user preferences

Upcoming Events

No upcoming events.
france / belgium / luxemburg / community struggles / non-anarchist press Thursday February 14, 2019 20:53 byStefan Kipfer

In 1934, the political situation in France was tense and uncertain. The year began with a mobilization of royalist and fascist militias (on February 6) that were followed immediately (on February 9 and 12) by a response from the Communist and Socialist wings of the workers movement. As Norbert Guterman and Henri Lefebvre reported, “all these men are ready for the concrete liberation a revolution would bring – and perhaps also, unfortunately, the mystique and brutal mythology of the fascists” (1999 [1936], 143, trans. SK). When these lines were written in the mid-1930s, France was experiencing a rising tide of grassroots anti-fascist politics culminating in the strike waves of the early days of the Popular Front government. Yet Lefebvre and Guterman’s warning was well-placed. The Popular Front disintegrated due to many contradictions, ultimately giving rise to Marshall Pétain’s collaborationist administration, France’s contribution to fascist regime politics.

History does not repeat itself mechanically. But the revolt of the gilets jaunes (yellow vests) in France underway since November 2018 reminds us that we, too, live in times of deep political uncertainty. Today, there are not two large organized political blocs facing each other in a battle for life and death. The political ambiguities of our age express themselves as contradictions within the gilets jaunes, as well as amidst the range of forces trying to claim them. The early analysis by political anti-racist coalition Comité Rosa Parks is worth repeating:

“This unprecedented mobilization attests to a profound dissatisfaction among the labouring classes (classes populaires) facing precarization and contempt at the hands of elites and state power. It would be wrong and condescending to treat it as a product of far-right manipulation, not the least because the initiators refuse to be appropriated by any partisan organization…. And yet, this spontaneity, which is so original and refreshing, also carries with it strong contradictions that we need to consider so as not to join to the movement blindly and blissfully.” Comité Rosa Parks, November 21, 2018 [Trans. SK]


A Political Football

The gilets jaunes revolt has shaken France with a cascade of actions – roundabout occupations, blockades, roaming demonstrations. The main actors: people who were initially only loosely connected to each other by social and other media. As we write, in early February, some yellow vests are beginning to structure themselves in the form of electoral lists or popular assemblies. Yet the political colours of many vests remain uncertain, as are the political effects of their actions. To this, we can add a curious novelty about the gilets jaunes: they have an incredibly wide range of self-proclaimed supporters: parties, movements, and intellectuals from the far right to the far left. This is true in France and in other places where the symbol of the yellow vest has become a political football.

Next to these political attempts to claim the yellow vests, there has also been an outpouring of analysis. A veritable barrage of concepts has been launched to make sense of the revolt and its broader implications. For example, critics have mobilized terms from French history (‘sans-culottes’, ‘poujadistes’) as well as concepts borrowed from elsewhere to grasp the yellow revolt: ‘the moral economy of the crowd’ (E.P. Thompson), ‘populism’ (Chantal Mouffe, Ernesto Laclau), the ‘multitude’ (Toni Negri), the ‘wages of whiteness’ (W.E.B. Du Bois), ‘imperial lifestyles’ (Ulrich Brand and Markus Wissen), and ‘organic crisis’ (Antonio Gramsci). There is no space here to discuss these analyses. Instead, we offer two anecdotes from our visits to France late last year, a few short preliminary observations about the revolt so far, and three possible scenarios for the future.

Marseille, November 17: Caught off guard (Act 1)


We first encountered the gilets jaunes inadvertently, on the streets of central Marseille on November 17, during what later would be called Act 1, the first in a series of demonstrations held in towns and central cities on subsequent Saturdays. Stefan Kipfer had arrived in Marseille on November 14, just as a large demonstration arrived on the steps of City Hall to protest the complicity of the mayoral majority in the death of eight inhabitants and the evacuation of many hundreds of other residents following the collapse of two buildings on Rue d’Aubagne on November 5. The Rue d’Aubagne is the main street in the Noailles neighbourhood, one of the African-defined immigrant districts that, in contrast to other large French cities, still dominate the heart of downtown Marseille.

Staying in a hotel at the bottom of Rue d’Aubagne, Kipfer woke up to an unfamiliar sight on Saturday, November 17: groups of men and women in yellow jackets, mostly in their 30s, 40s and 50s. They wandered along the city’s main drag (the Canebière) or congregating at main intersections to block car traffic. They could be spotted easily not only because of the yellow on their backs. Largely, but not exclusively, white, they stood out from the African-dominated scene that is the Canebière on a Saturday. Both crowds, the protestors and the locals, had one thing in common, however. They were full of weathered faces that reflect the long, tedious working days defined by the diktat of others and the experience of counting each penny at the end of the month. What we witnessed was the inadvertent and uneventful co-presence of spatially segmented fragments of the French labouring classes. In the following weeks, the yellow vest revolt intersected not only with labour activists from the region but also with the ongoing movement against slumlordism, gentrification and municipal corruption that has become a focal point of mobilization from the central city to the housing estates on the North side of Marseille (Fessard, 2019).

The purpose of our stay in Marseille was not to study yellow jackets. After all, Priscilia Ludosky’s online petition against Macron’s gas taxes that helped spark the movement had only been circulating since October 21. The reason was to interview people involved in organizing opposition to the far right, including the Rassemblement National (RN, the renamed Front National). Kipfer spent the Saturday interviewing five experienced activists from far-left, anarchist and autonomist anti-fascist and anti-racist organizations. In both interviews, the gilets jaunes crept into the conversation without prompting. Similar to most on the left in France at that moment, the interview partners were skeptical if not dismissive, treating the gilets jaunes as a golden opportunity for the far right, including the RN and Debout La France which had already endorsed the movement. Given Kipfer’s research, which aims to understand how organizers deal with the normalization of far-right ideas and sensibilities, this skepticism seemed plausible (and remains pertinent today in various respects). One interviewee cautioned, however, and posed the following question: how can we come to definite conclusions about the character and political future of a movement no one really knows or understands yet? This point turned out to be correct also: the gilets jaunes have defied the certainties and convictions of most, including many on the left.

Paris, December 15: Looking from the outside in (Act 5)

The two of us were in central Paris on that day. Normally full of tourists and luxury shoppers, the “beaux quartiers” were unrecognizable. Stores, banks and cafés were mostly closed and boarded up. Streets were blocked off by thousands of police and armoured vehicles. And yet it was certainly festive. At mid-afternoon, hundreds of gilets jaunes occupied squares at the Opera and the Saint Lazare train station; hundreds more were on the Champs-Élysées – the Parisian focal point of the Saturday marches; and yet hundreds more on the streets in between, navigating around police blockades. Earlier in the morning at the Opéra, gilets jaunes got down on their knees with their hands behind their heads to show solidarity with highschool students in suburban Mantes-la-Jolie, who had been subjected to a humiliating mass arrest inflected with neocolonial brutality during a December 6 protest against school reform and university admissions policies.

We had never seen Paris like this, part militarized ghost town, part festive street scene. By all accounts, the numbers of protestors during Act 5 were significantly lower than they had been on previous weekends. And yet, the power of the revolt was evident in the grandiose efforts of the state to shut down dozens of subway stations, cordon off train stations, and block off large swaths of the governmental districts on both sides of the Champs-Elysées to prevent an insurrectionary turn of the yellow vest mobilizations. The effect of these actions was to make room, literally, for unexpected encounters among various protesters as well as between protestors and others. Desperate for a washroom and a little warmth, we joined yellow vests from Quimper (Brittany) who were befriending the Parisian bartenders in one of the very few cafés that remained open in the militarized zone. On the street, we followed two young men blaring political singer Rachid Taha at other protesters and the riot police who were changing guard in front of us. On the way back from the Champs-Elysées, we ran into scores of out-of-towners who met up randomly with locals trying to figure out how to reconnect with public transit.

Also right in front of us on that day, on the walls and on people’s vests, ample evidence of the ambiguity of the revolt and those wanting to claim it. The slogans written on placards or sprayed on walls between L’Arc de Triomphe and the Place de la République gave a sense of the sentiments. Beyond the ubiquitous “Macron, Resign!,” the slogans expressed poetic utopianism (“We are green with rage. We would like to see the vie en rose”), joyful determination (“See you next Saturday!! (And all the Saturdays after that)”) and unspecified rage (“Fuck it all”). A hatred of President Macron (“Merry chaos, it is time to pay up, fuck Macron”) extended sometimes to a rejection of all politicians (“Macron, Le Pen, Mélenchon, get lost, all of you”), sometimes to a critique of banks and the media (“Abolish control of the media by the rich”, “Give back the money”). In one instance, class hatred was linked to a hatred of immigrants (when someone added “and the immigrants” to the slogan “Kill the rich”). Slogans of solidarity were easy to find (“High schoolers, University students, Yellow Vests, Solidarity,” “Leave pensioners alone”) but strategic proposals varied widely. Some went much beyond the demand for referenda into autonomist, anarchist and insurrectionist territory (“General blockade,” “ZAD (Zone to defend) everywhere”).

Following that Saturday, we spoke with many activists we know in Paris. They, too, had been on the outside looking in to the gilets jaunes movement. Like our Marseille interlocutors in November, they were not there at the beginning, did not hear the original call or understand where it was coming from. Ex-urban roundabouts, the main stage of yellow vest politics, do not form a part of their everyday life, though they do for the extended families of many of them. They had also wondered early on, in November, if the movement was being organized from behind the scenes by the far right. And yet, despite their social distance and political reservations, all of the activists – variously involved in unions, left political parties, political anti-racism – we met with during five days in Paris were both excited by the potential of the gilets jaunes movement and convinced that the political ambiguities of the revolt were reasons to get involved, not excuses to stay away.

An activist we don’t know, Tristan Petident, published a public Facebook post after taking part in the December 8 mobilization (Act 4) in Paris. He summed up the sense of possibility that opened up in a moment characterized by a decline of the left and of trade unions unable to stop worsening of labour laws and social conditions for nearly a decade:

“In the wake of defeated defensive battles and compromises with successive governments between aimless days of action and rotating strikes, the eruption of the gilets jaunes also means: enough discussion, enough negotiation, enough deal-making. We don’t want a piece of the pie, we want the whole pie…. (I)n this movement, which has collided with society as a whole and therefore our own [left] organizations, there is something elusive that is much more radical and revolutionary than our traditional mobilizations.” [Trans. KW]

Petident went on to describe how he felt compelled to leave a march organized by labour unions and the left on that same day. Despite the decent numbers and the joyful atmosphere in that march, he felt too much a part of “an inside group of activists… where everyone knows each other, everyone shares the same codes, everyone makes their own politics.” It seemed as if he and his fellow marchers were “external” to the gilets jaunes, out of synch with their more dispersed and fluid energies [ibid. trans. SK]. Despite their enthusiasm, Petident’s observations also raise some tough questions about the relationship between the gilets jaunes, the left and the future of politics.

Danger Ahead: taking stock…

At the time of writing, in early February, the gilets jaunes revolt is ongoing. Looking back for a moment, a few things about the gilets jaunes can be said with some measure of certainty.

-Judging by various early surveys and reports, the gilets jaune revolt is largely white and predominantly middle-age as well as cross-class in character, with strong working class and lower middle-class components and a significant minority of women participants. The revolt emerged neither from central cities or postwar suburbs surrounding them but from the automobilized towns, exurbs, employment zones and shopping districts at the edge and between the larger urban centres.

