user preferences

Reflexiones sobre los diez años de anarco-comunismo en Chile

category bolivia / peru / ecuador / chile | historia del anarquismo | opinión / análisis author Tuesday August 12, 2014 17:54author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

La siguiente es una reflexión sobre los diez años del Congreso de Unificación Anarco-Comunista, organización fundada en Noviembre de 1999 que fue un importante hito en la articulación de un movimiento libertario inserto en las luchas sociales y parte integral de ellas en el Chile post-dictadura. Estas reflexiones fueron escritas hace más de cuatro años, para el número 25 de la publicación Hombre y Sociedad, la cual nunca vio la luz del día, junto a contribuciones hechas por toros compañeros. La reproducimos acá porque creo que hay elementos que aún se mantienen en el balance, particularmente en lo relativo a la asimetría entre el desarrollo político-social en comparación con lo político-organizativo.

scan0001.jpg


Reflexiones sobre los diez años de anarco-comunismo en Chile

El 29 de Noviembre de 1999 concluía en Santiago un proceso de aproximadamente un año durante el cual un reducido número de anarco-comunistas, que venían de diversos espacios, se plantearon la necesidad de avanzar a mayores niveles de organización en el anarquismo y de dar un proceso de maduración política que volviera a poner a esta doctrina en el corazón de las luchas populares. Una de las vertientes de las cuales se nutrió esta nueva experiencia fue un sector de anarquistas que nos habíamos nucleado en torno a esta publicación, Hombre y Sociedad, y que desde hacía un par de años veníamos trabajando en el movimiento estudiantil y sindical. Mis opiniones respecto al proceso que llevó al nacimiento del Congreso de Unificación Anarco-Comunista aquel caluroso día hace más de una década, están, obviamente, marcadas por esta trayectoria que recorrimos colectivamente.

La génesis

Desde principios de los ’90 se vivía una especie de crecimiento explosivo de colectivos anarquistas en todo el país y de una creciente identificación de sectores de la juventud con el anarquismo, a veces de manera intuitiva, a veces con un discurso más o menos articulado. Desde mediados de esa década comienzan intentos de unificarse y coordinarse que terminan en fracaso. El epicentro de todas esas tentativas gravitó en Santiago, ciudad a la que llegué en 1996 y desde entonces me sumé a las tentativas por avanzar hacia una organización anarquista que pudiera canalizar este potencial principal, pero no exclusivamente, juvenil. Después de participar a comienzos del ’97 en un encuentro para organizar a los anarquistas que estuvo caracterizado por la improvisación y por la nula preparación, decidimos que uno de los aspectos fundamentales que debíamos trabajar era la formación militante, tener una prensa libertaria de calidad, que fuera más que una hoja mal fotocopiada, que pudiera repartirse en diversos espacios y con una cierta masividad. Así fue como nació Hombre y Sociedad a mediados de 1997, apareciendo un primer comunicado público en Octubre y nuestro primer número en Noviembre de ese año.

En paralelo veníamos trabajando junto a otros compañeros con los que eventualmente llegamos al Congreso del ’99 en espacios como el estudiantil y en menor medida el sindical. Estas experiencias de trabajo concreto –por ejemplo, en lo que fue la efímera Coordinadora Autónoma Estudiantil nacida durante las tomas universitarias de 1997- fueron las que cimentaron una visión del anarquismo en quienes participamos de ella que iba muchísimo más allá de la contracultura o de la irrupción espectacular en las marchas. Estas experiencias nos acercaron y pavimentaron el camino a la posterior unidad –proceso que no estuvo exento de roces, distanciamientos y lejos de cualquier noción de proceso lineal. De hecho, para fines de año muchos de ese piño nos habíamos distanciado y volcado a fortalecer nuestros propios procesos y espacios.

Para fines de 1998, nos acercamos distintos sectores que habíamos confluido en la crítica a la situación presente del anarquismo, al que veíamos continuamente mordiéndose la cola en una autocomplacencia aterradora. A fines de ese año, habiendo acumulado un poco más de experiencia, habiendo hecho algunos nuevos contactos en el camino, y habiendo vuelto a recomponer las confianzas que se habían perdido al calor de los tropiezos de los dos años anteriores, comenzamos el proceso de convergencia libertaria, que se dio en paralelo a la definición del anarco-comunismo en Chile.

