user preferences

Perspectivas políticas y encrucijadas del movimiento estudiantil chileno

category bolivia / peru / ecuador / chile | education | opinión / análisis author Sunday April 14, 2013 15:54author by Bryan Seguel - Frente de Estudiantes Libertariosauthor email bseguelg at gmail dot com Report this post to the editors

Análisis del movimiento estudiantil chileno desde una perspectiva libertaria.

53981_fel.jpg

Este 2013 es un año clave para el movimiento estudiantil y para el reordenamiento de la correlación política del “sistema de dominación”, lo que incidirá directamente en el carácter que asumirá el cierre de la coyuntura política generada por el desbande del movimiento de masas y la (re)emergencia de la protesta social el 2011. Los principales elementos en juego en este proceso van desde: la profundidad que asumirá el reordenamiento del sistema político, los ajustes de la agenda en educación superior de las clases dominantes y el carácter, proyección y limitantes que deberá afrontar el movimiento estudiantil para salir airoso y cumplir su principal objetivo: la conquista para todos los chilenos del derecho social a la educación.

a) El carácter de la lucha estudiantil entre el 2011 y el 2013 y la ‘fractura’ del consenso neoliberal.

El ascenso del movimiento estudiantil consiguió generar en menos de un año lo que la concertación no pudo o sencillamente no quiso hacer en más de diecisiete de “transición pactada”: poner en entredicho el rol del movimiento de masas en la política y el carácter del Estado en relación a la economía y la sociedad. En ello incidió el ascenso de la derecha al ejecutivo mediante elecciones democráticas después de 52 años, la ruptura de la hegemonía y la capacidad convocante de la centroizquierda, pero sobre todo, el desbande de un movimiento de masas cuyos principales espacios de expresión de su descontento se generaron al margen de los canales institucionales del estado (situación que no ocurría de manera generalizadas desde las diecisiete jornadas de protesta nacional contra la dictadura entre 1983-1986), el recambio generacional y la construcción de una nueva cultura política por fuera de los radios de acción consolidados durante la transición pactada.

La importancia de estos últimos aspectos están dados porque precisamente fueron unos de los principales elementos en disputa entre las cúpulas de la oposición a la dictadura, incidiendo en el carácter que asumiría la transición democrática y el lugar que le correspondería al movimiento social en ese esquema. En dicho escenario dos fueron las tendencias que se presentaron: por una parte un bloque liderado por la D.C. y apoyado por el PS (Briones-Núñez y a la cual se sumará con posterioridad una fracción del “bloque socialista”), cuyo centro era el acatamiento del eje neoliberal del sistema en construcción en lo económico y su no cuestionamiento al sistema político; y por otro, el representado por las fuerzas progresistas y revolucionarias, cuyo carácter estaba puesto en negar la obra de la dictadura, acentuando los rasgos de deslegitimidad del proceso mediante el descontento popular, por lo cual era necesario “movilizar a las masas”. En ese empeño la mayoría de las fuerzas de izquierda, unieron sus esfuerzos y apostaron por radicalizar el proceso de protesta, hasta el momento en el cual el PC, leyendo con agudeza su posterior exclusión del proceso, desplaza su política de sublevación popular, desarma el FPMR y hace los intentos infructuosos por sumarse al proceso conducido finalmente por el PS y la DC. El tronco histórico de la concertación y el “partido de la gobernabilidad neoliberal”, el candado político del eje de acumulación del modelo neoliberal.

