user preferences

Masacre de Santa Rosa de Osos, ¿Qué nos dice del paramilitarismo en Colombia?

category venezuela / colombia | imperialismo / guerra | opinión / análisis author Tuesday November 13, 2012 21:17author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

El día 7 de Noviembre la finca La Española, en el corregimiento de San Isidro, en Santa Rosas de Osos (Antioquia), se tiñó de sangre con la cruel masacre de diez campesinos que terminaban su jornada laboral recogiendo tomates. Los campesinos, nueve hombres y una mujer, fueron acribillados y luego se arrojó una granada sobre sus cadáveres aún calientes. La causa de esta atrocidad habría sido su negativa a pagar una vacuna extorsiva al grupo paramilitar “Los Rastrojos”. Este crimen ha causado justa indignación en la opinión pública, más aún cuando el crimen se da en una zona con férrea presencia militar y policial. Nuestras lágrimas y nuestra cólera se unen en un solo clamor justiciero con el de los familiares de las víctimas.

Finca La Española, corregimiento San Isidro, Municipio Santa Rosa de Osos (Antioquia), lugar de la masacre de 10 campesinos el 7 de Noviembre
Finca La Española, corregimiento San Isidro, Municipio Santa Rosa de Osos (Antioquia), lugar de la masacre de 10 campesinos el 7 de Noviembre


Masacre de Santa Rosa de Osos

¿Qué nos dice del paramilitarismo en Colombia?

La fuerza pública no hace nada. Si hablas con alguien de las fuerzas militares, ellos le avisan al grupo. Aquí no se puede denunciar nada. Ellos controlan todo lo que se mueve, y la fuerza pública está allí
(Entrevista de Human Rights Watch con un hombre de la región de Curvaradó, Chocó, 30 de mayo de 2009)

El día 7 de Noviembre la finca La Española, en el corregimiento de San Isidro, en Santa Rosas de Osos (Antioquia), se tiñó de sangre con la cruel masacre de diez campesinos que terminaban su jornada laboral recogiendo tomates. Los campesinos, nueve hombres y una mujer, fueron acribillados y luego se arrojó una granada sobre sus cadáveres aún calientes. La causa de esta atrocidad habría sido su negativa a pagar una vacuna extorsiva al grupo paramilitar “Los Rastrojos”[1]. Este crimen ha causado justa indignación en la opinión pública, más aún cuando el crimen se da en una zona con férrea presencia militar y policial. Nuestras lágrimas y nuestra cólera se unen en un solo clamor justiciero con el de los familiares de las víctimas.

El ministro de defensa Juan Carlos Pinzón no pudo perder la ocasión para tender un manto mistificador en torno a la masacre y hacer, de paso, propaganda político-guerrerista: describió la masacre como "el típico acto de barbarie que no puede tener explicación”[2], para luego agregar que este crimen habría tenido, supuestamente, alguna “relación” con la detención del paramilitar “alias 18”, uno de los jefes de Los Rastrojos[3].

El ministro Pinzón busca deliberadamente confundir a la opinión pública cuando dice que este crimen no puede tener explicación: se sabe que los paramilitares controlan amplios territorios colombianos de la mano con la fuerza pública, quienes o los toleran o los apoyan activamente. Se sabe que el crimen tuvo relación con el costo que la población debe pagar por ese control territorial que ejerce el paramilitarismo. Se sabe que los supuestos “golpes” de la fuerza pública contra el paramilitarismo o bien son fabricados con fines propagandísticos o bien son contados con media mano, cuando alguno de los capos paramilitares se sale del libreto y entra en contradicción con el Estado o con algún cacique local. Sus declaraciones buscan crear confusión en torno a la real naturaleza del problema paramilitar en la Colombia actual y sus vínculos íntimos con un Estado paramilitarizado, que no ha abandonado los mecanismos “duales” (oficiales y paraoficiales) de represión y control.

Así como nos duele esta nueva masacre, creemos necesario en esta ocasión denunciar, una vez más, los mecanismos mediante los cuales la oligarquía colombiana ejerce su poder, uno de los cuales es el paramilitarismo, el cual, como alguna vez dijo el lider paramilitar HH es como la “novia fea”, a la cual de noche acarician y de día le voltean la cara[4].

La Naturaleza del Estado paramilitarizado

Mientras los medios y los representantes del gobierno se niegan a referirse a los paramilitares por su nombre, llamándolos bajo el eufemismo mistifcador “Bacrim” (bandas criminales), la declaración de repudio a la masacre de la Marcha Patriótica, denuncia las fuerzas vivas que alimentan al paramilitarismo actual, cuya naturaleza no es diferente al paramilitarismo de décadas anteriores:

Ya no es un secreto para el pueblo, a pesar de la distorsión y el falseamiento que de la realidad proyectan diariamente los grandes medios de comunicación, que detrás de las masacres de campesinos como el de Santa Rosa de Osos, el asesinato de líderes reclamantes de tierra, las amenazas de muerte contra los defensores de derechos humanos, líderes estudiantiles, indígenas, etc., están poderosos sectores políticos y económicos dominantes (…) [que buscan] imponer los intereses de un sector terrateniente, ganadero y empresarial ligado a una derecha que ha declarado su abierta oposición al proceso de diálogos por la Paz que se inició”[5].