-The revolt opened as a critique of a gas tax increase but quickly broadened to include wider concerns about social injustice. Since the gas tax hike was withdrawn in early December, the main demands of the revolt have gravitated around fiscal justice (lower consumption taxes, higher taxes for the rich and corporations), a higher minimum wage and social service levels, semi-direct democracy (referenda and initiatives) and, increasingly, freedom from state repression. Exclusively right-wing demands (against immigration, for more state authority) and conspiracy theories are present but have not defined the main demands.

-The revolt developed through a novel spatial dynamic of mobilization linking the main sites of occupation and mobilization (traffic roundabouts spread throughout the country) to blockades of infrastructure (highways, toll booths, ports, tunnels, refineries) and demonstrations in larger towns and cities held on Saturdays. This spatial dynamic will force us to revisit the meaning of the ‘right to the city’.

-The multifaceted spatial dynamic of mobilization also created at least punctual points of contact between the yellow vests, organized movements and other social forces, for example unionized workers and highschool students from big-city suburbs and smaller towns. These points of contact and the unpredictability of the revolt has generated much debate on the left about the broader potential of the revolt, including arguments from political anti-racist organizers about the similarities and differences between their concerns and the gilets jaunes demands.

-Similar to movements since the Arab Spring, the occupy movements and the movemetns of the squares in Southern Europe, the yellow vest revolt expresses a deep crisis of political representation in France. A large proportion (by some accounts the majority) of protesters express a deep skepticism about organized political forces (parties and labour unions) and reject the distinction between left and right that underpins many of these forces. In this respect, the yellow vest revolt resonates with other attempts to dismiss and transcend the left-right divide: Macron’s Bonapartism and Le Pen’s neofascism.

-The yellow vests have produced a political crisis in France, widening the cracks in the foundation of the Macron government and challenging the solidity of some state apparatuses. Notably in late November and early December, one could smell a whiff of insurrection as France’s combined police forces reached their limits trying to contain the many simultaneous and unconventional mobilizations. More broadly, the gilets jaunes interrupted Macron’s strategy to build a stable cross-partisan bloc to radicalize neoliberalism (Palombarini, 2018). If Emperor-Bonaparte Macron was already in a state of partial undress before November, he is now without clothes.

… And Looking Ahead

The gilets jaunes story is by no means finished. While across Europe, the symbol of the yellow vest is being appropriated by movements with distinct, even antagonistic purposes (from far right to left), in France, weekly demonstrations keep happening and some roundabouts are still occupied. While the mobilizations no longer reach the levels of late November and early December, and many roundabouts have been cleared by the police, efforts are underway to give the yellow vests a more permanent political presence. These include an attempt to build an electoral list for the European elections, strategies to foster organizational links between the vests and the labour movement, and initiatives to create a network of popular assemblies. But even as some gilets jaunes are trying to structure themselves, one question remains glaringly, and at this point necessarily, unanswered. Who will benefit from this very much unfinished revolt and the crisis of political rule it helped deepen and intensify? More specifically, who will manage to hegemonize the meaning of the yellow vest (Boggio Ewanjé-Epée, 2018)? Here are three possible scenarios.

First, will the main beneficiaries be the generic tax-cutters both from within the government and among those further to the right? In French politics, tax revolts and protests against shrinking purchasing power have a complex political history (Spire, 2018). Since the 1980s, they have become a central part of the repertoire of the Front National, a political project of former President Nicholas Sarkozy and part of the broader Euro-American right populist landscape shaped by anti-tax ideologies and car drivers’ mobilizations against taxes and other restrictions. During the yellow vests revolt, generic demands for tax cuts and against tolls and radar controls have generally been overshadowed by redistributive demands for fiscal and social justice (thus picking up, in a sense, on the 2009 revolt in France’s overseas territories). But their presence and persistence (not least among the entrepreneurial elements in the movement) have given Macron, Les Républicains and the RN ammunition to respond to the revolt in the tried and true terms of neoliberal populism (Kouvélakis, 2019).

Second, will the forces of the far right manage to fully redefine ‘yellow’ social demands as claims to the ethno-nation and against ‘foreign’ elements? Various forces of the far right have tried to pick up on elements within the gilets jaunes in order to turn the revolt into an identitarian movement against immigration, social assistance recipients and international conspiracies. These efforts have had only very limited success in terms of shaping the explicit political demands made by the yellow vests. However, even though the gilets jaunes demands are much closer to the social democratic La France Insoumise than to the Rassemblement National, it is possible that the latter, not the former will reap the electoral benefits from the movement. In the absence of a counterforce from the left or from within the gilets jaunes, the RN might do what it has done repeatedly since the 1980s: syphon off electoral support from subaltern social groups by way of ideological osmosis (in this case also via social media) without an organic grassroots presence among these groups or an organizational stranglehold over them. Macron’s own strategy to respond to the revolt from the right will bear a heavy responsibility should the RN profit most from the yellow vest moment. He has offered to discuss immigration quotas, promised to value ‘those who work’ among the gilets jaunes, and used the revolt to expand the already formidable physical, legal and administrative arsenal of repression available to various French state apparatuses.

And, third, will the gilets jaunes help renew left-leaning subaltern political capacities? The social linkages and incipient solidarities built in weeks of blockades and confrontations with the police might turn out to be the first wall in a new bulwark against the far right, which thrives on social atomization and political disorganization. In this regard, the most persistent effort has come from the gilets jaunes in Commercy, a small town in the Northeastern Lorraine region. Twice in December, the Commercy vests called upon everyone in France to replicate their own efforts to organize themselves in local general assemblies. Why? To articulate egalitarian, socially and fiscally just and democratic aspirations and make sure that their capacity to speak is not ‘confiscated’ from above (Gilets Jaunes de Commercy, 2019). 75 delegates from elsewhere heeded these calls and met in Commercy on January 26 to hash out a common position, which is unambiguously left-leaning and explicitly demarcated from fascist and xenophobic as well as sexist and homophobic tendencies (Gilets Jaunes, 2019). Clearly, this is bad news for Macron and the far right. Yet it is too early to tell whether they represent the seeds of a new type of popular counterpower (Balibar, 2018). Nor can we say if or how these assemblies could form a component of a new social bloc against both neoliberalism and neofascism, a bloc composed of distinct working-class segments, the ‘beaufs’ (‘rednecks’ from the hinterlands) and the ‘barbares’ (non-white toilers and inhabitants) (Bouteldja, 2018). •

References
Balibar, Etienne (2018), “Gilets jaunes: le sens du face à face,” Médiapart, December 13.
Boggio Ewanjé-Epée, Félix (2018) “Le gilet jaune comme signifiant flottant,” Contretemps November 22.
Bouteldja, Houria (2018) ‘Beaufs et Barbares: comment converger ?’ December 2, indigenes-republique.fr.
Collectif Rosa Parks (2018) “Des gilets jaunes au(x) gants noirs: égalité, justice, dignité ou rien!” November 21.
Fessard, Louise (2019) “Des milliers de Marseillais mobilisés contre le mal-logement,” Médiapart February 3
Gilets Jaunes (2019) “Appel de la première assemblée des assemblées,” Commercy, January 27. Manif.est.info Posted on January 29.
Les Gilets Jaunes de Commercy (2018) ‘Deuxième appel des Gilets Jaunes de Commercy: L’assemblée des assemblées’. Le Petit Gilet Number 1, January 4. Public post on the Facebook page of the Gilets Jaunes de Commercy, January 6.
Kouvélakis, Stathis (2019) ‘Gilets jaunes, l’urgence de l’acte’, Contretemps 19 January, contretemps-eu.
Norbert Guterman and Henri Lefebvre (1999 [1936]) La Conscience Mystifiée (Paris : Syllepse)
Marlière, Eric (2019) “Les «gilets jaunes» vus par les quartiers populaires,” Slate January 9.
Palombarini, Stefano (2018) “Les gilets jaunes, le néolibéralisme et la gauche.” Médiapart December 21 medipart.fr.
Petitdent, Tristan (2018) “Sur la journée Parisienne du 8 décembre et au delà”, Public post on Tristan Petitdent’s personal Facebook page, December 8.
Spire, Alexis (2018) “Aux sources de la colère contre l’impôt.” Le Monde Diplomatique December, 1, 22.
VISA (Vigilance et Initiatives Syndicales Antifascistes) (2018) “Ces gilets bruns qui polluent les gilets jaunes,” Les Dossiers de Visa no 5 www.visa.org.
Wahnich, Sophie (2018) ‘La structure des mobilisations actuelles correspond à celle des sans-culottes’, Médiapart December 4 medipart.fr.
north america / mexico / culture / opinion / analysis Thursday February 14, 2019 19:18 byLAMA

This review looks at the movie about the life of Ex-Vice-President of the USA, Dick Cheney.

“A week is a long time in politics” is a well worn phrase and is even more outdated in the age of Trump and the internet. When you have a political leader who is all about constant self-promotion and when the news cycle changes so rapidly, its hard to keep up with what’s happening. This no doubt effects collective memory too. Trump is sometimes seen as sui generis and makes his predecessors look highly capable, whether they were or not.

Its worth remembering that as little as nearly 20 years ago, people were decrying another President with shallow understanding and who had an even more devastating effect on the world. George W Bush was inarticulate and superficial and headed a regime that went to war on spurious grounds, a war that in one form or other is still going. Michael Moore has made a bio-doc of Trump, Fahrenheit 11/9 (2018) in his now very tiresome ‘gotcha’ style, but nobody has made a feature film yet. Bush received attention in W (2008) but its about time somebody went back to re-visit the period, now that a new generation has come-of-age since then. That wish has been answered in the suggestively titled film VICE (2018).

This movie doesn’t look at Bush himself, but covers the personal and to a greater degree political life of his Vice-President Dick Cheney (Christian Bale). As portrayed in this account, the still little known Cheney began life as a young tear away with intelligence but limited academic aptitude. Through the intervention of his more astute wife Lynne (Amy Adams) (not God as supposedly was the case with Bush), he turned his life around and found his way into the Washington bureaucracy. There he came under the wing of Donald Rumsfeld, played with great relish by Steve Carell as an almost ideology-free player of personal realpolitik in the scandal riddled Nixon White House.

Various ups and downs ensue, with Cheney working steadily and mole like in various positions, resurfacing briefly as a possible candidate for President himself at one point. Simply put, he was so poor in the limelight, this option was never going to be realistic. In probably the best segment of the movie, ‘Dubya’ (Sam Rockwell) appears as an alternative for President and seeks out Cheney as a Vice President. Cheney initially turns the offer down. Then in a scene that employs internal monologue and an extended visual metaphor, we see a master fisherman luring in a flashy but dumb ‘fish’ onto his line. In some ways its a bit of a blunt idea but the acting of Bale helps carry it.

The central thesis of the film when it covers the time in power is simply that it was Cheney himself who had that power. It wasn’t that he acted as some kind of Svengali or Caligari figure, controlling W as a puppet master behind the throne. The claim is more that using a highly authoritarian interpretation of executive power and a team of underlings as Machiavellian as himself, he redefined the usually under powered Vice Presidential role to affect a practical coup-by-stealth that by-passed the normal checks and balances. How much of this is speculation and how much can be backed up, is probably still open for some debate. Even if some of it proves not to stand up, it is an interesting take on things and makes you sit up and notice all such grey, bland figures who lurk in the corridors of power around the world.

