user preferences

Los anarquistas ecuatorianos frente a la Guerra y Revolución Social Española (1936-1939)

category bolivia / peru / ecuador / chile | historia del anarquismo | opinión / análisis author Tuesday July 14, 2009 19:08author by Carlos Pazmiño - Anarquismo Revolucionario "Hijos del Pueblo"author email hijosdelpuebloec at gmail dot com Report this post to the editors

Este breve ensayo, pretende ser un pequeño adelanto de libro –en construcción- Anarquismo Revolucionario: Doctrina y Combate; libro que trata sobre la presencia del Anarquismo en nuestro país y su desarrollo histórico. Forma parte de una serie de ensayos, los cuales, me he propuesto redactar alrededor de fechas insignes para los anarquistas revolucionarios y por ende para el proletariado ecuatoriano.

3.jpg


Los anarquistas ecuatorianos frente a la Guerra y Revolución Social Española (1936-1939).

"¡Trabajador, la causa del pueblo español es tuya!"
Cultura Proletaria. 1937


Una breve introducción


Este breve ensayo, pretende ser un pequeño adelanto de libro –en construcción- Anarquismo Revolucionario: Doctrina y Combate; libro que trata sobre la presencia del Anarquismo en nuestro país y su desarrollo histórico. Forma parte de una serie de ensayos, los cuales, me he propuesto redactar alrededor de fechas insignes para los anarquistas revolucionarios y por ende para el proletariado ecuatoriano.

La Guerra y Revolución Social vivida en España, ha merecido –y con justeza- muchas páginas que honran el esfuerzo y la sangre brindada generosamente por nuestros compañeros para la emancipación de la clase trabajadora, sin embargo, existe un lado al parecer aún difuso, pero que gracias al aporte del camarada Georges Fontenis[1], con su escrito sobre la agrupación libertaria “Amigos de Durruti”[2], se ha ido esclareciendo con los años. Tomando como referencia el escrito de Fontenis en una primera parte, y a la vez, los pocos[3] datos que he podido encontrar en los periódicos anarquistas de la época (1937-1939) que trataron el tema, se pretende mostrar la actitud que mantenían[4] los anarquistas ecuatorianos frente al desarrollo revolucionario de la España del 36.

Este texto no pretende explicar detalladamente los sucesos vividos en España, ni tampoco ser una muestra típica sobre el tema, únicamente pretende señalar de forma sencilla y humilde la visión que se generó por parte de los Amigos de Durruti y específicamente la de nuestros compañeros a inicios de siglo, sobre este hecho crucial para todos quienes llevamos la bandera roja y negra como punta de lanza en nuestra lucha.

La Revolución Social en la Guerra Civil Española

[5]

La bestia había comenzado a rugir, el 17 de julio de 1936 inicia el golpe de Estado militar fascista en respuesta a la victoria electoral del Frente Popular[6], el 18 de julio, el desorden había llegado al curul del poder, se suceden cuatro gobiernos en un solo día, las estructuras del Estado se paralizan. El 19 de julio, los valerosos obreros y campesinos españoles prenden la mecha de la Revolución con sus corazones, se toman cuarteles, se crean barricadas en Cataluña, el pueblo heroico habrá de contener al ejército casi sin armas, se estrellan vehículos en sublime acto suicida contra los fascistas, las armas de los caídos son empuñadas una y otra vez con la promesa de no fallar un solo tiro, dar la vida, y dar vida a la Revolución será la consigna.

El anarcosindicalismo representado en la CNT (Confederación Nacional del Trabajo) representaba una gran fuerza entre la clase trabajadora, contaba con más de un millón de afiliados, anexo a esta se encontraba la FAI (Federación Anarquista Ibérica) con miles de militantes en diferentes partes del país. Esta última organización llega a tener una importante participación en el seno de la CNT –sin que por ello su “claridad” completa sea cierta-; "la FAI constituía la organización de los elementos más avanzados que lucharon por (y ganaron) las políticas revolucionarias al interior de la CNT".[7]

En todo este contexto –instituciones con la soga al cuello, predominancia anarquista- era indudable que se engendre un proceso revolucionario en el interior de una guerra civil; una guerra de clases. Los anarquistas reclamamos este corto proceso vivido en España como una Revolución Social, ya que partiendo del concepto mismo del término, se dio un cambio rápido y violento que llevó a materializar el ideal, caracterizándose por su base ideológica y teórica: Anarquismo y por su base práctica: colectivización en lo económico, anti clericalismo en lo religioso, racionalismo en lo educacional.

El papel de la mujer tan olvidado por la izquierda en ese entonces –e incluso hasta nuestro tiempo- se visibilizo en este proceso, participaron en la formación de las milicias revolucionarias y la administración del proceso liberador.