Lo primero que hay que entender, para comprender el fenómeno del paramilitarismo, es que éste fue creado tempranamente por la oligarquía terrateniente y sectores de la clase dominante para reprimir por medios extra oficiales al pueblo cuando se rebelaba para reclamar sus derechos: la génesis de estas bandas paramilitares ya se aprecian durante la represión a las luchas obreras de fines de los ’20 y de las luchas agrarias de los ’30[6]. Hacia 1946, los pájaros, chulavitas y aplanchadores ya habían comenzado su labor de terror en el campo, desplazando y despojando violentamente al campesinado. En los ’60 de formaliza en el marco de las doctrinas de contrainsurgencia y seguridad nacional de los EEUU, en plena cruzada hemisférica contra el “comunismo”. A inicios de los ’80 se da esa alianza macabra entre los terratenientes, el ejército, empresarios exportadores y el narcotráfico que termina generando el paramilitarismo moderno. El paramilitarismo es creación de la oligarquía (tanto de la “respetable” como de la “mafiosa”) y de su Estado.

Lo segundo que se debe tener en consideración, es que el paramilitarismo ha sido necesario para la oligarquía por la naturaleza de la lucha contrainsurgente en Colombia y por la naturaleza de la acumulación capitalista colombiana en el marco del conflicto. El acumulado político-social de la insurgencia, su capacidad de acción y el sostenido respaldo que ha recibido por décadas en amplias zonas rurales del país, forzaron a la oligarquía a utilizar los métodos más macabros para instalar terror, para practicar el genocidio y para quebrar a las organizaciones populares que amenazaban su hegemonía. El paramilitarismo le permitió a la oligarquía realizar actos inconfesables sin tener que manchar sus manos de sangre, externalizando el terror, practicándolo a control remoto, aunque beneficiándose directamente de él. Masacres, vejaciones sexuales, desapariciones, torturas que revuelven el estómago de cualquiera, fueron realizadas por el aparato paramilitar sin manchar (tanto) el buen nombre de la “democracia” colombiana, que se protegía detrás de la noche y niebla mientras alimentó esta formidable maquinaria de muerte. Y la alimentó porque le era de beneficio, no sólo en un sentido político (manteniéndola en el poder mediante el uso de la fuerza bruta), sino también material y económico: el paramilitarismo ha desplazado millones de campesinos, cuyas tierras han ido a parar a manos de terratenientes, ganaderos y multinacionales –sus actuales ocupantes no las adquirieron directamente, sino después de que las tierras cambiaran un par de veces de manos, para así poder posar hoy en día de “ocupantes de buena fe”. El paramilitarismo ha traido “seguridad inversionista”, ha evitado huelgas, ha mantenido a los obreros con salarios miserables, ha impulsado megaproyectos donde la oposición popular parecía no dejarlos pasar, ha impulsado monocultivos agroindustriales como el caucho, la caña, la palma africana.

Por último, es necesario entender también que el paramilitarismo ha sido necesario para que la oligarquía se mantuviera en el poder dada la compleja formación del Estado colombiano, el cual apenas en la década de los ’20 comienza un proceso de centralización burocrático más o menos efectivo, mediante la integración económica y la creación de una infraestructura básica de comunicación al menos entre los principales centros urbanos del país. Hasta el día de hoy Colombia es un país con marcados contrastes regionales en todos los sentidos. La Casa de Nariño ha sido, y sigue siendo, como los palacios de esos reyezuelos medievales cuyo poder en un reino fragmentado solamente podían ejercerlo mediante una compleja y entramada alianza con señores de comarcas lejanas. Eso es lo único que explica el peso que, hasta el día de hoy, han tenido en la política nacional los caciques locales, los terratenientes y otros representantes retardatarios de los poderes locales. La incapacidad de las fuerzas centrales del Estado de enfrentar a una insurgencia que se extendía como reguero de pólvora por las áreas rurales colombianas, llevó a estos caciques a la formación de milicias privadas para cumplir las tareas de represión, control y despojo violento. El paramilitarismo, por consiguiente, es el fruto del ejercicio del poder oligárquico en un país como Colombia, y sus redes de influencia y poder regionales, hacen parte de la compleja telaraña mediante la cual el Estado ha podido ejercer su hegemonía. Por eso, como hemos dicho en ocasiones anteriores, donde “ciertos observadores han equiparado de manera simplista el control paramilitar con la 'ausencia del Estado', es necesario aclarar que el paramilitarismo ha sido la expresión más extendida así como perversa del Estado, con poderes plenipotenciarios y dictatoriales”[7]. Aún a un nivel micro, como es el departamento de Antioquia, los éxitos en términos de “seguridad” de los que alguna vez presumió el gobernador Fajardo, dependieron de la llamada “Donbernabilidad”, es decir, del control mafioso que el paramilitar alias Don Berna ejerció en el departamento.

