user preferences

Rememorando A Leon Czolgosz

category américa del norte / méxico | historia del anarquismo | opinión / análisis author Tuesday January 27, 2009 01:42author by Nekromante Report this post to the editors

Recordando a Leon Czolgosz. Su nombre perdura y perdurará en las personas que aún luchan y siguen luchando por una sociedad más justa, libre e igualitaria. Por un mundo y sociedad nueva. El Comunismo (anarquía/Acracia).
czolgosz.jpg


Primeros días de setiembre de 1901, en Buffalo (Nueva York), se realiza la exposición Pan-Americana que reúne una diversidad de expositores, entre ellos al presidente de los Estados Unidos, William Mc Kinley (1) que pronunció un discurso relativo al comercio exterior el 5 de setiembre.

Al día siguiente, atardecer del 6 de setiembre, acudió al Templo de la Música a saludar a los persona asistentes. Leon Czolgosz, se dirige al encuentro del presidente. Llegando su turno, tiende la mano izquierda, lo recibe con dos tiros (2). Siendo detenido inmediatamente exclamó:

“He cumplido con mi deber. El presidente era enemigo de los buenos trabajadores. Recorría el país diciendo que la propiedad reinaba en todas partes. Es un embustero. Creo que no debemos tener dirigentes. Matarlos es justo. Soy anarquista”.

William Mc Kinley, tras larga agonía e incapacidad de los médicos de extraerle una de las dos balas alojadas en el cuerpo, muere el 14 de setiembre.

¿Pero quién era Leon Czolgosz?, ¿Qué lo motivó a realizar tal acción?

Leon Czolgosz, nació en Detroit en 1873, hijo de emigrados polacos. Fue el cuarto de una familia de ocho hermanos. En 1891, la familia se traslada a Cleveland. Empezando a trabajar en una fábrica, empieza a entablar relación con grupos revolucionario. En 1901, tiene la oportunidad de conocer a Emma Goldman en una conferencia realizada en el Franklin Liberal Club. Durante el descanso Czolgosz se acerca a Goldman pidiéndole que le recomiende algo para leer, a lo que Goldman accedió con mucho gusto indicándole una serie de libros ante sus inquietudes. Tres meses después se vuelven a encontrar, teniendo una breve conversación, ya que ese día Emma Goldman partía a Rochester.

Meses después, se desplaza a Buffalo, toma una habitación en un hotel bajo el nombre de John Doe (el 31 de agosto de 1901). Días después se desenvuelve el suceso del 6 de setiembre.

Después de esta acción, comienza una caza encarnizada de anarquistas por todo el país. ¡Los anarquistas deben ser exterminados! ¡Deberían ser lanzados al mar; no hay lugar para los buitres bajo nuestra bandera! Se detiene a muchos anarquistas, señalándose a Emma Goldman como incitadora del acto, y se reprime brutalmente al movimiento anarquista.

Días después Emma Goldman es puesta en libertad por falta de pruebas. Intenta organizar un mitin para explicar la actitud de los anarquistas frente Czolgosz, pero la policía impidió su realización. Ante tal hecho, deja su postura en el Free Society:

“León Czolgosz y otros hombres de su clase, lejos de ser depravadas criaturas de bajos instintos, son en realidad seres supersensibles incapaces de resistir las grandes presiones sociales. Esto les lleva a expresarse de forma violenta, incluso con el sacrificio de sus propias vidas, porque no pueden ser testigos indolentes de la miseria y el sufrimiento de su prójimo. Por tales actos se debe culpar a aquellos que son responsables de las injusticias y la inhumanidad que domina el mundo”

Leon Czolgosz, fue brutalmente torturado. Traído a rastras con la cabeza vendada e hinchada, fue presentado al Tribunal Supremo del estado de Nueva York, que lo condenó a la pena de muerte.

Fue ejecutado el 29 de octubre de 1901 en la silla eléctrica. Sus últimas palabras antes de recibir la descarga fulminante fueron: “No lamento nada. He matado al presidente porque era un enemigo de la clase trabajadora” (3).

Su nombre ha quedado en el olvido a través de los años, es poco lo que se habla, dice y escribe de él. Es así, que a un año más de su fallecimiento (107 años de tal suceso), conmemoramos su sacrificio y le rendimos homenaje, ya que los hechos de la historia no se pueden olvidar, dejar de lado o ignorar. Resaltando no su papel de víctima, si no el de un luchador y revolucionario, que dio su vida y lo dio todo por el más grande ideal que puede existir: EL ANARQUISMO.