La Revolución económica tendrá su fuerte en las áreas donde la CNT era predominante. "En Aragón se socializaron más de las tres cuartas partes de la tierra. La iniciativa creadora de los trabajadores agrícolas se vio estimulada por el paso de la Columna Durruti, milicia libertaria en camino hacia el frente norte para combatir a los fascistas, y la subsiguiente creación de un poder revolucionario surgido de la base (…). Se construyeron cerca de 450 colectividades que agrupaban a 500.000 miembros. En la región de Levante (…) se formaron más de 900 colectividades (…). En Castilla se crearon aproximadamente 300 colectividades, integrada por 100.000 adherentes en números redondos. La socialización se extendió hasta Extremadura y parte de Andalucía (…) y Asturias."[8] En ciertos lugares el sistema monetario fue abolido y reemplazado por vales.

Aparte de lo económico, se revolucionó en lo cultural y moral; la creación de Ateneos Libertarios como centros de autentica formación cultural e ideológica, la producción de material literario, la creación de bibliotecas populares, clases de alfabetización, teatro, etc.

Se crearon escuelas racionalistas bajo los postulados de los pedagogos libertarios Ferrer y Guardia, Mella, Tolstoi, etc. La moral burguesa se desmoronaba, el individualismo burgués huía ante la disciplina y la conciencia libertaria de los libertarios.

La Revolución se extendería aproximadamente, hasta los hechos ocurridos en Barcelona (mayo-1937), las advertencias y señalamientos de los Amigos de Durruti son imprescindibles para la comprensión del porque cayó el proceso liberador desde las jornadas de julio del 36 y que su posible salida que se encontraba en los sucesos de mayo del 37 se perdió.

La traición de los comunistas del PSUC, la ambigüedad del “anti fascismo”, la colaboración de algunos miopes[9], en ese entonces dirigentes de la CNT con el gobierno y los partidos “anti fascistas”, la falta de superar el lema: ganar primero la guerra y luego la Revolución[10], la falta de un Programa Revolucionario, de una Organización de Vanguardia y del desarrollo de una potencia de fuego destructiva que pudiese aplastar al enemigo y extender la guerra proletaria detonarían el fracaso de la experiencia más hermosa que el mundo pudo conocer desde julio del 36 al mayo del 37.

El Mensaje Revolucionario de los Amigos de Durruti



Uno de los factores principales y que señalan los Amigos de Durruti acerca del error fundamental en julio, fue no haber eliminado a los partidos burgueses de un solo golpe.

"Porque no fue tanto la infidelidad a los principios, la debilidad humana, la inexperiencia o la ingenuidad lo que descarrió a los líderes, sino una incapacidad congénita para evadir las trampas del poder (al que se acomodaron al no haber podido borrarlo de un plumazo). Como consecuencia, se vieron destinados a hundirse en el ministerialismo, a cobijarse bajo el ala traicionera de la democracia burguesa "antifascista", para finalmente, dejarse remolcar por el estalinismo contrarrevolucionario."[11]

El fuerte del Anarquismo español se encontraba en las manos de sus cientos de miles de afiliados.

"Estaban bastante bien preparados para la autogestión económica de la agricultura, y en menor grado, de la industria. La colectivización libertaria, que permanece como modelo para el futuro revolucionario, salvó el honor del anarquismo."[12]

Los hechos de julio del 36 y mayo del 37 interpretados por los Amigos de Durruti; una muestra de Anarquismo Revolucionario.

"La lucha de mayo revistió las mismas características que la explosión de julio. ¡No sabíamos a dónde íbamos! Sólo conocíamos que el enemigo trataba de arrebatarnos las conquistas de julio y que íbamos a defenderlas, pero faltó una directriz que en aquellos instantes supremos podía ser decisiva.

La trayectoria descendiente ha de atribuirse exclusivamente a la ausencia de un programa concreto y de unas realizaciones inmediatas y que por este hecho hemos caído en las redes de los sectores contrarrevolucionarios en el preciso momento que las circunstancias se desenvolvían netamente favorables para una coronación de las aspiraciones del proletariado. Y al no dar libre cauce a aquel despertar de julio, en un sentido netamente de clase, hemos posibilitado un predominio pequeño-burgués que de ninguna de las maneras podía producirse si en los medios confederales y anarquistas hubiese prevalecido una decisión unánime de asentar el proletariado en la dirección del país. (…)Y el triunfo radica en la existencia de un programa que ha de ser respaldado, sin titubeos, por los fusiles."
[13]

El Anarquismo español y su influencia en el medio ecuatoriano



Ecuador sin duda, al igual que muchos países latinoamericanos fue influenciado por el Anarquismo gracias a muchos migrantes, estos en su mayoría provenientes de Rusia, Francia, Italia y España. El caso ecuatoriano, resta en abismal medida con estos países, pero a pesar de ello, la influencia grande o pequeña generada por los marineros españoles y los periódicos que con ellos llevaban se dio. Se tiene constancia de que un marinero de nombre N. Lloré de origen español traía periódicos como La Protesta (Arg), Solidaridad (IWW) e inclusive periódicos españoles anarquistas.[14]