La Naturaleza Paramilitar de las mal llamadas “Bacrim”

Las mal llamadas “Bacrim” no son otra cosa que las herederas de las AUC. Politiqueros y opinólogos arrepentidos que alguna vez dieron su venia a los “buenos muchachos” de las AUC, dicen hoy que entre las “bandas emergentes” y las AUC hay muchas diferencias, que éstas ya no tienen “ideales contrainsurgentes” como el paramilitarismo de antaño, etc. La verdad es que tales diferencias no existen: ni las AUC eran un grupo de idealistas, sino de hampones a sueldo para hacer el trabajo sucio de la oligarquía, ni los nuevos grupos paramilitares no cumplen funciones contrainsurgentes o de limpieza política –el grueso de sus víctimas siguen siendo campesinos reclamantes de tierra, sindicalistas, líderes de procesos de izquierda. Entre las mal llamadas “Bacrim” y las AUC existe solamente una diferencia y es de tipo organizativo. Mientras las AUC tenían una organización centralizada a nivel nacional, las nuevas bandas paramilitares tienen suficiente coordinación a nivel nacional (como lo demostró el paro armado que realizaron en los departamentos de la costa a comienzos de este año, o como lo demuestra la “limpieza social” que vienen practicando a lo largo y ancho del territorio nacional) pero carecen de un mando unificado a nivel nacional.

Quebrar ese mando nacional pareciera haber sido una intención clave en la ley de Justicia y Paz y el proceso de desmonte de las estructuras centrales de las AUC el 2005. Esto pareciera haber sido así porque los comandantes de las AUC estaban comenzando a acumular demasiado poder y la oligarquía no aceptaría ninguna amenaza en contra de su hegemonía. Una vez dispersado en parte ese enorme poder, al paramilitarismo se le ha permitido seguir prestando sus servicios sin mayores inconvenientes. Por ello es necesario entender que la relación entre el paramilitarismo y el Estado no es mecánica sino simbiótica; que el paramilitarismo, si bien sirve a los intereses del Estado y de la oligarquía enquistada en ese Estado, no está directa y absolutamente supeditado, como dijimos en un artículo previo:

El vínculo Estado-paramilitarismo (…) tampoco debe verse de una manera excesivamente simplista, como si el paramilitarismo fuera un mero alfil, sin intereses propios (…) Si el Estado los ha armado, tolerado y auxiliado, es porque son funcionales a su estrategia política y su dominio. Pero el paramilitarismo, por su propia naturaleza, goza de una relativa autonomía. Por ponerlo en términos muy sencillos: el paramilitarismo asesina, viola, tortura, desaparece a personas que, por diversas razones, son molestas para el establecimiento. Mantienen el control social mediante el terror. Pero a cambio exige ciertas prebendas. Los paramilitares han gozado de un grado de impunidad enorme gracias al cual han amasado inimaginables fortunas por narcotráfico y aportes económicos de la oligarquía, conseguido (a las buenas o a las malas) las mujeres que han querido, y han sido efectivamente la ley en muchas regiones.

(…) Son delincuentes comunes, mercenarios, al servicio de las grandes fortunas, cuyas motivaciones nunca han sido ideológicas, de cambiar o servir al país (…), sino enriquecerse (…) Estos elementos hacen que, pese a lo necesaria que puedan ser estas fuerzas en un momento dado para el bloque dominante, no sean fuerzas fiables ni disciplinadas, lo que significa que en determinados momentos puedan entrar en contradicciones secundarias (jamás antagónicas) con el régimen (…) Por eso el régimen trata de depender de ellos lo estrictamente necesario, esperando que sea una medida transitoria mientras se soluciona la crisis de hegemonía del bloque dominante. (…) En este proceso de control de los elementos díscolos del paramilitarismo por parte de la misma oligarquía que los alimenta, de control al poder que acumulan en ciertas localidades, de conflicto interno por la hegemonía entre los propios paras, y de conflicto de intereses con elementos de la oligarquía (cuotas, control de actividades económicas lícitas o ilícitas, etc.), es que yacen las causas de las tensiones y roces que están surgiendo entre el aparato paramilitar y el Estado, así como los problemas puntuales que pueda haber habido con un ‘Cuchillo’, con un ‘Don Mario’ o con un ‘Giovanni’.
”[8]

La relación sistemática de la Fuerza Pública con el Paramilitarismo

El paramilitarismo puede pasearse como Pedro por su casa y masacrar campesinos inermes en Santa Rosa de Osos, en las mismas narices de la Brigada IV del Ejército, precisamente por ese apoyo que reciben de caciques y de terratenientes, y por la connivencia o la tolerancia de las fuerzas represivas del Estado. Esto fue debidamente denunciado, a su momento por Human Rights Watch, quienes no han ocultado su respaldo al gobierno de Santos, pese a algunas críticas puntuales. En un informe publicado el 2010, titulado “Herederos de los Paramilitares”, en base a una serie de investigaciones en terreno en los departamentos de Nariño, Norte de Santander, Chocó, Antioquia y Meta, denuncian que:

