user preferences

New Events

Hungría / Rumania

no event posted in the last week

La clase trabajadora rumana: blanco fácil bajo el fuego abierto del capitalismo

category hungría / rumania | workplace struggles | opinión / análisis author Friday May 17, 2013 22:57author by niţiativa Anarho-Sindicalistă din România - IASRauthor email iasr at riseup dot net Report this post to the editors

¿Por qué la clase trabajadora rumana es la más explotada de Europa?

Actualmente existen cerca de 5 millones de empleados en Rumania. Otras 3 millones de personas trabajan en otros países de la Unión Europea, sobre todo en España e Italia (un cuarto de la fuerza de trabajo local). Se estima en los datos oficiales que los desempleados representan el 6,7%, pero esto no es exacto. Este número cubre sólo las personas que se han registrado, y no se calcula de acuerdo con la totalidad del número de personas que podrían trabajar, pero que son excluidos. .Por lo tanto, en realidad, el número real de las personas en paro no es conocido (o no es informado por el gobierno), pero la deducción lógica es que el paro es mayor a un millón de personas.
"Perdónanos, por favor: No podemos producir tanto como nos roban"
"Perdónanos, por favor: No podemos producir tanto como nos roban"

Actualmente existen cerca de 5 millones de empleados en Rumania. Otras 3 millones de personas trabajan en otros países de la Unión Europea, sobre todo en España e Italia (un cuarto de la fuerza de trabajo local). Se estima en los datos oficiales que los desempleados representan el 6,7%, pero esto no es exacto. Este número cubre sólo las personas que se han registrado, y no se calcula de acuerdo con la totalidad del número de personas que podrían trabajar, pero que son excluidos. .Por lo tanto, en realidad, el número real de las personas en paro no es conocido (o no es informado por el gobierno), pero la deducción lógica es que el paro es mayor a un millón de personas. Una cuarta parte de las personas desempleadas oficiales son recién graduados de las universidades. El 53 % de los desempleados registrados han terminado el período dentro del cual tienen derecho a beneficios (el 75% por ciento de su salario) y en la actualidad no tienen ingresos.

Los trabajadores se encuentran en una situación terrible, por decirlo amablemente. Más de dos tercios de los 5 millones de trabajadores están empleados por el sector privado. Ellos no están sindicalizados, y se necesitará una gran solidaridad entre los trabajadores y una lucha difícil contra la clase dominante (clase ejecutiva protegida por el Estado) para romper su oposición y permitir la existencia de sindicatos en el sector privado. Los únicos sindicatos que existen en Rumanía son los sindicatos "amarillos" - una farsa siniestra - que cubren a una parte de los empleados del Estado (policía, parte de educación y parte de la salud) y también a los empleados de las empresas estatales, y algunas ex empresas estatales que habían sido privatizadas. Estos sindicatos han traicionado constantemente a los trabajadores. Las únicas luchas eficientes de tales sindicatos fueron por la obtención de puestos de alto rango en el aparato del Estado para sus funcionarios. Sólo unos pocos ejemplos para ilustrar esto: en los años 90, el primer ministro fue un sindicalista (en 1999 despidió 100.000 mineros a las órdenes del FMI y regiones enteras quedaron en ruinas y en una pobreza indescriptible), ex ministros, los diferentes miembros de los partidos y los legisladores habían sido previamente dirigentes sindicales y algunos de la lista Forbes de los 500 rumanos más ricos son ex dirigentes sindicales. A falta de cualquier sindicato, el nivel de vulnerabilidad de la clase trabajadora rumana es el más alto de Europa, y esto tiene consecuencias trágicas sobre toda la sociedad, que quedó a la intemperie durante el último ataque feroz capitalista sobre el trabajo.

