user preferences

Afrontemos la pandemia y la crisis, fortalezcamos la solidaridad obrera y popular

category venezuela / colombia | miscellaneous | opinión / análisis author Tuesday May 19, 2020 01:52author by ViaLibre - 1 of Anarkismo Editorial Groupauthor email grupolibertariovialibre at gmail dot com Report this post to the editors

En el presente textos repasamos la historia de la conmemoración y sus proyecciones al presente, las nuevas luchas de las trabajadoras de la salud y otros sectores económicos en medio de la situación, los despidos masivos y las diversas formas de protesta popular que ha adelantado la población de los barrios populares, las migrantes y las privadas de la libertad y los elementos de solidaridad obrera y popular desplegados ante la coyuntura.
cabezote_1_de_mayo_2020.jpg

Hoy el 1 de mayo, día internacional de las trabajadoras, se desarrolla en medio de la pandemia y la crisis mundial generada por el coronavirus, que ha dejado un rastro lamentable hasta el 29 de abril de al menos 219.000 muertes humanas en el mundo en su mayoría prevenibles y curables, sin contar con los enorme cantidad de casos ocultados por los Estados. En Colombia la enfermedad se ha cobrado hasta la fecha 269 vidas, y el país vive en medio de una cuarentena tardía y sin garantías sociales ordenada por el gobierno de Iván Duque, generada tras varias semanas de negligencia de empresas y autoridades, especialmente de los sectores de transporte y salud. La crisis sanitaria y social, ha tenido un profundo impacto en la vida de decenas de millones de trabajadoras.

En el presente textos repasamos la historia de la conmemoración y sus proyecciones al presente, las nuevas luchas de las trabajadoras de la salud y otros sectores económicos en medio de la situación, los despidos masivos y las diversas formas de protesta popular que ha adelantado la población de los barrios populares, las migrantes y las privadas de la libertad y los elementos de solidaridad obrera y popular desplegados ante la coyuntura.

Historia para un presente de lucha
El 1 de mayo, conmemoración laica, colectiva y propia de la clase trabajadora, recordamos la gran huelga general iniciada ese mismo día, el año 1886 en todo Estados Unidos por la consecución de la jornada laboral de 8 horas sin pérdida de salarios, en un mundo laboral marcado por la inestabilidad de los contratos, las peligrosas condiciones de trabajo y la precariedad de las políticas sociales. Destacamos la gran huelga de las obreras de la fábrica McComick, iniciada en febrero de ese año contra los descuentos salariales, fuertemente reprimida por la Policía y los rompehuelgas el 3 de mayo de ese mismo 1886, con cerca de 6 huelguistas asesinados. Recordamos la actuación de los activistas obreros anarquistas Albert Parsons, August Spies, Adolf Fischer, George Engel, Louis Lingg, Michael Schwab y Samuel Fielden, reconocidos como los “Mártires de Chicago” detenidos por los hechos de la Revuelta de Haymarket con el propósito de golpear el sector más dinámico del movimiento popular, cuyo caso despertó un movimiento mundial de solidaridad entre trabajadoras, y sin embargo 4 de ellos resultaron ejecutados el 11 de noviembre de 1887. Reseñamos la campaña de protesta mundial por las 8 horas de trabajo acordada por el Congreso Obrero y Socialista de 1889 impulsada por la incansable activista Lucy Parsons y las huelgas coordinadas por ese objetivo y lideradas por las socialistas libertarias que desde 1890 sacudieron España y Francia, y luego Cuba, Argentina y Uruguay.

El 1 de mayo recordamos los desarrollos de la actividad obrera independiente en Colombia simbolizada con la primera movilización por el día de las trabajadoras ocurrida en 1914 en el país, y unos años después, las luchas obreras que desde 1925 fueron organizadas por la Federación Obrera de Colombia (FOC) y la Federación Obrera del Litoral Atlántico (FOLA) sindicalistas libertarias que consiguieron con huelga y organización, las 8 horas de trabajo para muy diversos sectores obreros. El 1 de mayo así mismo recordamos las luchas contra la violencia y la prohibición sindical en 1940 y 1950, contra el Estado de Sitio y la ilegalización de la protesta en 1970 y contra el terror paramilitar, las privatizaciones y por el derecho a la vida en 1990. El 1 de mayo recordamos también al joven estudiante libertario Nicolás David Neira mortalmente herido por las fuerzas del Escuadrón Móvil Anti Disturbios (ESMAD) de la Policía, en la movilización del día de las trabajadoras de 2005 en Bogotá, en medio de la lucha contra los tratados de libre comercio y la guerra.