Una cuestión especialmente preocupante es (…) que en varias regiones sectores de las fuerzas de seguridad se mostraban tolerantes con los grupos sucesores (…) que actualmente cometen en forma habitual ataques contra civiles y crímenes atroces que incluyen masacres, ejecuciones, violaciones sexuales y desplazamientos forzados. [El gobierno] No ha hecho prácticamente nada por investigar ni prevenir posibles vínculos entre los grupos sucesores [ie., paramilitares] y los agentes del estado o las fuerzas de seguridad pública (…) En lugar de ello, el gobierno se ha mostrado renuente a asignar fondos suficientes y a tiempo al Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo, que desempeña un rol fundamental de protección de la población civil, y en ocasiones organismos del estado habrían denegado asistencia a civiles que denunciaban haber sido desplazados por los grupos sucesores.”[9]

El informe insiste en que “en cada una de las regiones que visitó Human Rights Watch, recibió denuncias de que miembros de las fuerzas de seguridad pública u otros agentes del estado toleraban a los grupos sucesores y, en algunos casos, posiblemente actuarían en connivencia con ellos. Pero el gobierno colombiano aún no ha tomado medidas eficaces para investigar tales denuncias”. Es decir, no estamos hablando de casos aislados sino de prácticas sistemáticas del Estado. Entre los varios ejemplos que dan, citaremos tan sólo uno de Belén de Bajirá (Antioquia), en el cual un funcionario da un testimonio de los vínculos entre el ejército y la policía con paramilitares de las “Águilas Negras”: “Es todo muy evidente... La policía controla la entrada y la salida [del pueblo] y... comparten la inteligencia. Los paras controlan el área. Belén de Bajirá es muy importante porque por allí pasa la autopista. También es el lugar donde se concentra el poder económico y político de la región... el manejo del cultivo de palma, la ganadería, la madera”[10].

Desmontar el paramilitarismo, tarea de la lucha popular

El gobierno, después de las lágrimas de cocodrilo de rigor ante este nuevo acto de barbarie paramilitar, se puso a ofrecer recompensas por la captura de los responsables, al más puro estilo “Far West” de la política colombiana. No saben ni pueden hacer otra cosa. Con mucha suerte y si se da la alineación correcta de los astros en el cielo, quizás metan a la cárcel a un par de pendejos que terminarán siendo chivos expiatorios de los pecados del régimen para así aplacar la furia del circo romano que exige que rueden un par de cabezas. Pero el gobierno no puede ni le interesa tomar medidas de fondo contra la estructura profunda del paramilitarismo, enraizada como está en las instituciones y en la estructura económica colombiana. Jamás atacarán la fuente que la alimenta: la oligarquía terrateniente, ganadera, mafiosa y sus aliados entre los cacaos y las multinacionales. No se echarán encima a los caciques locales cuyas redes de poder e influencia son cruciales para la gobernabilidad del Estado paramilitarizado y mafioso. Tampoco renunciarán a esa forma de control territorial que tan buenos dividendos les han dado en el pasado; a lo más lamentarán (y en muy contadas ocasiones podrán castigar) los excesos, pero jamás tomarán medidas de fondo contra el paramilitarismo.

El combate contra el paramilitarismo no pasa por combatir “ciertas” prácticas ilegales de “ciertos” malos funcionarios o de “ciertos” oficiales corruptos. La lucha contra el paramilitarismo es, en realidad, la lucha contra un determinado tipo de Estado y contra un determinado patrón de acumulación capitalista. La lucha contra el paramilitarismo no se ganará ni con las armas de la ley ni con las armas de ningún otro tipo. La lucha contra el paramilitarismo solamente se ganará cuando se le quiebre el espinazo a la oligarquía terrateniente y ganadera, que se alborota con el proceso de paz y que suspira cada vez que Uribe Vélez chilla en pantalla. La mejor arma contra el paramilitarismo es una reforma agraria integral, profunda, de carácter revolucionario que seque las fuentes materiales del paramilitarismo y que dé la tierra a las comunidades que la trabajan. He ahí la importancia crucial que, para el conjunto del pueblo colombiano, tienen las movilizaciones campesinas que nuevamente sacuden a Colombia, así como del primer punto de la agenda de paz que estos días se debatirá en La Habana.

José Antonio Gutiérrez D.
13 de Noviembre, 2012


[1] http://www.semana.com/nacion/muerte-santa-rosa-osos/187....aspx
[2] http://america.infobae.com/notas/61156-Culpan-a-Rastroj...ombia
[3] http://www.eldiariony.com/masacre-campesinos-colombia-t...error
[4] http://www.elespectador.com/impreso/judicial/articuloim...fiesa
[5] http://prensarural.org/spip/spip.php?article9599
[6] Ver, por ejemplo, las obras del profesor Renán Vega Cantor “Petróleo y Protesta Obrera” y “Gente Muy Rebelde”.
[7] http://anarkismo.net/article/21637 (énfasis en el original)
[8] http://anarkismo.net/article/21637 (énfasis agregado)
[9] http://www.hrw.org/es/node/88063/section/4
[10] http://www.hrw.org/es/node/88063/section/9

author by Plano Sur Comunicacionespublication date Fri Nov 30, 2012 17:26Report this post to the editors