In his previous movie The Big Short (2015) Director Adam McKay took the equally important and dull subject of the prime mortgages scandal and decked the story out with a series of flashy techniques that served the story well. For example, breaking the fourth wall by having famous personalities speaking to the audience as themselves, helping to explain the otherwise banal aspects of the financial crisis. In that film it worked. Here, he resurrects similarly ostentatious methods, including an unreliable narrator who offers the viewer direct-to-camera soliloquies, a false mid-story ‘ending’ with a re-wind and most absurdly a surreal interlude where the main protagonists launch into Shakespearean dialogue while in bed. Unfortunately in this case, it works contrary to the greater good of the story and runs right up against the very effective acting Christian Bale injects into his central character. Bale has a long career and has sometimes gone overboard in his method approach. In VICE, he does a good job of portraying somebody who is largely an enigma, but holds a calm power and some of the techniques described undercut this.

To conclude, VICE is a good reminder that a power structure is an edifice with many components. It doesn’t consist solely of the flashy front-man who distracts the crowds. There are often others behind the scenes who we need to be made aware of. Despite some faults, this movie serves that important function and is worth watching to remind us that the past is still with us.

venezuela / colombia / miscellaneous / opinión / análisis Thursday February 14, 2019 02:21 byGrupo Libertario Via Libre

Se anuncia así un 2019 complicado, marcado por el empeoramiento de las condiciones económicas generales, una probable definición antipopular de la crisis venezolana y el fortalecimiento del giro derechista del continente. Tenemos entonces que prepararnos para resistir desde el movimiento social, afinando nuestra inteligencia y el compromiso con nuestros pueblos.

En materia política nuestra región vive la profundización del giro a la derecha, con saltos cualitativos como el de Bolsonaro en Brasil, y contra tendencias notables pero secundarias como las de López Obrador en México. En este escenario el eje central de la actual coyuntura regional pasa por la honda crisis de Venezuela y en menor medida, por las políticas de la nueva administración de Brasil, vanguardia de la avanzada derechista en la región. Se configura así la crisis y el endurecimiento autoritario de los países progresistas como Venezuela y Nicaragua, y en menor medida de Bolivia y Surinam, con la tendencia opuesta marcada por la limitada apertura de Cuba, así como un desplazamiento hacia la derecha de los sectores desarrollistas en El Salvador, Costa Rica, República Dominicana, Guayana, Uruguay o Ecuador, al tiempo que se presenta una ofensiva de las administraciones neoliberales en Perú, Paraguay, Colombia, Chile y sobre todo Brasil y aún nuevas crisis de gobiernos derechistas como Argentina y de formas más pronunciada de Guatemala y Honduras.

La política continental también se ve mercada por grandes movimientos migratorios como los de la Caravana centroamericana de mayoría hondureña hacia el norte y en menor medida la diáspora venezolana concentrada en el sur, lo que a su vez ha llevado al fortalecimiento de las políticas de fronteras cerradas y xenofobia en la mayoría de los países de la región. Este escenario lleva a la desintegración virtual del Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) liderada por Venezuela, la crisis de organismos regionales como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) liderados por los anteriores gobiernos brasileros, la recomposición y el fortalecimiento del Mercosur y la Organización de Estados Americanos (OEA) impulsada por Brasil y Estados Unidos respectivamente, y la ofensiva de los países de la Alianza del Pacífico movilizados por Chile, que expande sus alianzas, aunque parece congelarse la actividad de México, su principal integrante.

En materia economía las proyecciones iniciales de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para la región en el 2018 eran de 2% para el Banco Mundial, 1.9% para el Fondo Monetario Internacional (FMI) y 2.2% para la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Se pensaba que tras dos años de decrecimiento, al final de lo que pareció ser el cierre del segundo ciclo de la crisis económica mundial de 2008, la región experimentaría un proceso de recuperación relativa, de la mano del aumento del consumo interno y la inversión extranjera en productos primarios de exportación que en paralelo venían recuperando su valor de forma modesta. Para final de año se registró este moderado crecimiento, eso sí ajustándose las proyecciones a la baja, y se calcula el crecimiento general de la región en 1.8% del PIB, que al separar por subregiones arroja para Sudamérica un 1.2%, el Caribe un 1.7% y Centroamérica, la región históricamente más empobrecida, un 3.4%.

En la economía regional, se registraron durante todo el año caídas de los flujos de inversiones desde los países ricos, un alza en los niveles de riesgo e incertidumbre del mercado mundial asociado con la guerra comercial de Estados Unidos con China y la Unión Europea y una depreciación significativa y a veces incontrolada, de ciertas monedas frente al dólar por las decisiones de la Reserva Federal norteamericana. Los años de crisis congelaron la disminución vía subsidios focalizados de la pobreza y la miseria en la región, ahora la expansión lenta que se proyecta en clave neoliberal se prevé aumente la precariedad laboral y la desigualdad estructural de la que sigue siendo la zona más desigual del planeta.

En materia de movimientos y luchas sociales, la región mantiene su liderazgo mundial en lo relacionado con conflictos ambientales, especialmente centrados en la lucha contra los megaproyectos energéticos y de infraestructura, fuertes en Honduras, Nicaragua, Colombia y Perú. La gran novedad de los últimos años descansa en la emergencia del movimiento de mujeres de liderazgo feminista más masivo de la historia internacional reciente, con énfasis inicialmente en la lucha contra los feminicidios y ahora también por los derechos sexuales y reproductivos, con eje en Argentina y Uruguay así como expresiones significativas en Chile y Brasil. Las luchas indígenas agitan la agenda política con la cuestión mapuche en Chile y Argentina, se desarrollan movilizaciones de campesinos cocaleros en Paraguay y Colombia, y se presentan grandes olas de actividad estudiantil contra las reformas educativas neoliberales sobre todo en Colombia con el paro nacional universitario y en menor medida Argentina y Brasil. El movimiento obrero, que sigue siendo el movimiento social más extenso del subcontinente, lidera entre los trabajadores públicos y el sector de maquilas grandes jornadas de protesta contra reformas laborales por empresariales sobre todo en Costa Rica, y también Puerto Rico y México.

Protestas sociales más difusas, se dan en relación con la corrupción, donde se registran acciones cívicas masivas con una contradictoria agenda jurídica y política, asociadas con la influencia de la red continental de sobornos de Odebrecht sobre todo en Perú y también Guatemala y Honduras. Hay protestas y saqueos por física hambre sobre todo en Venezuela, aunque también se presentan estas situaciones en Haití y Argentina. En la calle el año estuvo marcado por las violentas protestas cívicas lideradas por la derecha contra la reforma pensional del autoritario gobierno de Ortega en Nicaragua, que se saldaron con una brutal represión policial y para policial, imagen que no deja de evocar las grandes jornadas populares de 1979 contra la dictadura del clan Somoza y empaña el legado de una revolución gloriosa clausurada y traicionada por su corrompida dirigencia.

En materia regional en Argentina, el gobierno del empresario Mauricio Macri y la coalición Cambiemos, se debilita de forma importante por la crisis económica, la peor experimentada en el país desde el 2002, con un crecimiento económico negativo del -1.8% del PIB anual, una inflación del 40% y una devaluación que compromete la mitad del valor del peso argentino. El gobierno organiza la cumbre del G-20 para darse espacio político en el plano internacional, al tiempo que aprueba con importante mayoría parlamentaria el programa de rescate del FMI y presiona al Fondo por el desembolso rápido de los dineros, en medio del desarrollo de una reforma pensional y laboral, que despierta importantes resistencias populares. En paralelo aumento la criminalización de la protesta social y la represión sobre protestas del pueblo mapuche o de trabajadores desocupados. En otro plano Propuesta Republicana (PRO) y sus socios radicales, así como sus fragmentados aliados peronistas e independientes logran hundir el proyecto de legalización del aborto, pese al primer avance legislativo conseguido bajo el apoyo del movimiento de mujeres más grande del continente. El kichnerismo bajo el liderazgo de la propia Cristina Fernández devenida en senadora, continúa siendo duramente cuestionado por los escándalos de corrupción y es probable el encarcelamiento de la propia Cristina y otros dirigentes, en manos de una justicia pro gubernamental. En el campo de la izquierda se mantiene la tensa alianza electoral del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), continua el giro hacia el peronismo de un sector importante de la llamada izquierda independiente nucleada en el nuevo Frente Patria Grande, y se desarrollan importante luchas de sectores docentes, portuarios y estales, el movimiento estudiantil de los centros de educación profesoral y la actividad del movimiento de mujeres alrededor de campañas como Mira como nos ponemos y Ni una menos.

En Uruguay el segundo gobierno del médico Tabaré Vásquez del sector liberal del Frente Amplio (FA) continúa desarrollando su agenda centrista, limitando algunas de las medidas más progresistas de la administración Mujica como la restrictiva legalización del consumo recreativo de marihuana. El reelecto Vázquez ex militante del Partido Socialista, con mayoría en el parlamento pero minoría en el poder local, viene debilitando su fuerza electoral tras las elecciones de 2014 donde supero la votación de todos sus competidores sumados, y tras tres administraciones progresistas consecutivas es posible un cambio político en las elecciones de 2019 por una victoria del Partido Nacional (blanco). Bajo la administración del 4 veces candidato presidencial Vásquez, la economía vive un crecimiento del PIB del 2.5%, un ligero aumento frente al año pasado, en parte explicado por el mejoramiento de la exportaciones de soya, con un paralelo aumento del déficit y la inflación. Se presentaron luchas importantes ante el intento del gobierno de debilitar los consejos salarios, por lo que se desarrolló un paro general convocado por PIT-CNT, así como luchas del movimiento de mujeres, el movimiento estudiantil y los trabajadores arroceros.

En Paraguay asumió el gobierno el empresario Mario Abdo Benítez por la línea oficialista del Partido Colorado. El conservador Abdo Benítez, defensor de la dictadura de Stroessner pero enfrentado a la administración Cartes que lo antecedió y fracaso en su proyecto reeleccionista, gano por estrecha mayoría en unas cuestionadas elecciones presidenciales, las más reñidas y con mayor abstención de la historia contemporánea de este país, en las que además los Colorados reafirmaron su dominio sobre el poder legislativo y local. El país continúa este año su década larga de crecimiento con aumento del 4% del PIB anual e incremento de la inversión extranjera, en gran parte jalonada por la recuperación de los precios de la soya y el boom inmobiliario de Asunción, pero también por el aumento de la producción de marihuana y las políticas de blanqueamiento de capitales desarrolladas en la triple frontera.

En Brasil asume de forma sorpresiva y gracias a un apoyo cívico, empresarial e internacional importante, el neofascista Jair Bolsonaro del Partido Social Liberal (PSL) y la coalición “Brasil y Dios por encima de todo”, el más derechista de los nuevos gobernantes neoliberales. Las elecciones generales brasileñas, cuyo prologo fue el encarcelamiento y la proscripción de Lula como el candidato más popular, se desarrollaron bajo el clima de empobrecimiento, crecimiento de la inseguridad urbana y aumento de la violencia política contra la izquierda ejemplificada en el asesinato por bandas para policiales de Marielle Franco. Las mismas supusieron el hundimiento de los partidos centro derechistas como el PSDB y MDB que apoyaban el impopular gobierno de Temer, así como el debilitamiento del Partido de los Trabajadores (PT) que perdió un tercio de sus electores, bajo el débil liderazgo de Haddad, que sin embargo se mantuvo como principal partido en el parlamento sobre todo por su fortaleza en el nordeste. Bolsonaro forzado a gobernar en una coalición de derecha, ahora profundizara con más violencia el plan de ajuste económico y ofensiva empresarial sobre los derechos sociales que había iniciado ya Dilma traicionado su mandato y desarrollado con ciertos frenos Temer, plan que tendrá como bandera la reforma pensional y laboral y una política rural decididamente pro terrateniente, de destrucción ambiental y negación de los pueblos indígenas y negros.

