user preferences

New Events

Argentina/Uruguay/Paraguay

no event posted in the last week

Cortes de luz y los trabajadores de la energía eléctrica, la mirada ausente

category argentina/uruguay/paraguay | workplace struggles | opinión / análisis author Wednesday January 15, 2014 00:08author by Obrero electricista Report this post to the editors

Artículo desarrollado por un obrero electricista argentino. Se resguardó la identidad, como así también la empresa y área donde desempeña sus tareas, para preservar al compañero trabajador.
cortes.jpg


La tremenda crisis de la distribución eléctrica en la zona de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano Bonaerense en este último año desnudó ante la sociedad los años de desinversión, desidia y especulación de las privatizadas EDENOR y EDESUR. Da cuenta también de la connivencia por parte del gobierno y de los órganos de contralor como el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) en la lógica de ver el suministro eléctrico como un “negocio” y no como un servicio esencial para la vida humana en las grandes urbes.

Las explicaciones “climáticas” de las empresas son la moneda corriente de una excusa que el gobierno tiende a fortalecer enumerando “los picos de consumo” por la ola de calor. Quizás nos olvidemos pero cuando existe una tormenta se voltean los postes de tendido eléctrico en el Gran Buenos Aires; cuando llueve copiosamente se inundan los centros de transformación subterráneos en la Ciudad de Buenos Aires; cuando vienen las olas de calor y de frío colapsa la distribución en los barrios y localidades más populosas; y el resultado es cortes de luz por días. Es decir, existieron modificaciones en los consumos y hábitos de la población en estos últimos 20 años y tremendas modificaciones en el clima en nuestro país. Existe una demanda y una presión de consumo muy alta con una oferta pequeña, rapaz y monopólica. Un monopolio que se constituyó durante la privatización menemista y que los posteriores gobiernos no modificaron en absoluto. Pareciera que el único monopolio “malo” fuese Clarín, que en la distribución de la energía eléctrica no existiese empresas de capitales privados multinacionales que poseen una posición dominante y oligopólica.

Esta crisis encuentra a un sujeto perjudicado claramente: los vecinos que estuvieron (o están todavía, en muchos casos) sin suministro eléctrico; que vieron perder alimentos y remedios, que convivieron con 40° de calor sin refrigeración y muchas veces sin agua; sin poder descansar, sin poder higienizarse y con un número importante de electrodependientes.

En la justa bronca se cortó calles, se movilizó hacia las oficinas de las distribuidoras. Los medios de comunicación masivos y alternativos dieron cuenta de esto; sacaron sus micrófonos y cámaras para registrarlo, hubo largas notas de opinión. Pero hubo un actor silencioso y, me atrevo a decir, silenciado: lxs trabajadores de las empresas privatizadas.

Realmente me sorprendió como obrero de la energía eléctrica como se invisibilizó a esta fracción de la clase trabajadora por parte de la izquierda, las organizaciones sociales y los medios de comunicación alternativa. De los grandes medios, no nos hacemos ilusiones…

Los trabajadores de las cuadrillas de calle (tanto la guardia, como mantenimiento) estamos trabajando con una triple presión acostumbrada, la de la “santísima trinidad antiobrera”: patronal, gobierno y burocracia sindical. A esto se sumaron dos protagonistas: los grandes medios de comunicación y los “vecinos enfurecidos”. Trabajando 12 horas con 40° de calor a la intemperie y donde aumenta en no menos de 60° en las cámaras de transformación; con unas instalaciones de maniobra de Media Tensión (13.200 Volts) desastrosas, sin herramientas y protecciones adecuadas; jugándonos la vida, literalmente. A esta situación “natural”, le sumamos que hemos estado perseguidos por los medios y los vecinos: filmados en vivo, responsabilizándonos a nosotros de la falta de luz, dando noticias o información incorrectas (como que dábamos a algunos para quitársela a otros….) y siendo, en muchas ocasiones, agredidos físicamente. La solución de la empresa fue “salir a trabajar con la policía, gendarmería o prefectura”, sumándonos más presión y actuando estos más como “controladores” que como “protectores” de nuestro trabajo.