Creo que es importante ser muy claro en que cuando formamos el grupo organizador del Primer Encuentro Anarco-Comunista de Chile, teníamos una noción más o menos vaga de qué queríamos y esa noción fue definiéndose mediante reuniones frecuentes en las cuales los compañeros de ese grupo organizador compartíamos lecturas, reflexiones, experiencias y al calor de ese debate, fuimos definiendo lo que entendíamos por anarco-comunismo. Indudablemente se fundamentaba en los innegables aportes de la Plataforma del Grupo Dielo Trouda y del Manifiesto Comunista Libertario de Fontenis, pero no era una aplicación mecánica, sino que una experiencia original, en la cual recogíamos no solamente los elementos más lúcidos de la tradición anarquista revolucionaria, sino que además, recogíamos los elementos propios de la experiencia revolucionaria en Chile –lo cual incluía las luchas que nosotros mismos habíamos dado. Creo que es importante enfatizar el elemento original de esta experiencia, que en ningún caso rechazó aportes de la tradición, pero que la renovó al calor de nuestra realidad concreta.

Uno de los elementos que sabíamos era imprescindible si queríamos llegar a buen puerto, era tener una organización con bases reales, que no estuviera suspendida en el aire: por tanto, nos propusimos que la organización estuviera compuesta por compañeros con trabajos sociales reales. Junto a ello, planteamos temas como el clasismo, la lucha revolucionaria y el compromiso con la construcción de una organización. Así fue que nacimos, con muchos proyectos y con mucha ambición. Y así también creció la organización, terminando por absorber a los compañeros más comprometidos de otra organización llamada Fuerza Libertaria que eran más cercanos a un anarquismo un poco más laxo y que en un primer momento nos había demonizado.

El Congreso de Unificación Anarco-Comunista

El desarrollo de la organización en sí, fue el desarrollo de una serie de contradicciones que surgieron de la puesta en práctica de nuestro proyecto organizativo. Una de las primeras contradicciones se dio ante el peso que la teoría abstracta debía tener según diversos militantes. Mientras unos creían que la organización debía ser una “escuela de anarquistas”, otros mayoritariamente sostenían que la organización sin descuidar los aspectos de formación, debía pensarse como una organización de lucha y de construcción popular ante todo. Pero esa no fue ni con mucho la contradicción más importante.

Creo que fue en los momentos en que comenzamos a definir una estrategia colectiva de “inserción social”, es decir, de determinar una presencia colectiva y decididamente libertaria en diversos espacios sociales en los que participábamos (social, estudiantil, poblacional) cuando se comenzaron a ver las primeras grietas. Algo por lo demás natural, pues el choque con la realidad de la lucha social concreta es lo que al final determinaba lo que había de real y de superfluo en la organización. Una de las primeras discusiones fue en torno a qué tan democrática y representativa era la asamblea general de la organización en la cual se decidía por fuera de los espacios organizativos de lucha. En realidad, cuando se planteó la reforma orgánica, lo que se hizo fue cambiar el eje de la organización hacia los espacios de inserción, hacia los frentes, con lo cual se dejaba sin piso a quienes tenían tribuna solamente desde la asamblea general. Pero además, aplicábamos un modelo realmente federativo, superando la visión que hasta entonces primaba de un colectivo más o menos grande. Lamentablemente, como respuesta por parte de algunos sectores de la organización, comenzaron las purgas y un mal sano disciplinamiento de muchos compañeros que a veces se equivocaban precisamente porque se atrevían a llevar sus ideas a la práctica o porque no tenían siempre tiempo de bajar al centro desde su población o desde su frente. Algunos frentes, particularmente sindical y estudiantil, fueron injustamente atacados en este proceso.

