user preferences

New Events

África del Norte

no event posted in the last week

Anarquismo en Egipto luego de la Hermandad: Una Entrevista

category áfrica del norte | movimiento anarquista | entrevista author Sunday July 14, 2013 00:40author by Joshua Stephens Report this post to the editors


En la mañana que le siguió al 30 de junio cuando sacaron a Mohammed Morsi, conecté con Mohammed Hassan Aazab mientras él intentaba mantener cuatro casetas anarquistas en una de las sentadas (sit-ins) más grandes de Cairo. Un poco después la milicia entró y destituyó a Morsi de su puesto para cercar a los islamistas mientras cerraban medios de comunicación que parecían ser parciales hacia la Hermandad Musulmana – en algunos casos disparándole a miembros del partido mientras se encontraban bajo arresto y al punto de masacrar un número de seguidores durantes las oraciones del viernes. Islamistas han respondido con bloqueos en las calles que dirigen hacia el aeropuerto y llevando a cabo operaciones militares de baja intensidad dispersas por diferentes partes del país.

Para los anarquistas y otros en Egipto a los que la memoria tiene el deber de recordar el último periodo de orden militar luego de la salida de Mubarak, el panorama que emerge es sumamente complejo: los islamistas que creían haber sacado el 30 de junio están en retirada pero a manos de una milicia que podría fácilmente poner en la mirilla otros movimientos de base. Esto ha resultado en muchos exámenes introspectivos así que el tiempo parecía adecuado para resumir mi conversación con Aazab.
idfigded.png


- Cuando la revolución del 25 de enero comenzó, ¿Había alguna presencia anarquista de la que estuvieses conciente?

No, estaba principalmente confinada a blogs y a Twitter.

- ¿Cuándo comenzaste a conectar con otros anarquistas?

En Tahrir durante las sentadas (sit-ins) antes de que cayera Mubarak.

- ¿Más allá de sacar a Mubarak, habían aspectos particulares de la revolución con los que sentías apego?

La organización auténtica en realidad no comenzó hasta luego de la destitución de Mubarak. Comenzamos a reunirnos, a hablar con las personas, a imprimir y escribir nuestras ideas y a organizar meetings en cafés en el centro de la ciudad frente a quien estuviese allí. Luego, en los conflictos de la calle Mohammed Mahmoud nos encontramos peleando al lado el uno con el otro.

- Me imagino que fue una experiencia bastante traumática. Me pareció espeluznante el sólo caminar al lado de los murales. ¿Esto transformó a los anarquistas?

Claro. Luego de sacar a Mubarak, trabajar en las calles era increíblemente difícil. Pasaban cosas horribles en Tahrir y nadie nos creía. La gente creía en el ejercito y en los islamistas. Luego de remover a Muabarak, este último año y medio, se podría decir que estábamos luchando en contra de nuestra propia comunidad y para cuando Morsi asumió su cargo estábamos descorazonados.

- ¿Fue por esta razón que me habías comentado que te habías dado por vencido con la política?

Sí, exactamente. Te diré algo a manera de ejemplo – en este punto, el 90% de los egipcios no creían que el ejercito disparaba con balas vivas a las personas en Tahrir durante los encontronazos afuera de las oficinas del Primer Ministro luego de Mohammed Mahmoud. Muchos de nosotros estábamos ahí y cuatro de nuestros amigos murieron frente a nosotros y las personas actúan como si estuviésemos mintiendo. Mierdas como esa te destruyen.

- Y ahora estás básicamente atorado entre el ejercito y el Ikwhan.

Y el Viejo Régimen. Estamos en mierda profunda. No hay casi nada que hacer sólo reír.

- Parece que la milicia – en especial su liderato – favorecería el viejo régimen. ¿Los generales controlan algo como 30% de la economía, no?

Sí. Así es. El ejercito está en el centro de nuestros problemas económicos. Y ahora hay menos probabilidades de hablar sobre esos problemas que antes porque probablemente ahora mismo las personas ven el ejército como aquellos que previnieron una guerra civil. Así que están más allá de cualquier reproche. Pueden hacer lo que quieran y nadie hará alguna pregunta. Si alguien protesta lo tildan de traidor.

- Cuando hablábamos el otro día parecía que estabas luchando con tus propios sentimientos en relación a las acciones del ejército en contra del Ikhwan. ¿Ahora, cómo te sientes al respecto?

Bueno, tengo dos sentimientos, ¿sabes? Si dejamos que el Ikham sea la víctima del ejército hoy, nosotros seremos la víctima mañana. Por otro lado, parte de mí siente que el Ikhwan se merece todo lo que le ha pasado. Hasta el momento han estado jugando la carta de una guerra civil. Así que es muy difícil organizar esto emocionalmente. Tengo miedo de que mi odio hacia el Ikhwan me haga perder mi humanidad en el final. No sentí nada cuando vi las fotos de los seguidores de la Hermandad asesinados en la mezquita de Raba’a Adwyia el otro día. Recordé como los islamistas habían encontrado excusas para que el ejército nos matara en Mohammed Mahmoud.

