user preferences

Se desvanece la ilusión santista: guerra sucia y solución militar

category venezuela / colombia | imperialismo / guerra | opinión / análisis author Friday December 02, 2011 22:43author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

En tan sólo un mes, se disiparon las ilusiones que algunos insufribles violentólogos, junto a sectores “progresistas” y socialdemócratas, se habían hecho sobre la posibilidad de una solución política al conflicto social y armado colombiano en el mediano plazo.

1536647560_b7cdd77d94_z.jpg


Se desvanece la ilusión santista: guerra sucia y solución militar

En tan sólo un mes, se disiparon las ilusiones que algunos insufribles violentólogos, junto a sectores “progresistas” y socialdemócratas, se habían hecho sobre la posibilidad de una solución política al conflicto social y armado colombiano en el mediano plazo. Engolosinados por una retórica un poco menos violenta del nuevo presidente en relación a su predecesor Uribe Vélez, no faltaron los que, a veces a traves de cartas dirigidas al movimiento guerrillero o a veces a través de no pocas contorsiones analíticas llamaban a la insurgencia a desmovilizarse y abandonar las armas porque el actual gobierno habría dado señales claras de buscar la negociación política[1].

Como prueba irrefutable de esta disposición citaban la ley de restitución de tierras y el reconocimiento verbal del conflicto armado en Colombia. También citaron el restablecimiento de buenas relaciones con los vecinos. Pero en el fondo, una lectura un poco más profunda de todas estas medidas demuestra que no han tenido como intención buscar vías de diálogo político sino que todo lo contrario. Por ejemplo, el reconocimiento verbal del conflicto interno colombiano fue hecho, según palabras del propio Santos, porque “Si no hay conflicto armado interno entonces no podemos bombardear a los jefes de la guerrilla, a los campamentos guerrilleros. Bajo el ámbito de los Derechos Humanos esto está prohibido, bajo el ámbito del Derecho Internacional Humanitario está permitido”; y “el Presidente Uribe y quien fue su Ministro de Defensa, hoy Presidente de la República, este servidor de ustedes, y los señores comandantes, nos vamos directo a la cárcel”[2]. O sea, el reconocimiento del conflicto nada tenía que ver con la búsqueda de mecanismos para una negociación política sino para cubrirse la espalda de la justicia internacional por las acciones de guerra que realizan contra el propio pueblo colombiano. Sobre la ley de recuperación de tierras, aparte que no soluciona el problema de fondo que requiere de una reforma agraria integral, como lo plantea el último informe del PNUD, es una ley que no prometía más que la devolución de una milésima parte de las tierras despojadas desde 1990 y siempre y cuando éstas no fueran utilizadas para labores agroindustriales de buena fe, caso en el cual los propietarios desplazados debían llegar a un acuerdo con los ocupantes. Esto en un contexto en que los territorios siguen en manos de testaferros al servicio de narcotraficantes, ganaderos, palmicultores y empresas extractivas. No es casual que se haya denunciado que esta ley sólo sirve para legalizar el despojo. Pero también ha servido para que los reclamantes de tierras y los dirigentes agrarios desplazados den un paso adelante y sean asesinados de manera sistemática. De igual manera, la relación amistosa entablada con Correa y Chávez, no significa que Santos haya dejado de sentirse orgulloso de que Colombia sea considerada el Israel de América Latina, como él mismo alguna vez lo dijo[3]. Significa sencillamente que Santos, pese a que afirme que el conflicto colombiano es un asunto interno, tiene a ambos presidentes colaborando con la estrategia contrainsurgente del yunque y el martillo, participando gustosamente de operaciones militares conjuntas contra las guerrillas en las fronteras y extraditando a guerrilleros u opositores en su territorio.

Tal como lo describió una columnista recientemente, Santos es como un espejo mágico que muestra sólo lo que cada uno quiere ver. La careta “progresista” apenas ha servido para reforzar la política militarista de su predecesor Álvaro Uribe Vélez de manera aún más eficaz y con importantes grados de cooptación en ciertos sectores sociales.

Dos golpes

Pero dos dramáticos hechos ocurridos durante el mes de Noviembre fueron los que destruyeron las ilusiones de estos progresistas que pensaron que apenas investido de presidente, Santos transmutó en un ser diferente al Ministro uribista que ordenó el bombardeo de Ecuador en el 2008 y que fue responsable directo de los “falsos positivos”, es decir, del secuestro y asesinato de más de 3.000 jóvenes presentados falazmente como “guerrilleros abatidos en combate”.

