user preferences

¡Ni con Petro ni con Ordóñez!

category venezuela / colombia | la izquierda | comunicado de prensa author Sunday December 15, 2013 07:27author by Grupo Estudiantil Anarquista - Grupo Estudiantil Anarquistaauthor email grupoestudiantilanarquista at gmail dot com Report this post to the editors

Declaración ante la actual coyuntura política de la ciudad de Bogotá.

Sin lugar a dudas uno de los sucesos que más ha dado de que hablar en los últimos días es la destitución de Gustavo Petro como alcalde de la ciudad de Bogotá y su inhabilitación para ejercer cargos públicos durante 15 años según un fallo emitido por la Procuraduría General de la Nación. Según este órgano de vigilancia estatal, la medida obedece a las presuntas irregularidades presentadas en el cambio de esquema para la recolección de basuras implementado mediante un decreto en Diciembre del año 2012. La decisión fue dada a conocer a la opinión pública en boca del procurador Ordóñez a comienzos de esta semana y desde ese momento las distintas reacciones no se han hecho esperar.

alejandroordonezygustavopetro549x345.jpg


¡Ni con Petro ni con Ordóñez!

Sin lugar a dudas uno de los sucesos que más ha dado de que hablar en los últimos días es la destitución de Gustavo Petro como alcalde de la ciudad de Bogotá y su inhabilitación para ejercer cargos públicos durante 15 años según un fallo emitido por la Procuraduría General de la Nación. Según este órgano de vigilancia estatal, la medida obedece a las presuntas irregularidades presentadas en el cambio de esquema para la recolección de basuras implementado mediante un decreto en Diciembre del año 2012. La decisión fue dada a conocer a la opinión pública en boca del procurador Ordóñez a comienzos de esta semana y desde ese momento las distintas reacciones no se han hecho esperar.

En efecto, nos encontramos al día de hoy en medio de una polarización política entre quienes arguyen la legitimidad de la medida al encontrarse acorde al marco legal, y por otra parte diversos sectores que rechazan el procedimiento sosteniendo que constituye un ataque frontal a la democracia. En la primera postura encontramos principalmente los matices de la derecha tradicional del país; por el contrario, el respaldo a Gustavo Petro es mucho más heterogéneo convergiendo sectores de centro e izquierda moderada. Ante este panorama, son tres elementos centrales a los cuales nos queremos referir:

1. Queda una vez más demostrada la falacia de la democracia representativa y la vía parlamentaria, al ser instrumentos pensados y controlados por la hegemonía dominante. En este caso, la figura de Ordóñez sólo es una expresión del modelo ultraconservador presente en varias capas de la sociedad colombiana desde las altas esferas políticas, pasando por el paramilitarismo terrateniente, entre otras.

2. No obstante es pertinente aclarar que Gustavo Petro es también victima de sus propios inventos. Por un lado su camaleónica forma de hacer política lo ha llevado a tener alianzas hasta con el partido conservador, ser patrocinado por grandes emporios económicos y respaldar, en su momento como Senador, la elección del procurador que hoy en día lo destituye. Así mismo quiéralo o no, la medida que se ha tomado en su contra corresponde al marco legal del engendro neoliberal plasmado en la constitución de 1991, que él junto con otras ladillas de la política nacional ayudó a construir.

3. Es en este tipo de coyunturas en las que cada quien muestra lo que realmente es. De esta forma hemos visto como, con total descaro, el oportunismo político de diversos sectores que aprovechan la aversión que genera la figura del procurador para acrecentar sus acumulados políticos en miras de las próximas elecciones. Igualmente, resulta aberrante el inusitado respaldo a Petro lubricado en la defensa de cuotas burocráticas o como se dice popularmente: cuidando la lonchera.

A razón de lo anterior, hacemos un enérgico llamado a engrosar una férrea oposición al Procurador Ordóñez quien encarna el modelo de ultraderecha que avanza constantemente en el país haciendo política con el escapulario en una mano y la motosierra en la otra, en detrimento de campesinas, indígenas, estudiantes, trabajadoras y el movimiento social en general. De la misma forma, creemos que tal oposición no debe hacerse enarbolando las banderas del fanatismo evangélico que ha despertado Gustavo Petro por cuanto significa legitimar el proyecto del social liberalismo de corte desarrollista que ha tenido nocivos efectos en Latinoamérica, tales como la profundización del modelo extractivista en beneficio de los grandes capitales, entre otras cosas. Así pues, nuestra apuesta e invitación hoy como ayer para todas las personas quienes nos leen es la construcción horizontal y desde la base por fuera del Estado, donde la participación y el ejercicio de la política se hagan de manera directa y fraternal mediante la libre asociación, promoviendo la organización de carácter clasista y anticapitalista que rompa la dictadura de la democracia burguesa siendo las explotadas de todos los sectores quienes forjen su propia liberación.

