user preferences

A 100 años del logro de las 8 horas en el Callao (1913-2013)

category bolivia / peru / ecuador / chile | historia del anarquismo | opinión / análisis author Wednesday February 27, 2013 04:14author by Franz Garcíaauthor email fgaruce at yahoo dot es Report this post to the editors

Mecanismos de acción directa en históricos conflictos obreros

Tras este anuncio, el 10 de enero de 1913 en el Callao por la Unión de Jornaleros, la Federación Marítima y Terrestre, la FORP y el grupo La Protesta,convocaron a los trabajadores a un mitin público que se efectuó el 12 de enero, recorriendo los manifestanteslas principales calles del puerto en medio de un enorme entusiasmo, portando banderas rojas y negras.

Obreros del Callao en Huelga General - 1913
Obreros del Callao en Huelga General - 1913

Hace exactamente un siglo (enero de 1913) el puerto del Callao (Perú) fue escenario de una importante gesta de lucha, movilización y unidad obrera, la cual se articuló en torno a la demanda de las 8 horas laborales para el proletariado local. Si bien esta no fue la primera o la única batalla en torno a este importante logro,sí fue un punto de quiebre para las jornadas venideras que desembocarían en la histórica conquista de las 8 horas para la clase trabajadora peruana seis años después.

Contexto del período

El contexto socio-político que enmarcaba al año 1913 estaba signado por el gobierno populista de Guillermo Billingursth (antiguo pierolista, ex alcalde de Lima y acaudalado hombre de negocios en el salitre tarapaqueño), quien llegara a la presidencia de la república el año anterior para suceder a Augusto B. Leguía.

Es importante mencionar que durante la campaña electoral de Billingursth se desplegó toda una campaña política que consistía en arrastras adherentes dentro del propio movimiento obrero y popular. Los sectores que le apoyaron fueron los artesanos y mutualistas (secundando a sectores de la burguesía criolla) quienes desde sus gremios llamaban a votar por este candidato bajo la promesa de mejoras en el alimento, los sueldos y la vivienda (la famosa campaña por el “pan grande” de 1912).

Uno de los puntos saltantes de dicha gestión fue la dación del decreto del 24 de enero de 1913 sobre la “Reglamentación de Huelgas” que reconoció el derecho a la huelga y la institucionalización del arbitraje en los conflictos entre capital y trabajo. Este dispositivo legal fue rechazado por los sindicalistas anarquistas y el periódico “La Protesta” pues excluía al Estado de su rol de intervenir en los asuntos laborales, además de que “no hubo sinceramiento en su dación, pues fue dictado cuando por todo el campo obrero cundía la chispa revolucionaria –cuando el gobierno se asustaba ya de su primer desplante proclamando las 8 horas de trabajo y cuando el comercio, la gran industria y la alta banca se aprestaban a emplear medidas radicales y eficaces para ejercer presión y violencia”.

El panorama social en 1913 estaba marcado por las pésimas condiciones salariales y laborales, además de jornadas excesivas y abusivas. Por tal razón se vivía en el puerto un clima de efervescencia social que eclosionó cuando se reunieron a fines del mes de noviembre de 1912 los trabajadores de diversas ramas en el local de Unión de Jornaleros a fin de analizar el período que atravesaban y proponer una salida clasista concreta. Esta asamblea discutió el mejoramiento de haberes, horario de jornada diaria y llegó a un acuerdo unánime para incluir estos tópicos dentro de un pliego de reclamos.

Acción directa y solidaridad de clase

A la lucha de los trabajadores y sindicalistas del Callao agrupados en la Unión General de Jornalero del Perú se les unieron delegados de varios gremios obreros limeños como: Federación de Panaderos “Estrella del Perú”, Federación de electricistas, Sindicato Textil de Vitarte, Sindicato de zapateros, de picapedreros, de albañiles, de empleados, de oficios varios de Barranco, metalúrgicos, molineros,gasistas, tipógrafos -afiliados a la poderosa Federación Obrera Regional Peruana (FORP), de marcada tendencia comunista anárquica-, quienes luego cuatro asambleas populares dieron forma y aprobación a la medida huelguística.

