-de-la-cut-desafios-y-oportunidades/
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2020 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]