Nuevas luchas de las trabajadoras de la salud
La crisis generada por el Covid-19, que agrava los profundos problemas del sistema hospitalario, desató una nueva ola de luchas de las trabajadoras del sector salud. De esta forma se adelantó el plantón nacional el pasado 15 de abril convocado por el Sindicato ANTHOC con importante actividad de las trabajadoras del Hospital San Vicente de Paul en Santa Rosa de Cabal, Caldas. Así mismo, el 16 de abril inició una huelga del personal de lavandería del hospital San Francisco de Asís de Quibdó por retraso en pago de salarios y el 17 de abril se realizó una concentración de las trabajadoras de la Clínica del Bosque de Cartagena por falta de suministros para enfrentar la emergencia. En las mismas fechas se desarrolló una huelga en el Hospital San Rafael en Leticia con amenaza de renuncia colectiva del personal, sino se brindan los recursos financieros y médicos necesarios para la atención. El 20 de abril continuaron las protestas de las trabajadoras de la Clínica de Apartado, Antioquia, por el retraso de 3 meses en el pago de salarios.

El 21 de abril se organizaron cacerolazos y movilizaciones a nivel nacional del sector salud, con importantes expresiones en el Hospital Simón Bolívar con apoyo de muchos pacientes o el Hospital de Kennedy, ambos en la capital, así como el Hospital Universitario del Caribe en Barranquilla o el Hospital María Inmaculada de Florencia, Caquetá, donde inicio una huelga sectorial. En esta jornada participaron médicas, enfermeras, auxiliares, camilleras, administrativas, aseadoras y vigilantes, mostrando la importancia de la solidaridad y la unidad de todas las trabajadoras de este sector.

En medio de esta coyuntura de movilización, se presentó el acuerdo del 14 de abril entre Ministerio de Salud con gremios corporativos cercanos al gobierno, sin presencia de los sindicatos de trabajadoras más representativos. Todo en un clima de máxima presión para las trabajadoras del sector, que denuncian despidos ante la exigencia de pruebas del virus para el personal de salud como sucede en Barranquilla y un control burocrático que está limitando la capacidad de diagnóstico de la enfermedad.

Trabajadoras de otros sectores económicos
Las medidas de los patrones ante la crisis sanitaria y económica han despertado resistencia obrera en muchos otros sectores. Así lo mostro la protesta el 19 de marzo, un día antes del inicio de la cuarentena en Bogotá, de las obreras de la zona industrial de las Américas contra cerca de 300 despidos masivos.

La protesta continuo el 7 de abril en Bogotá, cuando se presentaron marchas y bloqueos de obreros de la construcción en Bosa y Suba, denunciando despidos masivos y el incumplimiento gubernamental y empresarial. 14 días más tarde se volvieron a organizar manifestaciones de los trabajadores de la construcción en la zona industrial de las Américas y en Suba una vez más por despidos. La situación lleva a pensar la urgencia de sindicalizar a este sector precarizado y fuertemente golpeado por la crisis.

También el 21 de abril se desarrollaron cacerolazos de los trabajadores de la multinacional Tenaris en Cartagena, impulsados por Sintratucar, en protesta por la suspensión de pago de salarios.

Despidos masivos
En medio de la pandemia y la emergencia social, las empresas han organizado una ola de despidos masivos. Así el 16 de abril las trabajadoras de limpieza de la empresa Centro Aseo denunciaron más de una decena de despidos arbitrarios. Lo propio sucedió con 14 trabajadoras del aseo de la subcontratista Serviaseo S.A que laboraban en la Cámara de Representantes, justamente una entidad pública donde según el decreto ley expedido por el gobierno no podrían presentarse despidos durante la cuarentena, muestra que el mismo Estado terceriza a sus trabajadoras e incumple sus leyes laborales. Lo mismo ocurre con las denuncias de 200 obreros de la limpieza de Pacaribe en Cartagena, el 25% del personal, despedidos por la empresa y sus subcontratistas desde el 3 de abril.

En medio de la crisis económica generada por la pandemia y el desplome de la industria energética, se presentaron 5.000 despidos realizados por empresas subcontratadas por Ecopetrol, de obreros petroleros en el Meta. También se registran grandes despidos de trabajadoras del sector en los departamentos de Santander con 1.700 casos, Arauca con 700 y Norte de Santander con 290, además de 500 suspensiones que se presentaron en Bolívar y Huila para el 22 de abril.

