user preferences

Insurgencia civil

category venezuela / colombia | imperialismo / guerra | non-anarchist press author Monday September 17, 2012 13:46author by Alfredo Molano Bravo - El Espectador Report this post to the editors

Creo que el punto central del enredo sangriento que vivimos desde hace medio siglo es la imposibilidad de que la insurgencia armada se transforme en insurgencia civil.

Es decir, en un partido de oposición al sistema político real y no formal –término de Diego Montaña– que ha impedido la creación de esa fuerza y monopolizado el poder a través de un juego poco democrático, el bipartidismo.

El costo de esa ausencia ha sido altísimo: una corrupción incontrolable y una violencia represiva creciente, fenómenos que cobran vida en el narcotráfico, en el paramilitarismo y en la brutal desigualdad social. Belisario trató de romper esa máquina y abrir esa ventana. Le fue tan mal a él como a la UP. De hecho, liquidaron políticamente a Betancur y físicamente a la UP. Pero la solución sigue siendo válida y se diría más: es la única. La insurgencia no está en el plan de que su enemigo de siempre haga las reformas por las que ha peleado, quiere hacerlas ella y para eso necesita un aparato legal. El Gobierno –los gobiernos– quieren hacerlas a su manera y con las carencias desprendidas del consenso que tendrían que lograr con los gremios, incluido el militar. Una reforma tibia como la recomendada por don Fabricio en el Gatopardo de Visconti y Lampedusa: Démosle la argolla para que no nos corten el dedo. (El dedo de disparar, digo yo). Aunque ese tajo no sea posible hoy, el modelo de negociación tiende a llevar a cabo unas modificaciones “políticamente correctas”. Viables, dirían los progresistas. Sería lamentable que para Santos la negociación se convirtiera en una especie de sociedad para el cambio. Una socia. Por ahí no es la cosa, como diría López Pumarejo. Roy Barreras, presidente del Senado, hoy la voz cantante de Santos en el Congreso, va para allá: marco legal para la paz y apertura de caminos electorales para la participación política de las guerrillas.

Los obstáculos, como se ha dicho tantas veces y se sabe a ciencia cierta, son varios, pero dos son los más fuertes y violentos: los políticos profesionales y los militares. Digámoslo de buenas maneras: algunos gamonales y algunos altos oficiales crearon a los paramilitares para no ceder el poder que ejercían en nombre de los verdaderos beneficiados el statu quo: ganaderos, banqueros, grandes empresarios. Para ser justos, hay que añadir que los llamados estadistas y los generales se escandalizaban pero nada hicieron –o nada podían hacer– y se callaron bendiciendo el modelito político. O comulgando con él. Total: 20 años más de muertos, como dijo Cano. El nudo es ese. Hoy la fuerza compuesta por gamonales y altos oficiales en retiro –o activos– ha creado el Puro Centro. Desde las guerras civiles un movimiento político no contaba con el apoyo de un sector militar. Con un apoyo –digo– tan sincero y tan decidido. Es cierto que algunos de los políticos que se asociaron al paramilitarismo están en la cárcel o pueden ser enguandocados. Faltan muchos. Cierto es también que hay militares que tienen a los que se les han dado los casinos por cárcel. Faltan casi todos. Y sobre todo, falta el sello con que fue aherrojado el negocio de asistencia recíproca y mutuo apoyo que incluyó –¡cómo no!– al narcotráfico.

Se está cerca de jalar la cobija y destapar la siniestra alianza y si Santos no lo hace, terminaría arropándose con ella. Por ahora confiemos en que maneja como ninguno la talla y que como ninguno, quiere la gloria. Si logra que ni militares ni políticos se le atraviesen, o si lo hacen, los derrote o neutralice, el país será otro y se podrá entonces construir un Estado capaz de alojar todos los conflictos civiles y de hacer innecesarios los armados.

Related Link: http://www.elespectador.com/opinion/columna-375109-insu...civil
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Employees at the Zarfati Garage in Mishur Adumim vote to strike on July 22, 2014. (Photo courtesy of Ma’an workers union)

Front page

Reseña del libro de José Luis Carretero Miramar “Eduardo Barriobero: Las Luchas de un Jabalí” (Queimada Ediciones, 2017)

Análise da crise política do início da queda do governo Temer

Dès maintenant, passons de la défiance à la résistance sociale !

17 maggio, giornata internazionale contro l’omofobia.

Los Mártires de Chicago: historia de un crimen de clase en la tierra de la “democracia y la libertad”

Strike in Cachoeirinha

(Bielorrusia) ¡Libertad inmediata a nuestro compañero Mikola Dziadok!

DAF’ın Referandum Üzerine Birinci Bildirisi:

Cajamarca, Tolima: consulta popular y disputa por el territorio

Statement on the Schmidt Case and Proposed Commission of Inquiry

Aodhan Ó Ríordáin: Playing The Big Man in America

Nós anarquistas saudamos o 8 de março: dia internacional de luta e resistência das mulheres!

Özgürlüğümüz Mücadelemizdedir

IWD 2017: Celebrating a new revolution

Solidarité avec Théo et toutes les victimes des violences policières ! Non à la loi « Sécurité Publique » !

Solidaridad y Defensa de las Comunidades Frente al Avance del Paramilitarismo en el Cauca

A Conservative Threat Offers New Opportunities for Working Class Feminism

De las colectivizaciones al 15M: 80 años de lucha por la autogestión en España

False hope, broken promises: Obama’s belligerent legacy

Primer encuentro feminista Solidaridad – Federación Comunista Libertaria

Devrimci Anarşist Tutsak Umut Fırat Süvarioğulları Açlık Grevinin 39 Gününde

The Fall of Aleppo

Italia - Ricostruire opposizione sociale organizzata dal basso. Costruire un progetto collettivo per l’alternativa libertaria.

Recordando a César Roa, luchador de la caña

© 2005-2017 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]