¡Ni con Petro ni con Ordóñez!

Por la organización desde la base.
Comunismo libertario, hoy, mañana y siempre.
¡Arriba las que luchan!

Grupo Estudiantil Anarquista -GeA

Related Link: http://grupoestudiantilanarquista.wordpress.com/2013/12...onez/
author by Horacio Duquepublication date Mon Dec 16, 2013 21:17Report this post to the editors

Con ocasión de la destitución del Alcalde Gustavo Petro por el Procurador y de las campañas promovidas por la ultraderecha para bloquear el actual gobierno de Bogotá y su progresista Plan de Desarrollo, la situación política se ha tornado muy compleja involucrando no sólo aspectos coyunturales sino también estructurales.

El conflicto ha derivado en una crisis de bastas proporciones en la que resaltan elementos políticos, institucionales, jurídicos y sociales. La idea de crisis como método, ha sido postulada para pensar sobre todo la producción de conocimiento en sociedades abigarrados o con diversidad cultural como la bogotana en la que habitan casi diez millones de ciudadanos.

El caso que nos ocupa sugiere recurrir a un nuevo andamiaje conceptual, el cual nos parece más pertinente para abordar el contexto de transformaciones que opera en Bogotá en los años recientes con ocasión del triunfo electoral de Petro (2012-2015) como resultado de su dura campaña contra el robo de los presupuestos de la ciudad por los gobernantes del Polo Democrático (2008-2012), que llevó al encarcelamiento del Alcalde Samuel Moreno, del Senador Iván Moreno, de varios concejales, de contratistas y de otros altos funcionarios públicos. A lo que hay que sumar la adopción de un Plan de Desarrollo organizado con ideas reformistas para superar la segregación social, la degradación ambiental, la conservación del agua y la profundización de la democracia participativa.

Las crisis permiten ver lo que no era obvio, discernir causalidades ocultas. Todo porque entran en juego y se tensionan una pluralidad de saberes e interpretaciones que trascienden las versiones sesgadas emitidas desde los poderes dominantes interesados en perpetuar la ignorancia de las mayorías sociales.

Algunos, desde una postura de “ultra izquierda”, (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=178167 ) prefieren aludir a episodios pasados de la mecánica legislativa como el voto depositado por Petro en la elección de Alejandro Ordoñez como Procurador, que según aquel se hizo como un gesto de tolerancia y convivencia entre contradictores ideológicos, descartando el uso de la violencia y el ataque visceral tan común en nuestra sociedad, como una explicación de la situación que se vive en estos momentos, agregando consideraciones sobre identidades ideológicas, de cultura política o de formación económica, para congraciarse y justificar la arbitraria destitución de Ordoñez con la idea peregrina de que al Alcalde le están dando de su misma medicina. Olvidando, por lo demás, el importante papel jugado por Petro como Senador, en el destape y señalamiento de la parapolítica uribista.

Se trata, a mi juicio, de una lectura muy simple, cargada de prejuicios personales, por eso mismo irrelevante en la interpretación de los hechos en curso. La crisis en desarrollo demanda un análisis multidimensional de los aspectos más relevantes de la realidad sociopolítica bogotana que permitan un abordaje integral del proceso, recoger sucesos que se encontraban desconectados, así como demostrar la complejidad de las relaciones sociales y de los fenómenos emergentes.

Por lo pronto se han visibilizado saberes políticos, legales, jurisprudenciales y constitucionales como herramientas de interpretación y salida de la crisis. El Alcalde y el cuerpo político que lo acompaña han recurrido en las tres grandes manifestaciones realizadas a lo largo de la semana que finaliza, a la noción de “poder constituyente” como elemento de pulsión en su convocatoria a la multitud para confrontar el “poder constituido” atrincherado en la Procuraduría, utilizado por el bloque fascista para destruir la reforma social popular y progresista.