Algo similar a la Ley de Extranjería pronunciada en Argentina, y destinada a deportar anarquistas se dio en nuestro país; "en 1925 fue expulsado N. Díaz, español, por sus actividades revolucionarias con los anarquistas ecuatorianos."[15]

El Herodoto de la Anarquía Max Nettlau, en su libro Viaje Libertario mencionará que en la Revista Blanca de Barcelona España, del 21 de septiembre de 1934 se habla de una nueva generación libertaria en Ecuador.[16] Para aquel año el Anarquismo ecuatoriano trataba de reactivar a la FTRE y se mantenían ciertos periódicos abiertamente anarquistas.

Se sabe que con la caída de la república en España y su ingreso al Fascismo, hubo algunos migrantes españoles que combatieron en la Revolución y que a su vez fueron militantes de la CNT-FAI llegaron a esta tierra; lastimosamente todos ellos han muerto muchos años antes de esta investigación se haga y que incluso su autor viera la luz, razón que provoca dolor por no haberlos conocido. Lamentablemente este dato no puede ser profundizado ya que no hay memoria[17] por parte de quienes los conocieron.

¡Los anarquistas ecuatorianos no conocen fronteras, se solidarizan con la España anarquista!

La noticia corría por el mundo, más de un millón de anarquistas preparan la Revolución con las manos desnudas y el corazón a punto de estallar. Nuestros camaradas aunque lejos, negando la Patria del burgués y afirmando su convicción cosmopolita propia del proletariado se harán presentes con su acto solidario, se hará propaganda, se agitará, se imprimirá en las grandes hojas sus periódicos la gran proeza que está llevando a cabo el pueblo español.

En el periódico anarco sindicalista de la combativa Asociación Gremial del Barrio del Astillero (AGA) “Cultura Proletaria”[18] en su número tres, fecha 15 de noviembre de 1936, a catorce años del bautizo de sangre de la clase obrera ecuatoriana, podemos encontrar tres artículos relacionados a nuestro tema a tratar. La sección llamada “De la España Leal y Antifascista” recogerá artículos propios de los anarquistas porteños y uno en especial, venido del frente de batalla.

"España bajo el fuego fascista

Las llamas fascistas queman España, quemarán Europa i se propagarán a la América, sino las detenemos. La única manera de apagar un incendio es atacando antes de que se propague. (…) Ni nuestros gobernantes, ni nuestros dueños temen al fascismo. Saben que este los respetará como el lobo respeta al lobo. (…) Abracémonos hoy mismo. Mañana sería tarde. De nuestros pechos debe salir un solo grito. ¡Unión! (…) Hay que definirse. A un lado los fascistas aunque se llamen republicanos, aunque se llamen izquierdistas, aunque se llamen demócratas o aunque se llamen socialistas. (…) En las filas del trabajo debe establecerse una hermandad que abarque desde el más atrasado católico, hasta el más avanzado anarquista. (…) Levantar un clamor de armonía entre los explotados de todas las creencias, debe ser nuestro primer paso. Es esa la muralla de acero contra la que se estrellarán los tiburones de acero. (…) No oír el grito de venganza de aquellos mártires y de todos los que han pagado con la vida su lealtad, no es una cobardía. ¡Es una traición![19]

Umbral

El temor a la guerra conduce a la guerra. Las democracias internacionales comprenderán esta realidad si observan debidamente el panorama con relación a los acontecimientos de España. (…) el fascismo ha aprovechado el miedo y la pasividad de las democracias para concentrar en España todas sus fuerzas y su material bélico. (…) La agresión internacional contra la democracia y revolución española es bien patente. ¿Porqué considerar en igualdad de condiciones al Gobierno legal de España y a los elementos que se han levantado en armas contra la legalidad? (…) Sospechamos que los gobiernos liberales de Europa prefieren el triunfo del fascismo al de una revolución. (…) ¿Qué se espera, pues? Europa está en condiciones hoy para librar la batalla contra el fascismo, vencerle y alejar para siempre de las guerras que nos amenazan. (…) El temor a la guerra provoca la guerra. ¡Ay de los vencidos!"
[20]

España bajo el fuego fascista

El siguiente párrafo figura en el mismo número de Cultura Proletaria, y cita a Solidaridad Obrera[21] y su editorial del 26 de enero de 1937.

"La fusión de actividades entre la C.N.T. y U.G.T. afianzaría el triunfo de la Revolución.

