user preferences

La lucha por la paz con justicia social en Colombia

category venezuela / colombia | imperialismo / guerra | opinión / análisis author Thursday December 20, 2012 19:37author by Revista Política y Sociedad Report this post to the editors

Recuadro aparecido en el n°24 de la revista libertaria chilena "Política y Sociedad".

marchapatriotica.jpg

El conflicto social y armado que desangra a Colombia desde hace más de 50 años tiene su origen en el modelo de acumulación por desposesión en que se funda la oligarquía colombiana y su afán por hacerse con la tierra utilizando la violencia.

La insurgencia tiene su origen en los organismos de defensa creados por los campesinos para hacer frente a este despojo, en el que el Ejército intervino desde primera hora apoyando a los terratenientes.

Desde los mismos inicios del conflicto, la insurgencia ha buscado un acuerdo de paz que conlleve un cambio sustancial en las estructuras políticas, sociales y económicas que lo originaron.

Quien más se ha opuesto a esta solución y ha optado por profundizar en la militarización del territorio y en los esfuerzos de guerra ha sido precisamente la oligarquía beneficiada por el actual modelo.

De los anteriores procesos de paz en Colombia sólo prosperaron aquellos que significaron una rendición y entrega de las formaciones insurgentes sin ninguna transformación de fondo en beneficio del pueblo. Los procesos que apuntaban a dichas transformaciones fueron saboteados por esa misma oligarquía, bien instalada en los aparatos de Estado y con ejércitos mercenarios (paramilitares) a su servicio.

La masacre contra la Unión Patriótica, movimiento político surgido en los procesos de paz de los 80 para vehicular el ansia de cambios y de participación de las mayorías colombianas, fue un ejemplo de los obstáculos que encuentra la paz en la actitud beligerante del establishment, atrincherado en torno a unos privilegios a los que se niega a renunciar, y que ha encontrado en la guerra un negocio más.

Por otra parte, la participación del imperialismo en el conflicto, implementando estrategias contrainsurgentes y financiando operaciones militares, ha sido una constante. El Plan Colombia de finales de los 90, con la excusa del combate al narcotráfico, supuso un gran salto adelante en la injerencia de Estados Unidos en la política interna colombiana.

Todo ello no ha bastado para derrotar ni militar ni políticamente a unas organizaciones insurgentes que tienen su razón de ser y su fortaleza en el enraizamiento entre el pueblo pobre colombiano. Los descabezamientos de sus direcciones no han pasado de ser golpes de efecto mediáticos que el transcurso del tiempo se ha encargado de mostrar como efímeros. Tanto las FARC-EP como el ELN han sabido sobreponerse y siguen manteniendo presencia y una alta operatividad en amplias zonas del territorio colombiano. Presencia que se une a la reactivación en los últimos tiempos de la lucha popular contra las llamadas “locomotoras del desarrollo” del gobierno Santos, que no son sino la profundización del modelo extractivista y de predominio del gran capital en la economía colombiana.

Esta inestabilidad del escenario, así como su progresivo desajuste con las realidades continentales, han contribuido a arrinconar a los sectores más duros de las clases dominantes, encabezados por el ex presidente Uribe, que siguen oponiéndose a cualquier negociación con la insurgencia, y ha propiciado que se abran paso puntos de vista más pragmáticos, que aspiran a que de la mesa de diálogo salga la paz (caracterizada como la desmovilización de las organizaciones guerrilleras) sin hacer concesiones significativas al pueblo y sin ceder privilegios.

De la fuerza que consiga acumular la lucha popular dependerá que esas ilusiones de la oligarquía de conseguir tranquilidad a cambio de nada queden disipadas y de que el pueblo colombiano al fin consiga la verdadera paz, esa que se asienta en la justicia social.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Employees at the Zarfati Garage in Mishur Adumim vote to strike on July 22, 2014. (Photo courtesy of Ma’an workers union)

Front page

Reseña del libro de José Luis Carretero Miramar “Eduardo Barriobero: Las Luchas de un Jabalí” (Queimada Ediciones, 2017)

Análise da crise política do início da queda do governo Temer

Dès maintenant, passons de la défiance à la résistance sociale !

17 maggio, giornata internazionale contro l’omofobia.

Los Mártires de Chicago: historia de un crimen de clase en la tierra de la “democracia y la libertad”

Strike in Cachoeirinha

(Bielorrusia) ¡Libertad inmediata a nuestro compañero Mikola Dziadok!

DAF’ın Referandum Üzerine Birinci Bildirisi:

Cajamarca, Tolima: consulta popular y disputa por el territorio

Statement on the Schmidt Case and Proposed Commission of Inquiry

Aodhan Ó Ríordáin: Playing The Big Man in America

Nós anarquistas saudamos o 8 de março: dia internacional de luta e resistência das mulheres!

Özgürlüğümüz Mücadelemizdedir

IWD 2017: Celebrating a new revolution

Solidarité avec Théo et toutes les victimes des violences policières ! Non à la loi « Sécurité Publique » !

Solidaridad y Defensa de las Comunidades Frente al Avance del Paramilitarismo en el Cauca

A Conservative Threat Offers New Opportunities for Working Class Feminism

De las colectivizaciones al 15M: 80 años de lucha por la autogestión en España

False hope, broken promises: Obama’s belligerent legacy

Primer encuentro feminista Solidaridad – Federación Comunista Libertaria

Devrimci Anarşist Tutsak Umut Fırat Süvarioğulları Açlık Grevinin 39 Gününde

The Fall of Aleppo

Italia - Ricostruire opposizione sociale organizzata dal basso. Costruire un progetto collettivo per l’alternativa libertaria.

Recordando a César Roa, luchador de la caña

© 2005-2017 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]