El efecto político en relación al movimiento popular lo identificamos en el plano ideológico y en el político. En el ideológico fue necesario desmontar la alternativa de movilización popular. Con ese objetivo los ideólogos de la transición (Tironi, Moulian, Garetón, Bruner y cia.) idean: a) una lectura politicista del golpe militar, que no se hace cargo de los elemento socioeconómicos puestos en juego en el colapso de la U.P. y los motivos del golpe militar, que sataniza al proyecto revolucionario y –por efecto inverso-justifica la dictadura de exterminación y su objetivo de erradicar el cáncer extremista de chile0; b) señala la incidencia de una “profunda cultura cívica” o “ciudadana” (de alrededor de 40 de años de vida republicana) y el “carácter anómico” del movimiento de protesta dado en el ciclo del 83-86, para lo cual aislaron a todas las alternativas teóricas que no se ajustaban al discurso que venían construyendo ; c) la justificación de la inadecuación de los análisis de clases sociales y su sustitución por los análisis de estratos socioeconómicos, ante la fuerte expansión del consumo lo que borraba las “fronteras culturales de las clases sociales” . Los efectos de dicho juego ideológico fueron: a) desechar de la política el componente de clases, sustituyendo la “vieja” igualdad, justicia y desarrollo que remiten necesariamente a la relación de Estado entre economía, política y sociedad por la “aggiornada” equidad y progreso, que desacopla la relación entre economía, sociedad y política. b) Aislar por descrédito a los proyectos políticos que sostenían otras alternativas. c) La desmovilización por vía de cooptación política del movimiento de masas, la desarticulación progresiva de la estructura estatal que sostenía al sector público ligados a las empresas estatales y al área de servicios sociales (agentes de movilización permanente durante el periodo 1938-1973) y el desmantelamiento de los soportes institucionales que permitían la organización sindical y estudiantil.

Así en el plano político el eje que el “partido de la gobernabilidad neoliberal” articuló se basó en: a) dar continuidad y profundizar el “Estado Subsidiario”, generando un entorno económico favorable para la inversión privada internacional, la acumulación de capital acelerada y la concentración de la riqueza (baja tasas arancelarias, construcción de un sistema tributario regresivo basado en el gravamen del consumidor por vía indirecta, una política de salarios de hambre y un apoyo “fantasma” por vía de la ampliación de los créditos de consumo y el endeudamiento). b) La cooptación del movimiento de masas por la inserción de sus cuadros en los principales movimientos sectoriales que les permitió durante los 90’ jugar a la política “de hacer en la medida de lo posible” para evitar la “regresión autoritaria”, lo que implicaba apelar a la desmovilización y al diálogo (ejemplo de ello fue el reflujo en el que entra el movimiento estudiantil a principio de los noventa que llega incluso a la ruptura de las federaciones. En el caso de los trabajadores, las negociaciones ideadas para generar los acuerdo CUT-CPC); c) la reducción de los conflictos sectoriales a cuestiones gremiales ajustadas a los tiempos del presupuesto de la nación y al reajuste salarial acorde al IPC nominal.

Sin embargo, desde el 2006 observamos una pérdida progresiva de las bases sociales de apoyo de la concertación en los movimientos sociales y un recambio generacional acompañado por una radicalización ascendente de las movilizaciones sociales que llegan el 2011 a su cima. Durante el 2006 se inician dos tendencias interesantes: a) por una parte hay un reposicionamiento de formas de luchas por fuera de los canales institucionales del Estado con métodos de acción colectiva basados en la “acción directa”. Las huelgas ilegales de los trabajadores subcontratados de las forestales al margen de la CUT en la que muere acribillado Rodrigo Cisternas. El movimiento mapuche inicia un proceso de radicalización aumentando sus protestas, corridas de cerco y ocupaciones ilegales de las tierras usurpadas, movilizaciones en las cuales son asesinados: Alex Lemún, Matías Catrileo y Jaime Mendoza Collío. Por su parte el movimiento estudiantil secundario apela mediante la ocupación masiva de sus liceos que llegan en su clímax a paralizar cerca de un millón de estudiantes a nivel nacional.