Al mismo tiempo, tengo miedo de que nunca veamos justicia sobre las acciones del Ikhwan y nos arrepentimos de no haberlos eliminado por completo. Tiraron a niños, por apoyar las protestas, por las ventanas de edificios muy altos en Alexandria el otro día. Cuando fui allá la última vez estábamos en las luchas en contra de los islamistas en el “Puente 6 de octubre” aquí en Cairo – nos estaban disparando con ametralladoras mientras nosotros solo teníamos fuegos artificiales y molotovs. Cinco personas fueron asesinadas. Hay violencia en contra de cristianos en el Alto Egipto y nadie en el gobierno interino o la oposición – o tan siquiera la comunidad internacional – está hablando de ello. A los medios solo parece importarle lo que está ocurriendo en las ciudades grandes. Los cristianos están muriendo y sus hogares están siendo quemados. Hay que parar a los islamistas, son muy peligrosos en al Alto Egipto.

- ¿Es posible algún tipo de defensa de los cristianos que no incluya el ejército?

No, están dejando sus aldeas.

- Es interesante decir que estás preocupado de perder tu humanidad por el odio hacia la hermandad – la idea de que el impulso a
eliminarlos te pueda hacer alguien que no quieres ser. ¿Crees que ese impulso puede ser poco saludable para la sociedad egipcia – o cualquier sociedad en un momento revolucionario – en la fundación de una nueva sociedad?

El problema clave es desconectar nuestra generación y las generaciones más viejas. Las personas jóvenes tienen que estar presentes en la revolución. No necesitamos más caras viejas. Como decimos en Egipto, son cartas quemadas y no tenemos uso para ellas.

- ¿Cómo crees luciría eso? ¿Organizaciones estudiantiles? No pareces ser muy optimista en relación a los sindicatos…

Soy muy optimista con los movimientos estudiantiles. En los últimos años ha habido un movimiento estudiantil enorme, especialmente en las escuelas privadas. De hecho, la primera derrota de la Hermandad fue en las universidades. No pudieron desafiar los movimientos revolucionarias en ellas.

- ¿Sobre qué exactamente era su lucha?

En realidad, esto varía. Generalmente era alrededor de los derechos de los estudiantes y la lucha por el manejo de las universidades; usualmente con estudiantes de la Hermandad apoyando la administración. Esto pasaba en todas las universidades y finalmente el movimiento estudiantil ganó esas luchas aún cuando resultaba en violencia como pasó en la Universidad Alemana en Cairo.

En la Universidad Ain Shams el movimiento era para combatir rufianes y las fuerzas de seguridad en el campus. En la Universidad Internacional Misr era por la seguridad en la calle principal luego que dos estudiantes murieran. En Elshorouk era por el plan médico luego de un estudiante muriera en la una clínica universitaria. En la Universidad del Nilo fue por un edificio el cual el gobierno quería tomar por la fuerza – algo que, de hecho, está pasando en muchas universidades.

- ¿Cómo un centro estudiantil?

No, eso desearía. Querían tomar edificios con salones. En realidad querían tomar espacios educativos.

- ¿Cómo afectaron las victorias a estos movimientos? ¿Los estudiantes están activos?

Sí, todavía lo están. Y ahora están comenzando a organizar una unión del movimiento estudiantil por todo Egipto. Están trabajando fuerte con muchas reuniones y actividades.

- ¿Cuáles son los mayores problemas a este punto?

Sacar de las cárceles a estudiantes que fueron arrestados tan atrás como en la revolución del 25 enero, el derecho a dormitorios decentes en las universidades y sacar la seguridad fuera de la vida política de la universidad.

- ¿Salen radicalizados los estudiantes al terminar la universidad?

Depende del estudiante. Posiblemente sea imposible decir de un modo o del otro.

- Han pasado dos semanas desde el 30. ¿Cuál es la vista desde donde estás?

Bueno, como todos esperábamos, el viejo régimen ha comenzado a acercar su cabeza nuevamente. La Hermandad pierde popularidad cada día. No se ha formado ningún gobierno nuevo aunque no es claro lo que pasará en este momento. Una vez se forme el gobierno sabremos dónde será nuestra próxima lucha.

Traducida por: Jorell A. Meléndez Badillo

Apareció originalmente en: http://wagingnonviolence.org/2013/07/anarchism-in-egypt...hood/

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Neste 8 de Março, levantamos mais uma vez a nossa voz e os nossos punhos pela vida das mulheres!
© 2005-2019 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]