user preferences

La lucha por la paz con justicia social en Colombia

category venezuela / colombia | imperialismo / guerra | opinión / análisis author Thursday December 20, 2012 20:37author by Revista Política y Sociedad Report this post to the editors

Recuadro aparecido en el n°24 de la revista libertaria chilena "Política y Sociedad".
marchapatriotica.jpg

El conflicto social y armado que desangra a Colombia desde hace más de 50 años tiene su origen en el modelo de acumulación por desposesión en que se funda la oligarquía colombiana y su afán por hacerse con la tierra utilizando la violencia.

La insurgencia tiene su origen en los organismos de defensa creados por los campesinos para hacer frente a este despojo, en el que el Ejército intervino desde primera hora apoyando a los terratenientes.

Desde los mismos inicios del conflicto, la insurgencia ha buscado un acuerdo de paz que conlleve un cambio sustancial en las estructuras políticas, sociales y económicas que lo originaron.

Quien más se ha opuesto a esta solución y ha optado por profundizar en la militarización del territorio y en los esfuerzos de guerra ha sido precisamente la oligarquía beneficiada por el actual modelo.

De los anteriores procesos de paz en Colombia sólo prosperaron aquellos que significaron una rendición y entrega de las formaciones insurgentes sin ninguna transformación de fondo en beneficio del pueblo. Los procesos que apuntaban a dichas transformaciones fueron saboteados por esa misma oligarquía, bien instalada en los aparatos de Estado y con ejércitos mercenarios (paramilitares) a su servicio.

La masacre contra la Unión Patriótica, movimiento político surgido en los procesos de paz de los 80 para vehicular el ansia de cambios y de participación de las mayorías colombianas, fue un ejemplo de los obstáculos que encuentra la paz en la actitud beligerante del establishment, atrincherado en torno a unos privilegios a los que se niega a renunciar, y que ha encontrado en la guerra un negocio más.

Por otra parte, la participación del imperialismo en el conflicto, implementando estrategias contrainsurgentes y financiando operaciones militares, ha sido una constante. El Plan Colombia de finales de los 90, con la excusa del combate al narcotráfico, supuso un gran salto adelante en la injerencia de Estados Unidos en la política interna colombiana.

Todo ello no ha bastado para derrotar ni militar ni políticamente a unas organizaciones insurgentes que tienen su razón de ser y su fortaleza en el enraizamiento entre el pueblo pobre colombiano. Los descabezamientos de sus direcciones no han pasado de ser golpes de efecto mediáticos que el transcurso del tiempo se ha encargado de mostrar como efímeros. Tanto las FARC-EP como el ELN han sabido sobreponerse y siguen manteniendo presencia y una alta operatividad en amplias zonas del territorio colombiano. Presencia que se une a la reactivación en los últimos tiempos de la lucha popular contra las llamadas “locomotoras del desarrollo” del gobierno Santos, que no son sino la profundización del modelo extractivista y de predominio del gran capital en la economía colombiana.

Esta inestabilidad del escenario, así como su progresivo desajuste con las realidades continentales, han contribuido a arrinconar a los sectores más duros de las clases dominantes, encabezados por el ex presidente Uribe, que siguen oponiéndose a cualquier negociación con la insurgencia, y ha propiciado que se abran paso puntos de vista más pragmáticos, que aspiran a que de la mesa de diálogo salga la paz (caracterizada como la desmovilización de las organizaciones guerrilleras) sin hacer concesiones significativas al pueblo y sin ceder privilegios.

De la fuerza que consiga acumular la lucha popular dependerá que esas ilusiones de la oligarquía de conseguir tranquilidad a cambio de nada queden disipadas y de que el pueblo colombiano al fin consiga la verdadera paz, esa que se asienta en la justicia social.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Rojava: Mensaje urgente de un compañero anarquista en Afrin

Front page

[Colombia] Perspectivas sobre la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia 2018

Call for Solidarity with our Russian Comrades!

8 reasons anarchists are voting Yes to Repeal the hated 8th

Comunicado de CGT sobre la Nakba, 70 años de dolores para el Pueblo Palestino

[ZAD] Les expulsions ont commencé, la zad appelle à se mobiliser

Assassinato Político, Terrorismo de Estado: Marielle Franco, Presente!

La Huelga General del 8 de Marzo, un hito histórico

A intervenção federal no Rio de Janeiro e o xadrez da classe dominante

Halklarla Savaşan Devletler Kaybedecek

Σχετικά με τον εμπρησμό

Ciao, Donato!

[Uruguay] Ante el homicidio de un militante sindical: Marcelo Silvera

[Argentina] Terrorista es el Estado: Comunicado ante el Informe Titulado "RAM"

[Catalunya] Continuisme o ruptura. Sobre les eleccions del 21D

Reconnaissance par Trump de Jérusalem comme capitale d'Israël : de l'huile sur le feu qui brûle la Palestine

Noi comunisti anarchici/libertari nella lotta di classe, nell'Europa del capitale

Luttons contre le harcèlement et toutes les violences patriarcales !

The Old Man and the Coup

Hands off the anarchist movement ! Solidarity with the FAG and the anarchists in Brazil !

URGENTE! Contra A Criminalização, Rodear De Solidariedade Aos Que Lutam!

¡Santiago Maldonado Vive!

Catalunya como oportunidad (para el resto del estado)

La sangre de Llorente, Tumaco: masacre e infamia

Triem Lluitar, El 3 D’octubre Totes I Tots A La Vaga General

© 2005-2018 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]