El primero de ellos fue el asesinato de Alfonso Cano, quien desde Febrero, venía dando señales claras de su disposición al diálogo, entregando elementos claves para avanzar a un proceso de negociación. La última y la más importante de estas señales fue el mensaje de Cano para el Encuentro por el Diálogo en Barrancabermeja, el 15 de Agosto.[4] En respuesta a esta disposición, el Estado le dio caza como a una presa y lo asesinó alevosamente estando desarmado, luego de dos años de bombardeos indiscriminados y un cerco militar sobre las comunidades indígenas y campesinas en el Sur de Tolima y el Cauca que causaron una crisis humanitaria silenciada en los medios[5]. El asesinato de Cano fue el asesinato de un negociador en potencia, fue un portazo a la posibilidad de una negociación política como vienen clamando más y más personas.

El segundo, fue el asesinato de cuatro uniformados en poder de las FARC-EP, en el marco de un rescate militar ocurrido la semana recién pasada en Caquetá. Lo que hace particularmente terrible esta tragedia es que los rehenes eran encaminados, en esos mismos momentos, a una liberación unilateral a pedido de Colombianos y Colombianas por la Paz[6]. El Estado, aparentemente haciendo uso de información capturada en los computadores de Cano, interceptó la liberación para hacerla parecer rescate militar, buscando así un golpe mediático contra la insurgencia, truncando con ello la liberación. Aunque los detalles de lo ocurrido son contradictorios debido a la manipulación sensacionalista de la noticia (se afirma que estaban amarrados al momento de ser fusilados, pero este es desmentido según el relato del único sobreviviente, el sargento Erazo, quien afirmó que pudieron correr al momento del enfrentamiento[7]), el fusilamiento parecería haberse dado según las instrucciones que los guerrilleros tienen de cómo proceder ante un rescate miltiar. Un hecho terrible, sin lugar a dudas, pero propio de una degradada guerra irregular y asimétrica, y no un acto de retaliación por la muerte de Cano como lo denunció algún oficial. Es el riesgo que se asume cuando se hace un rescate militar por una parte, y por otra, tampoco la insurgencia puede dar muestras de debilidad y dejarse arrebatar los rehenes que tienen para el canje por sus propios presos.

Ambos hechos dieron la oportunidad para que el santismo mostrara sus garras. Ante la muerte de Cano, Santos sacó a relucir lo peor del carácter criminal y grotesco de la oligarquía colombiana: al macabro espectáculo de tripas y sangre para reafirmar, como en el circo romano, el poder del Estado, se sumó un festejo de las élites más propio de carnaval que otra cosa. Santos reconoció haber llorado de alegría; el honor y el respeto al adversario caído son conceptos extraños para una élite degenerada que siente placer declarado en el asesinato. Ante la muerte de los soldados retenidos por la insurgencia, la oligarquía y los medios se rasgaron al unísono las vestiduras, condenando “una vez más la barbarie de las FARC” ignorando la enorme responsabilidad que tiene el gobierno en este trágico desenlace, por su insistencia en los rescates, por su obstrucción a la labor de Colombianos y Colombianas por la Paz y por su terca negativa al intercambio humanitario. Pero sin contentarse con utilizar esta tragedia, una tragedia como tantas otras en el curso de este conflicto, para continuar con la demonización de la insurgencia y así desviar la atención de los problemas que asfixian a Colombia, han ido más allá: están utilizando esta acción como la justificación moral de la profundización de la guerra sucia en Colombia.

En realidad, la decisión de profundizar la guerra sucia viene de hace tiempo y ha contado con varios componentes: criminalizar la protesta social mediante la ley de seguridad ciudadana[8] y señalamientos a-la-Uribe de quienes se movilizan como si fueran “terroristas”[9]; atacar a los defensores de derechos humanos[10] y profundizar el discurso negacionista de la crisis humanitaria en Colombia[11]; ampliar el fuero militar para que solamente la justicia militar pueda juzgar a los uniformados implicados en acciones atentatorias contra la población civil[12]; y por último, aumentar el pie de fuerza del Ejército en 20.000 policías y 6.000 soldados para enfrentar la “fase final” de la ofensiva contrainsurgente, destinando $7.2 billones a beneficios para la alicaída moral de los uniformados[13]. Todos estos hechos desmienten a los violentólogos de toda calaña y a los socialdemócratas ilusos que creían que Santos sería diametralmente diferente a Uribe, como García-Peña quien llegó a exclamar en un arrebato de entusiasmo “quiero agradecerle a Juan Manuel Santos por no ser Álvaro Uribe. ¡Gracias, señor Presidente!”[14] (esta es supuestamente la “nueva izquierda” colombiana). Los hechos recientes, en realidad, no han alterado el curso de la estrategia militar de Santos sino que han sido utilizados como excusa para su implementación abierta, la cual es necesaria para el modelo de desarrollo económico contenido en los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y el que se negocia con la Unión Europea, así como para el Plan de Desarrollo Nacional basado en las actividades minero-extractivas y los agronegocios. El modelo colombiano de enriquecimiento mediante el despojo violento, que se encuentra en la base misma de conflicto social y armado colombiano, consiste en el desplazamiento de los pequeños campesinos y las comunidades por parte de los latifundistas a la vez que se despejan territorios para abrir paso a las “locomotoras” del desarrollo, que como dice gráficamente el término, arrollan todo lo que queda en el camino de los intereses del gran Capital[15].