El acuerdo inicial fue presentar el 5 de enero de 1913 el pliego de reclamos conteniendo todo el listado de demandas acordadas en las asambleas previas y que si en un plazo de 24 horas no se llegaba a un acuerdo satisfactorio se declaraba la Huelga General, la misma que se desató dos días después. Dicha medida de lucha alcanzó un completo éxito en el Callao, mientras que en Lima su impacto fue relativo debido al Estado de Sitio que se impuso sobre la capital, por lo cual se clausuraron locales y campamentos de huelga, se persiguieron y apresaron a los obreros más activos, además la camarilla de la Confederación de Artesanos Unión Universal (reformista, traidora y amarilla) con sus ademanes para frenar la efervescencia proletaria. A pesar de esto la FORP mantuvo sus mítines y su contundente solidaridad activa.

El día 9 de enero, una nueva asamblea se dio en la Carpa de Moda, ya que existía la incertidumbre o el temor de que la huelga fracasara, por ello sindicalistas y anarquistas discutieron mecanismos viables para mantener en pie la medida de lucha emprendida.

Cabe mencionar que aparte de los diversos sectores obreros en lucha y solidarios se encontraban grupos específicos libertarios como “Luchadores de la Verdad” (editores del periódico La Protesta) y “Luz y Amor” (posteriormente editores de la revista libertaria Plumadas de Rebeldía), ambos de Lima, los cuales contaban entre sus filas a los destacados obreros y propaganditas ácratas a Manuel C. Lévano y su hijo Delfín Lévano, Roberto Chiabra, Emilio Costilla, Nicolás Gutarra, Montano, Aguirre, etc. (además de los compañeros italianos José Spagnoli, y Antonio Giustinelli, propagandistas militantes de la FORA, de gira por Latinoamérica), mientras que por el lado de los sindicalistas “puros” estaba el presidente de los portuarios, Fernando Vera (quien luego tranzaría con el gobierno y se plegaría a la política burguesa).

Es así que la jornada huelguística sigue vigorosa y hace tambalear a la burguesía en general y a los propietarios de la empresa del Muelle Dársena y Compañía de Vapores en particular, por ello el Gobierno ordena el envío de más tropas de infantería, artillería y caballería para recrudecer la represión y amedrentar a los obreros. Pero el saldo fue contrario, esto arreció más la voluntad proletaria hasta arrinconar al poder político y arrancarle la resolución que notificaba la ansiada jornada de 8 horas: “Vista la petición formulada por los jornaleros del Muelle Dársena del Callao; y encontrándose justificadas las razones que exponen; se resuelve: (…) La aplicación de las 8 horas de trabajo fijadas en el Decreto Supremo de Hoy, modicativo del art. 41 del Reglamento del Muelle Dársena. (…)”.

Tras este anuncio, el 10 de enero de 1913 en el Callao por la Unión de Jornaleros, la Federación Marítima y Terrestre, la FORP y el grupo La Protesta,convocaron a los trabajadores a un mitin público que se efectuó el 12 de enero, recorriendo los manifestanteslas principales calles del puerto en medio de un enorme entusiasmo, portando banderas rojas y negras.

El obrero anarquista Delfín Lévano recordaba en 1931 que este triunfo histórico de la clase trabajadora fue posible “debido a los medios de acción directa: la huelga general, el boicot, el sabotaje, preconizada por el Sindicalismo Revolucionario de orientación libertaria”.

Impacto histórico

Este proceso de unidad de clase y acción directa de masas para la resolución de conflictos fue allanando el camino para las siguientes gestas obreras y populares (innumerables huelgas, paros, movilizaciones de lucha en haciendas azucareras, empresas petroleras del norte y demás sectores importantes de la economía y producción nacional).

Hoy a un siglo de dicho evento bien vale la pena recordarlo no como mero dato historiográfico sino como recuento del camino que la propia clase trabajadora ha forjado a lo largo de su marcha desde su auto-organización hacia su liberación. Hoy que tenemos centrales sindicales adormecidas en el reformismo complaciente y aburguesado, condirigencias vendidas a la patronal, con partidos políticos con total descrédito y descaro para hablarle al pueblo que sufre y trabaja, es más necesario retomar las lecciones dadas y volver a trazar un camino propio y hacer nuestra propia historia.