Desde hace años venimos llevando luchas silenciosas y profundas por nuestras condiciones de trabajo, ejecutando nuestras tareas a reglamento y no maniobrando instalaciones que no cumplan con los mínimos requisitos de seguridad. Hemos denunciado ante el sindicato, antes las diferentes jefaturas de la empresa, ante el gobierno. Estos días esto se hizo imposible, lxs trabajadores tenemos una solidaridad de clase muy arraigada y hemos hecho esfuerzos físicos y técnicos para darle luz a mucha gente, incluso por fuera de las órdenes de trabajo de la Empresa. Una frase muy dicha por nosotrxs es: “me cago en la empresa, vamos a dar luz a la gente”. No hemos sido retribuidos de la misma manera en líneas generales: hemos sido golpeados, humillados, basureados y ninguneados. En los barrios populares fue donde la gente nos recibe, cuida y alienta de mejor manera; pero en los barrios de clase media, “los enfurecidos vecinos y comerciantes” pequeñoburgueses nos tratan como su clase siempre nos trató: como sus empleados directos, actuando como capataces de estancia.

Muchos sectores de izquierda han visto los cortes de calle por vecinos de estos barrios como “sujetos de lucha dinámicos”, agitando broncas y promoviendo soluciones a corto y mediano plazo. La propuesta de Marcelo Ramal en la Legislatura de “hacer un padrón de electricistas para formar cuadrillas y superar la emergencia” es, por lo menos, ignorante de los trabajos que nosotros realizamos y de las verdaderas necesidades; además de hacer tabla rasa con nuestro convenio.

Obviamente que un grave problema es la falta de personal: si en los años 80 en SEGBA éramos 30.000 trabajadores efectivos, hoy no somos más 7.000; a lo que hay que sumarles los compañerxs tercerizados que sumarán unos 10.000 mas. Esa es una pelea que debemos dar, recuperar los puestos de trabajo perdidos en la privatización con la entrega de la burocracia; no armar “cuadrillas de emergencia” con electricistas matriculados domiciliarios que no conocen el trabajo de Media tensión ni de reparación de cables, los grandes déficits de esta crisis.

Las soluciones de máxima que se escucharon fueron la clásica “reestatización con control de los trabajadores y usuarios”. La mayoría de los trabajadores (por no decir todos) estamos totalmente de acuerdo, pero debemos saber que el “control” hoy por hoy pasaría por la burocracia sindical y no por los verdaderos trabajadores; y que los “usuarios capitalinos” son muchos de los que festejaron la privatización y se escandalizaban con cuanto cobrábamos o por los “ñoquis” que había. Y ni hablar que la dirección la tendría el mismo Estado que permitió que las privatizadas desinviertan y se lleven las regalías a sus casas matrices. En esto, tenemos que ser claros: no por silenciosas nuestras luchas son inexistentes y la reestatización debe contemplar estos problemas: la recuperación del Sindicato para la lucha y no como un socio de la patronal como ahora y un profundo trabajo comunicativo y cultural con los “usuarios”.

Les pedimos compañerxs que en las propuestas, en las agitaciones o en las medidas de lucha, se explicité nuestra situación. Como trabajadores somos doblemente víctimas: explotados por la patronal y, como todos, cuando llegamos a nuestras casas no tenemos luz. Es un buen momento para cuestionar de raíz la lógica patronal de máximos beneficios a costa de nuestra explotación y de un espantoso servicio. Se debe promover una unidad entre los usuarios y los trabajadores para una futura experiencia en común en la lucha por la Gestión de los Trabajadores y Usuarios de las empresas de energía eléctrica.

Los trabajadores que nos identificamos como clasistas nos hemos sentido menospreciados por la izquierda que muchas veces habla en nuestro nombre, y ni hablar de los compañerxs de base, sin identificación ideológica. Por desconocimiento seguramente y no adrede; por estar acostumbrados a interpelar a la clase obrera desde otro lugar que no sea “desde afuera”; por oportunismo muchas veces, lanzando mensajes “ciudadanistas” hacia los sectores medios, sin desarrollar una política y propuestas realmente de y para la clase trabajadora.

Abrazo, Salúd y Arriba lxs que luchan!!!
Trabajador de la Energía Eléctrica


Nota aclaratoria:

Ante las recientes declaraciones del Ministro de Planificación Julio de Vido, donde anunció que el estado le va a exigir a las empresas de energía eléctrica que deben aumentar sus cuadrillas de energía en un 20%, que deben dar a conocer de forma diaria las zonas con cortes y preavisar con tiempo dónde habrá cortes programados, el trabajador autor del artículo aclaró:

"No hay problema de falta de cuadrillas de electricistas por media o baja tensión, sino en la reparación de los cables de media y baja tensión que se queman, y que no se llegan a reparar. Trajeron a trabajadores chilenos y españoles por 20 días con un sueldo de 10 mil dólares por 20 días por la ´emergencia´. Asi lo van a ´solucionar´".

Related Link: http://www.anred.org/spip.php?article7151
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2021 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]