Las organizaciones armadas paramilitares permanecen vigentes a pesar de la tan sonada desmovilización que surgió tras la negociación entre los mandos de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y el Bloque Central Bolívar (BCB) con el pasado gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

El Putumayo y Nariño, los llanos orientales, el Catatumbo, el Sur de Bolívar, el Magdalena, la Sierra Nevada de Santa Marta, Antioquia y todas sus montañas, Córdoba, Urabá, el Valle, Chocó y el Eje Cafetero, son zonas donde día a día estas organizaciones se movilizan libremente, despliegan sus intereses económicos relacionados con la tierra que despojaron y que siguen despojando, regulan estructuras económicas legales (juegos de azar, venta de propiedades, ganadería extensiva, infraestructura, agroindustria), se especializan en el control de muchas formas de criminalidad (impuestos obligatorios, vacunas y extorsión, micro-tráfico, prostitución, robo de autos) y se nutren de las economías del narcotráfico y de la minería ilegal.

Es precisamente la diversidad y cantidad de regiones que controlan lo que les permite acomodarse a las formas económicas locales y tejer redes y alianzas con sectores políticos y de la Fuerza Pública. Es así como esta gran red a la que hoy equivocadamente le llaman “Bacrim”, no es otra cosa que la configuración de un proyecto armado, político y económico a gran escala que ha permitido la legalización del despojo de tierras, el establecimiento de la economía minera de gran escala, la regulación del sistema electoral bajo la opresión armada y la reconfiguración del sistema político, penal y judicial.

El Estado colombiano ha venido siendo mediado y ha sido constituido en las regiones a través del uso de la violencia política, la eliminación de la diferencia y la participación de grupos armados y élites económicas, políticas y militares locales.

Con un panorama como éste cabe preguntarse ¿Quiénes son los Urabeños?

Es una organización que desde el 2008 ha estado presente en muchas zonas del país y que en enero de este año con la declaratoria de un paro armado, tras la muerte de alias Giovanni, logró frenar las actividades económicas y sociales de gran parte del país, además es un hecho consumado: se pelean cuadra a cuadra algunos sectores de Medellín y ahora buscan instalarse en la U de A.

Esta organización armada es producto del poder armado que construyó el Bloque Elmer Cárdenas y el Bloque Bananero en el Urabá y el Norte del Chocó, pero recoge a su vez a cientos de combatientes de las ACCU en Córdoba y de las estructuras armadas del Bloque Mineros y el Bloque Central Bolívar en el Bajo Cauca y el Nordeste antioqueño, que tras la desmovilización, no encontraron alternativas en la vida civil o simplemente nunca participaron en la falsa “entrega” de armas.

Estas zonas del norte colombiano (Urabá, Norte del Chocó, Córdoba, Bajo Cauca y Nordeste) fueron objeto de fuertísimas disputas que decantaron en una hegemonía armada y en el control del grupo armado sobre extensos territorios de los que posteriormente se apropiaron empresarios agroindustriales (caso Curbaradó y Jiguamiandó) o sobre el que se exacerbaron las dinámicas de explotación ilegal y legal de la minería (Nordeste, Bajo Cauca).

A su vez dichos territorios se configuraron en zonas estratégica de retaguardia, de inversión y lavado de dineros y como rutas y pasos que conectan zonas de producción y tráfico de drogas.

Los Urabeños, cuyo nombre se debe básicamente a esta zona del país, deben su reputación al lugar de donde han salido miles de jóvenes combatientes a alimentar las filas del paramilitarismo desde mediados de los 90´s y que fueron vendidos y enviados a los Llanos Orientales, al Caquetá y otras zonas del país. Como puede comprobarse, de hecho fueron combatientes del Urabá los enviados a Mapiripán y Caño Jabón para ejecutar las masacres (Ver: http://www.verdadabierta.com/el-secreto-de-mapiripan ).

Durante esta expansión y exportación del modelo paramilitar, de hombres armados que exterminan, masacran, despojan y dejan el campo libre para la inversión tanto legal como ilegal, es demasiado importante la figura de Daniel Rendón Herrera alias “Don Mario”, quien contribuye a la organización de los Bloques Centauros y Capital y quien tras el asesinato del Miguel Arroyave huye hacia el Urabá donde su hermano Freddy Rendón alias “El Alemán”, quien además le da cupo para que se desmovilice con el Bloque Elmer Cárdenas. Pero en los llanos quedaron las bases de una organización vinculada al narcotráfico y que fue funcional a las élites políticas y económicas casanareñas y del Meta que pasó a ser conocida como ERPAC.

Tras la desmovilización (2003-2006) la MAPP-OEA, que es la encargada de vigilar el proceso de paz y los acuerdos, informó sobre la presencia de grupos que no se desmovilizaron o que se reorganizaron. Mientras tanto, en las regiones y sus periferias comenzaban a volar las Águilas Negras y a su paso seguían cayendo líderes, lideresas y jóvenes; amenazando procesos civiles de resistencia, de defensa de los Derechos y retorno a las tierras despojadas.