Bolsonaro, ex paracaidista destituido por maniobras golpistas, desarrollara al tiempo una agenda de seguridad interior que supondrá la militarización y paramilitarización del país y el empeoramiento de la persecución contra los pobres, que triste es constatar, votaron en las principales ciudades del país por su verdugo. Su discurso anti político contra la corrupción, lleva a Sergio Moro principal responsable de la Operación Lava Jato al Ministerio de Justicia, ganando el apoyo del aparato judicial. Su batalla cultural a favor de los valores de la dictadura, en la que le cabe un gran liderazgo a los fundamentalistas evangélicos que ya controlan la alcaldía de Rio de Janeiro, ya arrecia y se vienen reformas educativas reaccionarias y retrocesos legales para los derechos de las mujeres y las disidencias sexuales, que de alguna forma se asientan en la ola de conservadurismo cultural que experimenta al país desde 2015. La economía nacional experimenta un ligero crecimiento del 1.3% del PIB, un leve aumento frente al año pasado, que sin embargo aún es insuficiente para recuperar el país de los efectos de la recesión de 2014-2016 y la que ya se visualiza como una década de estancamiento desde 2008. Se desarrollan campañas importantes como Ele Nao liderada por el movimiento de mujeres y disidencias, así como acciones colectivas de oposición en colegios y universidades contra la reforma educativa. Sin embargo, es importante registrar que el Frente Brasil Popular continua atando a la estrategia de contención del PT, a la mayoría de movimientos sociales.

En Chile inicio su mandato el segundo gobierno del empresario Sebastián Piñera por la coalición derechista Chile Vamos. El gobierno de la cabeza del clan Piñera, conto con un importante grado de apoyo electoral inicial, luego mermado, y defiende una agenda de reactivación económica vía inversiones y securitización, en medio de la crisis de la disuelta Nueva Mayoría y sobre todo del histórico Partido Demócrata Cristiano que obtuvo en las últimas elecciones el peor resultado de su historia. Por otro lado la economía chilena registra un crecimiento importante del 4.0% del PIB, manteniéndose una tendencia a la recuperación gracias al aumento del precio mundial del cobre, aunque en paralelo crecen cifras como el desempleo y la precariedad laboral. El gobierno del relegido Piñera, implanto una nueva ley migratoria que busco regularizar la situación de los migrantes, especialmente los venezolanos, pero al tiempo continua sus políticas de persecución contra haitianos, dominicanos y colombianos, propone una reforma educativa que renueva el modelo neoliberal en crisis, con créditos educativos más flexibles y controlados. En medio del conflicto mapuche, es asesinado por los Carabineros el comunero Catrillanca, pero el gobierno mantiene su cerrada política multipartidista de militarización de la Araucanía.

En Bolivia el gobierno del líder sindical aymara Evo Morales del Movimiento al Socialismo (MAS-IPSP) busca su tercera reelección, sobre la base de una sentencia del Tribunal Constitucional que desconoce los resultados del Referéndum sobre la reelección de febrero de 2016 que busco modificar la Constitución de 2009, y el gobierno perdió por estrecho margen, y cuyos resultados había acordado respetar. Al tiempo la oposición derechista de Unidad Democrática lanza al expresidente Mesa, salpicado por el escándalo de corrupción de Odebrecht, como candidato, aumentando su fuerza, sobre todo en las áreas de la llamada Media Luna del oriente del país. Fortalecido tras lograr salir de los escándalos de corrupción asociados con la creciente presencia china y el escándalo de paternidad, resueltos draconianamente a su favor y apostando por una renovación del gabinete en clave electoral, el país continua su tendencia de crecimiento económico, en lenta recuperación, con tasas de crecimiento del PIB anual de 4.7%, consiguiendo mínimos históricos de desempleo, aunque también de aumento del trabajo informal, en medio de una buena temporada agrícola y la mejora de los precios internacionales de los hidrocarburos como el gas natural.

El ex dirigente deportivo Morales mantiene su política de redistribución parcial de ingresos, ordenando por ejemplo el pago del doble aguinaldo para los trabajadores públicos, sin modificar en lo sustancial la presión sobre sectores sindicales con elementos combativos como la salud y la educación. El gobierno masista fuertemente caudillista, prepara un ajuste macroeconómico suave que busca realizar mediante la reducción del gasto público en infraestructura, rubro que viene debilitándose en el último periodo y jugo un papel clave en el proceso de auge económico de los últimos años a través de programas como la construcción de carreteras. El modelo de “Capitalismo andino amazónico” conceptualizado por García Linera, avanza en una agenda de modernización relativa y profundización del extractivismo que busca acercar las metas sociales de la llamada Agenda Patriótica del Bicentenario 2025.

En Perú la renuncia de Kuczynski por sus fuertes lazos con Odebrecht y sus prácticas de compra de votos en el Congreso hechas públicas tras la divulgación de los llamados Kenji-videos, llevo a la asunción del vicepresidente y ex ministro de transporte, Martín Vizcarra, jefe de campaña de Peruanos Por el Kambio (PPK). Tras la salida del débil y desprestigiado gobierno de PPK que había llegado a un acuerdo provisional con sectores del fujimorismo, el gobierno interino se ha fortalecido en medio de la crisis política aún en curso. Esta crisis ha llevado al procesamiento de tres expresidentes, especialmente fuertes en el caso de la familia de Ollanta Humana y el encarcelamiento de la principal figura de la oposición, la derechista Keiko Fujimori, lo que sin embargo no desdibuja el peso de Fuerza Popular como principal partido del país y primera fuerza del parlamento. En materia económica el país puede acercarse a un crecimiento del 4%, una desaceleración relativa frente a los años anteriores, explicada por la estabilización del precio internacional del cobre y la contracción de las exportaciones pesqueras, todo esto en un mar de trabajo precario e informal. Las grandes marchas contra el indulto a Fujimori, luego reversado, y más adelanto las movilizaciones contra la corrupción, lideradas por la izquierda, generaron un clima político que el gobierno supo aprovechar para desarrollar y ganar un referéndum contra esta tradicional práctica de administración política.

En Ecuador continua el giro derechista del gobierno del ex empresario turístico Lenin Moreno de Alianza País. El ex vicepresidente que había ganado las elecciones por estrecho margen, se ha fortalecido tras el amplio triunfo de su Referéndum constitucional que combatía la corrupción, limitaba el poder ejecutivo y establecía una tímida agenda de protección ambiental centrada en el parque Yasuní. En el contexto de una economía estancada, con un crecimiento del PIB 1% y gran endeudamiento público, Moreno continua desarrollando su política de “descorreización” del Estado, impulsando el Dialogo Social Nacional y acuerdos parciales con la oposición derechista, profundizando sus medidas autoritarias como el cierre parcial de fronteras para contener los migrantes venezolanos, tras haber despedido unilateralmente los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y la insurgencia del ELN e intensificar su conservadora agenda antidrogas y de cooperación militar con Colombia en la frontera común. El gobierno en alianza con sectores judiciales continúa su cruzada legal contra el ex presidente Correa exiliado en Bélgica, su principal contendor político, manteniendo la línea que llevo a la destitución del vicepresidente Jorge Glas asociado a casos de corrupción, ahora a partir del caso Balda que muestran el complejo desarrollo de la persecución política del correismo. Al tiempo Moreno, busca la proscripción electoral del Movimiento Revolución Ciudadana liderado por Correa, mientras adelanta una agenda económica de ajuste en clave neoliberal, desarrolla un plan de privatización parcial de medios de comunicación y empresas productivas, estímulo a los empresarios de la construcción con la reforma a la ley de plusvalías, y un programa educativo neoliberal que desmonta algunos logros y continua las políticas de educación jerarquizada de su antecesor.

En Venezuela el impopular y autoritario gobierno de Nicolás Maduro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar asume su segundo mandato presidencial tras las fraudulentas elecciones presidenciales de mayo, de las que fue prescrita y que boicoteo la mayoría de la oposición derechista. Durante el gobierno del ex obrero y sindicalista del metro de Caracas, se viene desarrollando la larga y monolítica Asamblea Constituyente activa desde 2017 y formada tras elecciones arregladas, que busca modificar la idealizada constitución chavista de 1999, profundizando proyectos contradictorios de militarización de la sociedad, ajuste macroeconómico y estatización de mayores sectores estratégicos de la economía.

En paralelo la debilitada Asamblea Nacional homogéneamente de derecha, cuyas funciones pública fueron absorbidas parcialmente por el Tribunal Supremo de Justicia el año pasado, forma un gobierno paralelo en cabeza del ex líder estudiantil neoliberal Juan Gauidó, quien se ha auto proclamado desde el 23 de enero de 2019 como presidente interino del país. El ingeniero formado en universidades jesuitas elitistas, Gauidó apoyado por manifestaciones masivas y la cobertura de la gran prensa internacional, presiona por intensificar el bloqueo económico y llama de forma abierta a la intervención exterior y el golpe militar contra el gobierno, respaldada primero por Estados Unidos, la OEA y el Grupo de Lima y más tardíamente la mayoría de países de la Unión Europea. Desde 2016, en la ilegalizada y fragmentada Mesa de Unidad Democrática (MUD) reorganizada ahora como Frente Amplio Venezuela Libre, se ha producido en medio del proceso de cierre autoritario del gobierno, un traspaso del liderazgo desde los sectores centro derechistas de Capriles y Primer Justicia, a favor del ala dura de Voluntad Popular de López, formalmente social liberal pero estratégicamente reaccionaria, que llama al derrocamiento violento del gobierno, si bien el ciclo de violentísimas protestas estudiantiles y cívicas lideradas por la oposición en 2016, brutalmente reprimidas por el gobierno y fuerzas para policiales, no se ha repetido en toda su extensión.

Bajo la segunda administración del ex canciller y vicepresidente de Chávez, pese a la recuperación relativa de los precios del petróleo, la economía venezolana disminuye en un 50% su producción de este producto y sigue en su tercer año de depresión, registrando un decrecimiento del -10% del PIB para 2018 según la CEPAL, en medio de un ambiente de hambre popular, extrema precariedad laboral y escases de servicios básicos, que barre con los importantes logros sociales alcanzados por el chavismo y muestras las limitaciones del llamado socialismo con empresarios. La reforma monetaria que introducía el nuevo Bolívar y de forma más tardía el Petro como moneda digital para combatir la hiperinflación, no ha logrado los efectos de recuperación esperados, aunque es posible que la nueva ola de inversiones acordadas con China y de forma secundaria con Rusia, alivien algunos aspectos de esta dramática situación. En este marco continúa el proceso de migración precaria y masiva de la población, que dio un salto espectacular en 2016 y ahora es protagonizada por sectores medios y populares, hacia Colombia y otros países de América y Europa, y ya alcanza la cifra de la menos 3´000.000 de personas, que el gobierno bolivariano se niega indolente a reconocer.

