user preferences

New Events

Bolivia / Peru / Ecuador / Chile

no event posted in the last week

Hombre y Sociedad (segunda época) apaga diez velitas [2007]

category bolivia / peru / ecuador / chile | historia del anarquismo | opinión / análisis author Tuesday April 17, 2018 17:15author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

Artículo que apareció originalmente en el número 21 (Primavera 2007) de la publicación comunista-anárquica chilena "Hombre y Sociedad" con motivo del décimo aniversario de esta importante revista, en el que se hace un recuento histórico de su surgimiento, de algunos aspectos del anarquismo en Chile en la década de 1980 y 1990, y una evaluación de su impacto.
Georges Fontenis, en Febrero del 2005, junto a su esposa Marie-Louise, con una copia de Hombre y Sociedad (Imagen de José Antonio Gutiérrez D.)
Georges Fontenis, en Febrero del 2005, junto a su esposa Marie-Louise, con una copia de Hombre y Sociedad (Imagen de José Antonio Gutiérrez D.)


HOMBRE Y SOCIEDAD (SEGUNDA EPOCA) APAGA DIEZ VELITAS

A la memoria de nuestro querido compañero y amigo Ego, un verdadero padre en el anarquismo, cuya sensible pérdida (diciembre del 2002) aún lamentamos

Este octubre, se cumple una década desde que comenzamos a editar la revista comunista anárquica “Hombre y Sociedad”, en su segunda época. Esta revista ha marcado, de una manera u otra, una trayectoria dentro del movimiento anarquista criollo y ha planteado a la discusión una serie de cuestiones que han sido fundamentales dentro del desarrollo de un movimiento libertario de lucha. Más aún, ha servido como tribuna de debate en el que éste movimiento, desde su gestación hasta el presente, se ha ido reflejando y perfilando a la vez.

La historia de la revista es indisociable de la figura de dos entrañables camaradas: me refiero a los compañeros Hugo Carter y José Ego-Aguirre. El primero, un compañero del gremio del Cuero y Calzado de la época del viejo Ernesto Miranda, activo militante del Movimiento Unitario Nacional de Trabajadores, uno de los forjadores de la clásica Central Única de Trabajadores (1953) y veterano de la Huelga General del 7 de Julio de 1955. El segundo compañero, el viejo “Ego”, obrero mecánico de profesión, fue un dedicado organizador y militante anarquista toda su vida, desde su militancia en la IWW, habiendo sido delegado sindical en múltiples ocasiones desde las faenas mineras del árido norte hasta la Disputada de las Condes. De origen peruano, participó activamente en numerosas publicaciones ácratas, como ser “La Protesta” (dirigida por Félix López) y “Tierra y Libertad”, órgano de un grupo anarquista que operaba en los años ’40 en el sector de La Legua. Estos dos compañeros, más un núcleo de jóvenes y viejos sobrevivientes de la represión pinochetista, a mediados de los ’80 dieron vida a la primera publicación anarquista con posterioridad al golpe de Estado de 1973. Esa revista fue “Hombre y Sociedad”.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo recibido internacionalmente por compañeros del exilio, particularmente por el “Comité de Trabajadores Exiliados Chilenos” de Italia y por el Grupo “Pedro Nolasco Arratia” de Francia. El apoyo de la Radio Libertaria de París también fue crucial para el desarrollo de esta publicación y de la rearticulación del movimiento. Los compañeros Nestor Vega y Urbano Burgos, residentes en Francia e Italia respectivamente, jugaron un papel importantísimo en este proceso, de manera absolutamente desinteresada y con una devoción incansable. Nuestro movimiento tiene una enorme deuda con estos compañeros en el exilio que, aún a la distancia, tuvieron el corazón siempre junto a su pueblo en lucha. Su apoyo y perseverancia fueron vitales.

El movimiento libertario chileno de hoy tiene sus raíces clavadas en aquel momento histórico, en que comenzó a levantar nuevamente en medio de la efervescencia anti-dictatorial y de un creciente movimiento de masas que se expresaba de multiformes maneras. Era la época de los cacerolazos populares, de los paros cívicos nacionales, de las convocatorias a protesta nacional, de las barricadas y de “todas las formas de lucha”. Los libertarios supieron comenzar a buscar un espacio de expresión para sus iniciativas y planteamientos en ese movimiento de gigantescas dimensiones y la publicación “Hombre y Sociedad” jugó pues un papel humilde pero significativo en este proceso de reconstitución en la lucha.

