user preferences

Balance de la jornada de protesta del 21 de enero de 2020

category venezuela / colombia | miscellaneous | opinión / análisis author Saturday January 25, 2020 03:02author by ViaLibre - 1 of Anarkismo Editorial Groupauthor email grupolibertariovialibre at gmail dot com Report this post to the editors

El pasado martes 21 de enero de 2020 se convocó la primera jornada general de protesta del nuevo año. Enlazado con el gran movimiento de noviembre-diciembre de 2019, diferentes organizaciones sociales y políticas llamarón a un nuevo “paro” sin huelga laboral, que ya es el sexto desde el inicio del gobierno de Iván Duque y el cuarto desde la inmensa jornada iniciada el pasado 21 de noviembre, de la que se cumplían dos meses.
21_e.jpeg

El pasado martes 21 de enero de 2020 se convocó la primera jornada general de protesta del nuevo año. Enlazado con el gran movimiento de noviembre-diciembre de 2019, diferentes organizaciones sociales y políticas llamarón a un nuevo “paro” sin huelga laboral, que ya es el sexto desde el inicio del gobierno de Iván Duque y el cuarto desde la inmensa jornada iniciada el pasado 21 de noviembre, de la que se cumplían dos meses.

Es claro que en el día, salvo en las universidades públicas en paro estudiantil, no se presentaron ceses laborales, y las organizaciones del Comando Nacional Unitario (CNU) especialmente la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), no realizan llamados en ese sentido. Si se desarrolló cierta agitación modesta de organizaciones socio políticas como el Congreso de los Pueblos en las calles, pero mucha de la publicidad que permanece hasta hoy en las avenidas, postes y fachadas es de las jornadas de protesta nacional de noviembre-diciembre. Ante la convocatoria, la dirección del desarticulado Comité Nacional de Paro (CNP), sostuvo que el 21 de enero habría “cacerolazos y no marchas”, desconociendo diferentes convocatorias sociales ya en marcha y que fue reproducida por diversos medios nacionales, generando confusión sobre la jornada.

En la ciudad de Bogotá, se aplicaba el llamado nuevo protocolo de control de la protesta social desarrollado por la administración de la alcaldesa Claudia López del Partido Verde, que en líneas generales continua la política de la administración Peñalosa en cuanto instancias de dialogo y tiempo de respuesta de la Fuerza Disponible y el ESMAD de la Policía. Y aunque los grandes medios hablan de una prueba de fuego del gobierno distrital ante la jornada, es claro que las políticas de seguridad de la nueva alcaldesa López formada en la primera administración Peñalosa, no son sustantivamente distintas a las de los anteriores gobiernos distritales, conservadores o progresistas, que recurrieron habitualmente a la represión frente a marchas que obstaculizaban la movilidad. La nueva figura de las madres gestoras de paz como organización civil coordinada con el gobierno local, supone una ampliación discursiva de la figura de los gestores de convivencia formados en la época de Luis Eduardo Garzón del Polo, pero no una modificación de esta línea de intervención creada para contener las formas más crudas de represión policial. La retórica del gobierno centrista de Bogotá de que: “comparte y hace parte del paro” hizo agua por todas partes, si se revisa su política de control y normalidad frente a la ya limitada actividad de las trabajadoras estatales.

El gobierno nacional de Iván Duque y la coalición uribista-conservadora y evangélica, busco retomar la iniciativa política instalando una campaña comunicacional y una pancarta en el frontis del Congreso, llamando a participar de la conversación nacional, al tiempo que pide una mayor judicialización de los elementos violentos de la protesta. Sin embargo, esta instancia de dialogo no vinculante generada por el gobierno dentro de su estrategia de dialogo nacional y como respuesta parcial frente al movimiento del pasado 21 de noviembre, está dominada por participantes escogidos a dedo y afines al uribismo, metodológicamente orientada a la búsqueda de supuestos consensos sin deliberación política, que no son viables o deseables para el movimiento popular.