En la República Cooperativa de Guyana se agudiza la crisis del gobierno del ex militar David Granger del socialdemócrata Partido Nacional del Pueblo (PNC) que gobernó la mayor parte de la época independiente como partido único. Tras haber vencido en las elecciones de 2015 por estrecha minoría al ex presidente Ramotar del Partido Progresista del Pueblo, que gobernaba al país desde 1992, Granger obtuvo en medio del cerrado sistema bipartidista del país, una pequeña mayoría en el parlamento y el poder local, lo que no impidió que en diciembre del año pasado perdiera por mínimo margen una moción de censura ante el senado enjuiciado por su política petrolera pro norteamericana, lo que lo obligaba a convocar unas nuevas elecciones que la administración ha aplazado irregularmente. Un elemento importante de la agenda interior es la movilización militar explicada por sus tensiones fronterizas con Venezuela y en menor medida Surinam, que reclaman cerca del 80% del territorio del Estado. La economía del país ha crecido un 3.4% del PIB, un incremento importante frente al más moderado crecimiento de los años pasados, jalonado por el aumento del turismo y las exportación de productos primarios, así como las inversiones asociadas con el descubrimiento de la reserva petrolera más grande del mundo en agua profundas, una área marítima en disputa con Venezuela. Sin embargo esto no desdice de la alta deuda del país y la gran pobreza de sus habitantes.

En Surinam el segundo gobierno constitucional del ex general golpista Desí Boutersé del formalmente socialista Partido Nacional Democrático (NDP) y la llamada Mega Combinación, cuenta con una estrecha mayoría en el parlamento, tras haber conseguido la reelección y una victoria cómoda en las elecciones de 2015. El ex general, que afronta juicios por delitos de lesa humanidad por los crímenes perpetrados por el Estado en la guerra civil, continúa la aplicación de un severo ajuste económico acordado con el FMI. Al tiempo el antiguo profesor de educación física Boutersé, mantiene relaciones de cooperación con Maduro y su apertura hacia China, endurece sus relaciones de Guayana, en una frontera difusa y con alta presencia de piratas y narcotráfico. En materia economía, el país vive un importante alivio de su depresión económica con registros para 2017 de decrecimiento del -1.7% del PIB, una significativa mejoría frente a la larga depresión del último trienio, todo en un contexto de pobreza mayoritaria y alto desempleo.

En Panamá continúa la presidencia del empresario Juan Carlos Varela del Partido Panameñista (PP). Allí la coalición de derecha presidida por el antiguo súper poderoso vicepresidente Varela, llego al poder por estrecha mayoría en 2014, encarcelo a su ex aliado, el popular ex presidente-empresario Martinelli por casos de corrupción y espionaje, demarcándose falsamente de escándalos de los que participo también la nueva administración. El país continua registrando un alto crecimiento económico que sin embargo, supone una desaceleración frente al año pasado, con un aumento del 4.6% del PIB, que se mantiene en medio de una pobreza y una precariedad muy alta, jalonados por el plan de infraestructura pública del gobierno y la parcial recuperación de la inversión extranjera que el Estado atrae por sus características de paraíso fiscal, imagen que el gobierno ha buscado suavizar tras el escándalo de los Papeles de Panamá.

En Costa Rica inicio el gobierno liberal de Carlos Alvarado Quesada del Partido de Acción Ciudadana (PAC) en minoría en el legislativo, tras unas competidas elecciones presidenciales en la que la candidatura de la derecha evangélica del otro Alvarado gano la primera vuelta. El ex asesor empresarial y ministro de inclusión social y trabajo que fortaleció los programas de subsidios y negocio a la baja la convención colectiva de los empleados bancarios, ha buscado marcar distancia y moderar su discurso frente el gobierno de su antecesor, Luis Guillermo Solís debilitado tras el escándalo de corrupción de El Cementazo. Aunque implemento el gobierno paritario en términos de sexo y defiende la agenda limitadamente progresista frente a la población sexo disidente, el gobierno promueve una reforma neoliberal multipartidista a través del llamado Plan Fiscal que enfrento la mayor huelga de trabajadores estatales de los últimos años en el país tico. El crecimiento del PIB se estima en 3.2% lo que supone un relativo estancamiento, en medio del aumento de la desigualdad social y el déficit público.

En Nicaragua se presentó la mayor crisis del autoritario tercer gobierno del antiguo líder guerrillero Daniel Ortega del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). El histórico y fosilizado líder de la Revolución Sandinista, electo por amplia mayoría para su tercer mandato en las irregulares elecciones presidenciales de 2016 en las que se proscribió a las principales fuerzas de oposición, continúa su agenda desarrollista, si bien naufragan algunas de sus principales apuestas como el dudoso proyecto chino del canal interoceánico. El dúo Ortega-Murillo, que ha reforzado su nepotismo en la administración gubernamental, vio su año político marcado por la represión policial y para policial, de las violentas protestas populares con protagonismo estudiantil lideradas por los empresarios y la oposición derechista, movimiento inicialmente dirigido contra la Reforma a la Seguridad Social inspirada por el FMI, que posteriormente se radicalizo para exigir la apertura política y la renuncia de gobierno. Las protestas dejaron un saldo de al menos 230 muertos, se implanto la censura de prensa y se registraron miles de detenciones irregulares. Como producto de la crisis política, la economía del país decreció hasta en -4% del PIB, tras haber vivido un importante ciclo de expansión en los últimos años, de la aún sigue siendo la economía más pobre de Centroamérica. Ortega aun impune por sus acusaciones de violación y agresión sistemáticamente a su hijastra Zoilamérica, mantiene una política de conservadurismo cultural que al tiempo que promueve la igualdad de género formal en la administración estatal, intensifica la persecución contra los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, así como de las disidencias sexuales.

En El Salvador se produce un giro parcial a la derecha, y asume el gobierno el empresario publicitario de origen palestino Nayib Bukele del partido derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA). El presidente más joven del subcontinente, antiguo alcalde de la capital por el FMLN, gana con el 53% de los votos en la primera vuelta, fisurando el sistema bipartidista instalado tras el fin de la guerra civil, gracias a su capacidad para capitalizar un discurso anti político genérico y explotar la impopularidad del gobierno de Sánchez Céren del Farabundo Martí. Sin embargo se anuncia un gobierno débil, que contara con una mayoritaria oposición derechista de ARENA en el parlamento y el poder local. El país más pequeño de Centroamérica se mantiene pese al decenio de políticas de mano dura con las maras, como el país más violento del mundo, y viene experimentando un aumento de la migración hacia Estados Unidos. El crecimiento del PIB se estima sobre el 2.6%, un leve aumento en el ciclo de crecimiento de los últimos años, que no obvia los altos niveles de pobreza estructural de esta sociedad.

En Honduras inicia el segundo gobierno del impopular abogado Juan Orlando Hernández del Partido Nacional (PN). El gobierno neoconservador con amplio control del poder local, modifico la constitución de 1982 a dedo para permitir su reelección, renovando su mandato en las irregulares elecciones presidenciales de 2017, que generaron una ola de protestas populares cuya represión dejo al menos 33 muertos. La segunda administración surgida tras el golpe de Estado de 2009 que Hernández apoyo, viene impulsando una agenda de fortalecimiento de la seguridad interior, al tiempo que promueve el desarrollo de las llamadas zonas de desarrollo y empleo económico (zede) o ciudades modelo, que supone el encerramiento y la privatización de importantes zonas del país. En este contexto se produce una violencia para policial sistemática contra líderes populares alentada por empresarios, cuyo último revés fue la condena contra algunos de los asesinos de la lideresa popular Berta Cáceres. Se espera un crecimiento económico descaderado del 3.8% del PIB, en parte explicado por el descenso de los precios internacionales del café, en un país en el que de hecho aumento la pobreza absoluta en los últimos años.

En Guatemala llega a su último año el debilitado gobierno derechista del presentador televisivo Jimmy Morales del Frente de Convergencia Nacional (FCN), alianza de evangélicos y militares retirados. La administración del primer presidente del evangelismo político en el continente, minoritaria en el legislativo, fue electa gracias a su capacidad de utilizar el movimiento de protesta contra la corrupción que condujeron a la renuncia y el encarcelamiento del ex presidente y militar genocida Otto Pérez Molina. Pronto sin embargo, el gobierno de este académico conservador se vio envuelto en su propios escándalos de corrupción, por lo que desde 2017 mantiene una pulso abierto con la llamada Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) que ha pedido investigarlo, mientras el gobierno buscaba expulsarla del país. Durante este año se desarrollaron grandes protestas populares contra la administración, jalonadas por el rechazo popular a la corrupción. La economía del país que espera un crecimiento del 2.9% del PIB, un ligero aumento frente al año pasado, jalonado por el crecimiento de las exportaciones agrícolas y el aumento del valor de las remesas enviadas por los guatemaltecos en el extranjero, situación que no obvia la alta precariedad del trabajo en este país.

En Cuba el recién nombrado gobierno del ingeniero de origen obrero Miguel Díaz-Canel del Partido Comunista Cubano (PCC), impulsa una Asamblea Constituyente para remplazar la carta magna de 1976. El gobierno del antiguo comisario político acelera la llamada “transformación socialista” el giro de inspiración asiática hacia el mercado, instalado en el país desde la crisis de 1990 y profundizado durante el mandato de Raúl Castro, legalizando sectores de la economía turística sumergida y promoviendo la inversión extranjera especialmente europea, china y canadiense en sectores claves. La conducción política de Díaz-Canel que aún mantiene la incidencia del menor de los hermanos Castro que se conserva como secretario del partido único, ha promovido la eliminación de la referencia al comunismo dentro del proceso constituyente, guiándose por las orientaciones del VII congreso del PCC y su plan estratégico de desarrollo para 2030. La apuesta por la apertura cultural de Díaz-Canel, que viene desde su época como gobernador de Villa Clara, pasaba por la legalización de las uniones homosexuales y la concesión de nuevos derechos para la población sexo disidente históricamente discriminada por el Estado pos revolucionario, pero se ha estrellado contra los sectores más conservadores de la nomeklatura y el activismo de los renacidos movimientos cristianos fundamentalistas. El giro derechista del resto del continente ha perjudicado la estancada economía de la isla, que prevé en el año un aumento del PIB cercano al 1%, una ligera aunque sostenida desaceleración frente al año anterior, en medio de la caída da la zafra azucarera y retorno de medidas de bloqueo por parte de la administración Trump así como el corte de lazos económicos decidido por Bolsonaro en Brasil.

En la República Dominicana se desarrolla el segundo gobierno del político Danilo Medina del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el llamado Bloque Progresista, que cuenta con mayoría en el legislativo y el poder local. El antiguo líder estudiantil, es un continuador del largo gobierno de Leonel Fernández Reyna del que fue director de campaña y en cuyos mandatos ejerció en varias oportunidades el cargo de ministro de presidencia. El viejo burócrata partidario, que en su primer gobierno emprendió una fuerte reforma tributaria para reducir el déficit fiscal y aplico la xenófoba y racista legislación que le negaba la nacionalidad a más de medio millón de migrantes haitianos, se reeligió por amplia mayoría en las irregulares elecciones de 2016 que generaron protestas que llevaron a la muerte de al menos 6 manifestantes. En este periodo se revelaron asociaciones con Odebrecht que hasta el momento no han sido investigadas. Se registra un importante crecimiento económico del 5.2% del PIB, un leve aumento frente al año anterior, aunque inferior al promedio de los últimos años, en medio de uno de los países más endeudados del mundo que además registra un desempleo superior al 22%.

