user preferences

Resistamos a Duque, organicemos un nuevo movimiento sindical y popular. 1ero de mayo 2019

category venezuela / colombia | workplace struggles | opinión / análisis author Wednesday May 01, 2019 21:53author by ViaLibre - 1 of Anarkismo Editorial Groupauthor email grupolibertariovialibre at gmail dot com Report this post to the editors

Celebramos un nuevo 1ero de Mayo, día de las trabajadoras del mundo[1]. Lo hacemos movilizándonos desde el sur de la ciudad, en conjunto con las organizaciones que forman el Encuentro por la Autonomía y la Vida Digna. En esta efeméride de las de abajo, reflexionamos sobre la situación y las luchas actuales, y proponemos nuevos cursos de acción para el futuro de la organización popular.
va_libre_1_de_mayo_2019.jpg


Celebramos un nuevo 1ero de Mayo, día de las trabajadoras del mundo[1]. Lo hacemos movilizándonos desde el sur de la ciudad, en conjunto con las organizaciones que forman el Encuentro por la Autonomía y la Vida Digna. En esta efeméride de las de abajo, reflexionamos sobre la situación y las luchas actuales, y proponemos nuevos cursos de acción para el futuro de la organización popular.

La situación hoy

En el mundo, el gobierno conservador del empresario Donald Trump en Estados Unidos, mantiene su ofensiva comercial y militar buscando mantener su hegemonía, aunque la huelga de maestras de Los Ángeles y la movilización de la población latina migrante refrenan parte de sus planes. La dictadura de Xi Jinping en China avanza con su política de expansión comercial y represión a las minorías nacionales, aunque se mantiene la silenciosa y extendida protesta de los sindicatos de base de las trabajadoras chinas. El gobierno derechista de Narendra Modi en India continua la represión contra la población de Cachemira y recrudece el conflicto con Pakistán, sin poder detener la enorme huelga general de cientos de millones contra su reforma laboral. En la Unión Europea, avanza la derecha y se recrudecen las políticas de discriminación de la población migrante, pero se mantiene la llama de los chalecos amarillos en Francia, la gigantesca huelga feminista del 8 de marzo en España y las movilizaciones estudiantiles por el medio ambiente en Inglaterra y Suecia. Mientras tanto grandes rebeliones populares sacuden Argelia y Sudán, se viven nuevas jornadas de lucha del pueblo palestino contra las políticas racistas y expansionistas del Estado Israelí y continua el avance de la revolución kurda en Siria que logra derrotar al Estado Islámico, pero se enfrenta a peligrosas amenazas.

En América Latina la honda crisis venezolana continua y las dos opciones anti populares del gobierno autoritario de Nicolás Maduro o el golpe militar pro norteamericano de Juan Guaidó, oscurecen la perspectiva de un pueblo que se moviliza continuamente contra el hambre y la precariedad. La administración de multimillonario Mauricio Macri en Argentina continúa su política neoliberal que lleva a la inflación y desempleo pero se asoma la resistencia obrera con el paro nacional del 30 de abril y la movilización del movimiento de mujeres más grande del continente. Entre tanto el fascista Jair Bolsonaro prepara su nuevo paquete de medidas de ajuste y represión, en medio de la movilización social por el transporte digno y la resistencia de las trabajadoras de los servicios públicos. En Haiti el gobierno del empresario Jovenel Moise envuelto en un escándalo de corrupción afronta protestas populares masivas desde febrero y en Honduras la fraudulenta presidencia de Juan Orlando Hernández y su agenda privatizadora, se encuentra con la resistencia de sectores de las obreras de la salud y la educación.

En Colombia el gobierno derechista de Iván Duque, busca hacer aprobar su plan nacional de desarrollo “Pacto por Colombia, pacto por la equidad” en un Congreso favorable a sus intereses pero donde el uribismo no tiene mayoría plena, en medio de la resistencia de las trabajadoras y los sectores sociales y populares que rechazaron en la calle este programa en el paro nacional del pasado 25 de abril. En paralelo continua el intento de la coalición uribista-conservadora de seguir desmontando por vía ejecutiva o legislativa, aspectos esenciales de la Justicia Especial para la Paz (JEP) y el proceso de paz con las FARC, intentos que despertaron una importante movilización de rechazo popular. Entre tanto prosigue en medio del desarrollo de la guerra y el cese de los dialogo de paz con el ELN, el indignante genocidio político contra lideresas sociales e integrantes de la antigua insurgencia, principalmente del ámbito rural, que llega a 566 desde 2016 hasta principios de 2019, ejecutado mayoritariamente por difusas fuerzas paramilitares ligadas a las Fuerzas de Seguridad del Estado, terratenientes, empresarios y mafias locales, dispuestas a bloquear la reforma agraria, la autonomía campesina y la organización popular.

Las luchas hoy

En esta situación nacional las trabajadoras continúan su resistencia. Se dan así actividades de movilización relacionadas con la negociación del pliego nacional de las trabajadoras estatales, y la campaña contra la ya anunciada nueva fase de privatización de los activos y empresas asociadas a Ecopetrol liderada por la USO, al que se suma el paro en abril de las trabajadoras de la empresa Independence Drilling contratista de la Occidental de Colombia en Arauca.