Para los efectos de esta nota, y como un aporte preliminar, parece conveniente acudir a una categoría de mayor espesor en el análisis de la coyuntura generada con la destitución de Gustavo Petro.

Me refiero al concepto de campo de conflicto (Melucci, 1999) como operador metodológico. El cual permite discernir entre los conflictos de carácter estructural o hegemónico que implican situaciones de crisis estatal y conllevan la posibilidad de una transformación de las relaciones, de aquellos corporativos o meramente coyunturales cuyo impacto y alcances son limitados, y no afectan a la estructura del poder. Además, constituye sujetos, en episodios de conflictividad los sujetos se agregan, articulan, construyen discursos, pueden cambiar la cualidad y el alcance de la acción colectiva, en tanto que en situaciones históricas en que no existe conflictividad o ésta se reduce a cuestiones puntuales, los sujetos colectivos tienden a inhibirse e incluso a desaparecer. Ello permite abordar a los movimientos en su multiplicidad y variabilidad, en sus desplazamientos entre los diversos ámbitos del sistema y del campo político; así su identidad no es una esencia sino el resultado de “intercambios, negociaciones, decisiones y conflictos entre diversos actores.

Lo que hace estructural y hegemónico el conflicto perfilado con la destitución de Petro es su articulación con los diálogos de La Habana y las connotaciones de los mismos por lo concerniente a la reforma agraria, la participación política y la solución del problema de las drogas, temas que ya disponen de sólidos acuerdos entre las partes.

La categoría de conflicto –campo de conflictividad– se vuelve central para la reconstrucción del proceso desatado con la destitución de Petro ya que permite no sólo la constitución y visibilización en el ámbito nacional de los actores estratégicos, sus luchas y discursos, sino también las contradicciones y fracturas sociales, así como la dinámica de la recortada democracia que rige en Colombia.

Conviene un análisis de la dinámica política en curso, a partir del campo de conflicto, porque éste está dando lugar a la emergencia de nuevos sujetos, discursos y representaciones simbólicas en la disputa por el poder.

Me limito por ahora al hecho notorio del reagrupamiento de la izquierda después de la negativa experiencia del Polo Democrático. Más que las disposiciones legales sobre el sistema electoral (umbral, p.ej.) o el de partidos (castigo al transfuguismo), los sucesos de Bogotá ha permitido la configuración de un importante bloque de la izquierda colombiana, deslindada de aquella esfera inmersa en la degradación ética, que accede a niveles estratégicos en la disputa por la próxima elección presidencial.

Con los diálogos de paz de La Habana en que las FARC han profundizado su desempeño político y simbólico y con la movilización popular desatada en Bogotá, liderada por Petro, en Colombia se ha iniciado el proceso de construcción de una nueva hegemonía, entendida como un “complejo entrecruzamiento de fuerzas políticas, sociales y culturales” (Gramsci en Portantiero, 1987)

De ahí que ante estas nuevas configuraciones políticas y sociológicas, resulta apremiante una lectura atenta de los rasgos y connotaciones que adquiere la democracia, la acción colectiva y las emisiones discursivas de los sujetos, en la medida en que es ahí, en el territorio de las prácticas, donde se gestan las “nuevas” significaciones de la política y sus nuevos derroteros.

Related Link: http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/76105-co....html
author by Antonio Caballero - Semanapublication date Tue Dec 17, 2013 20:41Report this post to the editors

Para mañana viernes –para hace dos días, desde el punto de vista del lector de esta revista, que la recibe el domingo– el alcalde Gustavo Petro convoca a una “ocupación de Bogotá” en protesta por su arbitraria destitución por el procurador Alejandro Ordóñez. Arbitraria por muy argumentada que esté:
260 páginas de chorro jurídico. Y arbitraria por merecida que sea.

Pues tan arbitrario es el procurador Ordóñez en sus tareas de vigilancia y control, que ejerce con intención política doctrinaria tras su máscara de magistrado incorruptible, como arbitrario e inepto es el alcalde Petro en su administración de Bogotá. Y las consecuencias políticas de esas dos arbitrariedades enfrentadas son, me parece, dañinas para la ciudad y dañinas para el país. Pero populares ambas.

La decisión de destituir a Petro ha convertido a Ordóñez en un ídolo de la derecha. Su brutal destitución, y su desproporcionado castigo (quince años de inhabilitación para ejercer cargos públicos: más que los de cárcel que le caen a un violador de cien niños), convierten al autocrático Petro en un mártir de la democracia.

