user preferences

New Events

Asia Oriental

no event posted in the last week

Shin Chae-ho: el Kõtoku de Corea

category asia oriental | historia del anarquismo | opinión / análisis author Tuesday October 26, 2010 20:56author by Libero Internacional Report this post to the editors

Con ocasión del 60 aniversario de la Guerra de Corea, seguimos con nuestra serie de publicaciones sobre el movimiento anarquista coreano y sobre los sucesos alrededor de la conflagración de 1950. En este artículo, presentamos unos breves apuntes biográficos de Shin Chae Ho, considerado el fundador del anarquismo coreano.
Monumento a Shin Chae Ho en Seúl (obviamente, no se indica que era anarquista)
Monumento a Shin Chae Ho en Seúl (obviamente, no se indica que era anarquista)


Shin Chae-ho, un veterano del movimiento anarquista coreano y considerado como uno de sus “padres”, nació en 1880 en Chongju, en la provincia de Chungchong. En muchos aspectos, su vida se parece a la de Kõtoku Shüsui, el primer anarquista japonés. A los 20 años, como Kõtoku, era el principal periodista coreano de aquellos tiempos, habiendo trabajado en el importante Hansong News y en el diario Dae Han. Su principal reputación era como elegante prosista y su talento tuvo un buen uso revolucionario cuando, en 1923, fue llamado para componer el borrador del Manifiesto Revolucionario Coreano. Fue usado por la “Banda de los Héroes” (*), un grupo revolucionario armado responsable de una campaña de violencia antijaponesa en los años 20. De modo similar, el talento periodístico de Kõtoku fue puesto al servicio de los mineros de cobre de Ashio cuando, a petición de sus representantes, envió en su nombre una carta al Emperador. La protesta era por los envenenamientos ocasionados por la falta de medidas de seguridad por parte de la compañía minera; este incidente marcó el inicio de la historia de fatales problemas de contaminación en Japón.

Shin Chae-ho fue un anarquista bakuninista. En el manifiesto él escribió sobre la relación entre destrucción y construcción: "El camino revolucionario comienza con la destrucción, abriendo así nuevas vías al progreso. Sin embargo, la revolución no termina con la destrucción. No puede haber destrucción sin construcción; ni construcción sin destrucción… En la mente de los revolucionarios, ambas están indisolublemente unidas”.

Donde Shin Chae-ho difería de Kõtoku era en su elaboración de una visión histórica propia. Su biógrafo japonés apunta: “Lo que Shin Chae-ho consideraba esencial era esparcir esta imagen de la historia tan ampliamente como fuera posible entre la juventud coreana, quienes en último extremo serían los abanderados futuros de cualquier ideología”. En una palabra, la visión de la historia de Shin puede ser descrita como 'pan-coreanismo'. Hacía arrancar la historia y la cultura coreana desde los días de los imperios huno y mogol e incluso añadía que Japón había estado en algún momento bajo la influencia cultural coreana. Bajo su punto de vista, en todo Extremo Oriente sólo Corea estaba, en sus logros civiles y militares, a la altura de la China de los Han. Éste fue el punto de partida de la visión histórica de Shin. Aunque esto pueda parecernos que de ningún modo es anarquista, hay que recordar la total postración racial y cultural a la que el yugo japonés sometía al pueblo coreano. Huelga decir que esto dio al movimiento de independencia nacional una sólida base espiritual.

Shin Chae-ho es, en la actualidad, uno de los pocos intelectuales que es valorado positivamente tanto al sur como al norte del paralelo 38. No es necesario decir que ha sido ocultada su faceta anarquista; ha pervivido como un nacionalista puro y como tal tiene reputación junto a otros intelectuales coreanos del pasado. De ahí que sea importante que arrojemos luz sobre sus ideas anarquistas.

¿Qué clase de hombre fue Shin Chae-ho? Bueno, en primer lugar ¡parece que iba generalmente un poco desaliñado! Totalmente desentendido de su ropa y de su aspecto personal, podía llevar la misma ropa durante días aunque estuviera ya sudada y sucia. A pesar de lo cual, este hombre era profesor del Instituto Osan, especialmente pensado para los hijos de la clase media coreana, con los métodos más avanzados de la educación burguesa occidental.

