user preferences

New Events

Mashriq / Arabia / Iraq

no event posted in the last week

Repensar el anarquismo en un país colonizado

category mashriq / arabia / iraq | imperialismo / guerra | opinión / análisis author Saturday August 31, 2013 01:38author by Joshua Stephens Report this post to the editors

Conversaciones con anarquistas palestinos

En Palestina, históricamente se han dado elementos de auto-organización en la lucha popular, incluso si no se adscribieron explícitamente al anarquismo como tal. “Las personas ya organizaron su vida horizontalmente o de forma no jerárquica,” dice Beesan Ramadan
intifadapalestina.jpg

“A decir la verdad, aún estoy intentando librarme de ese poquito de nazismo que llevo dentro” dice bromeando Ahmad Nimer mientras conversamos en un bar de Ramallah. El tema de nuestra conversación es uno esos llamativos: como se puede ser anarquista en Palestina.

“En un país colonizado, es bastante difícil llevar a las personas hacia soluciones antiautoritarias y anti-estatales. Se necesita contar con una fuertemente mentalidad anticolonial muy extendida pero también limitada por el nacionalismo,” dice desconsolado Nimer. De hecho, hoy los anarquistas palestinos tienen un problema de visibilidad. Pese a que el activismo anarquista en Israel es equiparable al nivel internacional, entre los tantos activistas palestinos no parece existir una conciencia similar del anarquismo.

“El debate actual sobre temas anarquistas se centra sobre todo en la cuestión del poder: rechazar el ejercicio del ‘poder sobre’ y favorecer el ‘poder con’. Cuando se habla de anarquismo como concepción política, éste se define en torno al rechazo del estado,” comenta Saed Abu-Hijleh, profesor de geografía humana en la Universidad al-Najah de Nablus. “Se habla de una sociedad que se organiza sin interferencia del estado.” Pero, ¿cómo puede un pueblo sin estado abrazar el anarquismo, el cual implica la oposición al estado como condición para su auto-realización?

En Palestina, históricamente se han dado elementos de auto-organización en la lucha popular, incluso si no se adscribieron explícitamente al anarquismo como tal. “Las personas ya organizaron su vida horizontalmente o de forma no jerárquica,” dice Beesan Ramadan, anarquista del lugar, que define el anarquismo como una “táctica” dudando sobre la necesidad de etiquetarse. Prosigue: “está ya dentro de mi cultura y en el mundo en el que los activistas palestinos operan. Durante la Primera Intifada, por ejemplo, cuando una casa era demolida, las personas se organizaban espontáneamente para reconstruirla. Como anarquista palestina me refiero a las raíces de la Primera Intifada, que no nació de una decisión formal e incluso fue contra la voluntad de la OLP.” Yasser Arafat declaró la independencia en noviembre de 1988, después del inicio de la Primera Intifada en el 1987, y Ramadan añade “para desviar los esfuerzos de la Primera Intifada.”

La cuestión palestina se complica aún más en los últimos decenios. El contexto de la Primera Intifada establecida sobre amplias bases de auto-organización horizontal fue sustituido en 1993 con la creación vertical de la Autoridad Palestina (AP) tras los Acuerdos de Oslo. “Ahora, aquí en Palestina,” comenta Ramadan, “nuestro concepto de autoridad no tiene nade que ver con aquel contra el que se lucha en otros lugares... Nosotros tenemos la AP y la ocupación, y nuestras prioridades no hacen más que mezclarse continuamente. La AP y los Israelíes está al mismo nivel ya que la AP es un instrumento en manos de los Israelíes para oprimir a los palestinos.” También Nimer piensa lo mismo, argumentando que se poco a poco se va difundiendo la idea de que la AP es una especie de “ocupación indirecta.”

Ser anarquista no significa izar la bandera rojinegra ni hacer el “bloque negro,” puntualiza Ramadan refiriéndose a la táctica de protesta anarquista en la que los manifestantes se visten de negro y se cubren los rostros. “Yo no quiero imitar a la forma de ‘hacer’ anarquismo de ningún grupo occidental... aquí no funcionaría porque necesitamos crear conciencia popular plena. La gente no los entendería.” Todavía Ramadan cree que la poca visibilidad de los anarquistas palestinos y, en modo más amplio el escaso conocimiento del anarquismo en Palestina, no significa que haya pocos. “Yo creo que hay un buen número de anarquistas en Palestina,” pero rápidamente concede que “la mayor parte, por ahora, se trata de individuos [aunque] cada activista tenemos nuestras formas.

Esta falta de un movimiento anarquista unificado en Palestina se podría explicar con el hecho de que los anarquistas occidentales nunca han llevado a cabo un análisis profundo del colonialismo. “[Los autores occidentales] no lo han escrito” mantiene Budoud Hassan, activista y estudiante de leyes. “Allí, su lucha es diferente.” Nimer añande: “para los anarquistas en los Estados Unidos, la descolonización podría ser una parte de la lucha anti-autoritaria; para mi, por el contrario, es exactamente lo que debe suceder.”