Qué difícil resulta defender a Petro, porque qué mal se defiende él mismo: exagerando. Toda exageración es insignificante, decía Talleyrand. Lo vimos en el balcón del Palacio de la Alcaldía, ante la muchedumbre de sus partidarios en la Plaza de Bolívar, perorando sin freno alguno en la exageración desaforada: comparando la decisión administrativa del procurador Ordóñez con el golpe sangriento de los generales contra Salvador Allende en Chile, equiparándose a sí mismo con todo prócer que se le vino a la memoria: Antonio Nariño, “destituido y encarcelado”, Jorge Eliécer Gaitán, “destituido y asesinado”, Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo, Carlos Pizarro asesinados: todos los que, precediéndolo, pasaron “ante el pelotón de fusilamiento” de que habla García Márquez (pues no podía faltar en esa perorata una alusión a “nuestro nobel”) en Cien años de soledad.

No le faltó en la lista ni siquiera el mariscal Sucre. Ni siquiera –¿y a cuento de qué?– el general José María Córdova, que se sublevó contra Simón Bolívar. Y así como su discurso estaba repleto de mártires, su balcón de la Alcaldía estaba que se caía de gente: su mujer y los niños, el dirigente histórico del diezmado M-19 Antonio Navarro, la candidata presidencial por la exterminada Unión Patriótica Aída Abella, tres guardaespaldas, un policía de quepis, otro señor no identificado.

Y sobrecargada también era su acusación contra sus enemigos: no solo el procurador Ordóñez, sino la oligarquía entera: fascistas, narcotraficantes, corruptos, empresarios ladrones, manejadores de motosierras eléctricas, asesinos.

Y con él, en cambio, todo el pueblo: los trabajadores y las trabajadoras, los humildes, los recicladores de basuras, los niños y las niñas, el movimiento agrario, los indígenas con su cabildos y su guardia indígena, los sindicatos, la juventud animalista, la juventud ambientalista, la generación de la paz, para “detener el fascismo”. Como la Pasionaria famosa de la guerra de España gritaba Petro desde su balcón: “¡No pasarán!”.

Puso en un brete al presidente, desafiándolo a “avalar” la sanción del procurador o a mostrar que le interesa más la paz que su reelección. Y sí: me explican los constitucionalistas que quien debe destituir al alcalde es el presidente de la República, y no el procurador; pero que tiene que hacerlo obligatoriamente si el procurador se lo solicita.

Pero repito ahora lo que escribí aquí mismo hace mes y medio: Petro no es la paz, aunque se quiera identificar con ella. Esa identificación es un chantaje. Tiene razón cuando dice que es una “mala señal” para los que negocian sobre la paz en La Habana el hecho de que a un guerrillero desmovilizado como es él se le impida gobernar. Pero solo tiene razón si el hecho de ser un guerrillero desmovilizado es de verdad el motivo por el que se le impide gobernar.

Y no la tiene si el motivo es, como afirma el procurador Ordóñez, que ha cometido una falta administrativa con el manejo de las basuras. A mí, personalmente, no me cabe la menor duda de que la sanción del procurador Ordóñez tiene origen político, y así lo muestra (aunque no lo demuestra) su desmesura.

Pero el llamado a la indignación y a la rebeldía que hace el alcalde Petro me parece una mala señal para la democracia: porque quiere decir que un exguerrillero no puede ser juzgado ni sancionado por nadie, sea por un delito o sea por una falta administrativa cometidos después de la dejación de las armas.

De manera insensata, la varita mágica, o más bien el zurriago mágico del procurador Ordóñez, ha convertido al exguerrillero Petro (y con él a todos los exguerrilleros) en un intocable.

Related Link: http://www.semana.com/opinion/articulo/columna-de-anton...168-3
 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Double Issue 5/6 of Tokologo, the Newsletter of the TAAC, now available

Venezuela / Colombia | La Izquierda | Comunicado de prensa | es

Sat 30 Apr, 13:16

browse text browse image

368235_114948_1.jpg imageApuntes ante la actual coyuntura de destitución del Alcalde de Bogotá 20:20 Tue 17 Dec by Grupo Libertario Vía Libre 0 comments

Posicionamiento del Grupo Libertario Vía Libre ante la destitución e inhabilitación del alcalde bogotano Gustavo Petro.