En 2009, el Estado rumano fue el primero en la Unión Europea en adoptar medidas de "austeridad", apoyadas por el FMI, la Comisión Europea y el Banco Mundial. El gobierno intencionalmente duplicó el número de desempleados al forzar a las pequeñas empresas a la insolvencia. Estas fueron, en su mayoría, empresas pequeñas y familiares, con pocos empleados. El Gobierno, literalmente, las mató de manera consciente mediante un impuesto sabiendo que estas empresas no lo podían pagar. "Las empresas que no puedan pagar el impuesto de € 500 tienen que desaparecer ", declaraba el ministro de Finanzas, Gheorghe Pogea. Esto duplicó el desempleo en el sector privado. Fue el primer paso en una clara guerra capitalista dirigida por el Estado contra el trabajo. El segundo paso dado por el Estado contra el trabajo - que admitió públicamente ser el portavoz del sector empresarial – fue la modificación del Código del Trabajo, que privó a los trabajadores de la protección jurídica ya de por sí frágil contra la explotación de sus empleadores. Los empleadores pueden despedir a su antojo, se demolieron los contratos de trabajo permanentes y se restableció el contrato de aprendiz, lo que hace, literalmente, torna los jóvenes víctimas de abusos legales por parte de los empleados. Los anuncios de empleo abiertamente sugieren que las personas suministren empleo como "voluntarios", por lo que pueden ganar "experiencia" - esto significa que es trabajo no remunerado como esclavos-, y esto es una situación dramáticamente generalizada. Y todavía no es suficiente: los gurús empresariales llaman de nuevo a más cambios en el Código de Trabajo para hacer a los trabajadores más vulnerables. Las empresas son libres de militarizar el trabajo a voluntad y de espiar legalmente a sus empleados.

La explotación y las pobres condiciones de trabajo dan lugar a un gran número de accidentes laborales - 4.000 en 2012, 215 de ellos letales. Una vez más, la cifra real es muy probable que sea mucho mayor, ya que muchos de los incidentes de trabajo ni siquiera están registrados como "accidentes de trabajo" (porque obligaría al empleador a pagar una indemnización a los trabajadores o sus familias). Esto sucede de nuevo porque la clase trabajadora no está sindicalizada y debido a la corrupción generalizada y la hermandad entre el Estado y la clase empresarial (algunos medios lograron echar luz a cómo funciona esta hermandad: en 2010, algunos oficiales de alto rango de la Inspección de Trabajo fueron expuestos mientras tomaban sobornos de empresas en el nombre del partido en el poder para cubrir los abusos contra los trabajadores). De facto, las medidas de austeridad impuestas por el Estado fueron un ataque brutal sobre el trabajo, ya que crean artificialmente una alta tasa de desempleo, que se utiliza para asustar a los trabajadores, forzarlos a trabajar más y hacer más fácil despedir para lograr mayores ganancias, lo que permite a las empresas contratar a otro más adelante con salarios aún más bajos. La tasa de desempleo artificial, creada por el Estado en beneficio de la clase empresarial, es una poderosa herramienta disciplinaria frente a la sindicalización de los trabajadores y protege el medio por el cual los empleadores mantienen los salarios en el nivel más bajo posible.

El objetivo de dicha "austeridad" fue paralizar cualquier posible revuelta cuando más recortes se hicieron a los salarios, tanto en el sector público como en el privado, a los maestros, médicos, estudiantes, jubilados, a la vez con el aumento brutal en el impuesto del IVA en 5 puntos a 24% para todos los bienes y servicios (que al final disparó el costo de vida). Todo esto fue justificado "en nombre de la crisis", a través de tantas mentiras y una propaganda ideológica tremenda de los medios de comunicación controlados por la clase dominante, aunque en algún momento de marzo de 2009, el presidente rumano, que comanda el ataque contra los trabajadores , admitió que el país necesitaba tomar un préstamo enorme (€ 20 mil millones,es decir, una quinta parte de su PIB, casi 4 veces más de lo que realmente se necesita, y algunos banqueros admitieron esto) "para dar a los bancos y las empresas una oportunidad". Todas estas medidas contra el trabajo y los salarios dispararon el costo de la vida, que significa que hoy en día la mitad del país vive en la pobreza. Las estadísticas indican que una quinta parte de los trabajadores ni siquiera pueden sobrevivir con su salario y están en la pobreza absoluta, aunque la realidad es mucho peor.