Por otra parte, algunos sectores de la organización comenzaban en paralelo a forzar realidad artificialmente y a fundar “feudos” en lugar de frentes, y desde ellos se planteó la idea de fomentar un proceso de unidad con otros sectores anarquistas, desde lo “anarquista” y no desde la “lucha”. Eso, en momentos en que veníamos fortaleciendo nuestro trabajo de frentes y, particularmente desde el estudiantil veíamos la posibilidad de avanzar en un proceso de convergencia no desde lo político-abstracto, sino desde nuestro espacio de lucha concreto. Teníamos así la situación a comienzos del 2003, en que por una parte un par de personas en la organización impulsaban una mesa de unidad con otros anarquistas, y por otra parte, otro sector veníamos trabajando en un proceso de convergencia nacional de los estudiantes libertarios a raíz del trabajo conjunto que habíamos dado durante las movilizaciones estudiantiles del 2002. ¿Quién estuvo en lo correcto? Creo que el desarrollo ulterior del Frente de Estudiantes Libertarios comparado con el proceso abortado de la Mesa de Coordinación Anarquista habla por sí solo.

Es esta serie de contradicciones, sumado a las malas prácticas por todos conocidas, que la organización terminó por agotarse a mediados del 2003, entrando a un proceso de discusión y de profunda re-evaluación política que llevó en el 2004 al nacimiento de la Organización Comunista Libertaria de Chile. De ahí, esta organización sigue otro proceso, tampoco exento de contradicciones al cual no me referiré, pero también creo importante que los compañeros que participaron de ese proceso orgánico puedan hacer una evaluación crítica.

A modo de conclusión

Independientemente de los errores que se hayan podido cometer en el CUAC y de los golpes bajos que se recibieron en el proceso de un debate viciado y malintencionado, no podemos perder de vista la naturaleza política de estos dos debates en torno a la cuestión de la construcción de organización y de nuestra política de unidad y de alianzas. Creo que estos elementos dejan importantes lecciones para el presente.

Se ha celebrado el décimo aniversario del Primer Congreso Anarco-Comunista y nuevamente se vuelve a plantear el tema de nuevas coordinaciones, de nuevas convergencias, de nuevas orgánicas de unidad. Tales proyectos no dejan de ser alentadores, particularmente si tomamos en consideración el grado de atomización y dispersión que se vive en Santiago. Pero no podemos caer en los mismos errores de ayer de apresurarnos en el proceso de unidad. Debemos ir paso a paso, discutiendo a todo momento, y sobre todo, debemos evitar, al igual que como lo evitamos el 2003, privilegiar una unidad meramente superestructural, una unidad de orgánicas políticas, sin un correlato en la práctica. La política que definimos entonces y que creo que a la luz de los hechos se ha mostrado como una política correcta, fue la de Unidad desde Abajo y en la Lucha, es decir, potenciar los espacios de base, los trabajos de frentes, y desde esos espacios potenciar la unidad política de los anarquistas para que ésta sea un proceso orgánico, no artificial.

No quiero dejar de resaltar una contradicción aparente, y es que mientras en 1999 nos propusimos fundar entonces una organización política, hoy es este nivel en el cual presentamos mayor debilidad. Creo que nuestra principal fortaleza es el trabajo de frentes, el trabajo al nivel político-social y siendo esa nuestra fortaleza, es natural que cualquier proceso de convergencia a nivel política deba ser tomando como eje estos sólidos cimientos que se han establecido en las luchas estudiantiles, poblacionales y en ciertos espacios sindicales.

Además, semejante proceso de convergencia debería pasar necesariamente por la recuperación de las confianzas, por el abandono de las actitudes arrogantes y soberbias, por tirar por la borda los exclusivismos y por fundar algo que hasta el presente hemos sido incapaces de tener: una cultura de debate constructiva, sana y de altura. Espero que esta revista siga siendo un foro que facilite la creación de esa cultura.