Terminadas las preocupaciones de la guerra –ganada como ya la tenemos- les será fácil a los políticos de aquí y allá ponerse de acuerdo, para enfocar todas sus actividades en mostrar el fracaso de los obreros para manejar sus propios destinos. Corremos el peligro que se quiera otra vez volver al sistema patronal. Eso sería un desastre para el presente y porvenir de España. Si los trabajadores, por incuria, por falta de entusiasmo, dejásemos escapar este momento único en la vida española, mereceríamos perder para siempre las conquistas que hemos alcanzado por medio de la Revolución.

Hemos dicho –termina el editorial- en repetidas ocasiones, desde otros mismo editoriales que el proletariado español correo el peligro de ganar la guerra y de perder la Revolución. Se intenta llevarnos por ese camino de perdición. Nosotros hemos de demostrar con nuestra capacidad, voluntad y energía, que ganaremos la guerra y también la Revolución."


También se hará mención sobre el progreso económico que mantenía la Revolución Social en el artículo llamado Los Anarquistas trabajan intensamente para ganar la guerra y la revolución; relacionado en cuanto a la administración, colectivización, uso y organización, tanto a nivel industrial como rural.

"Barcelona, el congreso regional de sindicatos únicos reunidos en la capital tomó los siguientes acuerdos. Primero, la Confederación Nacional del Trabajo de Cataluña ratifica la alianza con la unión General de Trabajadores para garantizar la victoria. Segundo: la victoria reclama la utilización inmediata de todos los recursos de la producción y necesita que las organizaciones s de productores se hagan cargo de la dirección del trabajo y la explotación de las fábricas, talleres, minas y medios de transporte. (…) Noveno: mayor compenetración con el campo y socialización de la tierra."

El 1 de mayo de 1939, será la última vez[22] que un periódico anarquista propio del proletariado ecuatoriano mencione este suceso. Lo hará de la misma forma Cultura Proletaria, en su número cuatro; este artículo llevarla el nombre de La tragedia española.

"Tres años de sacrificios, en bien de la libertad, no han sido suficientes para inclinar a todos los proletarios de los países, a adoptar posiciones definidas frente a los países totalitarios; este período transcurrido en España desde que los fuegos cesaron, pero las prisiones en masa y los fusilamientos no terminaron, el fascismo con toda su corte de terror ha instalado sus tribunales en todas las ciudades españolas bajo hoy bajo el terror del fetiche de Franco. Un enorme bagaje de experiencias, y un vasto campo experimental de lo que es el movimiento libertario y su finalidad ha probado al mundo su bondad. (…) Los elementos libertarios de la C.N.T.-F.A.I., y Juventudes Libertarias, que han sacrificado sus vidas en el frente de batalla y en la retaguardia, agotaron sus medios para llegar a unificar la acción frente al enemigo común, pero el movimiento fue traicionado por los partidos políticos y antes que conceder al pueblo su libertad, por la que luchaba, prefirieron el triunfo del enemigo (…). Esta experiencia de sangre, servirá a todos los proletarios del mundo, y sepamos ocupar el puesto a su debida oportunidad, ser solidarios y por medio de la acción defender con valentía y decisión los postulados de la libertad (…)."[23]

Quien quiera que tenga espíritu burgués se reiría de las pequeñas referencias que nuestros camaradas tenían de la gesta española. Nuestros primigenios anarquistas no tuvieron contacto con otras organizaciones de nuestra misma línea de forma muy seguida, a pesar de tener una “oficina de prensa”.

A más de la distancia, el factor económico siempre ha causado dolor de cabeza a los anarquistas, es por ello que Rosigna decía que debemos salir a dar la cara. Y aquel mismo dolor, aquejaba a nuestros compañeros.

Lo importante aquí, es que ellos, a pesar de la tremenda distancia no abandonaron a sus hermanos de clase.

"Para los caídos en España, un recuerdo; y para nosotros, una lección que no se borre."[24]

¡La mejor forma de recordar la gesta española es generando una propia!
¡Unir, Luchar y Vencer junto al pueblo!

Carlos Pazmiño
Jueves, 02 de julio de 2009.

Anarquismo Revolucionario “Hijos del Pueblo”





[1] Nacido en 1920, milita en el Anarquismo Revolucionario desde 1936. Personaje valioso y de primera línea para todos los anarquistas revolucionarios, combatió a la síntesis en el interior de la Federación Anarquista (FA) en Francia, lo que derivaría en lo posterior a la constitución de la Federación de Comunistas Libertarios (FCL), el Movimiento Comunista Libertario (MCL), Organización Comunista Libertaria (OCL) y la Unión de Trabajadores Comunistas Libertarios (UTCL), ahora nuestro camarada por su edad y enfermedad se halla desligado de la actividad militante, colaboró hasta hace unos años en Alternativa Libertaria, Organización de la que es fundador. Su escrito: El Manifiesto Comunista Libertario es sin duda uno de los trabajos más lúcidos y una de las herramientas más útiles -a partir de su contextualización- para los tiempos actuales.

