user preferences

Sobre la realidad del Primero de Mayo en Colombia: la represión de la juventud

category venezuela / colombia | workplace struggles | news report author Monday May 03, 2010 07:10author by Red Libertaria Popular Mateo Kramer - RLPMK Report this post to the editors

Ayer, primero de mayo de 2010, el aparato represivo retornó con un mayor ímpetu. En el centro de la ciudad hubo una batalla campal que se convirtió en noticia de primera plana en los medios. Pero, nada se dijo sobre lo que nos tocó vivir en el sur de la ciudad. Hace unos tres años venimos construyendo, entre jóvenes, mujeres, estudiantes, viejos y barristas, una marcha que camina desde los barrios populares hacia el centro de la ciudad. Poco a poco se suma más gente que camina con nosotros y nosotras por la avenida Primero de Mayo que atraviesa de occidente a oriente a la ciudad de Bogotá. La marcha “Primero de mayo, primero el sur”, esta vez fue muy concurrida. Se cantó muchísimo, se tocó música, se hicieron numerosas pintas.
103_1726.jpg

Hace 5 años, cuando marchábamos hacia la Plaza de Bolívar de Bogotá, cerca de 300 jóvenes nos reunimos con alegría y expectativa para recordar a los mártires de Chicago. Las banderas negras se agitaban por todo lado, se cantaba “A las barricadas” y se vivía en un ambiente general de búsqueda de libertad y justicia. Ese día se hicieron las usuales pintas en las paredes de los edificios, bancos y locales comerciales del centro de la ciudad, mientras se oía el punk y el hip hop de un camión que nos acompañaba. Todo se vivía en completa tranquilidad, sin embargo pronto fuimos avisados de que seríamos dispersados por el ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios) . La policía ya estaba cansada de ver tantos jóvenes protestando y quería acabar rápidamente la concentración. Ante esto decidimos hacer un gran bloque, tratando de mantenernos unidos y unidas. No obstante, la policía, de la manera más inesperada, nos atacó tirando una granada de dispersión en la calle. Después de eso sólo oímos explosiones, olimos gases y recibimos golpes en nuestros cuerpos. En medio del caos, un compañero de tan sólo quince años, fue golpeado en la nuca con un bolillo. El policía del ESMAD, que le había propinado el golpe, llamó rápidamente a sus compañeros. Cerca de seis policías lo rodearon. Nosotros y nosotras no teníamos cómo llegar hasta el compañero herido, pero después de un tiempo logramos normalizar la situación. En ese momento vimos que Nicolás Neira estaba muy lesionado, yacía tendido en el piso, pensamos lo peor. Inmediatamente, Nico fue llevado a la clínica, donde permaneció en coma y murió seis días después.

Ese mismo Primero de Mayo por la noche, las noticias mostraban otra realidad. Cada noticiero sostenía algo distinto, pero todos apuntaban a echarle la culpa a los marchantes. Por eso se decía que Nicolás había sido golpeado por los mismos manifestantes, que había sido víctima de una pelea de jóvenes, que lo había atropellado el camión de la música, etc. Todos estos informes fueron dados después por el ESMAD en los registros de la fiscalía. La mayoría buscaban y aún buscan acusar a los jóvenes de la represión vivida ese día. Después del asesinato de Nicolás, muchos y muchas nos dedicamos a denunciar los hechos. Hicimos campañas, jornadas de propaganda y acciones legales, entre otras cosas. Sin embargo, la represión se dejó sentir aún más fuerte y vinieron las amenazas, los seguimientos y los hostigamientos.

Cinco años han pasado desde ese fatídico día y hoy el ESMAD sigue siendo uno de los principales actores de la represión juvenil. La brutalidad policial se mantiene como una constante represiva en el escenario de la protesta social colombiana. No hay que olvidarlo: el ESMAD no sólo ha cobrado la vida de Nicolás, sino de otros compañeros y compañeras que nos acompañado en la lucha por la otra Colombia.