La Marcha de la Guerra

En otro arranque de neo-uribismo, el establecimiento santista ha decidido copiar la iniciativa del 4 de Febrero del 2008 y patrocinar su propia marcha a favor del gobierno y contra la insurgencia, apelando a la visceralidad de las clases medias urbanas enardecidas, recurriendo a una propaganda sofocante por todos los medios a su disposición, al sensacionalismo, a la estigmatización de las voces disidentes. Una marcha sin más propuestas que el odio, la polarización y la violencia, una marcha para reforzar el militarismo, donde “el ejercicio de la imaginación brilla por su ausencia”[16]. Una marcha con la cual buscan distraer al pueblo de los problemas sociales que lo han mantenido en movilización permanente todo el año, con la cual buscan lavar sus manos de la responsabilidad que les cabe en esta aventura militar que terminó con la muerte de los cuatro uniformados, pero por sobre todo, con la cual buscan dar alguna clase de legitimidad social a la profundización de la guerra sucia y a su política de tierra arrasada en las zonas rurales donde se libra el conflicto. La marcha del 6 de Diciembre es una parodia proto-fascista de concienciación, en la cual se busca movilizar a una masa desorganizada, amorfa, susceptible de ser manipulada. Marchar ese día es apoyar la política militarista y la guerra sucia del Estado; es apoyar el eterno derramamiento de sangre del campesinado; es apoyar el manejo irresponsable de la guerra por parte de un gobierno más interesado en encuestas de opinión que en las consecuencias de sus actos; es apoyar la criminalización de la oposición y la disidencia; es apoyar la hipocresía de un establecimiento que supuestamente se “conmueve” con estas muertes, pero que fue incapaz de mover un dedo por el intercambio humanitario cuando tuvieron más de una década para hacerlo y que no soportó que la insurgencia pudiera liberarlos unilateralmente. Marchar aquel día es apoyar el cierre estrepitoso del espacio político para la negociación política que han venido abriendo con no poco esfuerzo los movimientos populares a través de encuentros de masas como el de Barrancabermeja[17].

La hipocresía del Estado, evidenciada en esta marcha, es a partida doble. Porque no solamente reniegan de su propia responsabilidad al poner en riesgo la integridad de los combatientes de su propio bando, demostrando que los prefería muertos a liberados unilateralmente, sino que además porque jamás han mostrado una indignación semejante ante tragedias mucho peores que azotan al país. La tragedia del sábado es un drama minúsculo si se compara con la tragedia silenciada del pueblo colombiano que cuenta los desplazados en cinco millones, los desaparecidos en casi 60.000 reconocidos oficialmente, las ejecuciones extrajudiciales en varios miles más. No solamente estas tragedias no merecen indignación pública desde las altas esferas del Estado, sino que se protege a sus autores materiales e intelectuales con un velo de impunidad como lo demuestra la turbia protección a soldados de la Octava División en el Tame, Arauca, señalados por el secuestro, violación y asesinato de tres niños en Octubre del 2010[18]. Casos como estos abundan y el 98% se encuentran en la más perfecta impunidad y a la menor señal de justicia, comienzan las protestas de que se está intentando minar la moral de la tropa; esta protección de las violaciones a los derechos humanos, que corresponden a un aspecto integral de la política contrainsurgente del Estado, es la verdadera razón detrás de la reciente ampliación del fuero militar.

