user preferences

New Events

América Central / Caribe

no event posted in the last week

Ayití: Mucho circo, pero nada de pan

category américa central / caribe | imperialismo / guerra | opinión / análisis author Saturday September 06, 2008 09:22author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

Un pueblo que recibe los embates del clima, del hambre y de la ocupación

Mientras el circo político que es el Estado haitiano elegía una nueva primera ministra, el pueblo ayisien era golpeado por el triple flagelo de la ocupación militar, una oleada de huracanes y el hambre.
Imágen devastadora de la ciudad de Gonayiv inundada
Imágen devastadora de la ciudad de Gonayiv inundada


¡Primera Ministra habemus! Luego de que el anterior primer ministro, Jacques Edouard Alexis, fuera obligado a renunciar el 12 de Abril en medio de las protestas de un pueblo hambriento, que se rebelaba ante el alto costo de los alimentos y la ocupación, hoy fue ratificada en el cargo, por el senado haitiano, Michele Pierre-Louis[1]. Su elección, que ya se había efectuado a fines de Julio, pero que precisaba de ratificación, puso fin a una aguda polémica que enfrentó a los sectores de la clase dominante haitiana, la cual, dicho sea de paso, se encuentra plagada de contradicciones internas. En esta polémica, varios candidatos fueron rechazados por el Senado (entre ellos el favorito del presidente Préval, Ericq Pierre, y también a Robert Manuel). Ella se convierte así la segunda mujer en la historia haitiana ocupando este cargo, después de Ertha Pascal-Trouillot en 1990. Su elección no es una sorpresa para nadie, salvo por el hecho de que se trata de una mujer, aunque no dejó de suscitar cierta polémica por los rumores respecto a su homosexualidad[2], todo un escándalo para el conservadurismo haitiano que aportaba la dosis picante a la noticia para que el circo fuera completo. Ella es una carta fiable para los grandes intereses económicos tras la ocupación, puesto que es una funcionaria de FOKAL, una ONG del Instituto para una Sociedad Abierta del magnate Georges Soros, y como tal, será una leal defensora de los intereses de la clase que la alimenta. Pese a haber sido parte del gobierno de Aristide en 1991, participó activamente en las protestas del 2003 que sirvieron de preámbulo al Golpe de Estado de Febrero del 2004[3].

La cámara de diputados ya aprobó su programa de gobierno[4], el cual consiste en los típicos lugares comunes, tan ambiguos como vacíos, a los que estamos acostumbrados en las latitudes tercermunditas: creación de empleos (sin importar que sean para ganar tres chauchas que no alcancen para una taza de arroz), ambiente favorable para la inversión nacional y extranjera (léase, más precariedad, menos derechos laborales, estándares ambientales más bajos, obediencia disciplinada a los caprichos de los gwo nég –ricos haitianos- y una apertura irracional al todopoderoso capital extranjero que como por arte de magia, se supone, que traería consigo todas las soluciones), y como no, la seguridad, recordemos que es un país ocupado militarmente por una misión dizque humanitaria, la MINUSTAH (es decir, más ayisiens en las cárceles, más masacres en los barrios populares, más ocupación en una palabra).

La única diferencia, es que dice que hará la producción de alimentos una prioridad de su gobierno –lo cual no es nada extraño debido a las circunstancias en las cuales su predecesor fue forzado a renunciar. Pero esto no es más que una declaración de buenas intenciones, que en la práctica será sumamente difícil de cumplir y que seguirá siendo una auténtica espada de Damócles sobre el régimen de la ocupación. Sus compromisos con el gran Captial son evidentes y cualquier intento de estimular la producción local, pasa primero por apoyar a los ti peyizans (pequeños campesinos) y luego por desbaratar la maraña neoliberal impuesta por el FMI en 1986 y en 1994 para bajar los aranceles a la importación de alimentos; a lo cual, obviamente, se opondrán los patrones del régimen en Washington y sus socios importadores locales, por ser medidas “proteccionistas ilegítimas”, que, en última instancia, estarían en contradicción con el objetivo manifiesto de “crear un ambiente favorable para la inversión”. ¡Ni qué decir de hacer una reforma agraria! Que ni se les pase por la mente[5]. En definitiva, la sumisión al gran Capital podrá más que toda la retórica por bien intencionada que ésta pueda ser.