Un día, a Shin se le ocurrió ir a unos baños públicos con un compañero de trabajo. Mientras se estaban quitando la ropa, se dio cuenta de que Shin llevaba unas brillantes bragas rojas. Al preguntarle por ello, Shin respondió tranquilamente: “¡Ah! Ayer estaba andando por la calle y pasé por delante de una tienda que vendía estas maravillosas bragas de color, así que entré y me compré unas”. Su colega, Lee Kwang-sop, posteriormente recordaría en sus memorias la divertida imagen de Shin Chae-ho, el eminente historiador, con su característica cabeza calva y con una barba de varios días, pues no era muy dado a afeitarse, plantado allí en medio con unas bragas rojas, impertérrito.

Otra pincelada de la idiosincrasia de Shin nos la da lo siguiente: allí donde se lavaba la cara, siempre lo hacía permaneciendo erguido, de modo que siempre se mojaba la ropa. Cuando una vez le preguntaron que por qué lo hacía, respondió: “¡Porque me niego a bajar la frente ante nada hasta el día en que me muera!

De todos modos, Shin Chae se unió al movimiento anarquista en 1928, cuando se adhirió a la Liga de Anarquistas del Este, organizada en Nanking por los hermanos Lee Jung-kyu and Lee Eul-kyu. Tenía miembros en China, Corea, Japón, Taiwan, Filipinas, India y Vietnam, siendo de hecho una Internacional Anarquista Asiática. Por otra parte, aunque se autodenominaba organización anarquista, actuaba más bien como punto de contacto internacional de todos aquéllos que luchaban en el exilio por la independencia del yugo japonés.

Sin embargo, el vínculo de Shin con el anarquismo data de mucho antes, al menos del periodo 1920-1923. Cuando redacta el Manifiesto Revolucionario Coreano en 1923, ya es claramente un anarquista.

Parece ser que Shin se inclinó por primera vez hacia el anarquismo tras leer el libro de Kõtoku “Deshaciéndonos de Cristo”. Pero hubo, no obstante, algo más. Obligado a dejar Corea y exiliarse a una edad muy temprana, vio en primer lugar el militarismo y la represión política de los bolcheviques, luego el estado de las cosas en China, dominadas por el Partido Comunista chino. “Así que si aquí es adonde nos llevan los comunistas; el anarquismo debe estar en lo cierto…” debió de pensar.

En 1929, Shin estaba embarcado en un intento de crear una Liga de Anarquistas Orientales (Tung-pang Wu-cheng-fu Chu-i-che Lien-meng) en Pekín. Para obtener fondos para una nueva revista trazó un plan junto a un compañero chino que trabajaba en la oficina de correos china. Se acordó que Shin iría a Dairen, en Manchuria (en aquel entonces en manos japonesas) con una orden internacional de pago falsa proporcionada por el compañero chino. Presentándola, aparentaría tener una cuenta en Pekín y demandar el pago en Dairen. Sin embargo sospecharon cuando presentó la orden de pago y ambos fueron arrestados por la policía japonesa. A Shin se le impuso una pena de 10 años de trabajos forzados por pertenecer a una organización secreta, pero antes de que pudiera cumplir la condena murió en la prisión de Dairen el 21 de febrero de 1936.

Para concluir, diremos que dos aspectos destacan de Shin Chae-ho. El primero es que él, un intelectual privilegiado e historiador consagrado, en el curso de la lucha por la independencia, no se orientó como muchos hacia el leninismo, sino hacia el anarquismo, algo inevitable dadas sus experiencias. El segundo fue la clara expresión en su pensamiento de esa peculiaridad del anarquismo coreano: la mezcla de anarquismo y nacionalismo.

En 1945, a continuación de la derrota japonesa, antiguos compañeros de Shin Chae-ho, incluidos Chong Hwa-am y Lee Ha-yu, abrieron en Shanghai una casa editorial a la que llamaron “Escuela de Estudios Shin Chae-ho”. Allí publicaron trabajos anarquistas e históricos hasta que fue clausurada en 1949 por el régimen comunista.

(*) Aunque algunos anarquistas tomaron parte en las actividades de la Banda de los Héroes, ésta fue más bien una organización compuesta por nacionalistas. Abastecieron a Pak Yŏl de explosivos para sus actividades en Japón.

Publicado en "Libero Internacional" nº2
Traducido al castellano por Manu García

This page has not been translated into Català yet.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2020 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]