Vale destacar que Hombre y Sociedad no era tan sólo una revista: era un Centro de Estudios Sociales, con sede en la calle Toesca, en pleno centro de la capital, donde convergían anarquistas, feministas, feriantes y sindicatos de trabajadores del sector informal, sindicalistas y amplios sectores de la oposición a la dictadura. En ese local fue donde se dio vida al primer número de “Hombre y Sociedad” en abril de 1985. La revista tenía un tiraje extremadamente humilde, de tan sólo 250 ejemplares. Pero fue como el grano de arena que se convirtió en avalancha, ya que posteriormente a esta revista, numerosas publicaciones de orientación libertarias comenzarían a aparecer en diversos lugares del país. “Hombre y Sociedad” llegaría a su término en 1988, dejando como legado varias declaraciones, comunicados y unas cuantas publicaciones con contenido de sumo interés para comprender el proceso que vivió Chile en aquel crucial momento en que se vivía el ocaso de la dictadura. El Centro de Estudios Sociales también dejaba de existir en ese momento. Pero les sobrevivía un renovado interés en el anarquismo por parte de generaciones jóvenes que se encargarían de la resurrección política del movimiento anarquista a fines de los ’80 y comienzos de los ’90.

Fue el año 1997, específicamente en marzo, cuando se convocó a un congreso anarquista nacional por parte de unos compañeros residentes en Temuco. Este congreso se celebró en el legendario local de Serrano 444 en la capital y coincidía con el momento en que el movimiento popular comenzaba a despertar, luego del sopor de aquel largo reflujo tras el arribo de la “democracia”. Veníamos recién saliendo del punto más bajo de luchas desde el cierre del negro capítulo de la dictadura. Grandes protestas estudiantiles, el resurgimiento de la lucha del pueblo mapuche y las heroicas luchas de los trabajadores del carbón, marcaban el telón de fondo de este momento.

Del encuentro no sacamos mucho más en limpio que darnos cuenta de la disparidad de opiniones y de la confusión en los círculos anarquistas. Sabíamos que la unidad no era posible en el estado en que se encontraba el movimiento. Era necesario discutir, debatir, entregar elementos, desarrollar el pensamiento, contrastar las ideas con la práctica, fortalecer la acción. Era necesario buscar puntos de acuerdo, puntos de disenso, entender dónde convergía un movimiento libertario de determinadas características que nos permitiera volver a ser una fuerza viva en el campo de las luchas populares. Había mucho por hacer y no sabíamos donde comenzar. Pero había que comenzar por alguna parte y decidimos que la edición de una revista de calidad era la prioridad en aquel momento. Una revista donde pudiéramos tratar, con desarrollo y extensión, de cuestiones teóricas, de los problemas del movimiento, de aspectos de la historia, donde pudiéramos discutir con otros sectores, donde pudiéramos exponer algunos documentos clásicos de difícil acceso. No nos interesaba una revista donde dormirnos en los laureles y conformarnos en la auto-adulación sobre lo “maravilloso” que era el anarquismo. Ante todo, nos interesaba la crítica y la búsqueda.

En esa misma ocasión, contactamos al compañero Ego y al compañero Carter, y con ellos fuimos rumiando poco a poco la idea de esta publicación. Comenzamos a reunirnos todos los sábados en la Plaza de Armas, donde conversábamos y discutíamos y de ahí nos íbamos a una cantina que quedaba cerca, en el sector de Mapocho, llamada el “Patio Esmeralda”, uno más entre ese universo de rinconcitos capitalinos con carácter y magia que fueron víctimas de los intentos por modernizar el centro, quitándole su espíritu y encanto. Ahí, en el Patio Esmeralda, discutíamos ya específicamente de la revista, desde su carácter hasta los aspectos técnicos de ésta. Discutíamos lo que duraba un vaso de ese dulce vino añejo de la casa, y entonces dábamos por terminada la discusión, hasta el próximo sábado, dejando por propina a los mozos propaganda anarquista que siempre recibían ávidamente.

Fue así como a mediados de año Ego y Carter nos propusieron retomar la labor de “Hombre y Sociedad”. Tal propuesta la asumimos como un honor. Y empezamos a trabajar en ella, retomando la tradición del movimiento libertario, pero a la vez, infundiéndole nueva vida con propuestas y planteamientos nuevos, con discusión pertinente para el presente. Creo necesario destacar, en este punto, la crucial labor de un gran compañero y amigo, César Sánchez, quien fuera diagramador de la revista desde 1997 hasta el 2005, y quien siempre ayudara con reflexiones e interrogantes a mejorar la calidad de la revista en su contenido también. Sin él, la revista jamás hubiera llegado a ver la luz y no hubiera sido más que el mediocre remedo de lo que ha sido.