El desarrollo de la jornada

Ese día contabilizamos en la capital 15 concentraciones y movilizaciones en la ciudad y su área metropolitana. La jornada inicio con 9 pequeños bloqueos simultáneos protagonizados por estudiantes y organizaciones barriales sobre vías principales del sur oriente, sur occidente, el occidente y nor occidente de la capital. Los mismos fuerón: 1) Bloqueo intermitente en la Avenida Primero de Mayo con carrera décima con decenas de participantes que se desplazaron al sector de Antonio Nariño luego reprimidos por la Policía, 2) Concentraciones intermitentes en la estación San Mateo de Soacha, con decenas de jóvenes trabajadoras, 3) Bloqueo estudiantil parcial en el Portal Sur, 4) Concentración con bloque parcial por la calle 13 en Fontibón, 5) Corte de calle intermitente en la estación Banderas con algunas decenas de participantes de organizaciones barriales y 6) Paralización en la calle séptima con 170 con una veintena de asistentes que luego se desplaza hacia la Autopista Norte y 7) Bloque intermitente de algunos jóvenes estudiantes de la Autopista Norte con calle 134.

Por otro lado se sumo 8) una concentración de trabajadoras, sobre la media mañana se presenta una concentración de medio centenar de conductores de Uber frente al Ministerio de Transporte que cortan parcialmente la Avenida Esperanza, que protestan contra la salida de la plataforma del país, tras su declaratoria de ilegalidad y las multas impuestas por las autoridades por continuar su funcionamiento ilegal. Aunque las trabajadores informales de esta nueva empresa virtual de transporte se movilizaron, no lo hicieron planteando ninguna reivindicación laboral frente a su empleador tercerizador y o sus difíciles condiciones laborales, por lo que es claro que se trata de una convocatoria pro empresarial, vinculada con la campaña desplegada por la propia empresa para movilizar la simpatía de sus usuarios de clase alta y media.

Sin embargo el principal bloqueo se desarrolló 9) en el Portal Suba, con concentraciones desde la madrugada, buscando reeditar el éxito de la jornada del 21 de noviembre, con cerca de 100 participantes que fue desplazándose por la Avenida Suba, en sucesivos choques con la policía. Luego en horas de la noche sobre ese mismo corredor vial, se realizó una movilización más amplia protagonizada por jóvenes populares, con más de 300 participantes.

Por otro lado se desarrollan 6 movilizaciones de tamaño pequeño y mediano, lideradas por las estudiantes universitarias particularmente de la Universidad Distrital, en dos grandes rutas o bien hacia Banderas o bien hacia el centro. Se desarrollaron así: 1) Un plantón y bloqueo de un centenar de estudiantes de la Universidad Javeriana, Universidad Distrital y otras instituciones en la carrera 7ma con 40 con un centenar de participantes, en los que se instala una olla comunitaria. 2) Bloque juvenil frente al Parque de los Hippies, con participación de algunos grupos artísticos, que se trasladó luego hacia el centro, con algunas decenas de asistentes. 3) Bloqueo y marcha de estudiantes de la sede Tecnológica de la Universidad Distrital en la Avenida Villavicencio con 2.000 participantes, en las que confluyen además las pequeñas movilizaciones provenientes de Soacha y el Portal Sur, que termina en el Portal Banderas. 4) La movilización de estudiantes de Universidad Nacional y otras instituciones con otros 3.000 participantes, que salen por la calle 26, toman la Avenida Boyacá y luego las Américas, temporalmente bloqueada por el ESMAD, que termina por confluir con la Universidad Distrital en Banderas, donde se presentan choques dispersos con la Policía durante la tarde. 5) La marcha de estudiantes desde la Calle 80 con ciudad de Cali hacía el centro de la ciudad.

La última 6) convocatoria realizada por las organizaciones sindicales y pequeñas delegaciones de la Asociación Distrital de Trabajadores de la Educación (ADE) que lidero la convocatoria y en menor medida la Unión Nacional de Empleados Bancarios (UNEB) y la Unión Sindical Obrera de la industria del petróleo (USO) que reunió unas 3.000 personas desde el Parque Nacional hacia la Plaza de Bolívar, aunque se vio afectada por las choques que ya se producían en el centro de la ciudad

En la jornada dirección del Comité Nacional de Paro convoco una cacerolazo nacional con un acatamiento muy limitado. Por otro lado se presentaron choques entre sectores de jóvenes manifestantes y las fuerzas policiales en Suba, el Sur oriente, Portal Américas en varias oportunidades y sobre todo el centro de la ciudad. Además se organizaron al menos 3 actos musicales nocturnos de punk en el Parque Santander que se trasladó al Parque de los Hippies, música electrónica en el Parque de la Independencia y un diezmado acto en la Plaza de Bolívar.

