user preferences

New Events

Francia / Bélgica / Luxemburgo

no event posted in the last week

Sobre los ataques terroristas sucedidos anoche en París

category francia / bélgica / luxemburgo | imperialismo / guerra | comunicado de prensa author Monday November 16, 2015 01:07author by embat - EMBAT Report this post to the editors

Embat quiere manifestar:

- Declaramos nuestro rechazo frontal y nuestra solidaridad con las víctimas, sus familiares y sus círculos próximos.

- Exigimos a los gobiernos de Francia y España que dejen de desestabilizar gobiernos laicos en Oriente Medio, de apoyar políticamente a Turquía y a las monarquías del Golfo y de finançar y armar a Al-Qaeda y otras bandas salafistas en Siria e Iraq.

- Recordemos a la opinión pública que los terroristas del DAESH (Estado Islámico), d'Al-Qaeda y de otras bandas similares atentan diariamente en el mundo islámico matando decenas de musulmanes. El problema no son los musulmanes, es el salafismo, que es un fanatismo religioso.
frenchbordersealedpariscurfewannouncedfollowingterrorattacks14474861012341.jpg

Lo primero que tenemos que recordar es que el origen de todo este islamismo yihadista está en la Guerra Fría. Fue la política exterior del bloque Atlantista la que promovió el ascenso de un islamismo político como forma de derrocar los diferentes regímenes árabes que en aquellos momentos o bien eran estados «No Alineados» o bien eran afines a la Unión Soviética. En los años 70 y 80 del siglo XX se le dió carta blanca a los países del Golfo Pérsico para que difundieran sus ideas teocráticas en todo el ámbito musulmán. Todo era poco para derrotar al enemigo de Occidente.

Desde entonces las ideas salafistas, takfiristas o wahabbitas se han extendido por todo el mundo, instigadas por los petrodólares de Arabia Saudí, Qatar o los Emiratos Árabes Unidos, y ayudadas indirectamente por la política exterior de los Estados Unidos y de la Unión Europea (y concretamente Francia) que preferían mantener aliados fieles aunque estuvieran difundiendo versiones del Islam que promovían la «guerra santa».

En Europa debido a la inmigración de varias décadas existe una población musulmana muy importante. Sin embargo, jamás ha tenido muchas opciones de integrarse efectivamente en nuestras sociedades. O bien ha sido apartada y recluida en barrios-ghetto como en Francia o bien vive en los barrios más humildes como ocurre en Catalunya. No se les ha tratado como personas trabajadoras sino como extranjeras que siempre lo serán en nuestra tierra. Esta sensación de desarraigo genera una respuesta de volver a las raíces, a identificarse con sus tradiciones. La frustración ante el rechazo se suma a la creciente presencia del islamismo fundamentalista que ha sido difundido activamente por quien hemos nombrado antes que llevan décadas financiando las mezquitas de mensaje fundamentalista.

Las desastrosas intervenciones de la OTAN en Afganistán, Iraq, Libia y posteriormente las guerras instigadas por distintos intereses geopolíticos entre los que están los de Estados Unidos y Europa (guerras de Siria, Iraq, Yemen, Mali), sumadas a la crisis económica que vive Occidente han empeorado la situación. La inmigración ha sido condenada por las derechas conservadoras europeas mientas crece el racismo entre la población, que es una situación propicia para el crecimiento de la extrema derecha.

Esta situación ha sido malinterpretada por la izquierda europea que denuncia la islamofobia, pero que hasta ahora no ha condenado las causas originales. Varias insurrecciones populares laicas (la Primavera árabe, la revuelta de las Cabilias argelinas, la declaración de independencia de los Tuareg de Mali) ocurridas en el mundo islámico en los últimos años han derivado en revueltas abiertamente islamistas. De esta manera se produce una «contrarrevolución preventiva» que aborta un posible proceso revolucionario. Detrás de ésto están por un lado los cada vez más poderosos partidos islamistas (que no creen en la separación entre la religión y el estado) y el despiste total de la izquierda árabe, centrada exclusivamente en las zonas industriales, en las universidades, en sectores de los ejércitos nacionales y en los círculos intelectuales de clase media y alta, mientras ha dejado a la deriva el mundo rural y los barrios más humildes de las ciudades, hoy hervideros del islamismo político.

La pregunta definitiva es, ¿Europa quiere realmente acabar con los atentados? O, ¿se nos quiere meter en otra guerra? Si quiere terminar con el terrorismo tiene que poner las bases para la paz en los territorios que están hoy en guerra. Pero además, es necesario finalizar de una vez con los vínculos económicos y políticos con los países que han apoyado el yihadismo, como es el caso de varios países del Golfo Pérsico y Turquía. Recordemos, por ejemplo, que el estado español está construyendo el AVE a la Meca, o que dentro de poco tendrá lugar un Mundial de fútbol en Qatar. Y recordemos también que el contexto que existe en Oriente Medio es el de una guerra entre dos potencias regionales como son Irán y Arabia Saudí que se libra en Siria, Iraq y Yemen a la vez.

Desde la izquierda, si queremos acabar con la islamofobia y atajar el auge del extremismo debemos denunciar todo esto. Además promover una integración real de la inmigración y de las personas refugiadas en nuestra sociedad que las aleje de cualquier radicalismo religioso, denunciado sin miedo aquellos centros de culto donde se difundan este tipo de ideas. No nos gusta el fundamentalismo cristiano, y no tenemos porqué aceptar el fundamentalismo musulmán. No queremos la imposición de la religión bajo la idea de la libertad de expresión.

Además la izquierda debe aportar su granito de arena para apoyar las grandes transformaciones que están teniendo lugar en Oriente Medio. La causa kurda es estratégica en ese sentido, porque supone una alternativa laica y de izquierdas al camino sin salida en el que se ha metido el mundo islámico. Pero además hay otro tipo de grandes movimientos en marcha como el Baluchistán, el pueblo amazigh y tuareg, Somalilandia y otros territorios que luchan por tener sociedades democráticas, libres y laicas pero que siempre han sido ignorados por la izquierda europea.

Para finalizar no nos podemos olvidar del último factor que aviva los conflictos religiosos: Israel. Este país ha causado numerosas masacres contra el pueblo palestino y es el símbolo por excelencia de la injusticia y también de la indignidad. El sionismo es también otra forma de supremacismo religioso.

Tanto el yihadismo como el sionismo, como el fundamentalismo crisitiano y el fascismo pretenden la guerra por la supremacía total de sus ideas y cultos. No caigamos en su juego perverso.

Contra los fundamentalismos religiosos y el odio extremista, la fraternidad de los pueblos libres.

Embat

Related Link: http://embat.info/davant-els-atacs-terroristes-succeits-a-la-nit-dahir-a-paris/
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2020 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]