En Haití se desarrolló el segundo año de gobierno del antiguo líder gremial de los patrones Jovenel Moise del derechista Partido Haitiano Tet Kale (PHTK) fundado por el expresidente Martelly. El empresario agroindustrial y energético Moise, fue elegido tras la anulación de las fraudulentas elecciones de 2015 manipuladas a su favor, repetidas en 2016 con un porcentaje de abstención superior al 80% del censo. Su gobierno ha defendido las llamadas zonas de libre comercio agrícola, así como la reintroducción del Ejército y el impulso a las obras de infraestructura de financiación mixta. El país más pobre del hemisferio y uno de los más desiguales del mundo, crece a un ritmo estimado del 1.3% del PIB, lo que representa un estancamiento de la tendencia de relativa expansión, menor que el aumento general de la población.

En Puerto Rico se da el segundo año de la gobernación del oligárquico Ricardo Roselló del derechista Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Demócrata de Estados Unidos. La administración del investigador científico e hijo del expresidente Roselló, que gano por estrecha mayoría las elecciones de 2016 apoyándose en una ola de protesta contra el recorte del gasto público, que luego su administración continuo, cuenta con la mayoría en el legislativo pero es minoría en el poder local donde es fuerte la oposición del Partido Popular Democrático. Roselló adelanta su llamado Plan para Puerto Rico que sin embargo no ha logrado la reconstrucción del país de la devastación generada por el huracán María, al tiempo que adelanta el proyecto de la Estadidad que supone la anexión plena del territorio a los Estados Unidos, resistida por Washington, tras la absoluta mayoría conseguida por esta opción en el poco concurrido plebiscito de 2017. La economía del país profundiza su gravísima crisis económica, tras la declaración de quiebra y moratoria de pagos declarada en 2015, proyectando para este año una contracción del -8% del PIB, un empeoramiento sensible frente al año pasado. Continua así la nueva ola depresiva iniciada en 2013, que se emparenta con la tendencia de crecimiento negativo de 2007-2011. Así la mitad de la población se sume en la pobreza y se agudiza la diáspora que desde 2017 ha llevado a la salida del país 500.000 personas, principalmente jóvenes, más del 15% de la población registrada en la isla, que se suman al medio millón adicional que abondo el país desde 2006.

En México se presenta la victoria electoral de Andrés Manuel López Obrador del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), tras el hundimiento del gobierno de Peña Nieto, este último sacudido por la crisis económica, los escándalos de corrupción de la primera dama y Odebrecht, el escalamiento de la guerra contra el narcotráfico, el gasolinazo y su debilidad ante Trump. AMLO de dudoso origen priista y trayectoria como líder del hoy derechizado PRD, vence amplaimente en las elecciones generales, en su tercera candidatura presidencial y tras dos acusaciones anteriores de fraude en su contra, aunque es claro que lo hace con un programa desplazado hacia el centro político, que prometen la continuidad de las iniciativas estratégicas de los anteriores gobiernos. Esta continuidad incluye el renegociado TLCAN, reformado principalmente por la presión de Estados Unidos, en el nuevo marco del T-MEC, que mantiene el modelo librecambista con algunas reformas que pueden suponer mejoras relativas para los trabajadores de la industria maquiladora del norte del país. Sin embargo, también realiza algunos cambios como la suspensión del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) por presiones del movimiento vecinal. Mientras tanto se recrudece la guerra entre carteles tras la recaptura y extradición del Chapo Guzmán, continua la política de contención y deportación de migrantes centroamericanos y se desarrolla una nueva ola de feminicidios. La economía del país proyecta un crecimiento anual del PIB del 2.2%, una muy leve disminución frente al año anterior, explicada en parte por la caída de las producción minera. En el campo popular es importante anotar el desarrollo del movimiento de mujeres contra la violencia de género, la continuidad del proyecto zapatista pese al fracaso de la candidatura presidencial de Marichuy y el desarrollo de protestas obreras en la educación, el petróleo y la metalmecánica.

Se anuncia así un 2019 complicado, marcado por el empeoramiento de las condiciones económicas generales, una probable definición antipopular de la crisis venezolana y el fortalecimiento del giro derechista del continente. Tenemos entonces que prepararnos para resistir desde el movimiento social, afinando nuestra inteligencia y el compromiso con nuestros pueblos.

¡Arriba las que luchan!
Grupo Libertario Vía Libre

África austral / movimiento anarquista / entrevista Monday February 11, 2019 08:38 byWarren McGregor

Entrevista con Warren McGregor, del Frente Anarquista Comunista Zabalaza (ZACF), Sudáfrica. Warren McGregor es un activista nacido en los municipios de color de Cape Flats, ahora vive en Johannesburgo, donde participa en la educación de la clase obrera y sindical.

¿Qué es el anarquismo? ¿Quién gobierna realmente Sudáfrica? ¿Debemos formar un "partido de los trabajadores"? ¿Cómo aborda el anarquismo la opresión racial y nacional? ¿Cómo podemos construir el contrapoder de la clase obrera? ¿Cuál es la situación de la izquierda? ¿Cómo vinculamos las luchas por las reformas con la transformación revolucionaria y el contrapoder? ¿De dónde viene el anarquismo y cuál es su historia en Sudáfrica? ¿Hacia dónde vamos ahora?
http://anarkismo.net/article/31202


Leroy Maisiri (LM)[2] En primer lugar, muchas gracias por su tiempo y por hacerme un hueco en su apretada agenda. Por favor, comience indicando su nombre y cualquier afiliación política que tengas con organizaciones o movimientos de la izquierda.

Warren McGregor (WM): Es un placer, pero por favor, llámame "Warren" (tuteame). Soy miembro del Frente Anarquista Comunista Zabalaza (ZACF)[1], así como del Colectivo Anarquista Africano Tokologo (TAAC), y me identifico políticamente como anarquista.

LM: Parece que, en estos momentos, ha surgido de nuevo interés en formar un "partido obrero" en Sudáfrica. Algunos piensan que la Unión Nacional de Metalúrgicos de Sudáfrica (NUMSA) sería el corazón de ese partido, dada su reciente separación [Leer más...] de la Alianza Tripartita del Congreso Nacional Africano (ANC), el Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU) y el Partido Comunista Sudafricano (SACP). Otros ponen sus esperanzas en formaciones como el nuevo Workers and Socialist Party (WASP), o incluso en el Economic Freedom Fighters (EFF) de Julius Malema. Y mucha gente tiene grandes esperanzas de que el ANC pueda ser derrocado por tales partidos en las próximas elecciones. ¿Crees que en Sudáfrica se necesita un partido de los trabajadores?

WM: ¿Creo que hay necesidad de ello? No. En última instancia, hay que ver cuál sería el propósito del partido de los trabajadores: obviamente sería el mismo que el de todos los demás partidos, para, de cualquier manera, acceder al poder estatal. Históricamente, las ideas de un partido obrero como medio para que la clase obrera tome el poder y cambie la sociedad provienen de la tradición marxista y de la socialdemocracia, con el deseo de acceder al poder estatal a través de medios revolucionarios o (normalmente, en estos días) electorales.

Lo que los anarquistas podemos decir es que no hay necesidad de un partido obrero. Y, de hecho, sería muy perjudicial, no sólo aquí en Sudáfrica sino en todo el mundo, para la lucha de los trabajadores.

Fundamentalmente para nosotros, como anarquistas, el poder estatal es parte del problema de por qué tenemos una sociedad desigual. El poder real, el hegemónico, que ya es dominante en la sociedad es el poder de la clase dominante. Por "clase dominante", los anarquistas entendemos a aquellos que dominan tanto en la esfera económica como en la esfera estatal. E incluimos en la clase dominante a los jefes de las grandes empresas, pero también a los jefes de estado: a sus principales políticos y a los que dirigen el ejército, la policía y el poder judicial (por cierto, ninguno elegible), así como a los principales burócratas en el aparato gubernamental (tampoco no elegidos).

Así que los podemos incluir en la clase dominante. Nuestro análisis del estado incluye a las personas que dirigen el estado, como parte de la clase dominante. Las élites que dirigen las empresas, las élites dirigen el estado.

Debido a nuestro análisis del estado, no creemos que el mismo sea un instrumento a utilizar para reconstruir la sociedad, o para construir una sociedad igualitaria, y por lo tanto no creemos que el socialismo pueda ser creado a través del estado. Y por "socialismo" nos referimos a una sociedad sin clases y a la redistribución equitativa de la riqueza y el poder en la sociedad, lo que significa una sociedad sin Estado, porque el Estado centraliza el poder.

Siempre digo: si queremos crear una sociedad sin Estado e igualitaria, ¿cómo podemos utilizar el Estado? Es como decir: "De aquí a un año, quiero vivir con una dieta sin chocolate, así que no quiero comer chocolate - ¡y para hacerlo comeré mucho chocolate! ¡Y entonces tal vez el chocolate comience a desvanecerse!"

LM: Ya que has dicho "no" a un partido obrero, ¿cuál es la alternativa, según tú?

WM: Es continuar trabajando para construir el poder de la clase obrera en el país, pero lo que nosotros como anarquistas, con el programa del anarquismo, construiríamos específicamente es "contrapoder". Este es el poder que está en contra del poder hegemónico, esencialmente un poder en contra, y fuera y en contra del poder de la clase dominante - y de los estados y corporaciones.

Para nosotros esto significa cosas muy concretas. Se trata de construir el poder de la clase obrera para desafiar a la clase dominante, y su capacidad para reconstruir la sociedad desde abajo en algún momento en el futuro. Y los órganos del contrapoder incluirían sindicatos revolucionarios (sindicalistas) y grupos comunitarios y otras formaciones. Por "clase obrera" no incluimos aquí sólo a los obreros. Todas las personas que trabajan para otros por un salario y carecen de poder son trabajadores, sin importar sus trabajos, y además de trabajadores, la clase obrera incluye a las familias de los trabajadores, así como a los desempleados y, en general, a los pobres.

Al mismo tiempo, las organizaciones de la clase obrera del contrapoder no sólo deben ser organizaciones de lucha, sino también organizaciones de educación. Necesitamos una educación radical que incluya la capacidad de analizar críticamente lo que te rodea, no sólo la sociedad, sino también a ti mismo y a tu organización.

Se trata de construir una "contracultura" popular revolucionaria que aborde también las ideas, y temas como lo que entendemos por "revolución" o "democracia", y los ideales que queremos para la sociedad del futuro, ayudando a poner en práctica, ahora, en el desarrollo de nuestras organizaciones, estos ideales. Por lo tanto, el contrapoder y la contracultura están vinculados fundamentalmente.

Por "democracia" como objetivo, hablamos de una democracia radical, de una democracia directa, en la que las personas que forman parte de un determinado proyecto, comunidad, fábrica, estén implicadas en las decisiones claves y sean conscientes de las mismas, participando de los beneficios que se deriven de la puesta en práctica de las decisiones.