[2] "La agrupación es constituida en febrero de 1937, (…) por milicianos del frente de Aragón, venidos a Barcelona para protestar contra los decretos de militarización. Hubiera alcanzado, a principios de mayo, unos efectivos de 4 a 5000 miembros". FONTENIS, Georges. El Mensaje Revolucionario de los Amigos de Durruti. Versión electrónica.

[3] Me atrevo a decir que esos “pocos datos” podrían ser los únicos que se ha podido encontrar –hasta el momento- y que tienen relación directa con este tema.

[4] No resulta curioso que la visión de nuestros camaradas sobre los sucesos vividos en España, no fuese acertada a ratos y en otros, de forma muy contundente, fuesen todo lo contrario. El desarrollo histórico del Anarquismo ecuatoriano con sus altos y bajos, casi siempre ha estado –sin que por ello sea completamente malo- caracterizado por una construcción empírica en la teoría y la ideología. Dicho desarrollo muestra la falta de un Programa y por ende de una Organización de Vanguardia, lo que incluso se extiende hasta el día de hoy.

[5] Esta parte del ensayo apareció en la revista trimestral “Chasqui Anarquista”; ha sido extendida. Si se desea revisar la versión original, consultar el número 5, Mayo-Julio de 2009.

[6] En realidad, el golpe faccioso no detonó únicamente debido a la victoria del Frente Popular, sino a la fuerte tradición libertaria arraigada en el pueblo español, tradición que lo llevaría a heroicas y constantes revueltas años atrás. Por ende, ganase o no el Frente Popular, el estallido revolucionario de julio y su vanguardia anarquista eran inminentes.

[7] PRICE, Wayne. Love and Rage. 1996.

[8] GUERRIN, Daniel El Anarquismo: de la doctrina a la acción. Editorial Proyección. Bs-As. Pág. 155.

[9] Los Amigos de Durruti serían tratados de "incontrolables", de "provocadores", incluso de "agentes estalinistas" por las direcciones de la CNT y de la FAI, o de "agentes fascistas" por los estalinistas y sus aliados. Estos mismos traidores, serían quienes llamen al alto al fuego a partir del enfrentamiento entre anarquistas y comunistas en Barcelona, luego de este alto al fuego nuestros camaradas fueron asesinados –se calcularon 500 muertos- heridos y encarcelados. Vale la pena decir que la culpa no fue solo de los cobardes de bandera roja sino también de los “ministros anarquistas” –delegándose a estos el poder perteneciente al pueblo español-, quienes hablaban del peligro de una “Dictadura anarquista”, ¡nada más erróneo!

[10] Y con ello se presentó el problema de la militarización de las columnas confederales. Respecto a ello, Durruti diría la siguiente: "Si la militarización decretada es para meternos miedo y para imponernos una disciplina de hierro, se han equivocado, e invitamos a los que han confeccionado el decreto a que vayan al frente a ver nuestra moral y nuestra disciplina, y luego vendremos nosotros a comparar aquella con la moral y la disciplina de la retaguardia". La disciplina revolucionaria de los anarquistas se caracteriza por su libre compromiso, separándola de otras formas disciplinarias provenientes de otros partidos de izquierda, que a menudo caen en formas militaristas. El anarquista predica con el ejemplo el mundo del mañana.

[11] FONTENIS, Georges. Op. Ct.

[12] FONTENIS, Georges. Op. Ct.

[13] FONTENIS, Georges. Op. Ct.

[14] Luis Maldonado Estrada provee de este dato. Este personaje militaría en el núcleo inicial del Anarquismo porteño, para luego en 1926 afiliarse al Partido Socialista. Entrevista con Pedro Saad Herrería, citado por Alexei Páez en El Anarquismo en el Ecuador.

[15] PAEZ, Alexei. EL Anarquismo en el Ecuador.1986. INFOC. Corporación Editora Nacional. Colección Popular 15 de Noviembre. Quito-Ecuador. Pág. 78.

[16] Citado por Angel Cappelletti en El Anarquismo en Latinoamérica.

[17] Por suerte he contactado a última hora con camaradas en España, y estos a pesar de la gran distancia ofrecerán a posterior datos de gran importancia sobre anarquistas españoles en Ecuador. Lamento mucho no poder entregar este ensayo en su totalidad, aunque sea “raspando” lo poco que aún queda.

[18] Lamentablemente este periódico, es el único que he encontrado y que presenta propaganda libertaria en cuanto al tema; Luz y Acción a pesar de su cuantiosa extensión en números no trae artículos en relación.

[19] Firmado por J. Novas. Este nombre bien podría ser un seudónimo como no. No tenemos más datos de alguien con este nombre dentro de las filas anarquistas porteñas.

[20] Cultura Proletaria. # 3, 15 de noviembre de 1936. Tomado de la revista Rumbos Nuevos.