Terminamos parafraseando una cita que se escribiera el periódico obrero y anarquista La Protesta, al calor de la Huelga de 1913 escribiera que “el entusiasmo ardoroso que se apoderó de todos los trabajadores del Callao y Lima, de los campesinos y tripulaciones de los vapores mercantes del Perú, bien pudo paralizar la vida económica de ambas ciudades y batir en sus reductos a la clase privilegiada, si ese entusiasmo febril y momentáneo hubiese sido orientado por una organización gremial con rumbo definido y por consiguiente, con el conocimiento necesario de los métodos de acción directa que en sus luchas hoy emplea el proletariado instruido”.

Texto publicado en Avancemos Nº 6

Related Link: http://avancemos-periodico.blogspot.com/
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Employees at the Zarfati Garage in Mishur Adumim vote to strike on July 22, 2014. (Photo courtesy of Ma’an workers union)

Front page

Where to now, Zimbabwe? Beyond the “good” charismatic pastor.

Contre la loi Travail: le bras de fer continue

Announcement of Nationally Coordinated Prisoner Workstoppage for Sept 9, 2016

Opinião da CAB diante a atual conjuntura Brasileira

¿Habemus pacem? Los desafíos en el tránsito de La Habana a Colombia

Italia - terremoto

Inside the Zimbabwean Uprising

La experiencia de Mujeres Libres: 80 años del surgimiento del feminismo anarquista organizado

Con Lucha Y Organización Fortalecemos La Resistencia

Algunas reflexiones en torno al poder y la institucionalidad a 80 años de la Revolución Española

80 aniversari de la insurrecció obrera i popular i de la revolució social

80 anni fa la rivoluzione comunista libertaria in Spagna

De los comités de defensa al análisis de los órganos de poder

The Coup in Turkey: Tyranny against tyranny does not make freedom

Greve, Piquete, Marcha e Ocupação! Educadores e Estudantes unidos pela Educação!

Making sense of the Brexit tide of reaction and the reality of the racist vote

[Colombia] Ante el acuerdo de cese al fuego bilateral y definitivo entre el gobierno colombiano y las FARC-EP

Coyuntura Política en Venezuela: Crisis, Tendencias y el Desafío de la Independencia de Clase

Orlando means fightback

Palestinian workers in Israel: between scylla and charybdis

A Socialist On City Council: A Look At The Career Of Kshama Sawant

Élargir la lutte et généraliser la grève pour gagner

Carta de Fundação OAZ

[Colombia] Documento de Formación: Análisis de Coyuntura 2015-2016

Bolivia / Peru / Ecuador / Chile | Historia del anarquismo | es

Mon 26 Sep, 21:58

browse text browse image

mujeres.jpg imageNuevo Libro: Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931) 22:40 Thu 09 Nov by Ediciones Espíritu Libertario 2 comments

Un fraternal saludo a todos los compañer@s: Somos Ediciones Espíritu Libertario de Santiago de Chile y a través de este deseamos informar que hemos editado recientemente el siguiente libro: "Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931), compilación realizada por Alejandra Pinto y Adriana Palomera. Salud y anarquia

imageLa organización anarco-comunista en Chile (3ª Parte): Proyecto para un Nuevo Norte Político al C.U.A... Nov 23 by Frente Estudiantil del C.U.A.C. 0 comments

Después de que comenzara a andar la Reforma Orgánica del C.U.A.C., en Mayo del 2002, las tensiones respecto al curso de la organización, que hasta ese momento habían sido subterráneas, estallaron abiertamente. La reforma orgánica había encontrado la oposición de un sector minoritario en la organización, y solamente fue aceptada de mala gana y a regañadientes por éste, haciendo todo lo posible por poner palos a la rueda y hacerla fracasar. Este sector, a la vez que respetaba formalmente -y sin gran entusiasmo- la nueva estructura, se había planteado como objetivo el lograr una convergencia con otros colectivos anarquistas para ganar en número, a la vez que se daba pie atrás al desarrollo cualitativo de la organización en esos meses. La convergencia con esos colectivos buscaba de alguna manera volver al C.U.A.C. antes de sus orígenes y dar por el traste a la organización en Frentes. Esta convergencia se buscó a través de la creación de un periódico conjunto, llamado "Página Negra" (cuyo primer número apareció en Agosto del 2002, y cuyo segundo y último número aparecería en Enero del 2003), el cual se fue comiendo al propio órgano de la organización, el "ALERTA" (del cual aparecieron cuatro números*). No hubo más trabajo en común que se compartiera aparte de esta publicación, que no fue capaz siquiera de desarrollar una línea editorial coherente.