Para llegar a una sociedad directamente democrática en todas las esferas, necesitamos una transformación revolucionaria en todas las esferas. Pero para llegar a una transformación revolucionaria, necesitamos desarrollar la democracia directa ahora mismo en las organizaciones de contrapoder. Y también necesitamos desarrollar una actitud revolucionaria, un entendimiento y una conciencia revolucionarios. Al fin y al cabo, la capacidad de los órganos del contrapoder de desarrollarse hacia una transformación revolucionaria está determinada por el desarrollo de una contracultura revolucionaria, de una conciencia revolucionaria.

LM: Gracias, muy completo. Dices "transformación revolucionaria", ¿pero estamos destrozando el estado aquí? ¿Cómo encajan las reformas y las luchas inmediatas? ¿Y qué significa, concretamente, "transformación revolucionaria"?

WM: El anarquismo apunta a una transformación revolucionaria de la sociedad, y con esto queremos decir una revisión completa de la forma en que se gobierna y se organiza la sociedad, para "revolucionar" los asuntos económicos, sociales y políticos. El anarquismo no es caos o ausencia de reglas: pide un conjunto diferente de reglas, un orden diferente. No nos referimos a cambiar a la gente en lo alto de la sociedad, ni a nacionalizar la industria por parte del Estado: esto sigue significando que una clase dominante controla un sistema desigual.

Nos referimos a una sociedad en la que los medios de producción sean de propiedad común, una sociedad autogestionada y democratizada, sin jerarquías, sin opresión y sin clase dominante. Significa una sociedad autogestionada, socialista, igualitaria y democrática, con propiedad colectiva y libertad individual.

Esto es lo que entendemos por revolución.

Pero para llegar allí es necesario construir un contrapoder revolucionario de la clase obrera hasta el punto en que se pueda tomar el control de la sociedad, reemplazar al estado y al capital. Esto significa construir una base de masas.

Por lo tanto, en el proceso de desarrollo del contrapoder, es necesario atraer a la gente a las organizaciones. Eso significa poder efectuar cambios en el día a día, utilizando las luchas del día a día, basadas en la acción directa, no en las elecciones y el cabildeo, para mejorar la vida de las personas: luchar por mejores salarios, mejores condiciones de vivienda y acceso a mejores condiciones por parte del capital y del Estado.

Ser antiestatal no significa necesariamente que no se utilice la batalla por las reformas dentro de la lucha revolucionaria. La idea es que las reformas no son el todo y el fin de la lucha, y que el contrapoder sigue siendo autónomo, fuera y contra el Estado, y que las luchas por las reformas se ganan a través de la acción directa de los movimientos autónomos, y están vinculadas a la lucha por construir el contrapoder revolucionario y la contracultura.

Las luchas reformistas ayudan a desarrollar las capacidades revolucionarias, y estimulan, y las victorias y derrotas en las luchas cotidianas son herramientas educativas no sólo para las organizaciones populares en su conjunto, sino también para las personas de las organizaciones.

Las victorias ayudan a desarrollar un sentido de confianza de la persona como militante de la organización, como organizador y en la propia organización. Las derrotas pueden ser educativas si decidimos estudiarlas con un análisis crítico. La revolución es la meta, el fin, y las reformas son necesarias, no decisivas ni definitivas, sino pasos en el camino hacia la transformación revolucionaria.

LM: Quiero conocer tu opinión general sobre el estado de la izquierda y del anarquismo, ahora mismo.

WM: En general, la izquierda, durante los últimos treinta años, ha estado de retirada. La llegada de la globalización neoliberal y la reestructuración del control en las sociedades, han cambiado el equilibrio a favor de la clase dominante en todo el mundo, acompañado de ataques a las formaciones de la clase obrera. El colapso de la Unión Soviética, que fue básicamente el colapso del marxismo clásico, ha tenido un impacto masivo: se ve en un declive masivo del socialismo autoritario.

Pero también hemos visto, a pesar de que Francis Fukuyama llamó al período "el fin de la historia", varias luchas, en particular, las luchas de los movimientos sociales, las luchas de los desempleados, y la población rural y los campesinos. En todo el mundo hemos visto brotes, y estos nuevos movimientos han tomado hasta cierto punto el relevo de los que solían ser los sindicatos. Aunque los sindicatos están lejos de estar muertos.

También vemos una resurrección de un socialismo más libertario, en particular, el anarquismo. Ahora el anarquismo global está todavía en un proceso de no definirse necesariamente a sí mismo, sino de redefinición y redescubrimiento, de vincularse de nuevo a sus raíces históricas, y de recuperar partes de la teoría y la historia anarquistas que se han perdido o distorsionado. Por ejemplo, desde después de la Segunda Guerra Mundial, escribir sobre la historia anarquista se ha centrado en el norte de Europa y América, apoyándose en perspectivas que descartan la mayor parte del anarquismo que existió y existe a nivel mundial e histórico.

Y vemos que muchas de las luchas de hoy, por ejemplo, los movimientos de ocupación, también reflejan la influencia de ideas más libertarias e ideas anarquistas sin ser necesariamente puramente anarquistas. Muchas de esas ideas están empezando a encontrar más espacio en el mundo.

Sin embargo, queda un largo camino por recorrer para recuperar el espacio que los movimientos de la clase obrera solían tener hace unas décadas, cuando solían influir en la sociedad, y también para recuperar el espacio para las ideas revolucionarias de izquierda, especialmente el anarquismo, que pueden cambiar radicalmente la sociedad.

El hecho es que la derecha radical - en las variantes religiosa, fascista, populista y antiextranjera – es la que está acaparando la insatisfacción popular masiva contra las élites gobernantes.

LM: Sudáfrica también tiene una larga tradición de política de izquierda y de clase obrera: ¿dónde encaja el anarquismo aquí?

WM: El anarquismo a nivel mundial tuvo su edad de oro en términos de influencia entre los años 1870 y la década de 1930, y siguió siendo importante a posteriori, pero menos que los movimientos estatistas como el nacionalismo anticolonial y el marxismo clásico. Pero antes de eso el anarquismo era sin duda la idea socialista más dominante en el mundo, y su sindicalismo tuvo una gran influencia. Desempeñó un papel clave en el mundo colonial y postcolonial, incluso en las luchas anticoloniales y antiimperialistas.

Esto incluyó una influencia importante en las formaciones de trabajadores blancos y negros sudafricanos a principios del siglo XX. Pero es sólo a finales de la década de los 90 cuando se reaviva la presencia anarquista en Sudáfrica y se intenta organizar una nueva participación en las luchas de la clase obrera. Esto quiere decir que el anarquismo aquí todavía es una fuerza bastante pequeña, en primer lugar en la izquierda, y en segundo lugar, aún más pequeña en términos de influencia entre la clase obrera y los pobres.

Pero por otro lado, estamos creciendo no sólo como una organización y una fuerza organizada, sino que, lo que es más importante, las ideas del anarquismo, cuando se abordan de una manera adecuada y honesta, se ven favorecidas por la clase obrera negra de aquí. Más importante que formar parte de comités en coaliciones como el nuevo Frente Unido, promovido por NUMSA, o perseguir los sueños de los partidos políticos, es el trabajo sistemático con la clase obrera de base, para ganar influencia y desarrollar un cuadro de anarquistas de la clase obrera negra que estén involucrados en las luchas cotidianas, las luchas comunitarias, las luchas sindicales, etc.

LM: ¿Y la izquierda en Sudáfrica?

WM: Tengo mucho respeto, a pesar de los desacuerdos ideológicos y las diferencias en las opciones tácticas y estratégicas, por otros en la izquierda y en el movimiento progresista.

Hay diferencias reales en términos de estrategia y tácticas. Pero no somos sectarios: nuestra historia lo demuestra. Llevo en el movimiento anarquista unos seis años y medio, y los anarquistas conscientes tienen una larga tradición de participación en la lucha con las organizaciones de la clase obrera, y esto ha incluido el trabajo con una variedad de grupos socialistas y no socialistas.

No rechazamos en absoluto trabajar con otras organizaciones políticas, pero trazamos la línea cuando se trata de lo que estamos buscando: si algo va en contra de nuestros principios o va en contra de la clase trabajadora, trazamos la línea y no cooperamos.

Promovemos enfoques estructurados, democráticos y basados en el mandato para organizar y rechazar el estilo "populista" sudafricano. Esto está estrechamente relacionado con el ANC y sus filiales, y se centra en los líderes no electos e irresponsables y en los demagogos autoproclamados que dirigen las acciones de las multitudes que no tienen voz ni voto.

Fundamentalmente, no hay manera de que consideremos que un partido político, ya sea de izquierda o de derecha, pueda ser útil para la transformación revolucionaria o incluso para las reformas. Esto no excluye la posibilidad de que trabajemos, cuando sea necesario, con los partidos políticos - y no sólo con los socialistas independientes o revolucionarios, porque trabajaríamos con los miembros ordinarios del SACP y del ANC en las luchas. Estas organizaciones tienen un gran número de miembros de la clase trabajadora de base y se pude interactuar con los mismos.

Pero ¿como medios para un cambio radical? El SACP y el ANC y, de hecho, todas las demás partidos, incluido el FEP, no pueden ser estos medios. Las elecciones no ayudarán y no ayudan. Para llegar a cualquier parte en las elecciones, la izquierda tendría que destinar recursos, recursos que podrían utilizarse para construir la organización de la clase obrera y la educación, para conseguir que la gente vote, e incluso si se ganan escaños, los representantes se convierten en parte del problema, en parte del aparato estatal y de la clase dominante. Si la militancia se canaliza hacia las elecciones o hacia un partido de los trabajadores, significa finalmente la subyugación de la militancia de la clase obrera a las elecciones.

Apoyaremos cualquier iniciativa que movilice a la gente y que tenga el potencial de convertirse en contrapoder o en un espacio para ganarse a la gente con nuestras ideas, y para construir una contracultura. Pero un partido obrero y la campañas electorales son un callejón sin salida, una tumba para la izquierda, la democracia y la política de la clase obrera.

Lo que va a cambiar la sociedad es una oleada de organización de la clase obrera, estructurada, democrática y capaz de desarrollarse en la dirección de la contracultura y la contracultura, no una unidad de la izquierda, que no es realmente posible. Y esta oleada requiere no sólo organizar a la gente, sino también cambiar las ideas que tienen.

Nosotros, los anarquistas, no somos mesías que vamos a cambiar el cambio actual, la transformación revolucionaria. Es la clase obrera la que, a través de una larga y dura lucha tanto con la victoria como con la derrota, construyendo organización y conciencia, a pesar de sufrir muchas pérdidas, la que cambiará el mundo. No es una solución rápida, no es una política de promesas electorales o de libertad desde arriba. El poder estatal y las elecciones nunca han funcionado para la clase obrera: esa es la solución rápida que no arregla nada.

Por ejemplo, el EFF: en el poder se ha retractado de sus promesas y ha reproducido muchas de las características del populismo del CNA.

LM: Gracias una vez más, por su aportación y su tiempo.


NOTAS

1] El Frente Comunista Anarquista de Zabalaza (ZACF), formado en 2003, es un grupo revolucionario que trabaja principalmente con grupos en municipios de la provincia de Gauteng. Rechaza la participación en las elecciones, con el objetivo de construir una democracia radical, algo similar al proyecto de "poder popular" del Frente Democrático Unido (UDF), pero fuera y contra el aparato estatal. La UDF, formada en 1983, era una amplia coalición antiapartheid de organizaciones eclesiásticas, comunitarias, deportivas, juveniles y de otro tipo. Esto implicaría una sociedad igualitaria basada en la propiedad colectiva de los medios de producción, la autogestión, la planificación participativa, y la producción y distribución por necesidad, en un sistema socialista sin estado.