Significativamente, Hassan extiende su visión del anarquismo a otras posiciones más allá de la simple lucha contra el estado y la ocupación colonial. Ella cita al escritor palestino y nacionalista árabe Ghassaan Kafani, subrayando el hecho de que éste no sólo se enfrenta a la ocupación, “pero también a las relaciones patriarcales y la clase burguesa. Éste es el porqué yo pienso que los árabes – los anarquistas en Palestina, en Egipto, en Siria, en Bahréin – necesitamos la reformulación del anarquismo en un modo efectivo que refleje nuestra experiencia del colonialismo, nuestra experiencia como mujeres en una sociedad patriarcal como ésta.”

“No basta con formar parte de la oposición política,” advierte Ramadan, quien añade que para muchas mujeres, “si nos oponemos a la ocupación, necesitamos oponernos a la familia.” De hecho, la tan enfática presencia de las mujeres durante las protestas, afirma Ramadan, esconde el hecho de que en realidad muchas mujeres deben combatir para poder reafirmar su propia existencia. Así mismo, su participación en las reuniones nocturnas empuja a las jóvenes mujeres a luchar contra los vínculos sociales que su contraparte masculina no pretende incluir en los temas a discutir.

“Como Palestinos, es necesarios establecer lazos con otros anarquistas árabes,” dice Ramadan influenciada por las lecturas de los materiales anarquistas desde Egipto a Siria. “Tenemos mucho en común y, a causa del aislamiento, terminamos trabajando con los anarquistas internacionales que tantas veces, aún siendo políticamente muy capaces, permanecen bloqueados en algunas ideas erróneas y en la islamofobia.”

En un breve artículo publicado en Jadaliyya titulado “Luces Anarquistas, Liberales y Autoritarias: Notas sobre la Primavera Árabe,” el autor Mohamed Bamyeh mantiene que las recientes revueltas árabes reflejan “una combinación extraña de métodos anarquistas e intenciones liberales,” subrayando que “el estilo revolucionario es anarquista, en el sentido que requiere poca organización y dirección, o al menos se tiende a sospechar de partidos y jerarquías tras la victoria revolucionaria.”

La multitud egipcia en la plaza Tahrir en el Cairo el pasado diciembre ha dado una esperanza a los anarquistas palestinos. Mientras el presidente Mohamed Morsi consolidaba su poder ejecutivo, legislativo y judiciario, los grupos anarquistas participaban en las manifestaciones. Estos egipcios se definían a si mismos como anarquistas y hacían referencia al anarquismo como tradición política. De vuelta en Ramallah, Nimer reflexiona: “frecuentemente soy pesimista, pero no sean reduccionistas con los palestinos. Podemos explotar en cualquier momento. La Primera Intifada se inició con un accidente de tráfico.”

Gracias a Ahmed Nimer.

Traducción: Julio Moreno Cirujano

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
¿Què està passant a Catalunya?

Front page

Noi comunisti anarchici/libertari nella lotta di classe, nell'Europa del capitale

Luttons contre le harcèlement et toutes les violences patriarcales !

The Old Man and the Coup

Hands off the anarchist movement ! Solidarity with the FAG and the anarchists in Brazil !

URGENTE! Contra A Criminalização, Rodear De Solidariedade Aos Que Lutam!

¡Santiago Maldonado Vive!

Catalunya como oportunidad (para el resto del estado)

La sangre de Llorente, Tumaco: masacre e infamia

Triem Lluitar, El 3 D’octubre Totes I Tots A La Vaga General

¿Què està passant a Catalunya?

Loi travail 2017 : Tout le pouvoir aux patrons !

En Allemagne et ailleurs, la répression ne nous fera pas taire !

El acuerdo en preparacion entre la Union Europea y Libia es un crimen de lesa humanidad

Mourn the Dead, Fight Like Hell for the Living

SAFTU: The tragedy and (hopefully not) the farce

Anarchism, Ethics and Justice: The Michael Schmidt Case

Land, law and decades of devastating douchebaggery

Democracia direta já! Barrar as reformas nas ruas e construir o Poder Popular!

Reseña del libro de José Luis Carretero Miramar “Eduardo Barriobero: Las Luchas de un Jabalí” (Queimada Ediciones, 2017)

Análise da crise política do início da queda do governo Temer

Dès maintenant, passons de la défiance à la résistance sociale !

17 maggio, giornata internazionale contro l’omofobia.

Los Mártires de Chicago: historia de un crimen de clase en la tierra de la “democracia y la libertad”

Strike in Cachoeirinha

© 2005-2017 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]