Pero también con la marcha se pretende cerrar el espacio para el acuerdo humanitario que vienen promoviendo sectores de la sociedad civil, y validar la continuación de la política de rescates militares, como lo ha anunciado el propio gobierno a pesar del clamor de los familiares de los militares retenidos por la insurgencia para evitar estas aventuras militares[19]. El intercambio humanitario es urgente, no solamente por los rehenes en poder de los insurgentes, sino sobretodo para evidenciar el drama que viven los más de 7.500 presos políticos y alrededor de un millar de presos de guerra, que sufren de condiciones completamente infrahumanas en las cárceles colombianas. Se ha convertido en un lugar común para el gobierno decir que a los presos de la insurgencia si se les respetan sus derechos y que se encuentran en condiciones infinitamente superiores a las de sus contrapartes militares en la selva. Esta afirmación, sin embargo, es otra gran mentira pues la tortura, los malos tratos, las privaciones de toda clase, la interferencia a visitas y el traslado arbitrario de presos políticos son la regla general en las cárceles colombianas, donde hasta se les hace convivir con los paramilitares. Algunas prisiones, como la Tramacúa, son prueba fehaciente del trato brutal que reserva el Estado para quienes han sido acusados del delito de “rebelión”. Para dar una prueba de las condiciones bestiales en las cárceles, basta citar el número de presos que han muerto a consecuencia de estos malos tratos en lo que va del año -en el período Enero-Mayo del 2011, al menos cuatro presos políticos y de guerra han muerto en las cárceles colombianas por falta de atención médica: José Albeiro Manjarrés[20], Jordán Fabián Ramírez, Otoniel Calderón Ovalle, Jimmy Ducuara Garzón[21]; dos presos más se suicidaron a causa de las torturas y malos tratos: Leonardo Salcedo y Jorge Russo[22]; desde entonces varios presos más han sido asesinado lentamente por malos tratos y otros han sido llevados al suicidio. Los casos más recientes han sido el mes de Noviembre: Jhon Jairo García[23], a quien se le negó asistencia médica para tratar una infección, y Ricardo Alfonso Contreras[24], quien murió por una brutal golpiza propinada por los guardias. La condición de varios presos es lamentable: un caso emblemático es el de Diomedes Meneses Carvajalino[25], quien se encuentra paralítico, carcomido por infecciones y aún así ha sido permanece en una cárcel de alta seguridad, y se le ha sometido a brutales torturas, en una de las cuales le arrancaron un ojo con una cuchara. De más está decir que no recibe atención adecuada y que su muerte por lenta tortura es una cosa de tiempo. Pese a estas historias de horror, el Estado persiste en negar la magnitud de la crisis humanitaria en las cárceles colombianas y arriesgar irresponsablemente a los rehenes en rescates militares.

Rechazar el militarismo del régimen y articular la lucha por la vida digna que Santos niega

La irresposabilidad del Estado va mucho más allá de la vida de una docena de rehenes en poder de la insurgencia. La irresponsabilidad de fondo es que con sus actos el Estado una vez más cierra las puertas a la posibilidad de una negociación política y vuelve a condenar a la sociedad colombiana a la prolongación de la guerra sucia y caníbal. Hoy día lo que se necesita en Colombia no son marchas vacías y viscerales, manipuladas e hipócritas, selectivas e irreflexivas, sino una movilización profunda y un debate colectivo en torno al conflicto social y armado, que vaya más allá de los clichés que repiten incansablemente los medios y de esas mentiras que martilladas una y otra vez, se convierten en verdad oficial.

No esperamos, desde luego, que la clase dominante colombiana que por dos siglos se ha enriquecido con el despojo violento y la exclusión política, dé gestos magnánimos para facilitar este debate. No esperamos que los medios al servicio de esos intereses venales sean los que abran el espacio para esta necesaria reflexión colectiva. Lo que sí esperamos, es que el pueblo que se moviliza a diario contra los atropellos del sistema, contra el modelo del despojo, contra el neoliberalismo armado, entienda la relación íntima que existe entre las inversiones multinacionales, la concentración de la tierra, el saqueo y la guerra. Aunque los medios y los furibundos nos hablen de los “héroes” caídos, en realidad no existe nada de heroísmo en una guerra para abrir territorio a las multinacionales, para garantizar la seguridad inversionista, para acallar la protesta social, para desplazar, para mantener el “orden” en el país con la mayor desigualdad en el Hemisferio después de Haití (¡Haití! ¡Qué consuelo!). Una guerra, además, en la cual los “héroes” uniformados han recurrido a toda clase de alianzas siniestras y en la cual han echado mano a las prácticas más abyectas e inhumanas, como la violación, la tortura, la desaparición forzada y las ejecuciones extrajudiciales para defender el privilegio absoluto de los cacaos y sus socios en EEUU. Apoyar esa guerra, en cualquier forma, es apoyar el modelo de hambre y marginalidad que padece la mayoría del pueblo colombiano, y contra el cual éste comienza a rebelarse de manera sostenida.