A la vez que un sector buscaba la unidad con otros anarquistas en base a las afinidades (en circunstancias que uno de los objetivos que habíamos tenido cuando se fundó el C.U.A.C. había sido superar la política de los "grupos de afinidad" y plantearnos como organización político-revolucionaria), en espacios artificiales, desde algunos frentes, pero particularmente desde el estudiantil, estábamos empeñados en crear una política de unidad y convergencia con otros sectores ibertarios, pero asentado en la práctica, en el trabajo de base, en el desarrollo de los frentes como el espacio central de actividad de la organización. Al poco andar, fuimos llamando a esta política de convergencia orgánica "Unidad desde la lucha". Esta consigna se convirtió en el eje que concentró las tesis básicas que sosteníamos en torno a la creación de una organización político-revolucionaria anarco-comunista que tuviera inserción y presencia real en las luchas, y que en un período de reflujo como el que vivía Chile en ese momento (aunque tomábamos nota de todo lo que estaba ocurriendo en el "vecindario", sobre todo en Argentina, con quienes teníamos -y tenemos- sólidos vínculos, y con Bolivia y Perú también), que también pudiera ser una organización que impulsara las luchas y ayudara a dar ese salto cualitativo que creíamos que el pueblo podría dar en ese momento. Tardaría el pueblo aún unos años en dar los primeros pasos en su despertar, pero creemos que mucho del esfuerzo que pusimos en lo estudiantil, sindical y poblacional, fue un aporte muy valioso en este sentido.

El choque entre estas dos concepciones se dio abiertamente después de Septiembre, y hacia Noviembre, la organización estaba llena de maquinaciones intestinas, así como de amenazas de expulsiones proferidas en contra de todos nosotros por el sector que se había enquistado en la asamblea general y se negaba a la reforma. Cuando fue la asamblea de evaluación de la reforma, el 23 de Noviembre, la situación ya era insostenible, con la renuncia del tesorero, amenazas, y cuando se revelaron tentativas de quiebre de la organización. Esta tentativa buscó fortalecerse después, el 29 de Diciembre del 2002, en el Encuentro de Iniciativas Libertarias, organizado desde el espacio de "Página Negra", buscando hacer el quite a todas las estructuras formales que la organización venía trabajando. Esta tentativa no pasó del encuentro. Pero ya para entonces resultaba claro que había que dar un debate político de fondo, y esta comprensión fue la que pavimentó el camino al Congreso Programático de fines del 2003, momento en el cual el C.U.A.C. daría por finalizado un ciclo para convertirse en la Organización Comunista Libertaria de Chile (O.C.L.). En este momento, la crisis era irreversible y este documento, pensado y trabajado desde el Frente Estudiantil del C.U.A.C. en el contexto inmediatamente posterior al encuentro de Evaluación, y mientras se desarrolló el Encuentro de Iniciativas Libertarias, entre los meses de Diciembre y Febrero del 2002 y 2003, reflejó algunos aportes en esa dirección. A mí me tocó redactar el documento, pero sus argumentos fueron todos elaborados colectivamente en varias reuniones y el producto final fue discutido y pulido por todos y todas.