5.jpg imageEn apoyo de la Asamblea Permanente de Trabajadoras de la Universidad Nacional 21:14 Tue 19 Mar by Grupo Estudiantil Anarquista 0 comments

Desde la madrugada del pasado miércoles 20 de febrero un sector importante de las trabajadoras de planta y por prestación de servicios, de la sedes de Bogotá y Palmira de la Universidad Nacional de Colombia, se han declarado en Asamblea Permanente, decidiendo un cese total de actividades laborales, que incluye el bloqueo de todos los edificios académicos de las respectivas sedes, acciones permanentes de denuncia y jornadas de movilización diaria.

venezula_anarcos.jpg imageSobre Venezuela y ante la muerte de Hugo Chávez – Seguir creando un pueblo fuerte!!! 14:42 Fri 08 Mar by FAU 0 comments

En ese pueblo multitudinario que sale a la calle en Venezuela hay expresión de dolor, sentimiento de pérdida de algo querido. Al mismo tiempo dentro del dolor marcan que hay un rumbo a seguir, que quedó una línea trazada. Así lo viven, lo sienten y lo dicen. “Nuestro deber hoy es seguir más a fondo con el socialismo, con la lucha del proyecto que nos legó el comandante”, responde a un reportero un entrevistado al paso. Otros dicen cosas parecidas y mencionan lucha y socialismo una y otra vez. ¿Qué subjetividad produjo esta experiencia social en los de abajo? Difícil para responder y menos rápidamente y hoy. Se vive en le dimensión de la emoción, la angustia, el sentimiento aporreado. También la rebeldía. Que trajeron estos vientos tan fluidos, con tanta contradicción, con tanto de esperanza para amplios sectores de los de debajo de verdad. Lugar donde fue más extenso el respaldo a Hugo Chavez. ¿Qué elementos ideológicos se produjeron? ¿Cómo se expresarán estos elementos en el mañana cercano?

farv.jpg imageFrente a la desaparición física del Compañero Hugo Chávez 07:18 Fri 08 Mar by Federación Anarquista Revolucionaria de Venezuela 0 comments

Como anarquistas, siempre consideramos a Chávez un compañero, un hermano, uno más en nuestras trincheras de lucha. A pesar de nuestras diferencias y de nuestras críticas mutuas, siempre fue la unidad del pueblo y la potencialidad de su organización las consignas que mantuvieron articuladas nuestras acciones. Son tiempos de continuar la lucha iniciada el 27F de 1989. Son tiempos de reivindicar el sendero de la lucha por la vida, por el comunismo libertario, por la revolución, por la verdadera revolución.

congreso.jpg imageDeclaración del Grupo libertario Vía Libre ante el Congreso de los Pueblos 21:26 Mon 11 Oct by Grupo Vía Libre 0 comments

Hoy las palabras y las resistencias caminan por Colombia y se juntan para fortalecerse. Más de 10 mil personas venidas de los más diversos procesos sociales y populares de orden local, regional, sectorial, temático y nacional, nos daremos cita en el acto de instalación del Congreso de los Pueblos a realizarse en la Universidad Nacional sede Bogotá entre el 8 y el 12 de octubre, con el fin de construir un gran mandato nacional que impulse y unifique los procesos y las luchas.

imageReflexiones sobre medio siglo de lucha guerrillera en Colombia Jan 11 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

Este artículo apareció originalmente en la revista CEPA (año IX, Vol. II, No.19 –Agosto/Diciembre 2014) y fue escrito entre abril y junio de 2014 cuando se conmemoraba el medio siglo de vida de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (FARC-EP). El objetivo de este artículo no era ni hacer una historia exhaustiva de este movimiento insurgente, ni una apología, ni una exposición sistemática de la ideología y la práctica del movimiento guerrillero. El objetivo, en realidad, era mucho más simple: demostrar que la resistencia no ha sido estéril ni en vano. Quería salir al paso a una determinada línea argumentativa en un sector liberal y socialdemócrata de la izquierda que plantea, de manera simplista, que la lucha armada, en el mejor de los casos, ‘no ha servido para nada’ o, en el peor de los casos, ha sido el principal factor del estancamiento de la izquierda colombiana –a esto último lo he llamado la tesis de la “guerrilla-tapón”, que bloquea el aparentemente “inevitable” cauce de la izquierda legal al poder–. Ambas tesis parten de la discutible base de que la resistencia armada fue sencillamente una opción que se asumió dogmáticamente en medio de un abanico de oportunidades que la izquierda tenía a mediados del siglo XX. En este sentido la gran responsable de la violencia en Colombia sería, en realidad, el movimiento guerrillero y no el Estado. De esta manera, estas reflexiones deben ser entendidas como una contraparte de una polémica previa,¿Qué paz para Colombia?, escrito con un amigo y colaborador que prefirió usar el seudónimo de Uriel Gutiérrez.