Lo mismo se denuncia frente a la situación de 400 trabajadores del Carbón de la empresa Prodeco en el centro del Cesar y la suspensión de 100 más desde el pasado 1 de abril. Se suman a esto el 6 de abril la suspensión de contratos de 850 obreras de la empresa Esmeralda Mining de Boyacá. Al tiempo se presentan despidos y suspensiones de 500 trabajadores del sector público y privado en Tolima, y despidos de compañías alimentarias como Andrés Carnes de Res y Oma a nivel regional.

Diversas protestas populares
En medio de la pandemia mundial y la crisis económica se han realizado protestas de muy diversos sectores sociales. Así se adelantaron protestas populares el 15 de abril en las localidades de Suba, Fontibón, Santa Fe, Usme, San Cristóbal y Ciudad Bolívar, denunciando el incumplimiento de las autoridades de las promesas de ayuda y demandando alimentos y apoyos económicos. Ese mismo día se presentaron protesta en el sector de Agua blanca de Cali protagonizado por obreras de la construcción y trabajadores informales, manifestaciones a las que unos días después se sumarían habitantes de la poblaciones interiores de toda la región Caribe.

El mismo 15 de abril se presentó un plantón en el centro de Bogotá, de migrantes venezolanos, que reclaman ayudas para el regreso a su país, debido a que este ha sido uno de los sectores más golpeados por la crisis económica por su especial precariedad laboral y de vivienda, y la lamentable situación de xenofobia que han padecido en el país, que la situación de crisis solo ha agravado.

Dramática es la situación de la población recluida en el sistema carcelario, tras la protesta y la masacre del pasado 21 de marzo que dejo un saldo de al menos 25 muertos en las cárceles de La Modelo y Combita. Desde el 7 de abril reclusos de la cárcel de Combita iniciaron una huelga de hambre por recursos sanitarios y agua potable. El 27 del mismo mes, se reanudó la huelga de hambre indefinida de los presos de la Cárcel de Villavicencio, el centro carcelario más golpeado por la pandemia y en la última semana continúan este tipo de movilizaciones al menos 10 centros penitenciarios en el país.

Solidaridad obrera y popular
Hoy las redes de solidaridad obrera y popular se despliegan por todo el país. La solidaridad asume la forma de los mercados solidarios de las organizaciones sociales, de las redes de apoyo de familias y amigos, y de la protesta digital y callejera.

La solidaridad obrera y popular ante la pandemia debe llevarnos a cuestionar los hondos problemas del sistema de salud y la situación de hospitales quebrados y cerrados, de trabajos precarios y sin seguridad social, de labores de riesgo asumidas sin protección. La solidaridad es también apoyar la nueva ola de luchas de las trabajadoras de la salud, que muestran en la unidad entre los diferentes oficios y entidades, el camino de la acción unitaria y de base. La solidaridad hoy también es apoyar los conflictos de las obreras de la industria, la construcción, los barrios populares, las migrantes y la población recluida.

La solidaridad asume la forma de lucha por la suspensión de los despidos masivos en todos los sectores, por frenar los desalojos habitacionales, por denunciar y detener la violencia machista y apoyar a las mujeres víctimas de este fenómeno que hoy se revela con crudeza, por la plena inclusión laboral de la población trans y disidente sexual, y por la universalización entre la población trabajadora del servicio de salud, pensión y salario contra el desempleo.

La solidaridad hoy como siempre, asume la forma de la organización autónoma de las de abajo, para sentirnos más juntas y fuertes, superando las barreras de la necesaria distancia física, y enfrentar con decisión la pandemia y los problemas estructurales que la propiciaron, responsabilidad del Capitalismo y los Estados.

¡Frenemos la pandemia y afrontemos la crisis fortaleciendo la solidaridad obrera y popular!
¡Arriba las que luchan!

Grupo Libertario Vía Libre

Related Link: https://grupovialibre.org/2020/05/04/comunicado-1-de-mayo-de-2020-afrontemos-la-pandemia-y-la-crisis-fortalezcamos-la-solidaridad-obrera-y-popular/

This page has not been translated into Kreyòl ayisyen yet.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Neste 8 de Março, levantamos mais uma vez a nossa voz e os nossos punhos pela vida das mulheres!
© 2005-2020 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]