Colombia atraviesa un período de movilización popular inédito: en los primeros diez meses del año, la policía nacional registró casi 1600 protestas[26]. Esto, en parte, porque se está perdiendo el miedo; en parte, porque las condiciones mismas de existencia, cada vez más insportables para las inmensas mayorías empobrecidas, empujan al pueblo a luchar. Movilizaciones como las de los trabajadores de los agrocombustibles, de los petroleros, de los campesinos, de los transportistas, de los estudiantes, asonadas como las de Ocaña o Tarazá, con distintos matices, con distintos énfasis, con diversos niveles de concienciación, son expresiones nítidas del malestar profundo que está anidado en el corazón del pueblo colombiano.

Ante la protesta popular, Santos aplica dos opciones: romper la solidaridad del bloque popular buscando que el pueblo se solidarice mediante una mezcla de patrioterismo cínico y humanitarismo manipulado con los que profundizan el modelo del despojo. Y por otra parte, cerrar la posibilidad de que se construya, al calor de la movilización, “un espacio de convergencia amplio y participativo [para] articular la solución política al conflicto, como expresión amplia, nacional, del movimiento popular (no de ese sofisma llamado “sociedad civil”), mediante la construcción de un proyecto alternativo, colectivo, y a la luz de los enormes desafíos y obstáculos, revolucionario, que permita la superación del conflicto.”[27] La solución política está ligada a las transformaciones sociales que la actual movilización popular demanda; la solución militar está ligada al mantenimiento del status quo. El bloque dominante no estará dispuesto a ceder nada ni a negociar sus privilegios a menos que sea presionado mediante una enorme movilización popular de masas, mediante luchas abiertamente en desafío al sistema el cual se ha demostrado irreformable y debe ser cambiado a fondo. Por eso es que el verdadero campo de batalla para el régimen está en lo político, no tanto en lo militar. Ese es el verdadero sentido de la marcha del 6 de Diciembre: buscar ganar terreno político perdido para el neoliberalismo armado y la guerra sucia.

Así que ya sabemos: la distinción entre Santos y Uribe es como el cuento del policía bueno y el policía malo. Que Santos termine siendo una copia perfeccionada del uribismo no es algo que deba sorprender a nadie pues lo empuja en ese sentido la lógica misma del modelo que se implantó en Colombia a lomo del paramilitarismo con la “refundación de la Patria” en los pactos de Ralito, Pivijay, Chivolo, Caldas, Barranco de Loba, Granada etc. Siempre sostuvimos que las tendencias fascistizantes de Uribe no eran una mera inclinación psicológica sino que estaban firmemente arraigadas en la realidad socio-económica y en la dinámica del poder en Colombia. Los últimos eventos en Colombia nos dan, lamentablemente, la razón.

José Antonio Gutiérrez D.
02 de Diciembre, 2011


[1] http://www.anarkismo.net/article/20115
http://www.anarkismo.net/article/20317
[2] http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2011/Mayo/Paginas/....aspx
[3] http://www.elespectador.com/video-207170-santos-orgullo...srael
[4] http://www.prensarural.org/spip/spip.php?article6730
[5] http://www.elciudadano.cl/2011/11/20/44274/el-impacto-d...lima/
[6] http://www.gara.net/paperezkoa/20111128/306383/es/Le-de...a-paz La carta de las FARC-EP anunciando la liberación unilateral puede leerse acá http://noticiasuno.com/uploads/CARTA%20%20ABIERTA%20DE%...S.pdf
[7] http://elespectador.com/noticias/judicial/articulo-3135...ndefe
[8] http://prensauniversidad.blogspot.com/2011/08/ley-de-se....html
http://www.dejusticia.org/index.php?modo=interna&tema=d...=1007
http://www.elespectador.com/opinion/editorial/articulo-...blica
[9] http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-...ocial
[10] http://www.anarkismo.net/article/20919
[11] http://elespectador.com/noticias/politica/articulo-3144...licto
[12] http://www.anarkismo.net/article/20768
http://elespectador.com/noticias/politica/articulo-3144...ticia
http://elespectador.com/noticias/politica/articulo-3145...ticia
[13] http://elespectador.com/noticias/judicial/articulo-3131...-form
[14] http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-304...acias
[15] Sobre el modelo económico colombiano y la violencia, llamado a veces “Neoliberalismo Armado” o “Modelo de Acumulación por Despojo Violento” ver un artículo previo http://www.anarkismo.net/article/19933
[16] Una de las críticas más lúcidas, incisivas e inteligentes a las marchas de Uribe Vélez en el 2008, fue escrita por Carolina Sanín en Semana http://www.semana.com/opinion/no-marcho/118360-3.aspx Creo que muchas de las observaciones que hace en este artículo son perfectamente relevantes ante la iniciativa de Santos.
[17] http://www.anarkismo.net/article/20391
[18] http://anarkismo.net/article/17919
http://www.anarkismo.net/article/19272
[19] http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-...rados
[20] http://www.colectivodeabogados.org/En-total-abandono-mu...-Jose
[21] http://www.traspasalosmuros.net/node/572
[22] http://www.elpilon.com.co/inicio/se-suicido-otro-intern...upar/
[23] http://www.comitedesolidaridad.com/index.php?option=com...id=66
[24] http://www.conapcolombia.org/?p=1519
[25] http://www.colectivodeabogados.org/El-preso-politico-Di...neses
http://www.comitedesolidaridad.com/index.php?option=com...id=45
[26] http://www.elcachicamo.net/?p=647
[27] http://www.anarkismo.net/article/20115