[21] Periódico anarcosindicalista, popularmente conocido como la “Soli”, vocero de CNT de Cataluña. La alianza entre estas dos centrales sindicales se dio mucho antes de que los anarquistas porteños tuviesen idea de ello.

[22] Los anarquistas ecuatorianos publicarán el final de la Guerra Civil, dos meses luego de su acabose.

[23] Firmado bajo el seudónimo de Mecha.

[24] Cultura Proletaria. # 4. 1 de mayo de 1939.

This page has not been translated into Kreyòl ayisyen yet.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Double Issue 5/6 of Tokologo, the Newsletter of the TAAC, now available

Bolivia / Peru / Ecuador / Chile | Historia del anarquismo | es

Thu 05 May, 12:48

browse text browse image

mujeres.jpg imageNuevo Libro: Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931) 22:40 Thu 09 Nov by Ediciones Espíritu Libertario 2 comments

Un fraternal saludo a todos los compañer@s: Somos Ediciones Espíritu Libertario de Santiago de Chile y a través de este deseamos informar que hemos editado recientemente el siguiente libro: "Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931), compilación realizada por Alejandra Pinto y Adriana Palomera. Salud y anarquia

imageLa organización anarco-comunista en Chile (3ª Parte): Proyecto para un Nuevo Norte Político al C.U.A... Nov 23 by Frente Estudiantil del C.U.A.C. 0 comments

Después de que comenzara a andar la Reforma Orgánica del C.U.A.C., en Mayo del 2002, las tensiones respecto al curso de la organización, que hasta ese momento habían sido subterráneas, estallaron abiertamente. La reforma orgánica había encontrado la oposición de un sector minoritario en la organización, y solamente fue aceptada de mala gana y a regañadientes por éste, haciendo todo lo posible por poner palos a la rueda y hacerla fracasar. Este sector, a la vez que respetaba formalmente -y sin gran entusiasmo- la nueva estructura, se había planteado como objetivo el lograr una convergencia con otros colectivos anarquistas para ganar en número, a la vez que se daba pie atrás al desarrollo cualitativo de la organización en esos meses. La convergencia con esos colectivos buscaba de alguna manera volver al C.U.A.C. antes de sus orígenes y dar por el traste a la organización en Frentes. Esta convergencia se buscó a través de la creación de un periódico conjunto, llamado "Página Negra" (cuyo primer número apareció en Agosto del 2002, y cuyo segundo y último número aparecería en Enero del 2003), el cual se fue comiendo al propio órgano de la organización, el "ALERTA" (del cual aparecieron cuatro números*). No hubo más trabajo en común que se compartiera aparte de esta publicación, que no fue capaz siquiera de desarrollar una línea editorial coherente.

A la vez que un sector buscaba la unidad con otros anarquistas en base a las afinidades (en circunstancias que uno de los objetivos que habíamos tenido cuando se fundó el C.U.A.C. había sido superar la política de los "grupos de afinidad" y plantearnos como organización político-revolucionaria), en espacios artificiales, desde algunos frentes, pero particularmente desde el estudiantil, estábamos empeñados en crear una política de unidad y convergencia con otros sectores ibertarios, pero asentado en la práctica, en el trabajo de base, en el desarrollo de los frentes como el espacio central de actividad de la organización. Al poco andar, fuimos llamando a esta política de convergencia orgánica "Unidad desde la lucha". Esta consigna se convirtió en el eje que concentró las tesis básicas que sosteníamos en torno a la creación de una organización político-revolucionaria anarco-comunista que tuviera inserción y presencia real en las luchas, y que en un período de reflujo como el que vivía Chile en ese momento (aunque tomábamos nota de todo lo que estaba ocurriendo en el "vecindario", sobre todo en Argentina, con quienes teníamos -y tenemos- sólidos vínculos, y con Bolivia y Perú también), que también pudiera ser una organización que impulsara las luchas y ayudara a dar ese salto cualitativo que creíamos que el pueblo podría dar en ese momento. Tardaría el pueblo aún unos años en dar los primeros pasos en su despertar, pero creemos que mucho del esfuerzo que pusimos en lo estudiantil, sindical y poblacional, fue un aporte muy valioso en este sentido.