Su nombre perdura y perdurará en las personas que aún luchan y siguen luchando por una sociedad más justa, libre e igualitaria. Por un mundo y sociedad nueva. El Comunismo (anarquía/Acracia).

¡CUANDO UN REVOLUCIONARIO MUERE, NUNCA MUERE!

¡LEON CZOLGOSZ, TU NOMBRE PERDURA EN NOSOTROS!

¡HONOR Y GLORIA A TODOS LOS LUCHADORES CAÍDOS EN BATALLA Y A TODOS LOS QUE SIGUEN LUCHANDO EN LA ACTUALIDAD!

¡POR LA REVOLUCIÓN SOCIAL!

¡VIVA LA ANARQUÍA!


NOTAS:

(1) Vigésimo quinto presidente de los Estados Unidos, miembro del partido republicano.

(2) Tenía el revolver en la mano derecha envuelto en un pañuelo blanco. El primer tiro atravesó el hombro y el segundo el estómago, alojándose en la espalda.

(3) Este artículo está basado en el texto: “Recordando a nuestros caídos, recordando a Leon Czolgosz”, publicado en la Web del Colectivo Anarquista “Palabras de Guerra”. Para ampliar más la información social revisar: http://pdg.mahost.org/noticias/noticias/leon.html.

author by Javierpublication date Fri Jan 30, 2009 21:54author address author phone Report this post to the editors

Me parece compañeros que cometemos un error cuando reivindicamos acríticamente este tipo de actos. Por más que como Emma reconozcamos en León a un compañero con un innegable espiritú de sacrificio que no aguantó más y quiso devolver los golpes que esta sociedad propina sin miramientos, con toda crueldad. Por más que entendamos y comprendamos lo que lo movió a tomar esa determinación, debemos reconocer y entender también su esterilidad, el error profundo que significo.

Detrás del Mc Kinley había cientos, sino miles de aspirantes a Presidente haciendo fila para reemplazarlo. No fue un golpe significativo al Estado o al Capital. La burguesía por su parte siguió su fiesta consciente de que no tenía nada que temer de acciones fruto de la exaltación individual.

Las masas de trabajadores no entendieron tal acto como un ajusticiamiento de un enemigo del pueblo. Lo creyeron una víctima inocente de un demente o un anti-social irracional. Al márgen de su intención, dió un poderoso argumento a la reacción que fue utilizado para justificar una encarnizada represión de todo el movimiento popular y revolucionario y especialmente de su ala más radicalizada, el anarquismo. Todo esto sin generar indignación popular. Reforzó estereotipos que pintaban al anarquismo como una locura idealista y peligrosa que llevaba las más de las veces al terrorismo entendido como violencia contra la sociedad, puramente negativa. Fometó el aislamiento de los militantes en el medio popular forzándolos a recluirse en el ghetto del movimiento o a esconder sus convicciones frente a todos salvo los más allegados.

La llamada propaganda por el hecho, en palabras de Bakunin "es la más popular, la más potente, y de la forma más irresistible de la propaganda" no se limita a esas acciones estériles. Más bien, la historia del movimiento y sus mismos planteos apuntan en sentido contrario. Es con el sindicalismo que el pueblo ve en los hechos la posibilidad de organizarse y luchar. Es esta estrategia la que le permitió arraigarse entre las masas y construir una fuerza capaz de enfrentar y vencer al aparato represivo del Estado, recuperando los medios de trabajo para el pueblo trabajador. En esa concepción se encuentra el orígen de la FORA, la CNT, la USI, la IWW y otras organizaciones obreras dónde el anarquismo influyó fuertemente para que tuvieran una práctica combativa y democrática, una orientación socialista, federalista y revolucionaria.

Si aquél viejo debate entre individualismo y sindicalismo como tácticas los saldaron "los hechos" de los logros prácticos de los anarco-sindicalistas, aprovechemos la experiencia y tengamos claridad sobre nuestras tareas hoy. Las organziaciones sindicales convalecientes, burocráticas y corruptas las más de las veces, deben ser superadas y para esto, los anarquistas tenemos mucho que aportar y que ganar. Porque sólo así se puede poner en verdad en cuestión el capitalismo, no será con heroicas acciones aisladas sino con la anónima y esforzada obra de miles de compañeros que podremos superar el actual estado de desorganización en que nos encontramos.

 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2020 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]