author by C. Estradapublication date Sun Dec 04, 2011 07:34Report this post to the editors

Otra vez sacaran al pueblo como marranos al matadero en una nueva marcha "contra el secuestro y contra las FARC", SERA LA TERCERA .

Una primera marcha fue realizada por Uribe y los empresarios: en esa marcha fue convocada de manera supuestamente "casual" por unos niños ricos que encontraron en el facebook una gran herramienta contra-insurgente, y muy social como la llaman ellos. Esa primera marcha valió la friolera de 43 millones de dólares , cifra que conocimos esa misma tarde al finalizar la marcha en la sede de los comerciantes en el centro de Bogotá, en propaganda, camisetas , publicidad etc.,

La salida a marchar fue OBLIGATORIA para todos los colegios oficiales del país, además de una gran cruzada de los ricos con sus universidades privadas, dorándose esos días cual camarón en las playas de Cartagena, gastos por parte de todas las entidades territoriales en orquestas, contratación de vehículos , y otros rubros que no cabe explicar aquí. Fue toda la batería del estado colocada al servicio de una causa que solo defendía a los ricos presuntamente retenidos por la guerrilla y unos tantos militares y policías tomados en combate, presos de guerra. SÓLO en la pequeña localidad de San Onofre, Sucre, HAY TANTOS DESAPARECIDOS , como soldados y policías en manos de los grupos al margen de la ley, pero de esos afrodescendientes nadie se acuerda. Ni de los más de 60.000 desaparecidos por las herramientas paramilitares y militares del estado colombiano... de ellos tampoco nadie se acuerda.

La segunda marcha, ya Uribe fuera de todo rol del poder, fue un total fracaso, AHÍ NO LE JUGO NADIE, de nuevo las redes sociales las pagaron desde la casa narquiño, sin éxito.

Y ahora van por la tercera, esta será el colofón de los que piden guerra, pero nunca van a los campos de batalla.

Con esa marcha -como dice José Eustasio Rivera en LA VORAGINE-, la mansedumbre de pobres , (de policías, soldados, obreros, asalariados todos campesinos al igual que los guerrilleros )le prepara el terreno a la tiranía y la pasividad de los explotados sirve de incentivo a la explotación.. y mas adelante... A quienes vencere con armas iguales, aniquilando el mal con mal, ya que la voz de paz y justicia solo se pronuncia entre los rendidos.

Sí, al pais lo quieren rendido, pero a los pies de una tracamandaca de personajes ,que quieren hacernos creer que esas marchas es la máxima demostración de libertad de expresión.

Esta llenara mas la boca de sangre que las anteriores, cuando en verdad, en vez de marchas, resolvamos de una vez un conflicto social y armado entre colombianos de bien, pero de bien abajo , por los muertos, los están colocando los de abajo. Por eso NO ME CREAN TAN PENDEJO de salir a marchar.

Ese acto del 6 de diciembre, como todos los que ellos programan es una acto guerrerista, para defender sus intereses, pero como lo afirmaba ALEXANDER ROSE:

“Cuando no hay guerra se la inventan" (contra la delincuencia, contra las drogas, contra el terrorismo etc etc). La "democracia" para ellos es un sistema político cómico: la propia idea de permitir que la plebe elija a sus lideres para que después satisfagan sus deseos es de por si ridícula . Y esos haremos todos marchando: el ridículo, aupando la defensa de los que los nunca han defendido nada sino es para sus oscuros intereses.

author by roloverracopublication date Sat Dec 03, 2011 22:52Report this post to the editors

Y qué tal Clara López apoyando la marcha. Si así está la 'izquierda' colombiana mejor apague y vámonos.