Por otra parte, b) observamos un desplazamiento de la lógica política que organiza la lucha reivindicativa de los distintos sectores: hay un paso progresivo de la lógica de la resistencia a la de propuesta, lo que permite a nivel político un menor margen para la cooptación política. En el caso de los estudiantes secundarios se pasa de la resistencia contra la municipalización a la exigencia de desmunicipalización y el fin a la L.O.C.E. (Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza), los trabajadores subcontratados exigen el fin de la subcontratación y los mapuches levantan las exigencias de autonomía y soberanía territorial de la Nación Mapuche.

Si bien estos elementos fueron parciales durante el 2006, durante las movilizaciones sociales del 2011 y 2012 alcanzan mayores niveles de presencia: Los movimientos regionalistas y ambientalistas (Aysén, Freirina y Calama) que ponen en cuestionamiento el modelo de desarrollo centralizado y basado en la explotación sin reparos del piso ecológico. Pero sin duda, por su permanencia y apoyo nacional, es el movimiento de los universitarios y secundarios del 2011 el que alcanza mayor proyección. Los dos ejes señaladas (el eje político que relaciona Estado, sociedad y economía y el rol que le cabe al movimiento social en ello) fueron los dos elementos articuladores que potenció al movimiento y que él potencio: a) reposiciona la masividad, las jornadas de protesta callejeara con combinación de métodos violentos con repertorios más creativos y la inclusión de otros sectores en solidaridad (La quema de la multitienda la Polar, el paro productivo de los Portuarios y las jornadas de protestas del 24 y 25 de agosto que culminan con el asesinato del joven Manuel Gutiérrez); b) suma a nuevos contingentes de estudiantes a las movilizaciones, provenientes de universidades privadas emergentes, institutos profesionales y centros de formación técnica, lo que le permite ampliar su base social orgánica; c) transversaliza su apoyo a nivel social; d) genera una crisis de legitimidad en el sistema de partido y una fuerte crisis de aprobación en las instituciones del Estado, otorgando mayor aprobación a sus principales figuras por sobre a los representantes del “mundo político” .

Pese a estos elementos, la lectura a posteriori no es muy positiva y en dicha oportunidad ya lo señalábamos . El carácter político de las demandas puestas en juego, dadas las correlaciones de fuerzas globales hizo que las fuerzas de transformación chocaran de frente ante el búnker del capitalismo y sus celadores neoliberales. Es que una estrategia de Ícaro, basada en una buena escenificación y en el salto al vacío sólo tiene como perspectiva el cansancio y la derrota. Como la tentativa socialista de Marmaduke Groove. Para romper el búnker neoliberal, era necesario una derrota táctica, para aprender de nuestros errores, resguardar nuestros espacios, preservar las fuerzas y proyectar un nuevo cerco cortando las vías de acumulación y sus vías de abastecimiento, en una estrategia de desgaste progresiva, de fortalecimiento y desarrollo de nuestras capacidades para el asalto y el perfilamiento de una victoria segura: la ruptura del neoliberalismo.

Los principales errores que cometimos en ese sesgo mítico de voluntarismo, embriagados con nuestro propio vuelo fueron: a) la ausencia, pese a los intentos de algunos sectores, de una convergencia de todos los estudiantes de los distintos planteles en generar un “Pliego única de demandas nacionales”; b) la dispersión de las fuerzas revolucionarias actuante y la falta de claridad en la discusión de estrategia y táctica, que se tradujo en una descoordinación en la acción y en un sectarismo que dio la iniciativa al reformismo y el progresismo; c) la falta de vinculación multisectorial que hubiese permitido coordinar con mayor eficacia las fuerzas y concentrarlas en el punto ciego del cerco neoliberal; d) la ausencia de una “tercera vía” o proyecto contra-hegemónico, con capacidad de interpretación y movilización de vastos sectores sociales y que pueda plantearse como un alternativa país y continental.

b) El carácter de las demandas y las maniobras políticas del eje neoliberal.