Creo que es importante volver a rescatar el significado de la resistencia armada en la historia reciente colombiana de una visión condenatoria a priori, precisamente, porque esa visión sirve para que el Estado oculte su responsabilidad histórica fundamental ante los horrores experimentados en más de medio siglo de violencia “desde arriba”, y en consecuencia, se diluya en el imaginario público la urgencia de reformas estructurales para garantizar una superación a las causas que están en la raíz de este ciclo del conflicto social y armado. De paso se quiere endilgar toda responsabilidad a la insurgencia, como ya se está viendo en la elaboración del discurso post-conflicto –que pudo ser ensayado con ocasión del sincero acto de perdón del comandante de las FARC-EP Pastor Alape en la comunidad de Bojayá–, donde la reconciliación pasa porque la sociedad “perdone” a la insurgencia, precisamente, por el acto de rebelión, no por hechos puntuales. La reconciliación de la oligarquía consiste en que el hijo descarriado vuelve a casa, el padre sacrifica un cordero, y todos felices en la finca. William Ospina lo señalaba en un artículo con su prosa fina y a la vez desgarradora:
“la astuta dirigencia de este país una vez más logra su propósito de mostrar al mundo los responsables de la violencia, y pasar inadvertida como causante de los males. A punta de estar siempre allí, en el centro del escenario, no sólo consiguen ser invisibles, sino que hasta consiguen ser inocentes; no sólo resultan absueltos de todas sus responsabilidades, sino que acaban siendo los que absuelven y los que perdonan” [1].

Dentro de esta estrategia de amnesia histórica es fundamental quitar cualquier piso de legitimidad al accionar de la insurgencia. Ahí es donde el discurso de que la resistencia de décadas fue en vano juega un rol clave pues resta todo sentido a más de medio siglo de lucha insurgente. Dice el sociólogo Charles Tilly que
“el hecho trágico y fundamental, es sencillo: la coerción funciona; aquellos que aplican una fuerza considerable en contra de sus semejantes obtienen obediencia, y gracias a esa obediencia obtienen múltiples ventajas, dinero, bienes, deferencia, acceso a placeres que le son negados a las personas que tienen menos poder” [2]. El consenso que se ha generado en ciertos círculos y el proceso de recomposición gradual de la hegemonía del Estado colombiano, es indisociable del terror paramilitar, del desplazamiento masivo, de los falsos positivos, de las desapariciones en masa de activistas sociales, en fin, de todo el repertorio de violencia física y estructural a disposición del Estado colombiano y fortalecido por el Plan Colombia. El consenso en importantes sectores sociales, que incluye a importantes sectores de izquierda o “progresistas”, de que la resistencia armada ha sido inútil o una anomalía histórica, es el resultado de esa coerción. Aunque nos encante la idea de pensar que vivimos en un mundo de leyes, de estado de derecho, de derechos inalienables que portamos todos por igual desde que nacemos, la verdad es que todo esto es una ficción: en el mundo real, la fuerza siempre antecede a la razón. Las ideas dominantes lo son porque reflejan el dominio de la clase en el poder, no por sus cualidades intrínsecas.

Mi intención con este ensayo era demostrar que Tilly tiene razón, pero que su argumento es incompleto. Así como la coerción de los poderosos funciona, también funciona la resistencia de los de abajo [3]. La acción colectiva, la resistencia, en todas sus vertientes y expresiones, que incluyen la lucha armada, pero que no se agotan ni mucho menos en ella, también han sido creadoras de realidad. Debido a la asimetría de las partes en conflicto, las FARC-EP han tenido un rol limitado, muy limitado, en la dirección de los eventos que han dado forma a Colombia en las últimas décadas. Pero su sola existencia, ha puesto un cierto límite al poder absoluto que la oligarquía colombiana habría tenido de otra manera. La resistencia ha tenido un impacto enorme en ciertos derechos conquistados y en ciertos beneficios que hoy se dan por sentado. Si bien ese impacto ha sido, como es apenas lógico, más fuerte en las zonas rurales donde la influencia insurgente ha sido mucho mayor, incluso hegemónica en algunos casos, la impronta de las reformas que han sido sacadas mediante la resistencia al establecimiento se ha hecho sentir en todo el país.