Creo que, por último, es importante tener en consideración algunos elementos no menos importantes para el futuro de nuestro movimiento y que nos llenan de optimismo: cuando comenzamos este camino hace una década, teníamos muy poco que mostrar en términos de lucha concreta, en términos de presencia social. Hoy, aunque falta mucho, hay un acumulado de luchas, de experiencias importante, ha habido efectivamente un proceso de construcción en el que hemos vuelto a hacer al anarquismo patrimonio del pueblo. Eso se reflejó bien durante el encuentro, pese a “ausencias” que creemos que también debieran aportar a este proceso colectivo. Otro hecho notable, es la importante participación de mujeres como se vio en el encuentro: cuando fundamos el CUAC, las compañeras podían contarse con media mano. Eso también demuestra que algo se ha ido avanzando para hacer al anarquismo más inclusivo y un poco más “para todos y todas”. Hoy, pese a todo, podemos hablar efectivamente de un movimiento, el cual retoma la ambición compartida de transformar al mundo.

José Antonio Gutiérrez D.
27 de Enero, 2010

Related Link: http://hyscomunistaanarquica.blogspot.ie/2010/12/encuen....html
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch

Front page

Statement on the Schmidt Case and Proposed Commission of Inquiry

Aodhan Ó Ríordáin: Playing The Big Man in America

Nós anarquistas saudamos o 8 de março: dia internacional de luta e resistência das mulheres!

Özgürlüğümüz Mücadelemizdedir

IWD 2017: Celebrating a new revolution

Solidarité avec Théo et toutes les victimes des violences policières ! Non à la loi « Sécurité Publique » !

Solidaridad y Defensa de las Comunidades Frente al Avance del Paramilitarismo en el Cauca

A Conservative Threat Offers New Opportunities for Working Class Feminism

De las colectivizaciones al 15M: 80 años de lucha por la autogestión en España

False hope, broken promises: Obama’s belligerent legacy

Primer encuentro feminista Solidaridad – Federación Comunista Libertaria

Devrimci Anarşist Tutsak Umut Fırat Süvarioğulları Açlık Grevinin 39 Gününde

The Fall of Aleppo

Italia - Ricostruire opposizione sociale organizzata dal basso. Costruire un progetto collettivo per l’alternativa libertaria.

Recordando a César Roa, luchador de la caña

Prison Sentence to Managing Editor of Anarchist Meydan Newspaper in Turkey

Liberación de la Uma Kiwe, autonomía y territorio: una mirada libertaria para la comprensión de la lucha nasa

Misunderstanding syndicalism

American Anarchist and Wobbly killed by Turkey while fighting ISIS in Rojava

Devlet Tecavüzdür

Attaque fasciste sur la Croix Rousse et contre la librairie libertaire la Plume Noire

Red November, Black November – An Anarchist Response to the Election

Resistance at Standing Rock

1986-2016: 30° anniversario di Alternativa Libertaria/fdca

Bolivia / Peru / Ecuador / Chile | Historia del anarquismo | es

Tue 28 Mar, 10:27

browse text browse image

mujeres.jpg imageNuevo Libro: Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931) 22:40 Thu 09 Nov by Ediciones Espíritu Libertario 2 comments

Un fraternal saludo a todos los compañer@s: Somos Ediciones Espíritu Libertario de Santiago de Chile y a través de este deseamos informar que hemos editado recientemente el siguiente libro: "Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931), compilación realizada por Alejandra Pinto y Adriana Palomera. Salud y anarquia

imageLa organización anarco-comunista en Chile (3ª Parte): Proyecto para un Nuevo Norte Político al C.U.A... Nov 23 by Frente Estudiantil del C.U.A.C. 0 comments

Después de que comenzara a andar la Reforma Orgánica del C.U.A.C., en Mayo del 2002, las tensiones respecto al curso de la organización, que hasta ese momento habían sido subterráneas, estallaron abiertamente. La reforma orgánica había encontrado la oposición de un sector minoritario en la organización, y solamente fue aceptada de mala gana y a regañadientes por éste, haciendo todo lo posible por poner palos a la rueda y hacerla fracasar. Este sector, a la vez que respetaba formalmente -y sin gran entusiasmo- la nueva estructura, se había planteado como objetivo el lograr una convergencia con otros colectivos anarquistas para ganar en número, a la vez que se daba pie atrás al desarrollo cualitativo de la organización en esos meses. La convergencia con esos colectivos buscaba de alguna manera volver al C.U.A.C. antes de sus orígenes y dar por el traste a la organización en Frentes. Esta convergencia se buscó a través de la creación de un periódico conjunto, llamado "Página Negra" (cuyo primer número apareció en Agosto del 2002, y cuyo segundo y último número aparecería en Enero del 2003), el cual se fue comiendo al propio órgano de la organización, el "ALERTA" (del cual aparecieron cuatro números*). No hubo más trabajo en común que se compartiera aparte de esta publicación, que no fue capaz siquiera de desarrollar una línea editorial coherente.