La educación como un derecho social a nivel político es una demanda que en el marco de la transición conducida por el “partido de la gobernabilidad neoliberal” atenta contra el corazón de la relación estructural del Estado con la sociedad y la política, fácilmente asimilable por una táctica “democrático-nacional” o “nacional-popular”, aunque tiene una limitante estructural. De ahí su doble, su carácter limitado y el peligro que representa para los objetivos del movimiento estudiantil, en particular, y para el movimiento popular, en general. A pesar de aquello en el marco de un neoliberalismo avanzado el rol jugado por esta demanda en lo estudiantil permitió frenar la agenda de transformación en ESUP para Chile, no su eliminación y ese fue el único rédito político en lo reivindicativo ganado por el movimiento el 2011. Una agenda cuyos aspectos centrales son consenso en el bloque neoliberal (en la concertación y en la derecha) y que tiene como principal objetivo la formación de clúster productico, la integración del desarrollo de capital humano de avanzada de las universidad al sistema productivo, generando una captación privada de la renta generada por la investigación y la innovación tecnológica y técnica.

Por este motivo Piñera, en un gesto al bloque dominante y bajo la presión de revertir los índices de aprobación, designa a Beyer como ministro de educación (consenso en la clase política) para reconducir su apuesta de gobierno tecnocrático y la implementación de la agenda educativa neoliberal: a) la reformulación de la institucionalidad, agrupando en un mismo espacio a universidades privadas y “públicas”, b) la modificación del financiamiento estatal por uno mixto que convine uno centrado en el modelo de convenio de desempeño y otro asignado a la demanda (al cliente-estudiante), con mayores garantías (una reducción de su tasa de interés al 2%), c) la combinación de modalidades de ingreso alternativa y estandarizadas al sistema de educación en su conjunto (PSU, más cupos de equidad) , d) la creación de mayores confianzas a los “clientes”, aumentando la fiscalización (Superintendencia de educación), mayor información sobre las carreras y e) generar un ajuste de la oferta de educación acorde a la rentabilidad en el mercado educativo.

La conducción de Beyer fue bien encaminada para los objetivos del ejecutivo; sin embargo, el rechazo al informe del lucro, el escándalo generado a raíz de la colusión de la Comisión Nacional de Acreditación y la Universidad del Mar y su posterior quiebra generaron una escenario político que, “el partido de la gobernabilidad neoliberal”, aprovechó a su favor para recomponer sus espacios de acumulación social: se idea una operación política para generar una acusación constitucional a Beyer una semana antes de la primera marcha estudiantil y coincidente con la llegada mítica de Michelle Bachelet, sus esbozos de campaña y sus primero anuncios de gobierno en materia educacional. El contenido de sus anuncios refleja todo menos una claridad programática y una clara tendencia a acomodarse en función del movimiento de masas. Antes de la marcha del jueves pasado (que el oficialismo esperaba cercanas a 10.000) que convocó a más de 100.000 personas en Sgto. y cerca de 250.000 a nivel nacional, Bachelet anunciaba un “Arancel diferenciado”; con posterioridad a la marcha del 11, Bachelet anuncia: “hay que llegar progresivamente a la gratuidad”.

Estos vaivenes en el carácter del reacomodo siguen ratificando el carácter político en juego y el rol del movimiento de masas, sumado al carácter decisivo que hoy tienen las elecciones presidenciales y parlamentarias, puesto que tácticamente tanto los progresistas “de la Izquierda Autónoma” y el “partido Igualdad” –bajo un diseño con remembranzas de la antigua táctica “nacional-popular” como los “reformistas del Partido Comunista” –con remembranzas de la táctica democrático-nacional- apuestan a llegar a los palacios de gobierno como un paso para posicionar las demandas del movimiento. Los “autónomos” bajo la tesis de la transición espuria y la lectura mecánica del nuevo “bloque histórico” gramsciano; los segundos, bajo el eufemismo del gobierno de convergencia como paso al ‘gobierno de nuevo tipo’.

c) las limitantes de la táctica electoral en la transición inconclusa y los riesgos para el Movimiento Popular.