Por otra parte, el Estado cierra por la fuerza al menos 1.300 escuelas (de un plan de 3000) y una cuarta parte de los hospitales, para crear espacio para forzar la privatización completa de la educación y la sanidad. El transporte público es casi todo privatizado, el Estado está tratando de vender la empresa ferroviaria, y el servicio de Correos también. Casi todos los servicios públicos se privatizan, y esto no ha creado "la bajada de los precios debido a la libre competencia " de estos servicios, por el contrario: los precios de los servicios están en constante aumento, ya que el Estado crea monopolios territoriales privados. Durante la pobreza planificada impuesta por el Estado, que ellos llaman la "austeridad", los precios siguieron aumentando, especialmente de los alimentos y de los servicios públicos, por lo que el costo de la vida es insoportable y obliga a la gente a tomar más puestos de trabajo y trabajar arduamente. Las tasas de suicidio aumentaron dramáticamente. Rumanía tiene el mayor número de niños que viven en la pobreza en una encuesta de 30 países europeos de UNICEF de 2011.

La propaganda del Estado se centra en las acusaciones contra los trabajadores de ser "perezosos", mientras que constantemente les permite un mayor gasto para financiar presupuestos patrocinadores del sector privado, y se aseguran de que la policía antidisturbios y un equipo de los servicios secretos estén muy bien pagados. Toda la situación se puede ilustrar con el eslogan de la gente que protestaba en las calles contra el abuso de poder, la corrupción generalizada y la pobreza durante el duro invierno de 2012 : "Perdónanos, por favor: No podemos producir tanto como nos roban".

La realidad es que la clase trabajadora rumana es la más explotada en Europa: la gente trabaja el mayor número de horas (legalmente se trabaja durante 8 horas diarias, pero los estudios demuestran que en realidad trabajan 10 a 12 horas, a veces incluso durante los fines de semana) , y son los peores salarios de Europa, mientras que el costo de vida es comparable (si no es mayor en algunas zonas) que en Europa occidental. La clase obrera no está sindicalizada, los sindicatos en el sector privado son inexistentes, y los sindicatos en el sector estatal son exclusivamente "amarillos". Los sindicatos amarillos son altamente responsables del estado de descontento que es endémico en la clase trabajadora rumana. Aunque importante, este no es el factor más dañino de la terrible situación de la clase obrera. Peor que la falta de los sindicatos es la falta de identificación de los trabajadores con su condición real: que ellos son trabajadores. La mayoría se identifican con su condición de consumidores, en un intento de huir de la estigmatización general de los trabajadores pobres, que es el resultado de décadas de propaganda por parte del Estado, los políticos, los medios de comunicación y los intelectuales.

Cuanto más rápidamente entiendan su condición de trabajadores, de esclavos empleados y las causas que la determinan, más pronto se romperán las cortinas de humo de las ilusiones capitalistas que se les imponen, serán capaces de buscar el uno al otro, de encontrarse, organizarse y defenderse juntos, en solidaridad, de luchar por su emancipación. Esto es difícil porque la propaganda capitalista es dominante, pero no es imposible. Hay maneras de ayudarles a informarse sobre la verdadera historia de la clase obrera y de las luchas y de los desarrollos actuales entre las clases trabajadoras de otros países, y sobre las mejores formas de organizar y sindicalizarse. La única manera es que los trabajadores se levanten, se organicen y luchan por sí mismos.

Related Link: http://iasromania.wordpress.com
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Neste 8 de Março, levantamos mais uma vez a nossa voz e os nossos punhos pela vida das mulheres!
© 2005-2019 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]