El choque entre estas dos concepciones se dio abiertamente después de Septiembre, y hacia Noviembre, la organización estaba llena de maquinaciones intestinas, así como de amenazas de expulsiones proferidas en contra de todos nosotros por el sector que se había enquistado en la asamblea general y se negaba a la reforma. Cuando fue la asamblea de evaluación de la reforma, el 23 de Noviembre, la situación ya era insostenible, con la renuncia del tesorero, amenazas, y cuando se revelaron tentativas de quiebre de la organización. Esta tentativa buscó fortalecerse después, el 29 de Diciembre del 2002, en el Encuentro de Iniciativas Libertarias, organizado desde el espacio de "Página Negra", buscando hacer el quite a todas las estructuras formales que la organización venía trabajando. Esta tentativa no pasó del encuentro. Pero ya para entonces resultaba claro que había que dar un debate político de fondo, y esta comprensión fue la que pavimentó el camino al Congreso Programático de fines del 2003, momento en el cual el C.U.A.C. daría por finalizado un ciclo para convertirse en la Organización Comunista Libertaria de Chile (O.C.L.). En este momento, la crisis era irreversible y este documento, pensado y trabajado desde el Frente Estudiantil del C.U.A.C. en el contexto inmediatamente posterior al encuentro de Evaluación, y mientras se desarrolló el Encuentro de Iniciativas Libertarias, entre los meses de Diciembre y Febrero del 2002 y 2003, reflejó algunos aportes en esa dirección. A mí me tocó redactar el documento, pero sus argumentos fueron todos elaborados colectivamente en varias reuniones y el producto final fue discutido y pulido por todos y todas.

Creo que hubo muchos aportes en ese debate: la necesidad de asentar nuestra práctica en las luchas concretas, utilizar esa práctica como una escuela política, comenzar a pensar sobre qué significa la unidad popular y de los sectores libertarios, convertir nuestras inclinaciones ideológicas en propuestas políticas. Pero quizás el mayor aporte de este debate fue nuestra tentativa de armonizar la idea de una organización unitaria con el principio federativo del anarquismo. Viendo la deriva que posteriormente tendría la O.C.L. creemos que fracasamos en esa apuesta. Sin embargo, la riqueza del debate y las ideas que en ese entonces se defendieron como parte integral del proyecto anarco-comunista en Chile, siguen estando vigentes para la revitalización y el relanzamiento de un proyecto libertario, emancipador, profundamente anti-autoritario, que es tan necesario en un país en el cual el centralismo y el estatlismo son parte del ADN de una izquierda que no ha podido romper el cerco impuesto por el bloque en el poder en el marco de la post-dictadura. Por estas razones publicamos un documento que, hasta este momento, estaba inédito y que hoy, cuando ya ha corrido mucha agua bajo el puente y estamos comenzando a reflexionar de manera más serena pero no menos comprometida en esta trayectoria, puede aportar en la búsqueda de esa alternativa libertaria. José Antonio Gutiérrez D.
23 de Noviembre, 2015 *Aún cuando existieron otros órganos utilizados, como el boletín sindical "Despabila" y el boletín "Unidad". Todos vieron unos tres ó cuatro números cada uno. Sin ser órgano del C.U.A.C., pero muy cercana, editábamos también la revista "Hombre y Sociedad" que tenía una amplia circulación en varios puntos del país.

imageLa organización anarco-comunista en Chile (2ª Parte): Proyecto de Reforma Orgánica del C.U.A.C. (May... Nov 07 by Militantes del C.U.A.C. 0 comments