Ayer, primero de mayo de 2010, el aparato represivo retornó con un mayor ímpetu. En el centro de la ciudad hubo una batalla campal que se convirtió en noticia de primera plana en los medios. Pero, nada se dijo sobre lo que nos tocó vivir en el sur de la ciudad. Hace unos tres años venimos construyendo, entre jóvenes, mujeres, estudiantes, viejos y barristas, una marcha que camina desde los barrios populares hacia el centro de la ciudad. Poco a poco se suma más gente que camina con nosotros y nosotras por la avenida Primero de Mayo que atraviesa de occidente a oriente a la ciudad de Bogotá. La marcha “Primero de mayo, primero el sur”, esta vez fue muy concurrida. Se cantó muchísimo, se tocó música, se hicieron numerosas pintas. En resumidas cuentas, el Poder Popular marchaba por las calles del sur de la ciudad. Sin embargo, dos horas después de iniciada la protesta fuimos rodeados y rodeadas por fuerza disponible de la policía y por el famoso ESMAD. Como siempre este escuadrón hizo de las suyas: atacó golpeando a varios compañeros y compañeras, intimidó con sus bolillos y escudos, intentó impedir que la marcha pudiera seguir avanzando. Varias personas tuvieron que huir del lugar y algunas fueron detenidas. El único motivo que tenía la policía para atacarnos era impedir nuestro derecho a la protesta. Consecuentes con el ideario de la seguridad democrática, el ESMAD estaba buscando disolver rápidamente la protesta del sur. Pero, no nos dejamos. Aunque lograron dispersar en cierta medida la marcha, varias personas pudimos permanecer en el lugar y después de una tensionante hora de negociación se logró continuar y llegar hasta la Plaza de Bolívar. Afortunadamente, esta vez logramos seguir con la protesta, pero por poco la situación pudo haber sido otra. Ayer mientras recordábamos a Nico, pudimos haber sido víctimas de lo mismo que le sucedió a él. La brutalidad policial tiene en su mira a los jóvenes, porque sabe que la juventud protesta, que es rebelde, que está buscando construir otro país.

Related Link: http://www.redlibertariap

103_1742.jpg

103_1729.jpg

This page has not been translated into Română yet.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch

Front page

Reflexiones sobre la situación de Afganistán

Αυτοοργάνωση ή Χάος

South Africa: Historic rupture or warring brothers again?

Declaración Anarquista Internacional: A 85 Años De La Revolución Española. Sus Enseñanzas Y Su Legado.

Death or Renewal: Is the Climate Crisis the Final Crisis?

Gleichheit und Freiheit stehen nicht zur Debatte!

Contre la guerre au Kurdistan irakien, contre la traîtrise du PDK

Meurtre de Clément Méric : l’enjeu politique du procès en appel

Comunicado sobre el Paro Nacional y las Jornadas de Protesta en Colombia

The Broken Promises of Vietnam

Premier Mai : Un coup porté contre l’un·e d’entre nous est un coup porté contre nous tou·tes

Federasyon’a Çağırıyoruz!

Piştgirîye Daxuyanîya Çapemenî ji bo Êrîşek Hatîye li ser Xanîyê Mezopotamya

Les attaques fascistes ne nous arrêteront pas !

Les victoires de l'avenir naîtront des luttes du passé. Vive la Commune de Paris !

Contra la opresión patriarcal y la explotación capitalista: ¡Ninguna está sola!

100 Years Since the Kronstadt Uprising: To Remember Means to Fight!

El Rei està nu. La deriva autoritària de l’estat espanyol

Agroecology and Organized Anarchism: An Interview With the Anarchist Federation of Rio de Janeiro (FARJ)

Es Ley por la Lucha de Las de Abajo

Covid19 Değil Akp19 Yasakları: 14 Maddede Akp19 Krizi

Declaración conjunta internacionalista por la libertad de las y los presos politicos de la revuelta social de la región chilena

[Perú] Crónica de una vacancia anunciada o disputa interburguesa en Perú

Nigeria and the Hope of the #EndSARS Protests

© 2005-2021 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]