user preferences

New Events

Brazil/Guyana/Suriname/FGuiana

no event posted in the last week
Recent articles by Raúl Zibechi

textDerechas con look de izquierda 0 comments

imageGeopolítica vaticana: Un papa en el patio trasero 0 comments

textEl espejismo paraguayo 0 comments

Recent Articles about Brazil/Guyana/Suriname/FGuiana Workplace struggles

Sindicalismo e Ação Direta Sep 18 14 by Coordenação Anarquista Brasileira

Unionism and Direct Action Sep 15 14 by Brazilian Anarchist Coordination (CAB) - union front

Nota Pública de soldariedade e denúncia Jun 02 14 by Sindicato dos Municipários de Cachoeirinha

Brasil: La rebelión obrera de Jirau

category brazil/guyana/suriname/fguiana | workplace struggles | non-anarchist press author Sunday April 10, 2011 00:34author by Raúl Zibechi Report this post to the editors

Hace más de 20 años que Brasil no vivía una explosión de luchas obreras como la que se registró en marzo en las megaobras del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), el más ambicioso plan de modernización de la infraestructura desde la dictadura militar (1964-1985).Más de 80 mil obreros de la construcción civil se declararon en huelga luego de la rebelión de los que construyen la central hidroeléctrica de Jirau.

jirau2.jpg

Hace más de 20 años que Brasil no vivía una explosión de luchas obreras como la que se registró en marzo en las megaobras del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), el más ambicioso plan de modernización de la infraestructura desde la dictadura militar (1964-1985). Más de 80 mil obreros de la construcción civil se declararon en huelga luego de la rebelión de los que construyen la central hidroeléctrica de Jirau, en el estado de Rondonia, sobre el río Madera, en plena selva cerca de la frontera con Bolivia.

La tarde del 15 de marzo parte de los 20 mil trabajadores incendiaron las instalaciones de la multinacional brasileña Camargo Correa, quemaron entre 45 y 80 autobuses según las diversas fuentes, los dormitorios de los encargados e ingenieros, oficinas y cajeros automáticos. La "revuelta de los peones", como ha sido bautizada, es una formidable respuesta a las miserables condiciones de trabajo y a la sobrexplotación que sufren los trabajadores. Llegan desde los más pobres rincones del país, sobre todo del noreste y el norte, muchas veces engañados por los "gatos" (contratistas intermediarios), que les pintan un panorama irreal.

Al llegar a Porto Velho, capital de Rondonia, ya están endeudados. Son trasladados a barracones superpoblados cerca de las obras, muchas veces deben dormir en colchones en el suelo, trabajan bajo presión porque las constructoras se comprometieron a terminar las obras en tiempo récord. Ganan apenas mil reales por mes (600 dólares), deben comprar los alimentos y las medicinas en comercios de las empresas a precios abusivos, pierden mucho tiempo haciendo largas filas a la hora del almuerzo y en los largos traslados de los dormitorios a las obras. Y sufren la prepotencia, y los golpes, de encargados y vigilantes en el aislamiento de la selva amazónica.

Por eso los colectivos que acompañan sus luchas dicen que fue una revuelta por la dignidad más que por el salario. Las empresas los tratan con el mismo desprecio que emplearon durante el régimen militar, cuando varias de ellas dieron los primeros pasos en la construcción de grandes obras en la Amazonia. Pero esta vez se encontraron frente a nuevas camadas de obreros, que tienen mayor autonomía, autoestima y formación que sus padres. No están dispuestos a tolerar la brutalidad de las multinacionales brasileñas, que ganan miles de millones, y violan la legislación ambiental y laboral en un acelerado proceso de acumulación de capital.

Días después de la revuelta en la central de Jirau, comenzó un huelga de los 17 mil obreros de San Antonio, la otra planta sobre el río Madera que construye un consorcio liderado por Odebrecht cerca de Porto Velho, a unos 150 kilómetros de Jirau. También se lanzaron a la huelga los 20 mil trabajadores de la refinería Abreu e Lima en Pernambuco, otros 14 mil en la petroquímica Suape en la misma ciudad, y 5 mil en Pecém, en Ceará, todas obras del PAC. En total, unos 80 mil obreros pusieron en negro sobre blanco las contradicciones del ambicioso proyecto de convertir a Brasil en potencia global.

En las grandes obras del PAC las muertes en el trabajo superan el promedio mundial pese a que las construyen empresas multinacionales. La construcción civil brasileña tiene una tasa de 23.8 muertos por cada 100 mil empleados, y las obras del PAC, de 19.7. En Estados Unidos es de 10 por 100 mil, en España de 10.6 y en Canadá de 8.7. La cifra es demasiado alta aunque las grandes constructoras tienen tecnología suficiente para proteger a los trabajadores. En las obras de Jirau y San Antonio se ha denunciado la existencia de epidemias expandidas por el clima y las agotadoras jornadas de trabajo.

