user preferences

La gran manifestación

category venezuela / colombia | imperialismo / guerra | non-anarchist press author Wednesday April 17, 2013 17:12author by Alfredo Molano Bravo - El Espectador Report this post to the editors

Conservo aún el eco de la manifestación del martes.

Miles -quizás un millón- de ciudadanos salimos a defender la paz, que es lo mismo que gritar contra la guerra. Yo caminé con mi nieta desde la 26 a la Plaza de Bolívar, a la que llegó otro río de pueblo que caminaba desde el sur. ¡Formidable! La plaza de Bolívar se llenaba por la carrera séptima y se vaciaba por las calles 10 y 11. Una manifestación firme pero alegre. Gente del pueblo, pacífica, campesina, negra, blanca, indígena, obrera, toda, de alguna manera, víctima de la guerra; una guerra hecha para mantener el statu quo, es decir, los privilegios, la exclusión, la impunidad, la corrupción.

La marcha del pasado 9 de abril comenzó el 7 de febrero de 1948 con la Oración por la Paz de Gaitán, que pide lo mismo: “paz y piedad para la patria”. Fue una manifestación de convergencia que sacó a la calle desde el presidente hasta el colono del Guaviare, desde el fiscal hasta la empleada de servicio que vive en Soacha y trabaja en Rosales. Papel muy destacado desempeñó Canal Capital al informar con imparcialidad e imaginación el desarrollo del evento.

Faltaron los que hacen la guerra, los que de ella se benefician y están dispuestos a impedir —a cualquier costo— que las conversaciones en La Habana terminen en un acuerdo definitivo. No son muchos, pero son fuertes. Uribe le mostró al país que un sector de militares le tiene tanta confianza, que le entrega información confidencial. ¿Divulgar secretos de Estado no es un delito? Uribe y el uribismo tienen ascendencia sobre un sector de las Fuerzas Armadas y, por tanto, también sobre el paramilitarismo, que está vivito y “colaborando” con renovados bríos —como diría Fernando Londoño— por el antiguo Caldas, por Antioquia, por la Costa Atlántica.

El uribismo busca despertar el viejo litigio entre federalismo y centralismo que cocinó con sangre y pólvora todo el siglo XIX. En Medellín y Valledupar, en Amalfi y en Chibolo se habla del “gobierno de Bogotá y de la legítima defensa de la provincia”. Un lenguaje conocido. La criatura está moviendo la cabeza y las extremidades y me parece que el escenario del choque va a ser de nuevo —¡quién lo creyera!— la tierra. El gobierno de Santos ha jugado la carta de las víctimas y poco a poco se muestra más decidido a devolver a sus dueños legítimos la tierra usurpada, pero, ahí, en Córdoba, en Urabá, en Cesar, tierras ubérrimas, están los ejércitos antirrestitución asesinando campesinos. En esas regiones donde el uribismo tiene tanta fuerza, también la tienen los Urabeños y los Rastrojos, que nunca dejaron las armas ni sus vínculos con las manzanas podridas y con el narcotráfico.

El paramilitarismo es un monstruoso entable económico y electoral. El procurador nada ha dicho sobre la impunidad que ha protegido a los paramilitares, que los reproduce y envalentona; pero en cambio, impugna la ley marco de paz, que pese al esperpento del fuero militar, alienta una salida a la encrucijada, como lo ha defendido el fiscal. No me cabe duda de que oponiéndose a la paz, al aborto, al matrimonio gay, a la despenalización de las drogas, Ordóñez está en campaña política y terminará como candidato del uribismo a la Presidencia si la Corte Constitucional considera exequible el acto legislativo y monseñor renuncia a la Procuraduría. ¿Quién más tiene posibilidad de enfrentar a Santos? ¿Su zafado primo hermano? ¿El vanidoso y oscilante Holmes Trujillo? ¿El mando de los grandes ganaderos?

Se avecina una campaña electoral polarizada en extremo. El hecho de que el Gobierno haya desfilado, de que las Farc hayan apoyado la marcha, de que la mayoría de las tendencias políticas se hayan hecho presentes —pese al infortunado marginamiento del Polo, que parece seguir preso del conflicto chino-soviético— abre una ventana sobre el porvenir que no nos dejaremos birlar de nuevo.

Related Link: http://www.elespectador.com/opinion/columna-415876-gran...acion
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Employees at the Zarfati Garage in Mishur Adumim vote to strike on July 22, 2014. (Photo courtesy of Ma’an workers union)

Front page

Análise da crise política do início da queda do governo Temer

Dès maintenant, passons de la défiance à la résistance sociale !

17 maggio, giornata internazionale contro l’omofobia.

Los Mártires de Chicago: historia de un crimen de clase en la tierra de la “democracia y la libertad”

Strike in Cachoeirinha

(Bielorrusia) ¡Libertad inmediata a nuestro compañero Mikola Dziadok!

DAF’ın Referandum Üzerine Birinci Bildirisi:

Cajamarca, Tolima: consulta popular y disputa por el territorio

Statement on the Schmidt Case and Proposed Commission of Inquiry

Aodhan Ó Ríordáin: Playing The Big Man in America

Nós anarquistas saudamos o 8 de março: dia internacional de luta e resistência das mulheres!

Özgürlüğümüz Mücadelemizdedir

IWD 2017: Celebrating a new revolution

Solidarité avec Théo et toutes les victimes des violences policières ! Non à la loi « Sécurité Publique » !

Solidaridad y Defensa de las Comunidades Frente al Avance del Paramilitarismo en el Cauca

A Conservative Threat Offers New Opportunities for Working Class Feminism

De las colectivizaciones al 15M: 80 años de lucha por la autogestión en España

False hope, broken promises: Obama’s belligerent legacy

Primer encuentro feminista Solidaridad – Federación Comunista Libertaria

Devrimci Anarşist Tutsak Umut Fırat Süvarioğulları Açlık Grevinin 39 Gününde

The Fall of Aleppo

Italia - Ricostruire opposizione sociale organizzata dal basso. Costruire un progetto collettivo per l’alternativa libertaria.

Recordando a César Roa, luchador de la caña

Prison Sentence to Managing Editor of Anarchist Meydan Newspaper in Turkey

© 2005-2017 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]