 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
E

Front page

[Chile] EL FTEM promueve una serie de “jornadas de debate sindical”

Ukraine: Interview with a Donetsk anarchist

The present confrontation between the Zionist settler colonialist project in Palestine and the indigenous working people

Prisões e mais criminalização marcam o final da Copa do Mundo no Brasil

An Anarchist Response to a Trotskyist Attack: Review of “An Introduction to Marxism and Anarchism” by Alan Woods (2011)

هەڵوێستی سەربەخۆی جەماوەر لە نێوان داعش و &

Contra a Copa e a Repressão: Somente a Luta e Organização!

Nota Pública de soldariedade e denúncia

Üzüntümüz Öfkemizin Tohumudur

Uruguay, ante la represión y el abuso policial

To vote or not to vote: Should it be a question?

Mayday: Building A New Workers Movement

Anarchist and international solidarity against Russian State repression

Argentina: Atentado y Amenazas contra militantes sociales de la FOB en Rosario, Santa Fe

Réponses anarchistes à la crise écologique

50 оттенков коричневого

A verdadeira face da violência!

The Battle for Burgos

Face à l’antisémitisme, pour l’autodéfense

Reflexiones en torno a los libertarios en Chile y la participación electoral

Mandela, the ANC and the 1994 Breakthrough: Anarchist / syndicalist reflections

Melissa Sepúlveda "Uno de los desafíos más importantes es mostrarnos como una alternativa real"

On Sectarianism

Declaración del FAO ante la coyuntura electoral chilena y el quiebre en el movimiento libertario

Venezuela / Colombia | Imperialismo / Guerra | es

Sat 30 Aug, 22:15

browse text browse image

venezuelasedepsuvincendiada.jpg imagevideo¡A detener el golpismo en América Latina! 14:20 Fri 19 Apr by Frente de Estudiantes Libertarios 1 comments

Tengan por seguro que la juventud latinoamericana estará junto a la lucha del pueblo venezolano, porque no aceptaremos que se repita lo sucedido en Honduras y Paraguay, porque no aceptaremos nunca más que la muerte sea la herramienta de los poderosos para detener los cambios que los pobres necesitamos. [Italiano] [English] [Français]

catedra_paz.jpg imageReseña Cátedra Libertaria #20: ¿Quién tiene la llave de la paz? 23:15 Sat 26 May by Red Libertaria Popular Mateo Kramer 0 comments

El pasado viernes 4 de mayo de 2012 se realizó la Cátedra Libertaria #20 de la Red Libertaria Popular Mateo Kramer, que llevaba como tí­tulo "¿Quién tiene la llave de la paz?", y en la que se pretendí­a plantear la discusión acerca de las propuestas y posibilidades de paz en Colombia a partir de diversos sectores, entre los que se encontraban la juventud urbana organizada, las organizaciones que trabajan por la paz, el sector rural y el sector estudiantil. [Nederlands]

gal_895.jpg imageAumento de las tensiones entre el gobierno colombiano y las comunidades indígenas 10:33 Sat 11 Dec by María Luisa Rivera 0 comments

El 15 de septiembre 2010, el Departamento de Estado de los EE.UU. certificó al Congreso de EE.UU. que el gobierno colombiano y los militares reunían criterios legales relacionados con los derechos humanos. La certificación del Departamento de Estado fue rechazada por las organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y la Oficina de Washington para América Latina debido a un supuesto aumento de "daños colaterales" en la guerra contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

colombia.jpg imageColombia: Sepelio de información 20:43 Mon 22 Nov by Red Libertaria Popular Mateo Kramer 0 comments

"El comandante del ejército no permitirá violación a los derechos humanos por ninguno de sus integrantes. Los hechos son el resultado de una conducta individual", dijo Alejandro Navas, comandante del Ejército Nacional de Colombia, sobre el asesinato de dos niños y una niña en el departamento de Arauca.

objecion2.jpg imageLa aprobación del derecho a la objeción de conciencia en un contexto de militarización 21:08 Fri 01 Oct by Red Libertaria Popular Mateo Kramer 0 comments