La reacción del gobierno de Dilma Rousseff fue enviar 600 policías militares e instar a las empresas a negociar mejores condiciones de trabajo. Brasil necesita incrementar la producción de energía eléctrica, como sucede con todos los países emergentes. La planta de Jirau producirá 3 mil 350 MW y San Antonio 3 mil 150 MW. El objetivo es aumentar en 65 por ciento el aprovechamiento de los ríos amazónicos. El Plan Nacional de Energía se propone alcanzar los 126 mil MW de hidroelectricidad, frente a los actuales 75 mil 500 MW que producen las represas, lo que supone duplicar el potencial hidroeléctrico en las cuencas del Amazonas y el Tocantins.

Es imposible alcanzar esas metass sin generar un terremoto social entre los obreros de la construcción y en las poblaciones amazónicas. Desde que se iniciaron las obras, hace dos años, en Porto Velho la población creció 12 por ciento, la malaria 63 por ciento, los homicidios 44 por ciento y los abusos a menores 76 por ciento (por la difusión de la prostitución, según la Pastoral del Migrante de Rondonia). En septiembre de 2009 el Ministerio de Trabajo liberó a 38 personas que trabajaban en situación de esclavitud y en junio de 2010 constató 330 infracciones en la obra de Jirau.

Los empresarios y los sindicatos coincidieron en que "no hay líderes, no hay con quién negociar". Las grandes centrales, CUT y Força Sindical, tienen problemas para disciplinar a tantos trabajadores concentrados en grandes obras. Más de 20 días después de la revuelta la obra de Jirau sigue paralizada y los destrozos están lejos de haber sido reparados. En las demás obras las empresas concedieron pequeños aumentos y algunas mejoras en la alimentación, aunque los movimientos que apoyan a los obreros (sin tierra, afectados por las represas, indígenas) han dicho que esta película recién empieza.

En efecto, aún faltan las grandes obras para la Copa del Mundo de 2014 y las Olimpiadas de 2016, además de la gigantesca central de Belo Monte, también en la región amazónica, entre las más destacadas. Aunque la revuelta obrera de Jirau no es la primera, el año pasado hubo otra de menor intensidad en San Antonio, ha sido la más potente y la que mayor impacto tuvo en la joven clase obrera de la construcción. Desde muy abajo, una camada de trabajadores está enviando un potente mensaje: no se puede construir el "Brasil potencia" sobre las espaldas de los oprimidos.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Issue #3 of the Newsletter of the Tokologo African Anarchist Collective

Front page

Elementos da Conjuntura Eleitoral 2014

The experiment of West Kurdistan (Syrian Kurdistan) has proved that people can make changes

[Chile] EL FTEM promueve una serie de “jornadas de debate sindical”

Ukraine: Interview with a Donetsk anarchist

The present confrontation between the Zionist settler colonialist project in Palestine and the indigenous working people

Prisões e mais criminalização marcam o final da Copa do Mundo no Brasil

An Anarchist Response to a Trotskyist Attack: Review of “An Introduction to Marxism and Anarchism” by Alan Woods (2011)

هەڵوێستی سەربەخۆی جەماوەر لە نێوان داعش و &

Contra a Copa e a Repressão: Somente a Luta e Organização!

Nota Pública de soldariedade e denúncia

Üzüntümüz Öfkemizin Tohumudur

Uruguay, ante la represión y el abuso policial

To vote or not to vote: Should it be a question?

Mayday: Building A New Workers Movement

Anarchist and international solidarity against Russian State repression

Argentina: Atentado y Amenazas contra militantes sociales de la FOB en Rosario, Santa Fe

Réponses anarchistes à la crise écologique

50 оттенков коричневого

A verdadeira face da violência!

The Battle for Burgos

Face à l’antisémitisme, pour l’autodéfense

Reflexiones en torno a los libertarios en Chile y la participación electoral

Mandela, the ANC and the 1994 Breakthrough: Anarchist / syndicalist reflections

Melissa Sepúlveda "Uno de los desafíos más importantes es mostrarnos como una alternativa real"

Brazil/Guyana/Suriname/FGuiana | Workplace struggles | es

Tue 23 Sep, 06:21

browse text browse image

Sorry, no stories matched your search, maybe try again with different settings.
Sorry, no stories matched your search, maybe try again with different settings.
Sorry, no press releases matched your search, maybe try again with different settings.
© 2005-2014 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]