En el resto del país, se desarrollaron convocatorias en Cali donde hubo bloqueos intermitentes en la mañana, luego choques entre estudiantes y policía al medio día y movilización sindical nocturna, movilizaciones juveniles y obreras en Medellín y Bucaramanga donde hubo algunos enfrentamientos, y marchas populares en Barranquilla y Cartagena.

Algunas reflexiones

La del 21 de enero fue una jornada de protesta significativa en la que registramos en Bogotá 15 actos con 9 bloques y 6 movilizaciones y unas 10.000 participantes, con similitudes a la jornada del pasado 4 de diciembre, la más pequeña de las convocatorias de paro del ciclo noviembre-diciembre del año pasado. Es claro que el movimiento fracaso como paro laboral, consigna que nunca se propuso ni se tuvo la capacidad real de organizar.

En la jornada se repitieron tres momentos claves de las jornadas de noviembre-diciembre como lo son: un primer momento de bloqueos barriales en la mañana, un segundo momento de movilizaciones sectoriales durante el día y un tercer tiempo de choques entre manifestantes y fuerzas policiales en la tarde en diferentes lugares. Sin embargo, fue clara la debilidad de las movilizaciones realizadas durante el día, como claro fue el reflujo estudiantil con la excepción parcial de la Universidad Distrital y la importante ausencia de las trabajadoras organizadas hasta la noche.

Así también fue patente el fracaso de la convocatoria de “cacerolazo nacional”, pues fueron severamente limitadas las concentraciones populares espontáneas en las noches, con las muy parciales excepciones en Suba, cacerolazos masivos y generalizados que definieron parte de la masividad y novedad del movimiento anterior.

La actual dirección del Comité Nacional de Paro presidida por el MOIR, jugo un papel de contención severa de la movilización con su papel de negación de las marchas y su mayoritaria orientación por el parlamentarismo. Sin embargo al mismo tiempo es claro que ningún otro sector alternativo ha tenido ni tiene ahora la capacidad de movilizar al pueblo indignado que irrumpió a finales de noviembre, y las débiles formas de organización local que se expresaron en algunas asambleas populares de finales de año se han reducido a sus proporciones “normales” de coordinación coyuntural de organizaciones territoriales. Es decir que ni el Comité ni las organizaciones a su izquierda tienen la capacidad de representar al movimiento, aunque son sus claras impulsoras.

Pensamos que el reflujo de un movimiento tan inorgánico y frenético como el del año pasado ya se ha producido, y esto no solo ha obedecido al factor coyuntural de las vacaciones y las fiestas de fin de año. Creemos que antes de condenar a nuestra gente e imponer una política de movilización desesperada y sin perspectivas concretas, debemos preguntarnos por las razones de la desmovilización e indagar sobre nuestras propias debilidades. Lejos de cualquier atajo vanguardista y maquinaciones de aparatos, pensamos que la tarea principal hoy es el re-encuentro con las protagonistas de la gran jornada de protesta nacional del año pasado, allí donde se hayan dispersas y exhaustas, es decir en los sitios de trabajo, barrios e instituciones educativa, para construir juntas alternativas de organización desde abajo, reflexión política en la lucha y movilización para vencer.

¡Ahora a organizar esta gran rebeldía, en fuerza popular!

¡Arriba las que luchan!

Grupo Libertario Vía Libre

Related Link: https://grupovialibre.org/2020/01/24/balance-de-la-jornada-de-protesta-del-21-de-enero-de-2020/

This page has not been translated into Ελληνικά yet.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Neste 8 de Março, levantamos mais uma vez a nossa voz e os nossos punhos pela vida das mulheres!
© 2005-2020 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]