Creo que hubo muchos aportes en ese debate: la necesidad de asentar nuestra práctica en las luchas concretas, utilizar esa práctica como una escuela política, comenzar a pensar sobre qué significa la unidad popular y de los sectores libertarios, convertir nuestras inclinaciones ideológicas en propuestas políticas. Pero quizás el mayor aporte de este debate fue nuestra tentativa de armonizar la idea de una organización unitaria con el principio federativo del anarquismo. Viendo la deriva que posteriormente tendría la O.C.L. creemos que fracasamos en esa apuesta. Sin embargo, la riqueza del debate y las ideas que en ese entonces se defendieron como parte integral del proyecto anarco-comunista en Chile, siguen estando vigentes para la revitalización y el relanzamiento de un proyecto libertario, emancipador, profundamente anti-autoritario, que es tan necesario en un país en el cual el centralismo y el estatlismo son parte del ADN de una izquierda que no ha podido romper el cerco impuesto por el bloque en el poder en el marco de la post-dictadura. Por estas razones publicamos un documento que, hasta este momento, estaba inédito y que hoy, cuando ya ha corrido mucha agua bajo el puente y estamos comenzando a reflexionar de manera más serena pero no menos comprometida en esta trayectoria, puede aportar en la búsqueda de esa alternativa libertaria. José Antonio Gutiérrez D.
23 de Noviembre, 2015 *Aún cuando existieron otros órganos utilizados, como el boletín sindical "Despabila" y el boletín "Unidad". Todos vieron unos tres ó cuatro números cada uno. Sin ser órgano del C.U.A.C., pero muy cercana, editábamos también la revista "Hombre y Sociedad" que tenía una amplia circulación en varios puntos del país.

imageLa organización anarco-comunista en Chile (2ª Parte): Proyecto de Reforma Orgánica del C.U.A.C. (May... Nov 07 by Militantes del C.U.A.C. 0 comments

Cuando se formó el Congreso de Unifiación Anarco-Comunista a finales de 1999, teníamos la visión de pasar de los colectivos (casi todos contra-culturales) a una organización que pudiera converitr el pensamiento libertario en acción política al interior de las masas populares. Así como comprendíamos que el movimiento popular chileno debía re-pensarse y re-crearse, el movimiento libertario también tenía que pasar por el mismo proceso para poder cumplir su rol y aportar en este proceso de levantar nuevos referentes en la lucha por la transformación social en el Chile de la post-dictadura. Hacia finales del 2000 comenzamos a pensar cómo poder convertir nuestro entusiasmo revolucionario en una alternativa libertaria. El primer aporte escrito en esa dirección quedó plasmado en un documento elaborado por Mario Celis, que recogía las discusiones de la Comisión de Propaganda, titulado Reestructuración Orgánica del C.U.A.C. (Marzo 2001). Con esa base, aunque con diferencias metodológicas, comenzamos un proceso de organización en lo poblacional, lo estudiantil y lo sindical. Fue en el plano estudiantil donde, quizás, tuvimos los mayores avances y los que más se sostuvieron en el tiempo, aún cuando en los otros dos frentes tuvimos también importantes logros y ganamos en experiencia. Al poco andar, durante el 2001, comenzó a evidenciarse la inadecuación de las estructuras centrales de la organización en relación a lo que estaba ocurriendo en la "periferia", por así decirlo, del C.U.A.C. Por una parte, algunos frentes, sobre todo en el estudiantil, manteníamos importantes niveles de actividad, inserción y organización. Por otra parte, la estructura central de toma de decisiones, la Asamblea, no reflejaba adecuadamente estos cambios ni los trabajos de base que se realizaban. No todos en la organización tenían trabajo de base ni de inserción social, como lo llamábamos, pero desde el espacio de la Asamblea se podía obstaculizar los avances que estaba haciéndose desde la militancia de base. Al poco tiempo, se hicieron evidentes los peores vicios del asambleísmo: que las decisiones las toman los que tienen el tiempo y el aguante para agotar el debate hasta altas horas de la noche, los que pueden estar en todas las reuniones en el centro de la ciudad (las reuniones de la Asamblea, se realizaban en FETRACOMA, organización sindical que nos acogió y sin cuyo apoyo no habríamos podido existir, pero que estaba físicamente muy alejada de muchos de los espacios de militancia concretos que teníamos), y donde se perdía el impuslo y las propuestas de base. Era evidente que la estructura de la Asamblea, como se estaba dando, desgastaba en lugar de aportar a una organización que estaba en franca expansión. Entendíamos que era necesario conservar los elementos centrales de una apuesta asamblearia, fundada en la democracia directa, pero que había que descentralizar la organización, hacerla más dinámica para que respondiera mejor a las exigencias de la nueva fase a la que entraba la organización en pleno auge de la "inserción social". Debíamos, para este efecto, lograr complementar esta necesidad de la asamblea como un espacio abierto, horizontal, participativo de toma de decisiones, con uno de los principios base de nuestra tradición anarco-comunista, el Federalismo. Es así como, desde el Frente Estudiantil, comenzamos a dar debates para poder hacer una propuesta para la re-estructuración orgánica de la organización. Esto nosotros lo sentimos de manera muy fuerte a comienzos del 2002, cuando las tomas universitarias nos impidieron participar de la Asamblea y fue creciendo la distancia con los Frentes. Este debate fue hecho por partes, hasta que en Mayo del 2002 presentamos este documento titulado "Proyecto de Reforma Orgánica del C.U.A.C.". Este documento fue redactado en el Frente Estudiantil, pero en realidad, habían participado en él otros sectores de la organización, por eso no se presentó como documento de Frente. En él, después de un breve diagnóstico de la crisis de la organización, discutíamos algunas propuestas prácticas para dinamizar la organización y hacerla más adecuada para las exigencias de ese entonces. También adelantamos algunas de las observaciones que se venían haciendo en contra de esta reforma, que buscaba fundamentar la organización en sus frentes, descentralizar y hacer, así, una organización más afín al principio federativo anarquista. Siendo una respuesta de carácter fundamentalmente técnico, sabíamos que había una discusión política muy fuerte que se daría a raíz de esta tentativa de reforma. Así fue y finalmente, a partir de esta propuesta, es que comienza el proceso de polarización de posiciones que llevó finalmente a que un sector se escindiera y a que la organización diera un salto cualitativo durante el 2004, transformándose en lo que originalmente fue la Organización Comunista Libertaria (O.C.L.). José Antonio Gutiérrez D.
7 de Noviembre 2015