A la vez que un sector buscaba la unidad con otros anarquistas en base a las afinidades (en circunstancias que uno de los objetivos que habíamos tenido cuando se fundó el C.U.A.C. había sido superar la política de los "grupos de afinidad" y plantearnos como organización político-revolucionaria), en espacios artificiales, desde algunos frentes, pero particularmente desde el estudiantil, estábamos empeñados en crear una política de unidad y convergencia con otros sectores ibertarios, pero asentado en la práctica, en el trabajo de base, en el desarrollo de los frentes como el espacio central de actividad de la organización. Al poco andar, fuimos llamando a esta política de convergencia orgánica "Unidad desde la lucha". Esta consigna se convirtió en el eje que concentró las tesis básicas que sosteníamos en torno a la creación de una organización político-revolucionaria anarco-comunista que tuviera inserción y presencia real en las luchas, y que en un período de reflujo como el que vivía Chile en ese momento (aunque tomábamos nota de todo lo que estaba ocurriendo en el "vecindario", sobre todo en Argentina, con quienes teníamos -y tenemos- sólidos vínculos, y con Bolivia y Perú también), que también pudiera ser una organización que impulsara las luchas y ayudara a dar ese salto cualitativo que creíamos que el pueblo podría dar en ese momento. Tardaría el pueblo aún unos años en dar los primeros pasos en su despertar, pero creemos que mucho del esfuerzo que pusimos en lo estudiantil, sindical y poblacional, fue un aporte muy valioso en este sentido.

El choque entre estas dos concepciones se dio abiertamente después de Septiembre, y hacia Noviembre, la organización estaba llena de maquinaciones intestinas, así como de amenazas de expulsiones proferidas en contra de todos nosotros por el sector que se había enquistado en la asamblea general y se negaba a la reforma. Cuando fue la asamblea de evaluación de la reforma, el 23 de Noviembre, la situación ya era insostenible, con la renuncia del tesorero, amenazas, y cuando se revelaron tentativas de quiebre de la organización. Esta tentativa buscó fortalecerse después, el 29 de Diciembre del 2002, en el Encuentro de Iniciativas Libertarias, organizado desde el espacio de "Página Negra", buscando hacer el quite a todas las estructuras formales que la organización venía trabajando. Esta tentativa no pasó del encuentro. Pero ya para entonces resultaba claro que había que dar un debate político de fondo, y esta comprensión fue la que pavimentó el camino al Congreso Programático de fines del 2003, momento en el cual el C.U.A.C. daría por finalizado un ciclo para convertirse en la Organización Comunista Libertaria de Chile (O.C.L.). En este momento, la crisis era irreversible y este documento, pensado y trabajado desde el Frente Estudiantil del C.U.A.C. en el contexto inmediatamente posterior al encuentro de Evaluación, y mientras se desarrolló el Encuentro de Iniciativas Libertarias, entre los meses de Diciembre y Febrero del 2002 y 2003, reflejó algunos aportes en esa dirección. A mí me tocó redactar el documento, pero sus argumentos fueron todos elaborados colectivamente en varias reuniones y el producto final fue discutido y pulido por todos y todas.