Las Águilas son grupos que siguen reorganizando los territorios y manteniendo el poder establecido por el paramilitarismo “desmovilizado”. En Octubre del 2008 aparecieron las Autodefensas Gaitanistas de Colombia con un sonado despliegue mediático, panfletos y video. Las AGC lograron constituir una nueva organización que agrupaba tanto las expresiones de Águilas Negras y Urabeños en Antioquia, Córdoba y Chocó: así por los tres nombres son conocidos en varias regiones del país, siendo el de Urabeños el que más utilizan.

Los Urabeños, las Águilas Negras o las Autodefensas Gaitanistas, son una organización armada con especializaciones urbanas y rurales. Se destacan en zonas urbanas de ciudades intermedias como Apartadó, Segovia, Riosucio (Chocó), Tarazá, Arboletes, Caucasia, Montería; son jóvenes que participan en redes de inteligencia en las que se valen de teléfonos celulares y armas cortas, con jerarquías poco visibles pero férreas, que implantan horarios y toques de queda y mantienen un fuerte control social sobre las actividades organizativas locales como las JAC (Juntas de Acción Comunal).

En zonas rurales son predominantemente militares, con estructuras que pueden variar de los 30 a 100 hombres armados, uniformados, con insignias y con armas largas; tienen campamentos de entrenamiento donde llegan las y los jóvenes reclutados forzosamente o que se vinculan voluntariamente en veredas y ciudades; tienen una amplia movilidad y en algunas ocasiones donde se traslapan las territorialidades entran en combate con la guerrilla de las FARC, provocando desplazamientos forzados y constantes amenazas, como se demuestra en varios sectores del Urabá (San José de Apartadó) y el Nordeste Antioqueño (Remedios, Segovia).

El pasado reciente.

La jerarquía se reorganiza tras la falsa desmovilización, y en el Urabá, el Nordeste y el Bajo Cauca se forman alianzas para mantener lo ganado tras la guerra (tierras, economías y distinción). Los Urabeños se expandieron hacia otras zonas del país entrando algunas veces en disputa con otras organizaciones que también surgen del paramilitarismo y que históricamente han exhibido formas violentas de resolución de conflictos con la consabida regulación de las economías mafiosas y criminales que se complementan –también para los urabeños- con una estrategia contrainsurgente funcional a sectores políticos y militares.

La Oficina de Envigado es quizá la más representativa de estas organizaciones, pues había participado activamente en la guerra contra Pablo Escobar, consolidando un poder mafioso sin precedentes en Medellín y manejando a su antojo sectores enteros de la economía local, incidiendo incluso en el incentivo de políticas y ofertas para la inversión económica en la ciudad y la construcción discursiva de Medellín como una ciudad en posconflicto (lo que se conoció popularmente como la DonBernabilidad que le permitió a los gobiernos locales impulsar la inversión extranjera para hacer de Medellín un centro de negocios).

La Oficina también logró articular en su red a cientos de combos y bandas de las comunas centro orientales y occidentales tras la guerra que sostuvo a través del Bloque Cacique Nutibara contra el Bloque Metro, y participó activamente de masacres, asesinatos selectivos y amenazas contra líderes y lideresas sindicales, barriales, estudiantiles y defensores y defensoras de Derechos Humanos de la ciudad (Ver: Caso Santoyo, y General Pedreros).

Con la aparición de las AUC en 1997, la Oficina realizó varias alianzas y se valía de éstas para acceder a zonas estratégicas que le garantizaban el control de la economía del narcotráfico en el Urabá, en Córdoba y el Pacifico Chocoano. A su vez ingresó como actor legítimo al proceso de desmovilización armando tres Bloques: el Héroes de Granada, el Cacique Nutibara y el Héroes de Tolová.

Las décadas de control y acción de la Oficina dieron como resultado una dinámica urbana del conflicto donde aparecen múltiples actores que responden a diversos factores, pero que se relacionan por el uso sistemático de la violencia donde afloran gravísimos Conflictos entendidos éstos como un sinnúmero de problemáticas sociales de expresión local (política local, economía local, ejercicio del poder armado a nivel local) así como barrial (problemas familiares, controles y acciones de grupos delincuenciales y dinámica de la confrontación política armada).

Sin embargo, los lazos construidos comienzan a romperse con la extradición de los paramilitares y la “Oficina” decide incursionar directamente sobre territorios controlados por las Águilas Negras o Urabeños, a través del grupo armado conocido como Los Paisas, quienes hegemónicamente controlan el Valle de Aburrá.

Tras la salida de Don Berna, dos facciones se disputan el control sobre la Oficina entre el 2009 y el 2011, Valenciano que hace una alianza estratégica con los Urabeños y Sebastián que fortalece a los combatientes de Los Paisas. La Oficina busca nuevos espacios y exporta su modelo de “empresa criminal” hacia la costa Atlántica hacia donde también comienzan a moverse los Urabeños y donde también existen organizaciones regionales y locales que controlan la economía local ilegal.