El tono es polémico y lo prefiero así: hay veces, cuando el contradictor exagera, en que la mesura no es aconsejable. Insisto, este ensayo no pretende ser un balance completo, ni una exposición exhaustiva de los objetivos de la insurgencia, ni un análisis crítico de lo coherente o no que han sido, ni una historia de éstas. Tampoco pretendo acá defender tal o cual acción, o forma de acción, ni una determinada estrategia o falta de ella, ni defender los avances o los silencios en el proceso de paz en La Habana. Mucho menos pretendo defender todo lo que la insurgencia ha hecho o dejado de hacer. El objetivo, como lo he dicho, es mucho más humilde, pero a la vez más apremiante. Es hacer un ejercicio de memoria histórica y echar por suelo la tesis reaccionaria que se ha incrustado aún en sectores de izquierda, de que medio siglo de luchas ha sido en vano. Es demostrar que la resistencia, nos guste o no, ha sido un motor de la historia colombiana y que ha dado frutos para algunos de los sectores más oprimidos, explotados y marginalizados del país. Ahora que estamos prontos a presenciar el cierre de un ciclo histórico para Colombia, la historia y las ciencias sociales nos pueden servir de brújula para ver por dónde seguir transitando en la larga marcha hacia una sociedad emancipada.

José Antonio Gutiérrez D.
8 de Enero 2016

image[Colombia] Nada Se Ha Perdido Queda Todo Por Ganar Nov 03 by Colectivo ContraInformativo Sub*Versión 0 comments

“Que el mundo va a cambiar, nos dicen…
que cuando votemos, nos escucharán.
Si en cambio no votáis, nos dicen…
los del otro lado nos aplastarán,
y así se quedarán, nos dicen,
con las manos libres para hacer su plan.

Malditas elecciones, decimos,
si la voz rebelde se domesticó.
Malditas elecciones, decimos,
quieren el gobierno,
y nosotros no…”

-Chicho Sánchez Ferlosio-

image[Colombia] ¡Nuestros sueños no caben en sus urnas! Oct 12 by Grupo Estudiantil Anarquista 0 comments

En un par de semanas, el domingo 25 de Octubre del año en curso, se realizará una nueva jornada electoral donde se impondrán los nuevos alcaldes, concejos municipales, gobernaciones departamentales, asambleas de diputados, y en el caso distrital, edilatos de localidades. En los últimos días esta contienda se ha ido calentando con explosividad, especialmente en lo que refiere a la elección del alcalde o alcaldesa de Bogotá (segundo cargo burocrático de importancia en el país), mostrando con agresividad las campañas a través de los medios de comunicación hegemónicos (sobre todo en la guerra sucia y las encuestas, que terminan definiendo gran parte del contingente electoral indeciso), la publicidad callejera y el despliegue de las maquinarias que, al igual que hace décadas en Colombia, buscan votos en los barrios y veredas a través de prácticas de clientelismo, compra de votos y el trasteo de votantes, entre otras sucias artimañas.

imageHabemus presidente: mandato por la paz con injusticia social Jun 17 by José Antonio Gutiérrez D. 2 comments

El triunfo de Santos no debería sorprender a nadie: las elecciones no definen nada, sino que sancionan apenas, con un tenue barniz democrático, lo que ya estaba decidido. Con el respaldo del capital financiero, de los empresarios, de los EEUU y de la Unión Europea, era imposible que Santos perdiera. Aunque es discutible el peso de la izquierda en el resultado electoral, lo cierto es que la izquierda tuvo un rol clave no en decidir las elecciones, sino en ayudar a lavar la imagen de Santos ante la opinión pública. Además, al personalizar –junto a los santistas- el proceso de paz en la figura del presidente, han ayudado a que la paz, originalmente una conquista del pueblo movilizado (y en últimas hasta un deber constitucional), pueda ser redefinida en este segundo período de gobierno en los términos de Santos. El presidente tiene las llaves de la paz, ahora sí, bien guardaditas en su bolsillo y no las compartirá con nadie, a menos que sea hacia la derecha.