Los revolucionarios no pueden prever de antemano todas las variantes tácticas que pueden presentarse en el curso de la lucha por su programa liberador. La real capacidad de un revolucionario se mide por saber encontrar tácticas revolucionarias adecuadas en cada cambio de la situación, en tener presente todas las tácticas y en explotaras al máximo. Sería error imperdonable desestimar el provecho que puede obtener el programa revolucionario de un proceso electoral dado; del mismo modo que sería imperdonable limitarse tan sólo a lo electoral y no ver los otros medios de lucha, incluso la lucha armada, para obtener el poder, que es el instrumento indispensable para aplicar y desarrollar el programa revolucionario, pues si no se alcanza el poder, todas las demás conquistas son inestables, insuficientes, incapaces de dar soluciones que se necesitan, por más avanzadas que puedan parecer
(Che Guevara, 1961)

Este 2013 tiros y troyanos apostarán a llevarse un corte suculento en la repartición de prebendas que el “partido de la gobernabilidad neoliberal” distribuirá para recomponerse con miras a ganar las elecciones presidenciales. Por este motivo por más que su tronco histórico (la DC y la derecha del PS, hoy conducida por Escalona), intenta trazar la cancha en relación al eje del nuevo gobierno ; los sectores progresistas saben cuál es el rol que hoy cumple la ampliación de la coalición. En palabras de Osvaldo Andrade: "los socialistas apuestan porque el PC logre controlar las movilizaciones sociales en un eventual gobierno de Bachelet" . Y por su parte, el PC por más que dilate su posición frente a las elecciones a la reunión del comité central el 21 de abril, el grueso de su política electoral está trazada para que los candidatos del PC sean incluidos en las listas parlamentarias, lo que significa un guiño a integrar un nuevo gobierno. De ser así, el riesgo que presenta la apuesta del gobierno de “convergencia” como paso al “gobierno de nuevo tipo” que levantan los comunistas, nos deja con más interrogantes que con certezas. Con la incerteza de saber cómo se comportarán sus dirigentes sindicales hoy presentes en la presidencia de la CUT y en la CPC; con incerteza de cuál será el rol específico jugado en educación; con la incerteza de llevar a una “revolución-de restauración” en palabras de Gramsci el ciclo de movilizaciones iniciado el 2006 y cerrando políticamente los cambios en el eje neoliberal.

La limitante de la apuesta comunista está en qué: a) el conglomerado lo conduce el partido del orden, por lo que no hay una hegemonía obrera en el proceso; b) que las modificaciones constitucionales que se requieren para implementar las políticas de redistribución de la renta y de democratización que están en su programa requieren de quórum contra mayoría (los llamados dos tercios para las reformas); c) a nivel ideológico difumina el enemigo incluso en el marco de su apuesta de periodo de “neoliberalismo v/s democracia”. ¿A caso como presentar una lucha contra el cerco neoliberal si se es parte del mismo gobierno que asegura su gobernabilidad?; d) lo más terrible, hipotecan la importancia de la independencia política de clase para reconstruir el movimiento sindical y el movimiento popular.

Por su parte comprendiendo la racionalidad que está en la base de la táctica del progresismo que busca posicionar el gobierno como una palanca del proceso del movimiento popular, se presentan las siguientes contradicciones y dificultades para cada una de las lecturas que se hacen de esta alternativa. Por un parte, el “progresismo pequeño-burgués” que hoy conduce nodo XXI y la Izquierda Autónoma, que se presenta con una retórica ciudadana que tiene en la base de su táctica una lectura de estratos socioeconómicos y que, precisamente, apuestan en el sujeto mayoría como el motor de sus cambios políticos y sus objetivos, meros transformaciones democráticas, con lo cual surge la interrogante de: a) el rol que la cabe a la organización política. Los compañeros autónomos lamentablemente sólo un pequeño núcleo de estudiantes sin inserción en el movimiento popular y, por lo tanto, con una visión de su clase de los cambios nacionales; b) no hay un proyecto definido de sociedad hacia dónde quieren orientar el proceso de cambio, por lo que sólo son fuerza auxiliar que quedará aislada y a la deriva de la agenda del partido del orden. c) se le agregan todos los agravantes señaladas para el caso de los comunistas. Por su parte, “el progresismo popular” que representa el Partido-Igualdad demostró en las pasadas elecciones municipales ser más una burbuja que un “partido-movimiento”-herramienta de los pueblos y, a mi juicio, un poco prematura en su apuesta, en relación al desarrollo del movimiento popular.
Como nos gustaría ver a todos estos compañeros, gastando sus recursos organizacionales en la reconstrucción política, ideológica y organizacional del movimiento popular: en sus organizaciones de masas y sectoriales, en los territorios y en la articulación multisectorial.