Creo que hubo muchos aportes en ese debate: la necesidad de asentar nuestra práctica en las luchas concretas, utilizar esa práctica como una escuela política, comenzar a pensar sobre qué significa la unidad popular y de los sectores libertarios, convertir nuestras inclinaciones ideológicas en propuestas políticas. Pero quizás el mayor aporte de este debate fue nuestra tentativa de armonizar la idea de una organización unitaria con el principio federativo del anarquismo. Viendo la deriva que posteriormente tendría la O.C.L. creemos que fracasamos en esa apuesta. Sin embargo, la riqueza del debate y las ideas que en ese entonces se defendieron como parte integral del proyecto anarco-comunista en Chile, siguen estando vigentes para la revitalización y el relanzamiento de un proyecto libertario, emancipador, profundamente anti-autoritario, que es tan necesario en un país en el cual el centralismo y el estatlismo son parte del ADN de una izquierda que no ha podido romper el cerco impuesto por el bloque en el poder en el marco de la post-dictadura. Por estas razones publicamos un documento que, hasta este momento, estaba inédito y que hoy, cuando ya ha corrido mucha agua bajo el puente y estamos comenzando a reflexionar de manera más serena pero no menos comprometida en esta trayectoria, puede aportar en la búsqueda de esa alternativa libertaria. José Antonio Gutiérrez D.
23 de Noviembre, 2015 *Aún cuando existieron otros órganos utilizados, como el boletín sindical "Despabila" y el boletín "Unidad". Todos vieron unos tres ó cuatro números cada uno. Sin ser órgano del C.U.A.C., pero muy cercana, editábamos también la revista "Hombre y Sociedad" que tenía una amplia circulación en varios puntos del país.

imageLa organización anarco-comunista en Chile (2ª Parte): Proyecto de Reforma Orgánica del C.U.A.C. (May... Nov 07 by Militantes del C.U.A.C. 0 comments

Cuando se formó el Congreso de Unifiación Anarco-Comunista a finales de 1999, teníamos la visión de pasar de los colectivos (casi todos contra-culturales) a una organización que pudiera converitr el pensamiento libertario en acción política al interior de las masas populares. Así como comprendíamos que el movimiento popular chileno debía re-pensarse y re-crearse, el movimiento libertario también tenía que pasar por el mismo proceso para poder cumplir su rol y aportar en este proceso de levantar nuevos referentes en la lucha por la transformación social en el Chile de la post-dictadura. Hacia finales del 2000 comenzamos a pensar cómo poder convertir nuestro entusiasmo revolucionario en una alternativa libertaria. El primer aporte escrito en esa dirección quedó plasmado en un documento elaborado por Mario Celis, que recogía las discusiones de la Comisión de Propaganda, titulado Reestructuración Orgánica del C.U.A.C. (Marzo 2001). Con esa base, aunque con diferencias metodológicas, comenzamos un proceso de organización en lo poblacional, lo estudiantil y lo sindical. Fue en el plano estudiantil donde, quizás, tuvimos los mayores avances y los que más se sostuvieron en el tiempo, aún cuando en los otros dos frentes tuvimos también importantes logros y ganamos en experiencia. Al poco andar, durante el 2001, comenzó a evidenciarse la inadecuación de las estructuras centrales de la organización en relación a lo que estaba ocurriendo en la "periferia", por así decirlo, del C.U.A.C. Por una parte, algunos frentes, sobre todo en el estudiantil, manteníamos importantes niveles de actividad, inserción y organización. Por otra parte, la estructura central de toma de decisiones, la Asamblea, no reflejaba adecuadamente estos cambios ni los trabajos de base que se realizaban. No todos en la organización tenían trabajo de base ni de inserción social, como lo llamábamos, pero desde el espacio de la Asamblea se podía obstaculizar los avances que estaba haciéndose desde la militancia de base. Al poco tiempo, se hicieron evidentes los peores vicios del asambleísmo: que las decisiones las toman los que tienen el tiempo y el aguante para agotar el debate hasta altas horas de la noche, los que pueden estar en todas las reuniones en el centro de la ciudad (las reuniones de la Asamblea, se realizaban en FETRACOMA, organización sindical que nos acogió y sin cuyo apoyo no habríamos podido existir, pero que estaba físicamente muy alejada de muchos de los espacios de militancia concretos que teníamos), y donde se perdía el impuslo y las propuestas de base. Era evidente que la estructura de la Asamblea, como se estaba dando, desgastaba en lugar de aportar a una organización que estaba en franca expansión. Entendíamos que era necesario conservar los elementos centrales de una apuesta asamblearia, fundada en la democracia directa, pero que había que descentralizar la organización, hacerla más dinámica para que respondiera mejor a las exigencias de la nueva fase a la que entraba la organización en pleno auge de la "inserción social". Debíamos, para este efecto, lograr complementar esta necesidad de la asamblea como un espacio abierto, horizontal, participativo de toma de decisiones, con uno de los principios base de nuestra tradición anarco-comunista, el Federalismo. Es así como, desde el Frente Estudiantil, comenzamos a dar debates para poder hacer una propuesta para la re-estructuración orgánica de la organización. Esto nosotros lo sentimos de manera muy fuerte a comienzos del 2002, cuando las tomas universitarias nos impidieron participar de la Asamblea y fue creciendo la distancia con los Frentes. Este debate fue hecho por partes, hasta que en Mayo del 2002 presentamos este documento titulado "Proyecto de Reforma Orgánica del C.U.A.C.". Este documento fue redactado en el Frente Estudiantil, pero en realidad, habían participado en él otros sectores de la organización, por eso no se presentó como documento de Frente. En él, después de un breve diagnóstico de la crisis de la organización, discutíamos algunas propuestas prácticas para dinamizar la organización y hacerla más adecuada para las exigencias de ese entonces. También adelantamos algunas de las observaciones que se venían haciendo en contra de esta reforma, que buscaba fundamentar la organización en sus frentes, descentralizar y hacer, así, una organización más afín al principio federativo anarquista. Siendo una respuesta de carácter fundamentalmente técnico, sabíamos que había una discusión política muy fuerte que se daría a raíz de esta tentativa de reforma. Así fue y finalmente, a partir de esta propuesta, es que comienza el proceso de polarización de posiciones que llevó finalmente a que un sector se escindiera y a que la organización diera un salto cualitativo durante el 2004, transformándose en lo que originalmente fue la Organización Comunista Libertaria (O.C.L.). José Antonio Gutiérrez D.
7 de Noviembre 2015