El primer número de esta segunda época apareció a fines de octubre de 1997, poco después de publicar, a nombre del grupo “Hombre y Sociedad” un volante contra el 12 de Octubre. La idea era sacarlo mensualmente. Al poco andar, tal cosa no fue sostenible, convirtiéndose HyS en una de las revistas de más larga trayectoria en los últimos años del anarquismo chileno, pero también en una de las más irregulares. Con todo, HyS marcaba el comienzo de un camino que llevamos ya una década transitando, en el cual hemos ido madurando junto al movimiento. Como mencionaba una vez un compañero, HyS fue una puerta para explorar las posibilidades del anarquismo en Chile, más allá de los tabús y de las engañosas certidumbres adquiridas por costumbre y mantenidas en el tiempo por pereza intelectual. Más que repetir consignas nos interesaba, y sigue siendo nuestro principal interés, el pensar un anarquismo nuestro, uno que sea pertinente para nuestro contexto y momento histórico.

No puede decirse que la revista ha carecido de orientación, pero difícil es decir que ha sido un bloque monolítico. Incluso en ese camino, nosotros mismos hemos ido cambiando de opiniones, pasando de una orientación primordialmente anarco-sindicalista a una primordialmente anarco-comunista, hacia fines de 1999. Pero siempre hemos mantenido espacio abierto para reflexiones, notas históricas y documentos de otros sectores del anarquismo organizado y comprometido con el cambio social. También hemos estado abiertos a la publicación por parte de otros sectores políticos con quienes hemos convergido en la calle o en los espacios de lucha. Ante todo, nos interesa la crítica y el debate. Y en ese camino de buscar respuestas y preguntas, hemos ido ayudando a fortalecer al movimiento libertario con reflexión propia surgida de la práctica.

Sabemos que nos falta mucho todavía y en eso estamos. Es necesario seguir fortaleciendo el debate, pero también el posicionamiento, la duda, pero también la afirmación, la crítica, pero también la construcción. Es necesario seguir analizando el presente sin olvidarnos de cambiarlo. Para todo ello, es necesario seguir construyendo esta revista, seguir utilizándola como la tribuna para ventilar nuestras inquietudes y planteos. Este espacio se sigue pensando a sí mismo, sigue buscando caminos y sigue explorando posibilidades para el futuro. Cumplimos una década al servicio del pensamiento revolucionario con orgullo, pero con plena conciencia de que el camino que transitamos aún es demasiado largo. ¡A apurar el tranco entonces, carajo!

José Antonio Gutiérrez Danton,
22 de Septiembre del 2007

No hay práctica revolucionaria sin teoría revolucionaria, ni hay teoría revolucionaria sin práctica revolucionaria

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Rojava: Mensaje urgente de un compañero anarquista en Afrin

Front page

[Colombia] Perspectivas sobre la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia 2018

Call for Solidarity with our Russian Comrades!

8 reasons anarchists are voting Yes to Repeal the hated 8th

Comunicado de CGT sobre la Nakba, 70 años de dolores para el Pueblo Palestino

[ZAD] Les expulsions ont commencé, la zad appelle à se mobiliser

Assassinato Político, Terrorismo de Estado: Marielle Franco, Presente!

La Huelga General del 8 de Marzo, un hito histórico

A intervenção federal no Rio de Janeiro e o xadrez da classe dominante

Halklarla Savaşan Devletler Kaybedecek

Σχετικά με τον εμπρησμό

Ciao, Donato!

[Uruguay] Ante el homicidio de un militante sindical: Marcelo Silvera

[Argentina] Terrorista es el Estado: Comunicado ante el Informe Titulado "RAM"

[Catalunya] Continuisme o ruptura. Sobre les eleccions del 21D

Reconnaissance par Trump de Jérusalem comme capitale d'Israël : de l'huile sur le feu qui brûle la Palestine

Noi comunisti anarchici/libertari nella lotta di classe, nell'Europa del capitale

Luttons contre le harcèlement et toutes les violences patriarcales !

The Old Man and the Coup

Hands off the anarchist movement ! Solidarity with the FAG and the anarchists in Brazil !

URGENTE! Contra A Criminalização, Rodear De Solidariedade Aos Que Lutam!

¡Santiago Maldonado Vive!

Catalunya como oportunidad (para el resto del estado)

La sangre de Llorente, Tumaco: masacre e infamia

Triem Lluitar, El 3 D’octubre Totes I Tots A La Vaga General

© 2005-2018 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]