También contamos con la movilización de las trabajadoras de la EPS Medimas y ESIMED en protesta por la gigantesca deuda salarial de estas empresas quebradas por sus dueños e intervenidas por el Estado, el conflicto de las docentes del sector público agrupadas en Fecode que negocian su propio pliego de exigencias y continúan con la dinámica de huelgas parciales los días 14 de febrero y 25 de abril, así como el conflicto de las judiciales asociadas en Asonal Judicial que también realizaron un paro parcial el pasado día 25.

En paralelo, una estela de luchas populares más amplias influye el panorama. Así el gran paro nacional universitario de octubre-noviembre dinamizado por la UNEES, la jornada de movilización del 28 de noviembre de 2018 y la huelga y la victoria de las trabajadoras de la terminal de carga de Buenaventura del año pasado, suponen importantes hitos de acción.

Esta dinámica ha sido continuada en este 2019 por las protestas cívicas a favor de la renuncia del Fiscal Néstor Humberto Martínez, las concentraciones y marchas en defensa de la JEP, la importante movilización del 8 de marzo de este año, que supone la más concurrida movilización de mujeres de la historia reciente, la movilización por servicios públicos dignos en la Costa caribe y en los meses de marzo-abril el desarrollo de la Minga de Resistencia Social en el suroccidente del país liderada por las indígenas y campesinas del Cauca. De gran relevancia resulta el modesto paro nacional del pasado 25 contra el plan de desarrollo del gobierno Duque que conto con movilizaciones, huelgas y bloques en buena parte de la geografía nacional, y de formas más inmediata el Refugio Humanitario instalado en Bogotá por múltiples líderes sociales.

Las luchas de hoy requieren mayores niveles de organización y movilización desde la base, formas masivas y creativas de acción directa popular, y una perspectiva intersectorial que las unifique. Requieren creemos, una propuesta libertaria.

Nuestra propuesta para un sindicalismo libertario

Para actuar sobre la actual situación y sobre las luchas en curso, pensamos clave construir un nuevo sindicalismo de influencia libertaria. Proponemos una nueva forma de organización sindical, que supere el actual panorama de debilidad, fragmentación y burocratización presentes en el movimiento obrero. Pensamos que es urgente desarrollar campañas masivas de sindicalización de todos los sectores de la clase trabajadora, que aún en sus eslabones más precarizados pelea por organizarse como lo muestra el ejemplo del Sindicato de Rappi. Pensamos que grandes esfuerzos de agremiación unitaria deben hacerse sobre las trabajadoras más empobrecidas y de trabajos inestables, construyendo la unión de la minoría de trabajadoras de planta con la mayoría flexibilizada, como lo muestra la experiencia de la USO en las marginadas zonas de explotación petrolera.

Creemos fundamental impulsar la formación de grandes sindicatos unitarios por industria sobre bases clasistas y federalistas, que superen los altísimos niveles de división y competencia mutua, tal y como lo muestra la positiva experiencia en el sector transporte del SNTT. Sostenemos la necesidad de una reorganización radical de las estructuras sindicales, con democracia directa, liderazgos colectivos y participación activa de las afiliadas en las estructuras gremiales, cuya posibilidad se esboza en las jornadas de asamblea y discusión de algunos sectores de los sindicatos docentes.

Creemos que este esfuerzo debe ser parte de una programa de un movimiento sindical que fortalezca el movimiento obrero y los movimientos sociales, que promueva el cooperativismo y la autogestión obrera de las empresas quebradas, que fomente las instituciones culturales populares con valores de libertad y solidaridad.

Defendemos la necesidad de una proyección feminista que incorpore a las mujeres trabajadoras a las organizaciones, liderazgos y órganos específicos de género de los sindicatos, que luche por el igualdad de trabajos y salarios, promueva el cambio cultural no sexista entre la propia clase trabajadora y sea parte del movimiento de mujeres, de las demandas de la educación no sexista y los plenos derechos sexuales y reproductivos. Una proyección que abandere la inclusión laboral trans, la no discriminación laboral por razones de identidad sexual y la contratación laboral de mujeres víctimas de violencia de género. Apuntamos la necesidad de un sindicalismo que defienda el medio ambiente y los animales no humanos, exija la reconversión tecnológica hacia energías renovables, la preservación de los ecosistemas y el fin del irracional sistema actual de desperdicio de desechos.

Pensamos en un movimiento sindical al servicio de la clase trabajadora, que fomente su organización y politización, que ejercite su poder de lucha, y en unión con los sectores sociales y populares, avance en la tarea de construcción de una sociedad más justa, la del socialismo y la libertad.

¡1ero de mayo libertario y en la calle!

¡Arriba las que luchan!

Grupo Libertario Vía Libre

Related Link: https://grupovialibre.org/2019/05/01/resistamos-a-duque-organicem...2019/

This page has not been translated into Português yet.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Neste 8 de Março, levantamos mais uma vez a nossa voz e os nossos punhos pela vida das mulheres!
© 2005-2019 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]