imageEl mes de febrero lleva el nombre de José Santos González Vera Mar 01 by Solidaridad 0 comments

Periódico Solidaridad conmemora al escritor anarquista que inspirado en las luchas sociales desarrolló una pluma rebelde que hasta hoy cobra sentido.

imageLos libertarios y la Protesta Nacional del 13 de Agosto del 2003 en Chile Aug 13 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

El día 13 de Agosto del 2003 ocurrió un hecho que marcó el movimiento ascendente de la protesta popular en Chile y, particularmente, al movimiento anarquista criollo. Esta protesta, a lo interior, fue uno más de los elementos que terminó por fortalecer la política de frentes y permitir así una maduración del movimiento. Se veía esta protesta como un ensayo para las luchas populares que venían –incluido el 30 aniversario del Golpe de Pinochet un mes más tarde- y en cierta medida lo fue. Tanto para el conjunto del pueblo, como para el sector de éste, pequeño pero dinámico, identificado con el anarco-comunismo.

imageEl periódico “El Andamio” y las luchas obreras en Chile Jun 23 by Ángela Muñoz Arancibia y Luis Cuadri 0 comments

El 26 de noviembre de 1927 fue fundado el periódico “El Andamio”, órgano oficial de la Unión en Resistencia de Estucadores (URE), sindicato obrero en donde la influencia anarquista fue predominante durante muchas épocas. Aunque fue clausurado muchas veces en la historia, dejando de publicarse en dichos momentos, se editó gratuitamente hasta 1972. Sus letras sirvieron enormemente a la organización y la lucha de este gremio, así como al conjunto de los obreros de la construcción y al proletariado de nuestro país.

more >>

imageNuevo Libro: Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931) Nov 09 2 comments

Un fraternal saludo a todos los compañer@s: Somos Ediciones Espíritu Libertario de Santiago de Chile y a través de este deseamos informar que hemos editado recientemente el siguiente libro: "Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931), compilación realizada por Alejandra Pinto y Adriana Palomera. Salud y anarquia

© 2005-2017 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]