d) Observaciones finales:

El problema no es tanto saber si [el pueblo] se puede sublevar, sino ver si son capaces de construir una organización que les dé los medios para llegar a un final exitoso – no por una victoria casual, sino por un triunfo prolongado y definitivo”.
Mijaíl Bakunin

a) La educación como derecho social no es una reivindicación revolucionaria en el sentido socialista; es una reivindicación fácilmente asimilable por una readecuación de eje político del bloque de centroizquierda, con variantes “progresistas” o “reformistas” y que, en el juego de la correlación de clases actuales, sólo está a la deriva de las dádivas y carácter que asumirá la reestructuración del “partido de la gobernabilidad neoliberal”. Mientras no se rompa el eje histórico del partido del orden (tronco PS-DC, ratificado a finales del 2012 ), romper el cerco neoliberal a la izquierda desde el mismo conglomerado de gobierno es muy complicado y tiene mayores costos que posibilidades reales (por más que el ala de izquierda del PS, el PPD y el PRSD apuesten por ello. Ellos representan alrededor de un 10% de la fuerza electoral de la concertación. El grueso sigue constituyéndolo la DC).

b) La educación como derecho social representa sólo un avance en el sentido democrático-nacional, el avance estratégico pasa por el carácter que asume el proyecto educativo en cuestión, puesto que ataca a la relación que asume el Estado con la economía y la sociedad. Sin embargo, la construcción de este proyecto de educación debe tomar como eje el rol de masas y aprovechar el escenario para ir combinando disputa ideológica con avance reivindicativo, sobre todo aquellas relacionadas con organización y que favorezcan ante todo la unidad del movimiento estudiantil en sus diferentes componentes

c) Se requiere reabrir un nuevo escenario de movilizaciones radicales en sus formas y en sus contenidos que nos permita tensar al máximo posibles las estrategias reformistas y progresistas. Para ello la lucha de masas y la acción directa son las herramientas que permiten avanzar al calor de la lucha mostrando los límites estructurales de la gobernabilidad neoliberal, moralizan a nuestros compañeros y disipan las falsas expectativas de transformación democráticas.

d) Necesitamos seguir profundizando la construcción de la organización revolucionaria en nuestro país en perspectiva continental y generando mayores claridades en la estrategia y la táctica. Por ellos es necesario seguir nucleando compañeros, forjándolos en una ética de combate y de construcción horizontal. La tarea sigue siendo la formación de la vanguardia comunista libertaria como síntesis entre organización política y pueblo; aquella franja colectiva de militantes del Pueblo Digno y Soberano que no vacilan en combatir el localismo y el sectarismo, en avanzar en la formación integral y que con alegría afrontan la construcción política desde las bases.

e) Seguir apostando las energías en reconstruir las organizaciones sectoriales en perspectiva nacional, en general una dirección político social de carácter multisectorial con una amplia legitimidad y apoyo social conseguido mediante la lucha ;y en organizar nuestros territorios.

M. Zeguel.
Estudiantes de Historia y Sociología.
Universidad de Chile.
Militante del Frente de Estudiantes Libertarios-Chile.

14/7/2013
Cerrillos, Chile.