2] Referencia: Warren McGregor, 2018, "Anarquismo-Comunismo: Building Black Working Class Counter Power against State, Capital and National Oppression[Entrevista con Leroy Maisiri]", en Kirk Helliker y Lucien van der Walt (eds.), Politics at a Distance from the State: Radical and African Perspectives, Routledge: Londres, Nueva York, págs. 156-161.

Διεθνή / Αναρχικό κίνημα / Γνώμη / Ανάλυση Sunday February 10, 2019 14:55 byDmitri

Δεν είμαστε προφήτες περισσότερο από ό,τι οι άλλοι άνθρωποι κι αν προσποιούμαστε ότι προσφέρουμε μια επίσημη λύση σε όλα τα προβλήματα που θα εμφανιστούν στη ζωή της μελλοντικής κοινωνίας, θα πρέπει να έχουμε όντως μια περίεργη ιδέα για την κατάργηση της κυβέρνησης.

- Από το βιβλίο “Στο δρόμο για την Αναρχία”
εκδόσεις “Κατσάνος”
Αποσπάσματα από το Άρθρο “Στο δρόμο για την Αναρχία” που πρωτοδημοσιεύθηκε στο περιοδικό "Le Reveil" το 1910
{…} Δεν πρόκειται, επομένως, να φτάσουμε στην αναρχία ούτε σήμερα, ούτε αύριο, ούτε σε δέκα αιώνες• απλώς,θα πορευόμαστε προς την αναρχία, σήμερα, αύριο και πάντα. {…}

Αποσπάσματα από το Άρθρο
 “Οι Αναρχικοί και η Ηθική”, που πρωτοδημοσιεύθηκε στο περιοδικό "Le Reveil" το 1904
{…} Λησμονούν, ότι για να καταπολεμήσεις σωστά μια ηθική, οφείλεις να αντιπαραθέσεις, τόσο στη θεωρία όσο και στην πράξη, μια ηθική ανώτερη. Και καταλήγουν, με τη βοήθεια της ιδιοσυγκρασίας τους και των περιστάσεων, να γίνουν ανήθικοι με όλη τη σημασία της λέξης, άνθρωποι δηλαδή χωρίς κανόνες συμπεριφοράς, χωρίς κριτήριο που να καθοδηγεί τις πράξεις τους, που υποκύπτουν παθητικά στην παρόρμηση της στιγμής. Σήμερα, στερούνται το ψωμί για να βοηθήσουν έναν σύντροφο• αύριο, θα σκοτώσουν άνθρωπο για να πάνε στις πουτάνες. {…}

- Από το βιβλίο “Χωρίς Εξουσία” εκδόσεις "Ελεύθερος Τύπος "
Αποσπάσματα από το Κεφάλαιο "Αναρχία"
{…} Δεν είμαστε προφήτες περισσότερο από ό,τι οι άλλοι άνθρωποι κι αν προσποιούμαστε ότι προσφέρουμε μια επίσημη λύση σε όλα τα προβλήματα που θα εμφανιστούν στη ζωή της μελλοντικής κοινωνίας, θα πρέπει να έχουμε όντως μια περίεργη ιδέα για την κατάργηση της κυβέρνησης. {…}

- Από το βιβλίο “Περί Αναρχισμού και Βίας” εκδόσεις “Ελευθεριακή Κουλτούρα
Αποσπάσματα από το Άρθρο "Ο επαναστατικός τρόμος”, που πρωτοδημοσιεύθηκε στο περιοδικό "Pensiero e Volonta", Νo 19 στις 10 Οκτώβρη 1924
{…} Αν, προκειμένου να νικήσουμε, θα έπρεπε να στήσουμε κρεμάλες στις πλατείες, θα προτιμούσα να χάσουμε. {…}
{…} αλλά να θυμόμαστε πάντοτε ότι εμείς οι αναρχικοί δεν μπορούμε να είμαστε ούτε εκδικητές, ούτε "τιμωροί".
Εμείς θέλουμε να είμαστε απελευθερωτές και οφείλουμε να δράσουμε ως τέτοιοι μέσω της διδαχής και του παραδείγματος. {…}
{…} [Ο Τρόμος] αντί να χρησιμεύει για την υπεράσπιση της επανάστασης, τη δυσφημεί, την κάνει μισητή στις μάζες και, μετά από μα περίοδο άγριων συγκρούσεων, καταλήγει αναγκαστικά σε αυτό που σήμερα θα αποκαλούσαμε "εξομάλυνση", δηλαδή τη νομιμοποίηση και τη δικαίωση της τυραννίας. {…}
{…} Υπάρχουν εκείνοι που για κάποιον λόγο δεν θέλουν, ή δεν μπορούν να γίνουν φασίστες• αλλά είναι διατεθειμένοι να κάνουν στο όνομα της "επανάστασης", εκείνο που οι φασίστες κάνουν στο όνομα της "πατρίδας". {…}

Αποσπάσματα από το άρθρο “Ηθική και βία”, που πρωτοδημοσιεύθηκε στην εφημερίδα "Umanita Nova" στις 21 Οκτώβρη 1922

{…} Αν εγείρετε από την ψυχή των προλετάριων το αίσθημα της δικαιοσύνης και το κατευθύνετε στη χρησιμοποίηση χωρίς όρια και χωρίς δισταγμούς της βίας, "εφόσον έτσι κάνουν οι μπουρζουάδες και οι κυβερνήσεις", μπορείτε να φτιάξετε ληστές, αλλά δεν μπορείτε να φτιάξετε επαναστάτες {…}
{…} Αν αυτή είναι η γενική αίσθηση, αν μπουρζουάδες και προλετάριοι, αν φασίστες και ανατρεπτικοί στερούνται εξίσου κάθε ηθικού μέτρου, δεν θα πρέπει να ελπίζουμε πολύ για την ανθρωπότητα, ή μάλλον θα χρειαζόταν να εναποθέσουμε κάθε ελπίδα στην καλή γυναικούλα, που δεν γνωρίζει από πολιτική και ταξική πάλη, αλλά υποφέρει και δακρύζει όταν βλέπει κάποιον να υποφέρει. {…}
{…} Αλλά η βία μας πρέπει να είναι αντίσταση των ανθρώπων εναντίον κτηνών και όχι άγρια σύγκρουση θηρίων με θηρία.
 Όλη αναγκαία βία για τη νίκη• αλλά τίποτα περισσότερο ή χειρότερο.{…}

*Πηγή: http://eleftheriahtipota.blogspot.com/2010/12/blog-post_19.html

This page has not been translated into 한국어 yet.

This page can be viewed in
English Italiano Català Ελληνικά Deutsch



#Nobastan3Causales: seguimos luchando por aborto libre en Chile

#Nobastan3Causales: seguimos luchando por aborto libre en Chile

Sun 24 Feb, 11:11

browse text browse image

textLa derrota de Estados Unidos en Afganistán Feb 22 13:09 by Rafael Poch de Feliu 0 comments

textImperialism and Capitalism: As American as Apple Pie? Feb 19 16:42 by James Parisot 0 comments

44028850_2256781831208393_6522164708085071872_n.png imagevideoaudioΓκ. Λαντάουερ, Η κο&... Feb 19 15:41 by Dmitri (ed.) 0 comments

www.kar_.org_.png imagevideoaudioΜακεδονικό και α_... Feb 16 23:05 by The blast 0 comments

textLa apropiación patriarcal del discurso feminista Feb 16 17:45 by Paula Fraga Arias 0 comments

textWhat Colour is Your Vest? The Gilets Jaunes Revolt Shaking France Feb 14 20:53 by Stefan Kipfer 0 comments

vice.jpg imagevideoaudioMovie Review: VICE (2018) Feb 14 19:18 by LAMA 0 comments

imagenzapa.gif imagevideoaudioAnálisis de la coyuntura de América Latina para 2019 Feb 14 02:21 by Grupo Libertario Via Libre 0 comments

460_0___30_0_0_0_0_0_warren.jpg imagevideoaudioConstruyendo un contrapoder de la clase obrera negra contra la opresión estatal, capital y... Feb 11 08:38 by Warren McGregor 0 comments

e35653937db15bc51981edd25982f9d4.jpg imagevideoaudioΜικρό αφιέρωμα σ`... Feb 10 14:55 by Dmitri 0 comments

wayneprice_1.jpg imagevideoaudioWhat is “Primitive Accumulation”? Marx’s and Kropotkin’s Viewpoints—A Background Feb 10 14:27 by Wayne Price 0 comments

declaracio769nantelasituacio769nenvenezuelafebrero2019300x300.png imagevideoaudioDeclaración de la Federación Anarquista Uruguaya y la Coordinación Anarquista Brasilera So... Feb 07 17:13 by FAU y CAB 0 comments

textNew Interview with NZ activist Alex Pirie Feb 06 12:24 by AWSM 0 comments

img014.jpg imagevideoaudioΜακεδονικό: Παγκa... Feb 05 22:35 by Blackbatmarx 0 comments

fao19.png imagevideoaudioComunicado público- verano 2019-. Feb 04 22:46 by Frente Anarquista Organizado 0 comments

uf.jpg imagevideoaudioUnidade Da Esquerda Ou Frente Classista? Feb 04 18:56 by Warren McGregor 0 comments

textWhat Bernie Sanders Could Learn From Venezuela Feb 03 11:25 by Nick Pemberton 0 comments

2019_02_21___2.jpg imageΕνάντια στους εν^... Feb 01 21:50 by BA 0 comments

1070099052_1.png imageΔιδάγματα από τα ... Jan 31 17:39 by Melbourne Anarchist Communist Group 0 comments

1070099052.png imageLessons from the Yellow Vests Jan 30 20:36 by Melbourne Anarchist Communist Group 0 comments

textReflexiones de un anarquista catalán sobre los sucesos en Venezuela Jan 30 08:48 by https://alma-apatrida.blogspot.com 0 comments

palestine.jpg imagePalestina In Lotta, Sempre Jan 28 22:42 by Gianni Sartori 0 comments

a0456565350_10.jpg imageOcalan Libero! Liberare Tutti! Jan 28 22:39 by Gianni Sartori 0 comments

r0_0_800_600_w1200_h678_fmax.jpg imageInvasion Day 2019 Jan 26 18:13 by Melbourne Anarchist Communist Group 0 comments

conspiracy.png image10 Steps to Detecting Conspiracy Theories & Bullshit Jan 22 10:57 by Pink Panther 0 comments

solidaridad.jpg image[Colombia] Solidaridad para con las víctimas... todas las víctimas Jan 21 08:21 by Grupo Estudiantil Anarquista 0 comments

bolsonaro_campaign.jpg imageRight-Wing Rising: A Comprehensive Look at What’s Happening in Brazil Jan 21 05:15 by BrunoL 0 comments

17883951_10154982962526900_1731651346826620226_n.jpg imageCurdi Sotto Tiro Jan 18 02:57 by Gianni Sartori 0 comments

bangladesh_garment_workers.jpg imageLo Spettro Della Lotta Di Classe Si Aggira In Bangladesh Jan 17 02:06 by Gianni Sartori 0 comments

alfamir.jpg imageAtentado a Alfamir Castillo: La impune maquinaria del sicariato contra los dirigentes popu... Jan 16 20:53 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

more >>
© 2005-2019 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]