Sin embargo tras las capturas de Valenciano, quien entregó Medellín (ya que tenía garantías para mantener la economía narcotraficante en el norte del país), y de Sebastián (quien había constituido a Los Paisas como una estructura armada militar altamente equipada), los poderes vuelven a reorganizarse y los intereses de los Urabeños por la ciudad se hicieron más evidentes.

La entrada de los Urabeños a Medellín se había iniciado desde el 2009 y las oportunidades de expansión económica que ofrece la ciudad les seducen con poder: un empresarismo que permite a la vez la reproducción de economías ilegales, además de las garantías que pueden obtener con una institucionalidad fácilmente cooptable, son el sustento de la iniciativa de esta organización por tomarse la ciudad.

Sin embargo la lectura debe ser más cuidadosa en tanto que no solamente están en disputa formas de control de la economía narcotraficante, sino otras redes de la economía local y las alianzas que tanto uno como otro grupo puedan tener con sectores de la Fuerza Pública que les llevan a mantener la estrategia contrainsurgente. Ya que estos grupos siempre mantienen vigente dentro de sus acciones la noción de “orden” con la cual controlan sectores sociales, mantienen el sistema violento impuesto y reprimen todo tipo de resistencia civil con prácticas punitivas colectivas y subjetivas donde la diferencia (política, subjetiva, sexual) es exterminada.

Lo que están haciendo los Urabeños hoy en la Universidad de Antioquia lo había venido haciendo también la Oficina de Envigado, con el cobro de impuestos, las redes de inteligencia, las amenazas y el control contra las organizaciones barriales y estudiantiles.

Medellín entra entonces en otra etapa de competencia violenta, su cercanía con sectores rurales, la infraestructura económica que permite el blanqueo de dineros con inversión en capitales y bienes raíces y la demanda de cientos de combatientes y jóvenes que han crecido con un arma entre las manos, son factores que permiten el advenimiento de una guerra en la que habrá una nueva fragmentación social local y donde no solamente se disputan intereses económicos sino ideológicos.

No es ajeno entonces que el miedo y el clima que crean estos grupos sirva para que se “legalice” de manera amplia y abierta prácticas policivas cuyas experiencias (que se apoyan en alianzas y mecanismos conniventes: Ver por ejemplo caso del General Marco Antonio Pedreros), se juntan para implantar medidas de fuerza concretas, hacer olvidar actos de corrupción y antidemocracia, y ejercer control –“Inteligencia”- sobre expresiones organizativas protegidas por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Constitución Política de Colombia y por la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch

Venezuela / Colombia | Imperialismo / Guerra | es

Mon 22 Dec, 03:56

browse text browse image

venezuelasedepsuvincendiada.jpg imagevideo¡A detener el golpismo en América Latina! 13:20 Fri 19 Apr by Frente de Estudiantes Libertarios 1 comments

Tengan por seguro que la juventud latinoamericana estará junto a la lucha del pueblo venezolano, porque no aceptaremos que se repita lo sucedido en Honduras y Paraguay, porque no aceptaremos nunca más que la muerte sea la herramienta de los poderosos para detener los cambios que los pobres necesitamos. [Italiano] [English] [Français]

catedra_paz.jpg imageReseña Cátedra Libertaria #20: ¿Quién tiene la llave de la paz? 22:15 Sat 26 May by Red Libertaria Popular Mateo Kramer 0 comments

El pasado viernes 4 de mayo de 2012 se realizó la Cátedra Libertaria #20 de la Red Libertaria Popular Mateo Kramer, que llevaba como tí­tulo "¿Quién tiene la llave de la paz?", y en la que se pretendí­a plantear la discusión acerca de las propuestas y posibilidades de paz en Colombia a partir de diversos sectores, entre los que se encontraban la juventud urbana organizada, las organizaciones que trabajan por la paz, el sector rural y el sector estudiantil. [Nederlands]

gal_895.jpg imageAumento de las tensiones entre el gobierno colombiano y las comunidades indígenas 10:33 Sat 11 Dec by María Luisa Rivera 0 comments

El 15 de septiembre 2010, el Departamento de Estado de los EE.UU. certificó al Congreso de EE.UU. que el gobierno colombiano y los militares reunían criterios legales relacionados con los derechos humanos. La certificación del Departamento de Estado fue rechazada por las organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y la Oficina de Washington para América Latina debido a un supuesto aumento de "daños colaterales" en la guerra contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

colombia.jpg imageColombia: Sepelio de información 20:43 Mon 22 Nov by Red Libertaria Popular Mateo Kramer 0 comments

"El comandante del ejército no permitirá violación a los derechos humanos por ninguno de sus integrantes. Los hechos son el resultado de una conducta individual", dijo Alejandro Navas, comandante del Ejército Nacional de Colombia, sobre el asesinato de dos niños y una niña en el departamento de Arauca.

objecion2.jpg imageLa aprobación del derecho a la objeción de conciencia en un contexto de militarización 20:08 Fri 01 Oct by Red Libertaria Popular Mateo Kramer 0 comments