Related Link: http://emezetage.blogspot.com/2013/04/perspectivas-poli....html
author by Vicente Velasco - Ciudadanopublication date Wed Apr 24, 2013 12:16Report this post to the editors

La pretendida posición "revolucionaria" de "seguir profundizando la organización" y "la formación de la vanguardia" es en los hechos la reproducción de los mismos mecanismos de dominación del stato quo que genera esa visión distorsionada de los procesos sociales que vive nuestro colectivo, que se pretende traducir en "organización política" y "pueblo", para lo cual obviamente los segundos siempre deben estar supeditados a la iluminada apreciación de los hechos por parte de la casta "libertaria y revolucionaria" que se arroga la representación del "pueblo" en esta tierra y la "defensa" de sus supuestos intereses; ¿qué o quién dice que el interés ciudadano es esa meta mística que denominan "comunismo libertario"?...ningún catecismo genera personas libres, solo buenos borregos al servicio de letras muertas que nos hablan de un mas allá social donde -y en todos los casos- los interpretes y generadores de lineamientos de acción política, provienen de estratos burgueses (con acceso a formación intelectual en el marco de la cosmovisión occidental judeo cristiana) y no del pueblo, ese manido y ambiguo concepto que se utiliza para dar una connotación humanista a la misma actitud mental que suscriben los neoliberales-ostentar el poder-.
El movimiento estudiantil ha devenido en instrumento ciudadano para alcanzar la refundación de la República, no para la instalación de una programática mesiánica y alejada de los anhelos cotidianos de la ciudadanía, la educación pública,laica gratuita y de calidad es el pilar de sustentación para construir una sociedad libertaria y democrática donde todos deben ser contenidos, desde los mas antihistóricos hasta los mas radicales, en un contexto de pluralismo e interacción que vaya haciéndonos superar las contradicciones sociales del neoliberalismo que hoy constituye un modelo hegemónico ante el cual como República y como continente debemos generar las respuestas que la ciudadanía construya y no los linajes intelectualoides (que como se dice coloquialmente en este país a medias) "tienen la papa"

author by un comunista libertariopublication date Wed Apr 24, 2013 18:59Report this post to the editors

No he leido el texto más que diagonal y superficialmente, pero el comentario de Vicente Velasco me parece que mea fuera de tiesto, con el discurso posmoderno y "ciudadano" al que lamentablemente estamos tan acostumbrados en Chile en los últimos años y que es la última moda instigada e inspirada por el pinochetismo cultural aún hegemónico y que nutre puntos de vista en apariencia disímiles pero que tienen esa misma matriz cultural, individualista y anti-política, de desconfianza en todo lo que sea debate en torno a lo público.

La organización libertaria no es "casta", en primer lugar porque es abierta y móvil, en segundo porque su mayor o menor capacidad de orientación del movimiento popular (estudiantil en este caso) va en relación no a lo que diga, sino a la legitimidad que consiga en su seno. No se trata de "arrogarse la representación", la legitimidad no es algo que cae del cielo, se gana.

No se pretende construir vanguardia alejada del pueblo, ni se cree en vanguardias auto-proclamadas, sino que se es consciente de que ese rol se construye y se alimenta con el trabajo cotidiano. No hay supeditación del pueblo a la(s) organización(es) política(s), sino construcción de conjunto en que las organizaciones se constituyen en generadoras de insumos y en motores de la elaboración colectiva.

Tampoco se trata de catecismos, sino de reflexión sobre el presente con las herramientas necesarias, que no son ninguna biblia ni manual escrito hace décadas pero tampoco se confía en el espontaneísmo.