Dada una larga, valiosa y respetada batalla llevada a cabo por varias organizaciones sociales colombianas, el 14 de octubre del año 2009 se consolidó legalmente el derecho a la Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio. Su aprobación legal tiene origen en una demanda hecha contra la Ley 48 de 1993, en la cual uno de sus artículos dicta la obligatoriedad del servicio militar. Las organizaciones sociales denunciaron que esta ley se sobreponía al derecho fundamental a la Libertad de Conciencia plasmado en el artículo 18 de la Constitución Política, y que ignoraba a quien, por convicciones personales, no deseara prestar el servicio militar.
Las personas que libraron la lucha por el reconocimiento legal del derecho a la objeción de conciencia no pueden dejar de sentir gran satisfacción, ya que sin duda es un logro bastante significativo. Sin embargo, muchas de estas personas sienten todavía un sin-sabor… ¿Por qué? Para responder a esto hay que traer a colación un poco de contexto nacional.

enero_9_2009_06_jpgmid_1.jpg imageReseña y fotos del Plantón del 9 de enero frente a la embajada de grecia 23:03 Sat 10 Jan by Cruz Negra Anarquista-Bta 0 comments

Plantón de Solidaridad con el pueblo de Grecia y Palestina (Bogotá, Colombia.)

460_0___30_0_0_0_0_0_webcolombia_3.jpg imagePronunciamiento ante el cobarde asesinato de Edwin Legarda 10:02 Sun 04 Jan by Grupo Raíces 0 comments

Pronunciamiento ante el cobarde asesinato de Edwin Legarda

webcolombia.jpg imageComunicado Cruz Negra Anarquista-Bogota sobre la marcha del 4 de febrero 08:13 Fri 01 Feb by CNA 0 comments

La Cruz Negra Anarquista-Bogota, se opone de manera rotunda a la manifestación “mundial” convocada para el día 4 de febrero.

imageVíctimas y víctimas Aug 21 by José Antonio Gutiérrez D. 2 comments

Transcripción de una columna de opinión originalmente transmitida por Contagio Radio, la cual esperamos que sirva para estimular el debate y la reflexión en un momento crítico no solamente del proceso de paz, sino para la construcción de las narrativas del conflicto que servirán para que el conjunto de la sociedad colombiana le dé sentido a su violenta experiencia histórica reciente.

imageSub*Versión Por Palestina // Separata*Agosto 2014 Aug 14 by Colectivo Contrainformativo SubVersión 0 comments

SubVersión por Palestina

Separata # 1 Agosto 2014

imageLa esquizofrenia de Santos: negociación y confrontación Jul 30 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

El encantador de serpientes debería decidir su posición: o se sigue negociando en medio de la confrontación, y entonces debe asumir las consecuencias de esta torpe decisión, o se decreta un cese al fuego bilateral, y entonces debe tener capacidad para enfrentar las presiones de Washington y del bloque militar-terrateniente-mafioso. Decida lo que decida, lo importante es que Santos deje de exhibir un comportamiento esquizofrénico y asuma las consecuencias de sus acciones.

imageY con el EPL… ¿entonces qué? Jul 27 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

Independiente de si el EPL es visto un movimiento insurgente numéricamente mucho menos significativo que las FARC-EP o el ELN –visión por lo demás estrecha-, el tema de fondo es que cada movimiento guerrillero colombiano se formó en base a un determinado tipo de agravios, representando a determinadas bases sociales, representando una apuesta política alzada en armas.

imageEl proceso de paz ¿secuestrado por el miedo? May 21 by José Antonio Gutiérrez D. 1 comments

No está de más recordar, una vez más, que el proceso de paz no es, ni ahora ni ayer, una concesión benevolente de la oligarquía. La instalación de la mesa de negociaciones es un triunfo de la lucha del pueblo colombiano, de los sectores que no se amedrentaron ante la guerra total del régimen y que resistieron la imposición de su modelo a sangre y fuego; de quienes han insistido que el conflicto social y armado colombiano tiene causas estructurales y que son esas causas las que deben resolverse para poder superarlo.

more >>

imagevideo¡A detener el golpismo en América Latina! Apr 19 Chile 1 comments

Tengan por seguro que la juventud latinoamericana estará junto a la lucha del pueblo venezolano, porque no aceptaremos que se repita lo sucedido en Honduras y Paraguay, porque no aceptaremos nunca más que la muerte sea la herramienta de los poderosos para detener los cambios que los pobres necesitamos. [Italiano] [English] [Français]

imagePronunciamiento ante el cobarde asesinato de Edwin Legarda Jan 04 Grúpa Fréamhacha 0 comments

Pronunciamiento ante el cobarde asesinato de Edwin Legarda

imageComunicado Cruz Negra Anarquista-Bogota sobre la marcha del 4 de febrero Feb 01 Colombia 0 comments

La Cruz Negra Anarquista-Bogota, se opone de manera rotunda a la manifestación “mundial” convocada para el día 4 de febrero.

© 2005-2014 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]