imageNo Voto por la Paz, Tampoco por la Guerra Jun 15 by Steven Crux 0 comments

En medio de locas de naranjas e hijos no prestados para la guerra transcurre el actual circo electoral, que llega a su tercer clímax después del 9 de marzo y el 18 de mayo. Al igual que en las anteriores oportunidades hoy salen los payasos protagonistas: desde mujeres de la “clase media”[1] trabajando para Uribe hasta, quienes con la alternativa no tan “Clara”, llaman a votar por el Santismo Positivo. Todo un espectáculo, donde a las de abajo se nos ve de nuevo como simples espectadoras cuyo único rol será legitimar por medio del voto su “democracia”, es decir, la explotación y la miseria durante por lo menos 4 años más.

Este articulo pretende analizar brevemente este panorama, pero también proponer líneas de acción y elementos con los cuales podamos romper este guion ya escrito, escapar de él para ser nosotras mismas –las históricamente excluidas- quienes llevemos las riendas de nuestras vidas y nuestras comunidades, barriendo hoy con el bochornoso espectáculo de derechas peleándose e izquierdas tibias cargándole ladrillos al enemigo.

more >>

imageApuntes ante la actual coyuntura de destitución del Alcalde de Bogotá Dec 17 0 comments

Posicionamiento del Grupo Libertario Vía Libre ante la destitución e inhabilitación del alcalde bogotano Gustavo Petro.

imageEn apoyo de la Asamblea Permanente de Trabajadoras de la Universidad Nacional Mar 19 Bogotá 0 comments

Desde la madrugada del pasado miércoles 20 de febrero un sector importante de las trabajadoras de planta y por prestación de servicios, de la sedes de Bogotá y Palmira de la Universidad Nacional de Colombia, se han declarado en Asamblea Permanente, decidiendo un cese total de actividades laborales, que incluye el bloqueo de todos los edificios académicos de las respectivas sedes, acciones permanentes de denuncia y jornadas de movilización diaria.

imageSobre Venezuela y ante la muerte de Hugo Chávez – Seguir creando un pueblo fuerte!!! Mar 08 Federación Anarquista Uruguaya 0 comments

En ese pueblo multitudinario que sale a la calle en Venezuela hay expresión de dolor, sentimiento de pérdida de algo querido. Al mismo tiempo dentro del dolor marcan que hay un rumbo a seguir, que quedó una línea trazada. Así lo viven, lo sienten y lo dicen. “Nuestro deber hoy es seguir más a fondo con el socialismo, con la lucha del proyecto que nos legó el comandante”, responde a un reportero un entrevistado al paso. Otros dicen cosas parecidas y mencionan lucha y socialismo una y otra vez. ¿Qué subjetividad produjo esta experiencia social en los de abajo? Difícil para responder y menos rápidamente y hoy. Se vive en le dimensión de la emoción, la angustia, el sentimiento aporreado. También la rebeldía. Que trajeron estos vientos tan fluidos, con tanta contradicción, con tanto de esperanza para amplios sectores de los de debajo de verdad. Lugar donde fue más extenso el respaldo a Hugo Chavez. ¿Qué elementos ideológicos se produjeron? ¿Cómo se expresarán estos elementos en el mañana cercano?

imageFrente a la desaparición física del Compañero Hugo Chávez Mar 08 FARV 0 comments

Como anarquistas, siempre consideramos a Chávez un compañero, un hermano, uno más en nuestras trincheras de lucha. A pesar de nuestras diferencias y de nuestras críticas mutuas, siempre fue la unidad del pueblo y la potencialidad de su organización las consignas que mantuvieron articuladas nuestras acciones. Son tiempos de continuar la lucha iniciada el 27F de 1989. Son tiempos de reivindicar el sendero de la lucha por la vida, por el comunismo libertario, por la revolución, por la verdadera revolución.

imageDeclaración del Grupo libertario Vía Libre ante el Congreso de los Pueblos Oct 11 0 comments

Hoy las palabras y las resistencias caminan por Colombia y se juntan para fortalecerse. Más de 10 mil personas venidas de los más diversos procesos sociales y populares de orden local, regional, sectorial, temático y nacional, nos daremos cita en el acto de instalación del Congreso de los Pueblos a realizarse en la Universidad Nacional sede Bogotá entre el 8 y el 12 de octubre, con el fin de construir un gran mandato nacional que impulse y unifique los procesos y las luchas.

more >>
© 2005-2016 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]