Por otra parte, y conociendo a Bryan Seguel, que es el autor del texto, me da risa que digas que quienes generan teoría necesariamente provienen de "estratos burgueses", y lo de "formación judeo-cristiana" no deja de ser el típico latiguillo de Nietzsches de andar por casa que se han formado en la Universidad y se avergüenzan de ello, pero eso sí, queda muy bonito. Y sí... muy intelectualoide también. El último párrafo de tu intervención, donde por un momento dejas de vomitar bilis y pasas a la reflexión (te dura poco sí) ¿no se enmarca en esa teoría emanada de la academia que tanto criticas? ¿o es que tú, por estar al margen de organizaciones políticas estás a salvo del "mesianismo", "intelectualismo", .etc? No lo parece, en todo caso: tu reflexión es tanto o más "académica" que la del artículo que criticas. Sólo que no estás de acuerdo con ella. Podrías haber empezado por ahí, hubiera sido más honesto intelectualmente.

author by Albertopublication date Wed Apr 24, 2013 23:23Report this post to the editors

Lo dicho por Vicente Velasco (auto asumido "ciudadano") da cuenta nada más que de la confusión política que existe en ciertos sectores hoy en día. El Comunismo libertario no pretende representar los intereses ciudadanos, nada que ver, pretende construirse desde una franja de pueblo concreta de la clase explotada, como una propuesta, una alternativa política para destruir el capitalismo y construir en su lugar el socialismo libertario.

El movimiento estudiantil no ha devenido en ningún instrumento ciudadano, nada más lejano de la realidad, los sectores ciudadanos de hecho no son más que un intento del bloque en el poder de reconstituir su hegemonía política y de relegitimar sus pactos políticos ante el auge de la crítica radical al modelo que han sustentado todos estos años.

Lo más gracioso es la verborrea radical que termina simplemente en el llamado a "reformar la República", la edición del liberalismo más tradicional, que ignora la lucha de clases y cree que sólo las buenas intenciones permitirán superas las contradicciones capitalistas. Al final es la justificación última del posmodernismo neoliberal.

 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Revolutionary Trade Unionism: The Road to Workers’ Freedom

Latest News

Bolivia / Peru / Ecuador / Chile | Education | es

Wed 23 Apr, 17:28

browse text browse image

felchilevalparaiso4.jpg imageDeclaración pública frente a la coyuntura eleccionaria 2013 01:08 Wed 18 Sep by Frente de Estudiantes Libertarios 0 comments

Portuarios y estudiantes en Talcahuano image26 de junio: una histórica jornada de lucha y unidad obrero-estudiantil 04:06 Fri 28 Jun by Periódico Solidaridad 0 comments

felchilevalparaiso6.jpg imageComunicado del FEL Secundarios ante las movilizaciones del sector 00:25 Tue 28 May by Frente de Estudiantes Libertarios 0 comments

10aniosfel.jpg image¡10 años del FEL Chile! 06:23 Sat 25 May by Frente de Estudiantes Libertarios de Argentina 0 comments

estudianteschilemarcha.jpg imageChile: Masiva movilización de estudiantes reanima lucha por la educación 21:21 Tue 16 Apr by Periódico Solidaridad 0 comments

concepciondebatemovimientoestudiantil.jpg imageCrónica del debate "Proyecciones 2013 para el movimiento estudiantil" 23:21 Sun 07 Apr by Resumen 0 comments

institutonacionallibertarios.jpg imageChile: Algo huele mal en el Instituto Nacional 07:24 Fri 08 Mar by Frente de Estudiantes Libertarios 0 comments

marchaestudiantil27sept.jpg imageMiles nuevamente se movilizan por cambios de fondo en el sistema educacional chileno 01:35 Sat 29 Sep by Periódico Solidaridad 0 comments

Un desalojo en Santiago imageAutoridades ordenan desalojar liceos tomados, mientras secundarios radicalizan la lucha 03:03 Sun 19 Aug by Espartaco Gatti 0 comments

Carabineros reprime "marcha no autorizada" en Santiago imageEn la calle y sin permiso el estudiantado chileno no da tregua al gobierno 08:41 Sat 11 Aug by Sebastián Rosales / Espartaco Gatti 0 comments

more >>
© 2005-2014 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]