Como prueba de esto, el gobierno de la dupla Préval-Pierre Louis se inaugura con nuevas manifestaciones ante el precio de los alimentos y el hambre popular: el 25 de Agosto, nuevamente se levantaban barricadas en la sureña ciudad de Les Cayes (Okay). Cientos de hambrientos pobladores del barrio popular La Savane se enfrentaban a la Policía y a las fuerzas de ocupación demandando solución al hambre, y aunque las manifestaciones no se extendieron como en Abril, sí demostraron que el problema fundamental de la subsistencia en los bidonville de Ayití sigue pendiente, así como demostraron que el pueblo ayisien tiene la disposición de seguir luchando en las calles en contra del régimen que los mantiene en la inanición. Como habíamos advertido[6], las medidas de emergencia que Préval había decretado para paliar la crisis alimentaria de Abril eran insuficientes, simbólicas y no tocaban los problemas profundos de carácter estructural que enfrenta Ayití. Decíamos entonces que, como mucho, estas medidas podrían apaciguar temporalmente la protesta ayisien. Uno de los manifestantes del 25 de Agosto daba la razón a nuestras conclusiones al declarar: “Salimos a protestar en Abril porque los precios del arroz y otros alimentos eran demasiado caros, pero los precios, desde entonces, se han duplicado. El Presidente Préval, así como los políticos en el parlamento, no hacen nada para resolver estos problemas”[7]. No, qué va: están demasiado ocupados en el circo.

Y como si con el hambre fuera poco, la reciente oleada de huracanes ha puesto en evidencia, no solamente la insondable miseria y vulnerabilidad de Ayití, sino que la inoperancia de la MINUSTAH para ayudar al pueblo cuando éste lo necesita. El país ha sido golpeado por tres huracanes (Fay, Gustav, Hanna), mientras que otro huracán se avecina la semana que viene (Ike). La población, principalmente en Gonaíves (Gonayiv) y en el departamento de Artibonite (Latibonit), ha sido duramente golpeada: ha sufrido deslizamientos de tierra, inundaciones, se han visto aislados. Las víctimas, hasta el momento, suman más de 200. Y los efectos sobre los sembrados son igualmente devastadores, lo cual agrava el problema del hambre en este país[8]. Y las fuerzas de ocupación (MINUSTAH), que recordemos que pretende mostrarse como una misión “humanitaria”, no han hecho nada por ayudar a la población, y han sido impotentes en llevar alimentos y ayuda a las poblaciones aisladas[9]. Es interesante contrastar esta inoperancia, con la eficacia con la cual reprimen y violentan al pueblo ayisien[10].

El pobre Ayití desangrado, se retuerce entre el hambre, la ocupación y los vientos huracanados que destrozan implacablemente lo poco que aún queda en pie en esa golpeada nación. Mientras tanto, el espectáculo circense de la política sigue su curso normal, dejando en claro una vez más el abismo que separa a esa clase política autista de un pueblo que amasa pacientemente su rebelión en la peor de las adversidades.

Un manifestante en las calles de Okay, aquel 25 de Agosto, decía: “Los partidos políticos y legisladores se pelean por controlan al gabinete, pero no parecen preocuparse demasiado por su pueblo que se muere de hambre”[11]. En épocas del imperio romano, se decía que al pueblo se le mantenía contento a punta de “Pan y Circo”. Pero en Ayití, tenemos el circo montado por el gobierno y la “comunidad internacional”, pero no se ve ni un poco de pan. Y el circo sin pan no deja contento a nadie: es más, se convierte en una fórmula segura para fomentar la ira popular. Y debemos recordar que de la ira popular a la conciencia para luchar por la transformación social hay un solo paso...

José Antonio Gutiérrez D.
5 de Septiembre del 2008


[1] http://es.noticias.yahoo.com/efe/20080905/twl-el-senado-haitiano-ratifica-a-michel-e1e34ad.html

[2] http://noticias.aol.com.mx/articulos/_a/legisladores-haitianos-ratifican-a/n20080731205009990003

[3] “Pierre-Louis’ task in Haiti : to revive a wounded nation” Jacqueline Charles, The Miami Herald, 18 de Agosto, 2008.

[4] http://espanol.news.yahoo.com/s/reuters/080830/latinoamerica/latinoamerica_haiti_primerministro_sol

[5] Hemos analizado suficientemente el impacto de las politicas neoliberales del FMI en el campo ayisien en “Ayiti: entre la liberación y la ocupación” http://www.anarkismo.net/article/4651

[6] “Ayiti, ¿Hacia un nuevo dechoukaj?” http://www.anarkismo.net/article/8633

[7] http://www.iht.com/articles/reuters/2008/08/25/america/OUKWD-UK-HAITI-UNREST.php

[8] http://www.haitiaction.net/News/storm/2008/GUSTAV/8_26_8.html http://www.haitiaction.net/News/storm/2008/HANNA/8_30_8.html

[9] http://espanol.news.yahoo.com/s/ap/080905/clima/car_cli_haiti_azotado

[10] Un artículo de Henry Boisrolin trata también sobre esta cuestión http://www.anarkismo.net/article/9796

[11] http://www.iht.com/articles/reuters/2008/08/25/america/OUKWD-UK-HAITI-UNREST.php

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Neste 8 de Março, levantamos mais uma vez a nossa voz e os nossos punhos pela vida das mulheres!
© 2005-2019 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]