user preferences

Balance de las movilizaciones del 19 y el 21 de noviembre de 2020

category venezuela / colombia | miscellaneous | opinión / análisis author Tuesday December 01, 2020 10:19author by ViaLibre - 1 of Anarkismo Editorial Groupauthor email grupolibertariovialibre at gmail dot com Report this post to the editors

Los pasados días 19 y 21 de noviembre se presentaron dos jornadas de movilización y protesta nacional que consideramos importante reseñar y analizar.
10.jpg

Los pasados días 19 y 21 de noviembre se presentaron dos jornadas de movilización y protesta nacional que consideramos importante reseñar y analizar. En primer lugar en la jornada del jueves 19 de noviembre, en la que el Comité Nacional de Paro busco centrar sus fuerzas, se convocaron marchas en al menos 22 ciudades del país. Ese día en Bogotá se presentó una clásica movilización sindical desde el parque nacional hasta la plaza de Bolívar, desde las horas de la mañana, con unos 7.000 asistentes. Es reseñable la participación de la CUT, con trabajadoras de la salud con ANTHOC, Sintraiss y la coordinadora gremial salud en paro de este sector, las maestras de Ade y una pequeña columna de Adec, las petroleras de la USO, las empleadas bancarias de UNEB o Anebre, trabajadores universitarios como Sintraupn, así como delegaciones de trabajadoras públicas de la CGT y la CTC.

Además se sumó una caravana vehicular de activistas sindicales en el fondo de la movilización, así como habitantes de barrios populares y asociaciones de trabajadoras del reciclaje, al tiempo que se presentaba en el centro de la ciudad una pequeña concentración por la libertad de las detenidas políticas. En la jornada participamos con una pequeña delegación rojinegra y morada y negra activistas del Grupo Libertario Vía Libre en conjunto con compañeras de la Coordinadora de Procesos de Educación Popular (CPEP) En Lucha.

Con una reivindicaciones centradas en la exigencia de medidas sociales contra la actual crisis socio sanitaria y su impacto económico, y el cumplimiento del difuso pliego nacional de exigencias, una vez más el único sector que realizo una huelga, parcial y mermada fue el de los docentes estatales, y aunque es posible que se hayan presentado niveles bajos de anormalidad laboral en algunas instituciones estatales y el sistema judicial, no se presentó una paralización real de la actividad económica general.

Dos días después, el sábado 21 del mismo mes, fueron convocadas por un conjunto más desarticulado de organizaciones sociales y políticas al menos 15 actividades de movilización principalmente concentradas en Bogotá, la mayoría de las cuales no se realizaron o se presentaron en muy limitadas dimensiones.

Ese día en la capital, donde se mostró la estrategia del gobierno que combinaba militarización con presencia de soldados y policía militar en el centro de la ciudad y jornadas de descuentos con la fiebre consumista del tercer día sin iva, se presentó un muy disminuido acto cultural en la plaza de Bolívar que se suponía recogería los asistentes a 4 actividades más y un concierto en el parque de los Hippies, con fuerte desconexión del resto de la jornada.

Así mismo se registraron pequeñas marchas con decenas de asistentes en la Universidad Nacional que devinieron en choques con la Policía, así como la Plaza de la Hoja en el centro y el sector de Los Héroes en el norte. Más adelante en horas de la tarde algunas centenas de personas se movilizaron desde el Parque Nacional hasta la Calle 19 frente a la placa recordatoria de Dilan Cruz. En la tarde noche se presentó una más interesante marcha barrial en Ciudad Bolívar y Bosa en horas de la noche que concluyo con un acto cultural.

Elementos de balance

Las actividades del 19 y el 21 de noviembre de 2020, a un año de la gran jornada de protesta nacional de 2019, muestran un reflujo considerable y suponen una relativa derrota política del movimiento popular. El que se supone sería el segundo paro general del año y el séptimo movimiento de este tipo durante el gobierno de Iván Duque tras la magra convocatoria de 2018 y las fluctuantes 4 jornadas convocadas de 2019, mostro resultados escasos, e incluso más limitados que los de las convocatorias previas al mes de noviembre del año pasado.

Aunque el segundo semestre del año en curso mostro una reactivación de los niveles de movilización, es claro que por diversos factores que debemos indagar en profundidad y pueden pasar por el agotamiento físico y político, la pandemia y la crisis económica, la represión contra ciertos sectores políticos, o los efectos de la revuelta del 9 y 10 de septiembre, no se presentó continuidad con el movimiento del año pasado y los sectores de jóvenes populares que emergieron en el último bimestre de 2019 se han fragmentado y replegado. El veintiunismo, esto es la convocatoria ritual a movilización todos los días 21 del mes con la esperanza de mantener vivo el movimiento de noviembre-diciembre de 2019, que inicio su dinámica ritual desde enero de este año y se instaló desde el mes de agosto, concluyo como era evidente desde temprano, con un fracaso claro.

Las movilizaciones del 19 y la del 21 de noviembre de este año, la segunda de forma mucho más dramática que la primera, fueron claramente más pequeñas que la jornada de la protesta de hace un mes, realizadas el pasado 21 de octubre, que lograron la asistencia de sectores sociales más diversos y una mayor concurrencia de las bases sindicales. En esta jornada además varias de organizaciones supuestamente convocante como la burocracia estudiantil de la ACRES o las confederaciones pensionales tuvieron una asistencia menos que simbólica. Por otro lado, simplemente no hay marco de comparación con la masiva movilización sindical y popular por el centro de la capital que se presentó en el marco del paro nacional del 21 de noviembre de 2019.

Aunque no es un fenómeno nuevo, el movimiento sindical mostro sus problemas interconectados de burocratización y fragmentación, en los que por un lado una mayoría de sindicatos pequeños no logran convocar para marchar a su junta directiva con permiso sindical, y por otro, las organizaciones medianas incorporaron gran número de jóvenes pagados para cargar banderas y pancartas, cuya presencia en ocasiones excede el número de afiliados, y en donde los artistas contratados para dinamizar resultan siendo centrales, a pesar de sus escasos elementos reivindicativos.

En parte por la severa afectación de la pandemia y las medidas de distanciamiento social, el trabajo social de base que habíamos señalado vital para recomponer el movimiento surgido de las jornadas de protesta nacional de 2019, se debilito o paralizo. Abordar esta tarea sigue siendo inaplazable desde la perspectiva socialista libertaria, aunque claramente será necesario enfrentarla bajos las nuevas circunstancias de repliegue relativo del movimiento.

¡Arriba las que luchan!

Grupo Libertario Vía Libre

Related Link: https://grupovialibre.org/2020/12/01/balance-de-las-movilizaciones-del-19-y-el-21-de-noviembre-de-2020/
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2021 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]