Dada una larga, valiosa y respetada batalla llevada a cabo por varias organizaciones sociales colombianas, el 14 de octubre del año 2009 se consolidó legalmente el derecho a la Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio. Su aprobación legal tiene origen en una demanda hecha contra la Ley 48 de 1993, en la cual uno de sus artículos dicta la obligatoriedad del servicio militar. Las organizaciones sociales denunciaron que esta ley se sobreponía al derecho fundamental a la Libertad de Conciencia plasmado en el artículo 18 de la Constitución Política, y que ignoraba a quien, por convicciones personales, no deseara prestar el servicio militar.
Las personas que libraron la lucha por el reconocimiento legal del derecho a la objeción de conciencia no pueden dejar de sentir gran satisfacción, ya que sin duda es un logro bastante significativo. Sin embargo, muchas de estas personas sienten todavía un sin-sabor… ¿Por qué? Para responder a esto hay que traer a colación un poco de contexto nacional.

enero_9_2009_06_jpgmid_1.jpg imageReseña y fotos del Plantón del 9 de enero frente a la embajada de grecia 23:03 Sat 10 Jan by Cruz Negra Anarquista-Bta 0 comments

Plantón de Solidaridad con el pueblo de Grecia y Palestina (Bogotá, Colombia.)

460_0___30_0_0_0_0_0_webcolombia_3.jpg imagePronunciamiento ante el cobarde asesinato de Edwin Legarda 10:02 Sun 04 Jan by Grupo Raíces 0 comments

Pronunciamiento ante el cobarde asesinato de Edwin Legarda

webcolombia.jpg imageComunicado Cruz Negra Anarquista-Bogota sobre la marcha del 4 de febrero 08:13 Fri 01 Feb by CNA 0 comments

La Cruz Negra Anarquista-Bogota, se opone de manera rotunda a la manifestación “mundial” convocada para el día 4 de febrero.

imageVíctimas y víctimas Aug 21 by José Antonio Gutiérrez D. 2 comments

Transcripción de una columna de opinión originalmente transmitida por Contagio Radio, la cual esperamos que sirva para estimular el debate y la reflexión en un momento crítico no solamente del proceso de paz, sino para la construcción de las narrativas del conflicto que servirán para que el conjunto de la sociedad colombiana le dé sentido a su violenta experiencia histórica reciente.

imageSub*Versión Por Palestina // Separata*Agosto 2014 Aug 13 by Colectivo Contrainformativo SubVersión 0 comments

SubVersión por Palestina

Separata # 1 Agosto 2014

imageLa esquizofrenia de Santos: negociación y confrontación Jul 30 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

El encantador de serpientes debería decidir su posición: o se sigue negociando en medio de la confrontación, y entonces debe asumir las consecuencias de esta torpe decisión, o se decreta un cese al fuego bilateral, y entonces debe tener capacidad para enfrentar las presiones de Washington y del bloque militar-terrateniente-mafioso. Decida lo que decida, lo importante es que Santos deje de exhibir un comportamiento esquizofrénico y asuma las consecuencias de sus acciones.

imageY con el EPL… ¿entonces qué? Jul 27 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

Independiente de si el EPL es visto un movimiento insurgente numéricamente mucho menos significativo que las FARC-EP o el ELN –visión por lo demás estrecha-, el tema de fondo es que cada movimiento guerrillero colombiano se formó en base a un determinado tipo de agravios, representando a determinadas bases sociales, representando una apuesta política alzada en armas.

imageEl proceso de paz ¿secuestrado por el miedo? May 21 by José Antonio Gutiérrez D. 1 comments

No está de más recordar, una vez más, que el proceso de paz no es, ni ahora ni ayer, una concesión benevolente de la oligarquía. La instalación de la mesa de negociaciones es un triunfo de la lucha del pueblo colombiano, de los sectores que no se amedrentaron ante la guerra total del régimen y que resistieron la imposición de su modelo a sangre y fuego; de quienes han insistido que el conflicto social y armado colombiano tiene causas estructurales y que son esas causas las que deben resolverse para poder superarlo.

more >>

imagevideo¡A detener el golpismo en América Latina! Apr 19 Chile 1 comments

Tengan por seguro que la juventud latinoamericana estará junto a la lucha del pueblo venezolano, porque no aceptaremos que se repita lo sucedido en Honduras y Paraguay, porque no aceptaremos nunca más que la muerte sea la herramienta de los poderosos para detener los cambios que los pobres necesitamos. [Italiano] [English] [Français]

imagePronunciamiento ante el cobarde asesinato de Edwin Legarda Jan 04 Grúpa Fréamhacha 0 comments

Pronunciamiento ante el cobarde asesinato de Edwin Legarda

imageComunicado Cruz Negra Anarquista-Bogota sobre la marcha del 4 de febrero Feb 01 Colombia 0 comments

La Cruz Negra Anarquista-Bogota, se opone de manera rotunda a la manifestación “mundial” convocada para el día 4 de febrero.

© 2005-2014 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]