imageEl mes de febrero lleva el nombre de José Santos González Vera Mar 01 by Solidaridad 0 comments

Periódico Solidaridad conmemora al escritor anarquista que inspirado en las luchas sociales desarrolló una pluma rebelde que hasta hoy cobra sentido.

imageLos libertarios y la Protesta Nacional del 13 de Agosto del 2003 en Chile Aug 13 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

El día 13 de Agosto del 2003 ocurrió un hecho que marcó el movimiento ascendente de la protesta popular en Chile y, particularmente, al movimiento anarquista criollo. Esta protesta, a lo interior, fue uno más de los elementos que terminó por fortalecer la política de frentes y permitir así una maduración del movimiento. Se veía esta protesta como un ensayo para las luchas populares que venían –incluido el 30 aniversario del Golpe de Pinochet un mes más tarde- y en cierta medida lo fue. Tanto para el conjunto del pueblo, como para el sector de éste, pequeño pero dinámico, identificado con el anarco-comunismo.

imageReflexiones sobre los diez años de anarco-comunismo en Chile Aug 12 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

La siguiente es una reflexión sobre los diez años del Congreso de Unificación Anarco-Comunista, organización fundada en Noviembre de 1999 que fue un importante hito en la articulación de un movimiento libertario inserto en las luchas sociales y parte integral de ellas en el Chile post-dictadura. Estas reflexiones fueron escritas hace más de cuatro años, para el número 25 de la publicación Hombre y Sociedad, la cual nunca vio la luz del día, junto a contribuciones hechas por toros compañeros. La reproducimos acá porque creo que hay elementos que aún se mantienen en el balance, particularmente en lo relativo a la asimetría entre el desarrollo político-social en comparación con lo político-organizativo.

more >>

imageNuevo Libro: Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931) Nov 09 2 comments

Un fraternal saludo a todos los compañer@s: Somos Ediciones Espíritu Libertario de Santiago de Chile y a través de este deseamos informar que hemos editado recientemente el siguiente libro: "Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931), compilación realizada por Alejandra Pinto y Adriana Palomera. Salud y anarquia

© 2005-2016 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]