Cuando se formó el Congreso de Unifiación Anarco-Comunista a finales de 1999, teníamos la visión de pasar de los colectivos (casi todos contra-culturales) a una organización que pudiera converitr el pensamiento libertario en acción política al interior de las masas populares. Así como comprendíamos que el movimiento popular chileno debía re-pensarse y re-crearse, el movimiento libertario también tenía que pasar por el mismo proceso para poder cumplir su rol y aportar en este proceso de levantar nuevos referentes en la lucha por la transformación social en el Chile de la post-dictadura. Hacia finales del 2000 comenzamos a pensar cómo poder convertir nuestro entusiasmo revolucionario en una alternativa libertaria. El primer aporte escrito en esa dirección quedó plasmado en un documento elaborado por Mario Celis, que recogía las discusiones de la Comisión de Propaganda, titulado Reestructuración Orgánica del C.U.A.C. (Marzo 2001). Con esa base, aunque con diferencias metodológicas, comenzamos un proceso de organización en lo poblacional, lo estudiantil y lo sindical. Fue en el plano estudiantil donde, quizás, tuvimos los mayores avances y los que más se sostuvieron en el tiempo, aún cuando en los otros dos frentes tuvimos también importantes logros y ganamos en experiencia. Al poco andar, durante el 2001, comenzó a evidenciarse la inadecuación de las estructuras centrales de la organización en relación a lo que estaba ocurriendo en la "periferia", por así decirlo, del C.U.A.C. Por una parte, algunos frentes, sobre todo en el estudiantil, manteníamos importantes niveles de actividad, inserción y organización. Por otra parte, la estructura central de toma de decisiones, la Asamblea, no reflejaba adecuadamente estos cambios ni los trabajos de base que se realizaban. No todos en la organización tenían trabajo de base ni de inserción social, como lo llamábamos, pero desde el espacio de la Asamblea se podía obstaculizar los avances que estaba haciéndose desde la militancia de base. Al poco tiempo, se hicieron evidentes los peores vicios del asambleísmo: que las decisiones las toman los que tienen el tiempo y el aguante para agotar el debate hasta altas horas de la noche, los que pueden estar en todas las reuniones en el centro de la ciudad (las reuniones de la Asamblea, se realizaban en FETRACOMA, organización sindical que nos acogió y sin cuyo apoyo no habríamos podido existir, pero que estaba físicamente muy alejada de muchos de los espacios de militancia concretos que teníamos), y donde se perdía el impuslo y las propuestas de base. Era evidente que la estructura de la Asamblea, como se estaba dando, desgastaba en lugar de aportar a una organización que estaba en franca expansión. Entendíamos que era necesario conservar los elementos centrales de una apuesta asamblearia, fundada en la democracia directa, pero que había que descentralizar la organización, hacerla más dinámica para que respondiera mejor a las exigencias de la nueva fase a la que entraba la organización en pleno auge de la "inserción social". Debíamos, para este efecto, lograr complementar esta necesidad de la asamblea como un espacio abierto, horizontal, participativo de toma de decisiones, con uno de los principios base de nuestra tradición anarco-comunista, el Federalismo. Es así como, desde el Frente Estudiantil, comenzamos a dar debates para poder hacer una propuesta para la re-estructuración orgánica de la organización. Esto nosotros lo sentimos de manera muy fuerte a comienzos del 2002, cuando las tomas universitarias nos impidieron participar de la Asamblea y fue creciendo la distancia con los Frentes. Este debate fue hecho por partes, hasta que en Mayo del 2002 presentamos este documento titulado "Proyecto de Reforma Orgánica del C.U.A.C.". Este documento fue redactado en el Frente Estudiantil, pero en realidad, habían participado en él otros sectores de la organización, por eso no se presentó como documento de Frente. En él, después de un breve diagnóstico de la crisis de la organización, discutíamos algunas propuestas prácticas para dinamizar la organización y hacerla más adecuada para las exigencias de ese entonces. También adelantamos algunas de las observaciones que se venían haciendo en contra de esta reforma, que buscaba fundamentar la organización en sus frentes, descentralizar y hacer, así, una organización más afín al principio federativo anarquista. Siendo una respuesta de carácter fundamentalmente técnico, sabíamos que había una discusión política muy fuerte que se daría a raíz de esta tentativa de reforma. Así fue y finalmente, a partir de esta propuesta, es que comienza el proceso de polarización de posiciones que llevó finalmente a que un sector se escindiera y a que la organización diera un salto cualitativo durante el 2004, transformándose en lo que originalmente fue la Organización Comunista Libertaria (O.C.L.). José Antonio Gutiérrez D.
7 de Noviembre 2015

imageEl mes de febrero lleva el nombre de José Santos González Vera Mar 01 by Solidaridad 0 comments

Periódico Solidaridad conmemora al escritor anarquista que inspirado en las luchas sociales desarrolló una pluma rebelde que hasta hoy cobra sentido.

imageLos libertarios y la Protesta Nacional del 13 de Agosto del 2003 en Chile Aug 13 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

El día 13 de Agosto del 2003 ocurrió un hecho que marcó el movimiento ascendente de la protesta popular en Chile y, particularmente, al movimiento anarquista criollo. Esta protesta, a lo interior, fue uno más de los elementos que terminó por fortalecer la política de frentes y permitir así una maduración del movimiento. Se veía esta protesta como un ensayo para las luchas populares que venían –incluido el 30 aniversario del Golpe de Pinochet un mes más tarde- y en cierta medida lo fue. Tanto para el conjunto del pueblo, como para el sector de éste, pequeño pero dinámico, identificado con el anarco-comunismo.

imageReflexiones sobre los diez años de anarco-comunismo en Chile Aug 12 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

La siguiente es una reflexión sobre los diez años del Congreso de Unificación Anarco-Comunista, organización fundada en Noviembre de 1999 que fue un importante hito en la articulación de un movimiento libertario inserto en las luchas sociales y parte integral de ellas en el Chile post-dictadura. Estas reflexiones fueron escritas hace más de cuatro años, para el número 25 de la publicación Hombre y Sociedad, la cual nunca vio la luz del día, junto a contribuciones hechas por toros compañeros. La reproducimos acá porque creo que hay elementos que aún se mantienen en el balance, particularmente en lo relativo a la asimetría entre el desarrollo político-social en comparación con lo político-organizativo.

more >>

imageNuevo Libro: Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931) Nov 09 2 comments

Un fraternal saludo a todos los compañer@s: Somos Ediciones Espíritu Libertario de Santiago de Chile y a través de este deseamos informar que hemos editado recientemente el siguiente libro: "Mujeres y Prensa Anarquista en Chile (1897-1931), compilación realizada por Alejandra Pinto y Adriana Palomera. Salud y anarquia

© 2005-2016 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]